miércoles, 5 octubre, 2022
spot_img
InicioCreativitasEl Templo del Agua, de Lourdes Murillo

El Templo del Agua, de Lourdes Murillo

Una maravillosa instalación de la artista extremeña en un convento abandonado del siglo XVII

Una pequeña cuesta de tierra conduce hasta las ruinas del convento de los Agustinos en Santa Cruz de la Sierra, un pueblo cercano a Trujillo, en la provincia de Cáceres. Tras una teatral e inmensa cortina nos espera Lourdes Murillo. Cede el paso a los visitantes, y mientras los ojos se van acostumbrando a la semioscuridad, ella ejerce de guía en un recorrido que nos lleva por las raíces de esta artista, que se define como pintora, hija y nieta de ganaderos, de los que aprendió el sentido de la austeridad, una austeridad que refleja en su obra, de una belleza minimalista e impactante a la vez. La propuesta es magnífica, el espacio maravilloso. San Joaquín, El templo del agua es el nombre de la muestra, que estará abierta hasta el 29 de mayo.

Santa Cruz de la Sierra, Cáceres.-

(Reportaje fotográfico de la autora).

El derruido campanario del convento, coronado por un nido de cigüeñas, se alza a la orilla de un desfiladero de agua. Y el agua es la protagonista de la instalación de Lourdes, y el agua es el origen de algunas leyendas y misterios en torno a este conventual del siglo XVII, del que cuenta la tradición que antes de construirse ya era centro de fenómenos extraños. Sobre el lugar se posaban luces, sombras y destellos que la población creía consecuencia de estar allí enterrados algunos santos e incluso parte de la catedra de san Ildefonso y un fragmento del Lignum Crucis. En 1699 se hizo una excavación para encontrarlos, pero nada se consiguió.

Un espacio mágico, transformado por la artista en una sugerente metáfora.
Un espacio mágico, transformado por la artista en una sugerente metáfora.

Fue Joaquín Chaves de Mendoza, Conde de Santa Cruz, quien donó los terrenos a los Agustinos Recoletos, para que se instalaran allí. Al principio todo fue como la seda, aunque la adquisición de los terrenos y el pueblo (incluidos sus habitantes) por el conde impidió que se quedaran con ellos los propios vecinos, pese a la promesa del rey Felipe IV de darles opción de compra.


Sobre el lugar se posaban luces, sombras y destellos, que la población creía consecuencia de estar allí enterrados algunos santos.


La comunidad, que se regía por el voto de pobreza, castidad y vida interior, no tardó en enfrentarse al pueblo ¿Motivos?, parece ser que la relajación de sus normas y la tendencia al buen comer, beber y relacionarse con las clases altas. La gota que colmó la paciencia de sus convecinos fue precisamente el uso abusivo del agua que bajaba de la sierra. Tanto la administraron y consumieron los agustinos, que incluso llegaron a secar la fuente pública. Conscientes del valor real y simbólico del agua, los frailes construyeron también una iglesia en torno a un pozo con fama de milagroso, que, se afirmaba, curaba la viruela.

El antiguo templo acoge esta maravilla.
El antiguo templo acoge esta maravilla.

EN LA IGLESIA DEL POZO

Con la desamortización de Mendizábal, los agustinos fueron exclaustrados. Apenas abandonaron los religiosos el recinto, los habitantes de Santa Cruz destrozaron el convento para evitar que volvieran a instalarse. La iglesia en torno al pozo, cavado a pico, hoy cegado, resultó menos dañada que el resto del conventual, y esa sobrecogedora estancia, es el escenario elegido por Lourdes para una instalación que impacta y emociona a partes iguales.

-Para hacer este proyecto -dice su autora- hay que enamorarse del lugar, sentir ese deseo cuya respuesta no existe; volver impaciente a contemplar el espacio divino para soñar con él. Después surgen a borbotones las ideas, llega el oficio y todas las piezas empiezan a encajar”.


Esa sobrecogedora estancia, es el escenario elegido por Lourdes para una instalación que impacta y emociona a partes iguales.


Y vaya que si encajan; un camino de carbón forma el lecho de una hilera de bolas de reluciente y blanca cerámica que enfilan hacia el altar, resplandeciente. al fondo, entre los muros atacados por la humedad y el abandono; unos paquetitos de tela, que asemejan frailes de Zurbarán, quietos y en formación, iluminan un rincón que algún día ocupó una imagen religiosa; un lienzo realizado con sacos de harina grita la palabra mágica y necesaria … y no sigo, porque no puede contarse; hay que verlo, olerlo, escucharlo.

Lourdes Murillo, una gran creadora
Lourdes Murillo, una gran creadora

Dice la artista:

-San Joaquín, el templo del agua, se fue convirtiendo en mi Santa Victoria particular, aquella montaña de la Provenza que pintó obsesivamente Cezanne. Yo veía el pico de San Gregorio en lontananza, gris, azulado, sin imaginar que en su falda vivía un templo de enorme dignidad cargado de historia.

Esa historia, la de un pozo arropado por las paredes de una iglesia ahora desacralizada, hurtado a los peregrinos y habitantes de la zona; la de unos monjes que, en lugar de ofrecer paz al pueblo que los acogía, esquilmaron y pusieron precio al agua, generando tanta inquina como para que su marcha desembocara en la destrucción de un edificio bellísimo.

Como pequeños monjes de Zurbarán
Como pequeños monjes de Zurbarán

EL AGUA, VITAL

El agua, vital para las personas y para el ganado, precisamente porque Lourdes es hija y nieta de ganaderos y lo sabe bien, es la protagonista de la obra realizada específicamente para esta extraordinaria muestra, “como si fuera un traje a medida”.

-De ellos, de mis padres y abuelos -relata la artista-, aprendí el sentido de la austeridad, y quizá por eso la economía de medios es una constante en mi obra. Conozco el ganado, la lluvia que se aguarda; forman parte de mi memoria y de la de San Joaquín”.

Por eso Lourdes ha concebido el recinto como un inmenso lienzo donde pintar respetando su arquitectura majestuosa. La muestra se compone de siete piezas, número emblemático para Lourdes, que ha integrado con el edificio su visión contemporánea con los materiales de la época.

La luz, la música compuesta también expresamente para la ocasión, la palabra, el agua el fuego, el oro, la madera, son elementos comunes en las iglesias “y, en esta intervención, conforman un homenaje a todas las personas que han hecho posible que al pie de la montaña vigía nos espere el templo del agua”.

Una maravilla digna de verse.

EL TEMPLO DEL AGUA-VISITAS
Instalación de Lourdes Murillo
Santa Cruz de la Sierra (Cáceres)
Visitas guiadas gratuitas:
Martes a sábado: a las 12 y a las 17
Domingos: a las 12
Reservas: 927 342 122

(Elisa Blázquez Zarcero es periodista y escritora. Su último libro publicado es la novela La mujer que se casó consigo misma. Diputación de Badajoz).

SOBRE LA AUTORA

Una colaboradora muy especial

OTROS REPORTAJES DE LA AUTORA

La moto es pura felicidad

Costa Rica, pura vida. Y es verdad

El robo de vino (perfecto) del siglo

“Lo de Afganistán lo sabíamos y lo de Líbano, también: un polvorín a punto de estallar”

20 años del 11-S: nuestra compañera Elisa Blázquez estaba allí cuando ocurrió

Vientres de alquiler, la nueva esclavitud de la mujer

El mayor centro budista de Occidente estará en Cáceres

La ciudad es para mí, no para los coches

Anita la Sainte, a flor de piel

Hadrami Ahmed Bachir, de trabajar en Vitoria a la guerrilla en el Sáhara contra Marruecos

Cáceres, sin ir más lejos

“¿Cuánto queda?”, primer título del “cine del confinamiento”

Españoles en Bournemouth

La mujer que dio a luz un monstruo

Nuria Ruiz García, música inclusiva para un público al que no puede ver

Más allá del insolidario “llévatelos a tu casa”

18 años del 11-S: “aquel día histórico yo estaba allí”

Sintra, regreso al misterio

Mujeres contra el destino

El último telediario

Bomarzo, donde realidad y ficción se confunden

El laberinto de los sombreros

Hoy, debut escénico mundial del refugiado

Cuando quien te guía se convierte en tu amigo

Las Ritas, la solidaridad más humana y gentil del mundo

Mujeres cacereñas, pioneras en España del Movimiento #cuéntalo

Todos podemos ser el doctor Livingstone (supongo)

Una española, entre las primeras baterías del mundo

Refugiados: morir de indiferencia

Destino Mozambique

La mujer macúa, reina por méritos propios

OTROS REPORTAJES EN CREATIVITAS

S.O.S. PLANET, un bello alegato contra la destrucción de la Tierra

S.O.S.TENIBLE. La esperada exposición de Fernando Pagador en la Comunidad Valenciana

Atmósfera, espacio y luz en la pintura de Ángel Rando

Julita de la Cruz, la transparencia

PAGADOROTERO, un gran creador frente a los abusadores de artistas

Las maravillosas instalaciones de Fernando Pagador

“Campo de sal”, otra lección plástica y ética de Fernando Pagador Otero

Ética y estética en Ximo Canet

BRUTnature, las fascinantes “naturalezas suspendidas” de Alfonso Doncel

Contenedores de Arte, los Museos del Mundo Rural

Lucia Beijlsmit, coleccionista, artista y mecenas

Adrián Pagador, mención de honor de escultura digital en el CC Digital Human Contest (EE.UU., Taiwán)

Antonio Eiras, uno de los mejores ilustradores y aerografistas del mundo

Otra lección de paisaje de David López Panea

“Al borde del mundo”, el magisterio de un artista inmenso

El habitante de una ‘Mérida incierta’

“Comité de Instrucción Visual”, la idiosincrasia imperial británica al desnudo

Dolores Tomás: la pasión rusa

Rodrigo Tavera Mendoza: “Yo quiero a los animales”

Mujeres maduras: encanto, solidaridad, valentía

El encanto de la mujer madura

López Panea, paisajista esencial

David López Panea

José Antonio Ramírez Lozano, la creatividad, la versatilidad y la fecundidad del genio

Chema Escribano, medio siglo de sobresaliente creación

“Ahora”, una obra maestra

Francisco Pedraja, la desaparición de un gran artista y un gran hombre

Crucibulum Hispalense, la última genialidad de David López Panea

No_maps / Sin planes, o el ermitaño que habita dentro de uno mismo

Isaías “El Chapas”, la delicada metáfora estética de Alfonso Doncel

“El secreto de la vida”. Éxito de Alfonso Doncel en la Fundación Osborne

Cincómonos estrena hoy “Saverio el cruel” en Barcelona

2020, teatro a pesar de la Covid y de todo lo demás

Infierno y paraíso (en el centenario de Manuel Pacheco)

África, 4 años, la pintora más joven del mundo

Francesç Naval, para no quedarnos “huérfanos de paisaje”

Escribir, con E de Ellas

190 autoras imprescindibles

“El Charco de los Perros”, otra muestra de pintura genuina de David López Panea

Últimos días para ver al gran maestro holandés en el Thyssen

“Fahrenheit 2650”, el desafío del libro indestructible

Eugenio Muñoz Gallardo, el arte y la coherencia como forma de vida

Isabel Padilla Soto, directora de fotografía en Nueva York

Madrid, infierno, purgatorio, paraíso

JAM Montoya, la cima estética de un iconoclasta osado y genial

Fuli García, el descubrimiento de un gran artista

Gregorio González Perlado, uno de los grandes poetas españoles de hoy

Antonio Eiras, uno de los mejores ilustradores y aerografistas del mundo

Otra lección de paisaje de David López Panea

“Al borde del mundo”, el magisterio de un artista inmenso

El habitante de una ‘Mérida incierta’

“Comité de Instrucción Visual”, la idiosincrasia imperial británica al desnudo

Dolores Tomás: la pasión rusa

Rodrigo Tavera Mendoza: “Yo quiero a los animales”

Isaías “El Chapas”, la delicada metáfora estética de Alfonso Doncel

“El secreto de la vida”. Éxito de Alfonso Doncel en la Fundación Osborne

Mujeres maduras: encanto, solidaridad, valentía

El encanto de la mujer madura

López Panea, paisajista esencial

David López Panea

RELATED ARTICLES

Últimas Noticias

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar