sábado, 13 abril, 2024
spot_img
InicioCreativitasExposición VirtualGerardo Ayala, la pintura de la eterna juventud

Gerardo Ayala, la pintura de la eterna juventud

Una nueva exposición del artista en el madrileño Espacio Jovellanos muestra la creatividad inagotable y fresca de este gran pintor y arquitecto

Hasta el 11 de abril estará abierta la gran exposición de pintura que el reconocido pintor y arquitecto muestra en la madrileña galería Espacio Jovellanos, en el número 6 de la calle de Jovellanos, justo detrás del Congreso de los Diputados. La muestra es un nuevo exponente de la trayectoria de este gran artista, reputado pintor y prestigioso arquitecto de proyección internacional. La nueva exposición ratifica la insobornable juventud creativa de este pintor, al que el paso de los años no merma su inspiración, su energía y la alegría de vivir que desprenden sus cuadros, que alcanzan elevadas cotas de una gran expresividad y belleza. Con esta entrega continuamos con nuestra sección de EXPOSICIONES VIRTUALES, en apoyo de nuestros creadores y de las galerías privadas.

Madrid.-

Si ves sus cuadros sin conocerle dirías que es un artista joven, un maestro precoz de treinta o cuarenta años que ha alcanzado pronto la cima de su arte. Pero Gerardo Ayala tiene ochenta y cuatro años de una larga y fecunda vida entregada a sus dos pasiones, la arquitectura y la pintura; una vida cuya extensión en el tiempo, y a pesar de los avatares de la existencia, que siempre ofrece también una cara dolorosa, no ha menguado en su energía mental, su fuerza espiritual y su creatividad sin límites.

La exposición que muestra hasta el próximo día 11 en Espacio Jovellanos (otro milagro de galería privada que debe su existencia al esforzado trabajo y valentía de Virginia Bauzá Vicens), titulada COLORES PROPIOS (nunca mejor dicho) vuelve a poner de manifiesto la altura creativa de este gran artista nacido en Badajoz en 1940 y que ha sido capaz de compaginar una exitosa carrera como arquitecto con esta doble vocación de la pintura, cuya fecundidad continúa viva a sus años como si no hubiera pasado el tiempo.

Músicos en San Marcos. Acrílico-lienzo 104x74cm. J.M. PAGADOR
Músicos en San Marcos. Acrílico-lienzo 104x74cm. J.M. PAGADOR

SABIDURÍA Y VIDA

Pero él es muy consciente paso del tiempo y del aporte de sabiduría que los años facilitan a los que saben leer en el devenir, y así lo hace constar en su texto que reproducimos más adelante, junto con las certeras opiniones sobre su figura y su obra de destacadas personalidades del mundo de la universidad, la arquitectura y el arte. En algún momento reciente, Gerardo ha comentado que tal vez sea ésta su última exposición. Naturalmente nadie está exento del peso de la vida y de nuestra caducidad como seres mortales, él lo sabe y se refugia en la prudencia de mirar al futuro con comedimiento. Pero los que conocemos a Gerardo desde hace tantas décadas sabemos que él lleva dentro un volcán creativo y vital que difícilmente se apagará por voluntad propia, y por eso dudamos que se cumpla su profecía. Porque estamos seguros de que seguirá pintando y a muchos nos gustaría poder contemplar -como las de esta exposición de Espacio Jovellanos- esas nuevas obras que estamos seguros de que seguirán saliendo de su alma y de sus manos.

La actual exposición muestra obras en diferentes técnicas, acrílicos sobre lienzo, acuarelas sobre papel y dibujos. En todas ellas se observa la extraordinaria calidad, precisión y soltura del dibujo, a la altura de los mejores dibujantes de la historia del arte, y que conecta con su condición también de arquitecto. Y el dominio del color. Pero esas formas en que los cuerpos se levantan sobre el papel o el lienzo tienen también un hálito de rotundidad arquitectónica.

Éxito de público y de crítica. J.M. PAGADOR
Éxito de público y de crítica. J.M. PAGADOR

ALEGRÍA DE VIVIR

Sobre ese dibujo magistral inserta Gerardo Ayala su radiante cromatismo, esa exuberancia de color que dice mucho de su condición como ser humano y como artista, de su combate con la materia y con el tiempo, cuyo resultado cromático sigue siendo un signo permanente de juvenil victoria.

Tenemos que agradecerle, los que conocemos y admiramos su obra desde tanto tiempo atrás, esta inyección de alegría de vivir que nos transmite con cada exposición, esa lección de sabiduría expresiva y vital de la que tanto tenemos que aprender y con la que renueva nuestro compromiso, como seres humanos y como enamorados del arte, con la existencia y con el mundo.

Destaca en su obra, además del magistral dibujo y de esa ebriedad de colores y formas, una incontenible sensualidad. Son numerosas las figuras humanas que pueblan sus obras -músicos, niños, ciudadanos bajo la lluvia…-, pero entre todas ellas destaca la mujer, representada de mil maneras en sus cuadros. Esos desnudos femeninos tan sensuales y absortos son otra prueba del carácter juvenil de la obra de Gerardo Ayala, del amor que anida en su corazón por lo que ha sido y por lo que es su vida, y de su admiración por la mujer como ser bello, inteligente, amoroso y reproductivo. Hay en esos temas de mujeres desnudas una evocación del jardín del Edén, de esa Eva primigenia de la que todos los hombres estamos y estaremos enamorados hasta la muerte.

La madurez creativa de un artista siempre joven. J.M. PAGADOR
La madurez creativa de un artista siempre joven. J.M. PAGADOR

VENECIA, ATENAS

Esa inmensa alegría de vivir plasmada en las figuras humanas, en esos cuerpos pletóricos, se manifiesta también en otras temáticas, como los paisajes, urbanos o no, y en otros personajes -músicos, hombres y mujeres con paraguas bajo la lluvia, niños, percadores, paseantes…-, que terminan de cerrar la solidaria y hermosa humanidad que rebosan sus obras.

En esta línea de gusto por la existencia y por el mundo aparece una y otra vez su adorada Venecia, o una terraza de Atenas, o cualquier otro lugar del mundo. Son lugares a los que el artista ha vuelto una y otra vez bajo el hechizo de su magia, y que ha traído a sus cuadros para la cura de la nostalgia de la lejanía de esa belleza labrada a lo largo de la historia por otros arquitectos como él.

Y todo eso, desde la más pura expresión de la belleza y del concepto, como se desprende también de la cita que él reproduce -y hace suya- del pintor Oskar Kokoschka: Soy un expresionista porque no sé hacer otra cosa que expresar la vida.

Espacio Jovellanos, una gran galería en el centro de Madrid. J.M. PAGADOR
Espacio Jovellanos, una gran galería en el centro de Madrid. J.M. PAGADOR

ÉXITO DE LA EXPOSICIÓN

La nueva exposición de Gerardo Ayala, a cuya inauguración asistimos hace algunos días, es un éxito de público y de crítica. Entre los numerosos amigos y amigas, admiradores todos de su obra, allí estaban Conchita, su mujer y compañera inseparable de vida, y dos de sus hijos, Mateo y Marcos, arquitectos también y que, con Gerardo, el padre, forman Arquitectos Ayala, uno de los mejores estudios de arquitectura de Europa.

No me resisto a contar la simpática anécdota de los nombres de sus hijos, cuatro hombres. La cadencia de nombres de los evangelistas se quebró en Gerardo. Hasta él, Mateo, Marcos y Juan parecían dar continuidad a esa nómina mítica. Pero, Gerardo, el hijo que heredaba el nombre de su padre, decidió enmendar el asunto poniendo a su hijo y nieto de aquél, el nombre de Lucas, y así se completó el ciclo. Es un rasgo más que ilustra acerca de la gracia de estos artistas y de esta familia.

Reproducimos a continuación los textos de reputados autores sobre la figura y la obra de Gerardo Ayala, que figuran en el catálogo de la exposición.

Color y sensualidad en una obra extraordinaria. J.M. PAGADOR
Color y sensualidad en una obra extraordinaria. J.M. PAGADOR

LA EDAD DE EXPRESAR LO APRENDIDO

“Hay una edad para observar y divertirse. Otra para adquirir conocimientos. Y otra para expresar lo aprendido. En algunas personas esos tiempos se pasan muy rápido, y en otras son más lentos, necesitan reflexionar cada etapa.

La edad no solo da experiencia, eso sería lo menos importante. Lo que más destaca de las personas mayores es su libertad.

En mi caso he notado que con los años no he perdido la ilusión por la pintura, y aunque me siento más libre que nunca para pintar los temas que quiero y para expresar lo que más me emocione en cada momento, a veces me falta la fuerza, pero no la energía necesaria.

Han existido grandes maestros que lo han dado todo en su juventud y que han fallecido a una temprana edad. Pero también nos vienen a la memoria aquellos que vivieron muchos años, y llegaron a la cota más alta de su expresión artística ya muy mayores, Goya 82, Chagall 98, Picasso 91, Matisse 85, Kokoschka 93… todos, hasta el final de su larga vida, pintores con la misma ilusión y entusiasmo.

Eso es lo que me gusta copiar de estos genios, la intensidad de su energía, su valentía para renovarse cada día, y su incombustible inocencia.

He enseñado la galerada de este catálogo a algunos amigos, que me han hecho llegar sus reflexiones, por las que estoy enormemente agradecido, y que finalmente hemos incluido entre estas páginas”. Gerardo Ayala

El artista, con uno de sus hijos y amigos, en la inauguración. J.M. PAGADOR
El artista, con uno de sus hijos y amigos, en la inauguración. J.M. PAGADOR

UN MATISSIANO CONTEMPORÁNEO

“La pintura de Gerardo Ayala es un estallido intelectual de color y experiencias vitales, en la línea que abrieron los “fauves” o los expresionistas alemanes en las vanguardias históricas. Pero él pertenece a este tiempo, a sus viajes venecianos o gallegos, a la pandemia y a la ensoñación que le transmite la presencia de la música, y lo manifiesta con una creatividad desbordante en su magistral conocimiento cromático, en su construcción perspectívica de espacios simbólicos y en su variada técnica y factura. En el pintor, las confluencias con Matisse, Derain, Nolde o Macke surgen de pertenecer a una memoria, la de los anteriores, que también se ligaban a Bonnard y a los clásicos.

Una memoria en la que ha construido la suya propia de relator visual que comunica situaciones o paisajes que transmiten emociones. Gerardo, con los colores puros, primarios o complementarios, y la línea gruesa y sinuosa, transfiere una actitud ante la vida, la del observador cuya mirada nos envuelve como un pálpito sensorial. Su color y su dibujo impactan en nuestra retina y no podemos permanecer indiferentes ante su narración, porque no es aleatorio sino rico y vibrante, versátil y definidor, nunca improvisado sino dispuesto a no dejar nada sin resolver con formas libres, a veces voluptuosas y otras más intimistas. Gerardo, con el color y la línea compone espacios por los que transitar, urbanos o de naturaleza, domésticos; dentro y fuera simultáneamente con la inclusión de la ventana y las puertas que enseñan la calle en el cuadro. Propias son sus tramas de lluvia, de una verticalidad arquitectónica, en la plaza de San Marcos de Venecia, o en lugares de la misma ciudad más recoletos y serenos como la bella obra Góndolas en los canales. A veces pinta lugares vacíos de figuras, pero con la presencia humana llena de plasticidad de la ropa tendida, o de flores que alguien ha puesto en un florero. Otras veces dibuja figuras que son un baile de relaciones, de entrelazos, de trazos, o que protagonizan la descripción de un lugar conduciéndonos por él, sin olvidar el tema del desnudo, aparentemente cotidiano, motivo clásico una vez más.

En las obras de Gerardo Ayala, un cierto horror al vacío como en la obra El mirador, parece invitarnos a entender que la vida está llena de espacios o más bien de planos arquitectónicos y significativos de tiempos, protagonistas naturales o artificiales diversos que conviven y nos separan o nos reúnen. Son como una imagen del mundo que hemos construido con nuestra cultura, una imagen que recrea un pintor, al fin y al cabo, un pintor que nos hace disfrutar, pero también pensar con momentos de nostalgia, de felicidad, de diversión y de sensualidad”. María del Mar Lozano Bartolozzi, Catedrática de Historia del Arte y Directora de la Real Academia de Extremadura de las Letras y las Artes.

VENECIA

“Los arquitectos, cuando proyectamos y construimos una obra estamos haciendo un trabajo para mucha más gente que aquél o aquellos que te lo encargan o que la viven. También lo estás haciendo para ti y para todos los que la ven y la contemplan. Otro tanto podría decirse de la obra de cualquier artista en general, como es el caso del pintor Gerardo Ayala.

Hace años que tengo unos dibujos coloreados suyos acerca de Venecia, que son los retratos más hermosos que conozco de esa hermosísima ciudad que fue Venecia antes de la invasión del turismo de masas y de la presencia de los monstruosos trasatlánticos que rompen la escala y el equilibrio del Gran Canal, y de los múltiples canales que este vertebra. También de los numerosos puentes que los cruzan y de sus pequeños edificios civiles, de sus grandiosos palacios y edificios religiosos y sus plazas y, sobre todo de los cientos de góndolas y gondoleros que se pasean y dan vida a esta singular y única ciudad llamada Venecia, que tan bien refleja mi amigo, admirado pintor y compañero. Yo fui un asiduo visitante de esta ciudad de la que me había enamorado, pero ahora prefiero verla a través de esos maravillosos dibujos que conservo como un tesoro y que me recuerdan y cuentan su verdadera esencia” César Portela, Arquitecto.

COLORES PROPIOS

La pintura de Gerardo Ayala es una generosa invitación a su mundo. Una ventana abierta para asomarse a sus más íntimos recuerdos, a sus paisajes y a sus obsesiones. Se trata de un emocionante viaje donde van desfilando sus geografías, sus modelos, sus amigos y su familia.

Acaso todos sean viajes.

Acaso todos sean amigos.

Acaso todos sean familia.

Porque la pintura de Gerardo Ayala es también un proceso de apropiación, de proximidad.

Todo lo que pinta Gerardo pasa a ser suyo. Un círculo de propiedad tremendamente amplio, siempre en crecimiento, al mismo ritmo que se amplía su familia.

Un círculo cuyo centro es Conchita, su compañera de la vida entera, por más que Gerardo se asome a los límites de aquel círculo siempre en construcción, siempre en proceso de ampliación, pero cuya naturaleza sólo se explica desde su centro.

Es por lo anterior que en los cuadros de Gerardo Ayala se suceden imágenes del pasado con otras que relatan instantes íntimos.

Conversaciones, saltos infantiles, el mar, la lluvia, ventanas abiertas, cenas y cafés, bailes, guiños y muecas, ciudades y jardines, canales, ropas tendidas, copas, sombreros, pianos y partituras, cúpulas y fachadas, abrazos, plantas, interiores y exteriores, almohadones, desnudos y paisajes.

Estos y muchos más son los componentes primarios de aquel círculo. Todos ellos tocados por su mano y su mirada.

Tan importante como los temas son sus colores.

Colores propios, elaborados y espontáneos a la vez: rosas, membrillos, turquesas, granas, morados, verdes y muchos más. Colores acuosos o más bien oleosos.

Colores propios sí, aunque también podría decirse que fueron aprendidos por Gerardo en las paletas de los pintores de las vanguardias.

Hay un trasunto de Bonnard, pero también de Van Gogh, de Manet y de otros.

Gerardo me ha dicho que piensa que esta pudiera ser su última exposición. Yo no lo creo.

Su pintura es eterna”. Eduardo Delgado Orusco, Doctor Arquitecto

FORMAS PERSONALES

“Cuando nos enfrentamos a la obra pictórica de Gerardo Ayala nos asaltan diversas sensaciones que se alojan en el imaginario representativo del artista. Sensaciones que transitan desde la evocación clásica de un nuevo impresionismo, que atrapan momentos significativos de las vivencias de su autor y que pasan por la serenidad de una mirada construida a lo largo de la experiencia. Una experiencia que se presenta salpicada de espacios dedicados al disfrute, al placer de vivir.

Desdibujar la forma sin perder lo figurativo contribuye a la emotiva melancolía que nos invita a recrearnos en los lugares comunes que podemos compartir con el pintor. Rincones de Venecia, París, Atenas, la Toscana, Almería, Galicia o su Badajoz natal son algunos de esos enclaves grabados en la retina del artista, a distintas horas del día, en la que, en la mayoría de las ocasiones, se introduce al ser humano como elemento indispensable para el deleite, expresando la necesidad de comunicación con el igual, lo que ni siquiera las mascarillas de una pandemia mundial pudieron vencer.

Las playas, remanso para el descanso y la inspiración, aparecen de manera incansable en sus acrílicos y acuarelas en composiciones abiertas que nos invitan a entrar y formar parte de ellas, de igual forma que Ayala entró y formó parte de ellas, transmitiéndonos el placer y la paz que ello le produjo.

Y del paisaje de la naturaleza al paisaje humano; y con este último el desnudo femenino, que aparece inmerso en el espacio más íntimo de la producción del pintor. Un desnudo sin pudor que se muestra en la totalidad de su esplendor sin esconder rincón alguno de su riqueza.

Gran admirador y seguidor de la música, tanto la culta como la más popular, su evocación no podía faltar en sus obras. Instrumentos musicales, músicos y bailarines aparecen con el mismo efecto autobiográfico que tiene el resto de la muestra, pues adentrarnos en la misma es adentrarnos en la persona de su creador.

Enamorado de la vida, su pintura trasmite la vitalidad de un enérgico artista lleno de dinamismo, hecho que se hace patente gracias a la fortaleza de sus trazos y la potencia de su personal color. Estos “colores propios” hacen que su producción sea inconfundible. Rojos, amarillos, verdes, azules y rosas, combinados con el blanco acromático, son los signos de identidad de Gerardo Ayala, quien los domina con sabiduría y acierto consiguiendo la excelencia en el resultado”. Francisco Javier Pizarro Gómez. Catedrático de Historia del Arte, Universidad de Extremadura.

VIVA LA VIDA

“He sentido la alegría al contemplar la última exposición de Gerardo Ayala, que me supone siempre participar de su “celebración de la vida”…

La soltura y sinceridad en su ejecución; el libre y suelto empleo del color; las acuarelas como hermosas y originales ventanas al paisaje; el gesto de artista en el dibujo (Ayudándola a vestirse, La Pandemia, esa mujer durmiendo o las góndolas en los canales…). Contemplamos una pintura ajena al tiempo y a la premura de las modas, espontánea y de fuerte y libre carácter… como el autor. Un regalo admirarla.

Resulta inevitable citar referencias y haré una elogiosa que me viene: en el color no, pero en la forma, la textura y la rotundidad del trazo recuerda a Avigdor Arikha, otro verso suelto como Gerardo Ayala”. José Luis de la Torre, Pintor y Catedrático de Historia del Arte.

NO HAY MÁS PREGUNTAS

“Desde mis primeras conversaciones con Gerardo Ayala en nuestro Badajoz natal, comprendí que convenía callarse y escucharlo. Lo más curioso es que, siendo él mucho mayor, era yo quien aprendía paradójicamente de su juventud, de su entusiasmo y de esa lucidez que nos ofrece la más noble inquietud intelectual. Su sencillez y su cordialidad, por no hablar de su simpatía, no me facilitaban sostener esa actitud pasiva de observación. Cuando se demoraba un poco con sus explicaciones, al notarlo, él mismo optaba por callarse, un tanto extrañado, para compartir la conversación con los demás y ampliar el debate con otras opiniones.

Me di cuenta entonces de que lo mejor que podía hacer era interrogarlo. Y desde aquellos lejanos días, cada vez que he podido sostener una larga conversación, le he sometido a un meditado interrogatorio sin que lo notara y para que pudiera enseñarme mejor. Creo que, con franca docilidad, me ha confesado todo lo que puede confesar un hombre decente a un buen amigo. Me ha reconocido sus errores y no me ha ocultado su miedo. Me ha descrito los momentos más felices de su vida y un buen número de ingratitudes que no ha querido nunca vincular con la envidia. Ha compartido conmigo y con sinceridad su orgullo por algunos éxitos merecidos y recordado las enseñanzas que guarda de su relación con cada uno de sus seres queridos. Me ha explicado por qué siente tanta devoción por sus maestros. Me ha enseñado a describir la emoción de la pintura desde la libertad. Y en algunos casos, en la penumbra de su coche, la extraña intimidad del viaje ha provocado que esos interrogatorios fueran más profundos y destilaran la verdadera razón que tuvo para tomar decisiones y superar encrucijadas que ni él mismo conocía y acababa de descubrir al contestarme.

Ahora, parece que las cosas han cambiado. Los cuadros que integran esta venturosa muestra nos ofrecen el crisol de su inteligencia y de su voluntad creadora. Gerardo es, ante todo, un pintor que no puede mentir y que nos traslada su manera de celebrar el mundo. Después de esta exposición, me parece que ya no necesito interrogarlo más. Toda la sabiduría que aspiro conocer a través de su amistad, la encontraré en estos lienzos. Permítanme por ello una última licencia profesional, recordando una frase que he tenido que repetir tantas veces: No hay más preguntas”. Jesús García Calderón, ex fiscal superior de Andalucía, es doctor en Derecho del Patrimonio Histórico y miembro numerario de diversas Reales Academias.

GERARDO AYALA, UN GRAN PINTOR

Gerardo Ayala (Badajoz, 1940) A lo largo de su trayectoria desarrolla paralelamente su trabajo como pintor y como arquitecto. Ha sido nombrado Académico de número de La Real Academia de las Letras y las Artes de Extremadura. Como arquitecto ha obtenido más de 20 primeros premios en concursos nacionales e internacionales. Sus obras han sido seleccionadas en tres Bienales de Arquitectura Española.

En el año 2004 fue nombrado Comisario del Pabellón Español en La Bienal de Arquitectura de Venecia.

Conservador del Teatro Español de Madrid (2003-2005).

Profesor en la E.T.S.A.M durante 15 años (1990-2005). Posteriormente profesor invitado en distintas escuelas españolas y extranjeras.

Como pintor ha realizado múltiples exposiciones colectivas e individuales, obteniendo premios en bienales y certámenes y su obra se encuentra en colecciones privadas y museos de toda España.

Exposiciones Individuales
1962. Bellas Artes. Madrid
1968. Casa de la Cultura. Badajoz
1979. Galería Ávila. Madrid
1980. Galería. Torres-Begue
1980. Galería Miramar. Málaga
1981. Caja de Ahorros. Badajoz
1986. Ayuntamiento de Viveiro. Lugo
1987. Caja de Ahorros. Madrid
1989. Galería Alféizar. Madrid
1995. Galería Seiquer. Madrid
1995. Casa del Siglo XV. Segovia
1996. Casa de la Cultura. Consejería de Cultura de la Junta de Extremadura
1996. Palacio de Camarena. COADE
1997. Galería Seiquer. Madrid
1999. Museo Extremeño e Iberoamericano de Arte Contemporáneo. Badajoz
2001. Colegio Oficial de Ingenieros de Caminos. Madrid
2004. Sala de Exposiciones COAM
2005. Galería Félix Gómez. Sevilla
2008. Ateneo de Cáceres
2008. Escuela de Arte y Superior de Diseño. Mérida
2009. Sala Maruja Mallo. Las Rozas,
2010. Carmen de la Victoria. Universidad de Granada
2010. Galería Amador de los Ríos. Madrid
2012. Academia de España. San Pietro in Montorio. Roma
2012. Diputación de Badajoz
2015. Complexo Cultural Regal Xunqueira. Viveiro
2016. Sala de Exposiciones en el Colegio de Arquitectos de Cantabria.
2016. Ilustre Colegio de Abogados del Señorío de Bizkaia. Bilbao
2017. Sede Asamblea de Extremadura y Sede de la RAEX. Mérida
2019. Ateneo de Madrid
2024. Malvin Gallery. Espacio Jovellanos, Madrid

Premios
– Seleccionado en las Bienales de Extremadura (1969, 1975 y 1984) obteniendo el Primer Premio para pintores extremeños en la IX Bienal y el segundo premio a nivel nacional.
– Primer premio en el concurso “Hyspalit” de pintura en 1984.
– Seleccionado para los Premios Francisco de Goya del Ayuntamiento de Madrid (1975 y 1983).
– Premio Escuela de Nobles y Bellas Artes de San Eloy, Salamanca (1984).
– Premio de Dibujo Penagos, Madrid (1987).

Paralelamente participa en exposiciones colectivas de distintas galerías privadas e Instituciones, entre las que destacan:

Sala de Exposiciones en el Palacio de la Prensa de Madrid (1988).
Feria de Arco con Galería Seiquer (1997).
La Galería Biosca (1987-1988).
Carmen de la Victoria, Granada (2013).

UN ARQUITECTO DE PROYECCIÓN INTERNACIONAL

Gerardo Ayala Hernández es arquitecto por la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid. Ha sido profesor de proyectos en dicha escuela (ETSAM) desde el año 1991 hasta el 2005. Recientemente ha sido nombrado Académico de número de la Real Academia de las Artes y las Letras de Extremadura. Durante los años 2004 al 2006, es Conservador del Teatro Español de Madrid. Profesor de Proyectos en la Universidad Camilo José Cela de Madrid (2006 – 2008). Ha acudido como profesor Invitado en el Master PARES organizado por la Universidad de la Sapienza en Roma desde el año 2002 hasta el año 2015. En 2004, es nombrado Comisario del Pabellón Español de la IX Bienal de Arquitectura de Venecia. Fue Decano del Colegio de Arquitectos de Extremadura y Consejero del Consejo Superior de los Arquitectos de España.

Desde 1969 ejerce la profesión dirigiendo su propio estudio en colaboración con su mujer María Concepción Calvo Campos. En el año 2000 se asocia con Mateo Ayala y Marcos Ayala con los que codirige el estudio. Prácticamente toda su actividad se ha centrado en la participación en concursos de arquitectura en los que ha obtenido más de veinte Primeros Premios, entre los que cabe destacar el Nuevo Edificio Paralelo Aulario-Departamental para la Universidad Rey Juan Carlos en el Campus de Móstoles (2022), la Nueva Sede de Cajamar en Almería (2019), la Nueva Sede de Red Eléctrica de España en Madrid (2017), la Sede del Banco del Banco Popular (actual Banco Santander) también en Madrid (2009), las Ciudades de la Justicia de Cádiz (2007) y Almería (2000), el Teatro y Centro Cultural en Rincón de la Victoria (Málaga 2005), el Nuevo Teatro y edificio de Sociedades Musicales en Xátiva (Valencia 1998), la Ciudad deportiva de la Real Federación Española de Fútbol (Madrid 1998) y el edificio para el Tribunal Supremo del Trabajo en Erfurt (Alemania 1995).

Sus obras han recibido numerosos premios y distinciones, siendo las más notables, los premios en la III y IV Bienal de Arquitectura Española o el Premio PAD de Arquitectura Iberoamericana.

Comenzó la carrera en 1958 en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid, simultaneando esta con estudios de dibujo y pintura en el Círculo de Bellas Artes de Madrid.

Ha compaginado su actividad como arquitecto, con su trabajo como pintor, participando en numerosas exposiciones individuales y colectivas, pudiendo destacarse la exposición realizada en la Academia de España en Roma en la que se mostró una antológica de su obra como pintor, y las exposiciones en la Galería Biosca y la Galería Seiquer, con la que tuvo presencia en ARCO. Sus obras son seleccionadas en los Premios Francisco de Goya (Centro Cultural de la Villa y Cuartel de Conde Duque, Madrid), Escuela de Nobles y Bellas Artes de San Eloy (Salamanca), Exposición Hispanoportuguesa (Campomayor, Portugal), Premio Penagos (Madrid) y en distintas Bienales y Concursos de pintura y dibujo.

Como arquitecto ha participado en numerosos cursos y conferencias invitado por universidades y colegios de Arquitectos nacionales e internacionales: Alemania (Karlsruhe, Cottbus), Francia (Grenoble), Austria (Gratz), Italia (Venecia, y Roma en la Universidad de la Sapienza) Colombia (Bogota, Medellín) Argentina (Buenos Aires), Uruguay (Montevideo). Desde el año 2002 es profesor Invitado en el Master Pares de la Universidad de la Sapienza de Roma.

Premios en concursos
2021.  Nuevo Edificio Paralelo Aulario-Departamental para la Universidad Rey Juan Carlos en el Campus de Móstoles. Concurso, Primer Premio
2019.  Nuevo Centro Financiero BCC-Grupo CAJAMAR. Parque Científico Tecnológico PITA, Almería. Concurso Restringido por Invitación, Primer Premio
2017.  Ampliación y Remodelación de la Sede de Red Eléctrica de España. Madrid. Concurso Internacional Restringido por Invitación, Primer Premio.
2010.  Edificio Administrativo en Av. Duque de Nájera, 10 en Cádiz para la Consejería de Hacienda y Administración Pública de la Junta de Andalucía. Concurso, Primer Premio.
2009.  Concurso para la construcción de la Nueva Sede de Banco Popular (actual Banco Santander) en Madrid. Edificio para Sede de Presidencia y Servicios Centrales y Edificio de Oficinas y CPD. Concurso Internacional Restringido por Invitación, Primer Premio.
2007.  Concurso para la construcción de la Ciudad de la Justicia de Cádiz. En colaboración con el Estudio Carbajal. Concurso, Primer Premio
2006.  207 viviendas de protección oficial. Ministerio de la Vivienda. Navalcarnero, Madrid. Concurso, Primer Premio.
2006. Diseño del Puente sobre el río Guadiana. En colaboración con el ingeniero responsable de estructuras Julio Martínez Calzón. Villanueva de la Serena, Badajoz. Concurso, Primer Premio.
2006. Nuevo Teatro y Centro Cultural en Rincón de la Victoria. Málaga. Concurso Internacional, Primer Premio.
2005. Nuevo Aeropuerto de Pamplona. Edificio Terminal, Torre de Control y Aparcamientos. Concurso Internacional, Primer Premio.
2004. Proyecto para un Instituto de Enseñanza Secundaria Obligatoria. Villanueva de la Serena. Badajoz. Concurso, Primer Premio.
2003. Concurso de ideas para la construcción de los Nuevos Recintos Feriales del Sur. Getafe, Madrid. Concurso internacional restringido, Primer Premio.
2001. Concurso para la construcción de Instituto de Enseñanza Secundaria Obligatoria. Navalmoral de la Mata. Cáceres. Concurso, Primer Premio.
2000. Concurso de ideas” Ciudad de la Justicia”. Almería. Concurso, Primer Premio.
1999. Concurso para la Nueva Sede de la Jefatura de la Policía Municipal. Almería. Concurso, Primer Premio.
1998. Concurso Internacional de ideas para la construcción de la Ciudad Deportiva de la Real Federación Española de Fútbol. Las Rozas, Madrid. Concurso Internacional, Primer Premio.
1998. Concurso de ideas para la construcción del Nou Teatre Municipal. Xátiva, Valencia. Concurso, Primer Premio.
1996. Concurso de Ideas para la construcción de la Escuela Universitaria de Formación del Profesorado Univ. Extremadura. Cáceres. Concurso , Primer Premio.
1995. Concurso Internacional de ideas para la construcción del Nuevo Edificio del Tribunal Supremo del Trabajo (Bundesarbeitsgericht). Erfurt. Alemania. Concurso Internacional, Primer Premio.
1987. Concurso de Ideas para la Rehabilitación del Palacio de Camarena para la Nueva Sede del Colegio oficial de Arquitectos de Extremadura, Cáceres. Concurso, Primer Premio.
1980. Concurso de Ideas para la Construcción de Residencia Universitaria. Universidad de Extremadura. Badajoz. Concurso, Primer Premio.
1996. Concurso Internacional Restringido para la construcción de la Nueva sede de la Fundación CAIXA GALICIA. La Coruña. Concurso Restringido, Seleccionado.

Premios en Bienales y Distinciones
2018 Premio COAM 2018. Nueva Sede de Presidencia y Servicios Centrales del Banco Popular, Madrid.
Premio AEO (Asociación Española de Oficinas) Mejor edificio de Oficinas. Nueva Sede de Presidencia y Servicios Centrales del Banco Popular, Madrid
Premio VETECO/ASEFAVE. Premio Solución de Protección Solar. Nueva Sede de Presidencia y Servicios Centrales del Banco Popular, Madrid.
2013 Premio ARCO Edición 2010-2011, Mejor obra de Arquitectura realizada en la provincia de Almería. Ciudad de la Justicia de Almería.
Premio NAN de Arquitectura y construcción edición VII. Mejor proyecto no residencial. Centro de Cálculo Banco Popular
2011 Académico de número de la Real Academia de las Artes y las Letras de Extremadura.
Premio ASPRIMA 2010 a obra no residencial. Sede Social de Red Eléctrica de España. La Palmas de Gran Canaria.
2006 Jurado de Obras de la V Bienal Iberoamericana. Montevideo. Exposición en Montevideo 4 -8 de Diciembre de 2006
2005 Conservador del Teatro Español. Plaza de Santa Ana, Madrid.
2004 Comisario del Pabellón Español de la IX Bienal de Arquitectura de Venecia.
1996 Edificio de oficinas para el Ministerio del Interior, Madrid. (Premio V Bienal de Arquitectura Española)
1994 Premio PAD de Arquitectura. Primer Premio Feria Iberoamericana, Sevilla´94. Rehabilitación del Palacio de Camarena para la Nueva Sede del Colegio oficial de Arquitectos de Extremadura, Cáceres.
1993 Centro Territorial de Televisión Española para Andalucía (oficinas y platós). Sevilla. (Premio III Bienal de Arquitectura Española)
1991 Rehabilitación del Palacio de Camarena para la Nueva Sede del Colegio oficial de Arquitectos de Extremadura, Cáceres. (Seleccionado en la I Muestra de 10 años de Arquitectura Española 1980-1990)

EXPOSICIÓN ACTUAL

Colores propios
Gerardo Ayala
Hasta el 11 de abril
Galería Espacio Jovellanos
Jovellanos, 6. Madrid.

(NOTA: La sección Exposición virtual de nuestro periódico está destinada a promocionar a artistas de reconocido prestigio, cuya obra permanece aún al alcance de museos, galerías, instituciones, aficionados, coleccionistas e inversores en arte a precios realmente asequibles para la calidad y el valor de las piezas que se exponen; y a promocionar también las galerías privadas. Esta labor de PROPRONews es totalmente desinteresada y no tiene otra finalidad que ofrecer a nuestras lectoras y lectores lo mejor del panorama artístico actual, dar a los coleccionistas y compradores la ocasión de adquirir obras de alto nivel y colaborar con los artistas en la divulgación y promoción de sus creaciones).

(José María Pagador es periodista y escritor, y fundador y director de PROPRONews. Sus últimos libros publicados son AbeceImagindario (fotolibro, Fundación Caja de Badajoz), Lencero, el hombre que no se encontró a sí mismo (biografía, Fundación Caja Badajoz), y Susana Leroy (novela, Fundación José Manuel Lara/Grupo Planeta).

SOBRE EL AUTOR

José María Pagador Otero

OTRAS EXPOSICIONES VIRTUALES

David L. Panea, esencia y sublimación del paisaje
Alfonso Doncel, creador de mundos
“ARTHINGKS (cosas de artista)”, esculturas y pinturas de Alfonso Doncel, PURO ARTE
Martín Ballesteros, el gran maestro contemporáneo del surrealismo

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Últimas Noticias