jueves, 20 junio, 2024
spot_img
InicioLlamadmeLlamadme calientapollas…

Llamadme calientapollas…

…aunque sea una palabra malsonante que la RAE dice que está desuso. ¡Ja!

A lo mejor esa mujer a la que se le endosa tan bonito adjetivo ha sonreído pícaramente, o ha permitido, y hasta disfrutado, un magreo o un beso, pero cuando dice hasta aquí quiero llegar y de aquí no paso, resulta que es una provocadora que deja al pobre hombre con las ganas, y eso es de ser una malísima y lasciva hembra, sin perdón.

La periodista, con su perro Killer
La periodista, con su perro Killer

Llamadme calientapollas. Es lo que ciertos hombres llaman a las mujeres que no responden a sus avances. La RAE , muy espabilada para algunas cosas y tan remolona para otras lo define así: m. y f. malson. coloq. Persona que excita sexualmente a un hombre sin intención de satisfacerlo.

A lo mejor esa mujer, a la que se le endosa el bonito adjetivo, ha sonreído pícaramente, o ha permitido y hasta disfrutado, con un magreo o un beso, pero cuando dice hasta aquí quiero llegar, resulta que es una provocadora que deja al pobre hombre con las ganas, y eso es de ser una malísima y lasciva hembra.

Por suerte la palabra está en desuso, aunque no diría lo mismo de los pensamientos que acompañan al exabrupto.

Hay más, una mujer después de ser besada o sobada a la fuerza, y no digo ya violada, debe encerrarse en su casa y llorar hasta que se le caigan las pestañas, porque esa es la actitud que dará credibilidad a su agresión. Que no se le ocurra reírse, irse de fiesta y, mucho menos, tomarse a cachondeo la actitud del agresor. Eso, si la cosa no ha pasado de unas babas asquerosas e indeseadas; no importa si, aparte de esas babas, en tu vida hay alegrías paralelas que te alivian, ya sea una salida con amigas o haber ganado, por poner un ejemplo tonto, un sencillo mundial de fútbol. Hay que estar hundida y punto.

SI HABLAMOS DE VIOLACIÓN

Si hablamos de violación, la víctima ha de hacerse el haraquiri, o irse a las misiones para demostrar que el hecho ha sido traumático.

Si después de violarla, la han matado, quizá tenga suerte y digan eso de pobrecita, no lo merecía.


Por eso las mujeres hemos callado desde siempre, por no soportar que, además de ser víctima, te conviertan en culpable.


Por eso las mujeres hemos callado desde siempre, por no soportar que, además de ser víctima, te conviertan en culpable.

Que ese señor del que todo el mundo hablamos haya calificado de pico inocente y paternal el morreo a una subordinada es la punta del iceberg de una larguísima historia de vejaciones que se dan en la élite de fútbol, en las redacciones de los periódicos, en los despachos de los abogados o en las contrataciones de las kellis.

Quizá ese beso forzado sirva para destapar toda la mierda que oculta el patriarcado y se lleve por delante a este señor que lleva años en un cargo en el que ganaba 1.800 euros diarios (repito, diarios) pese a la larga lista de despropósitos que lleva a sus espaldas. Y si cae alguno más, como parece que sí, miel sobre hojuelas.

LOS MESSIS, LOS RONALDOS, LOS NADALES

Y en la otra punta del universo, a años luz del común de los y las mortales, los Messis, los Ronaldos, los Nadales… guardan un silencio sepulcral mientras pasean en sus yates, mostrando como trofeos a sus esculturales mujeres y sus esculturales y propios abdominales.

No opinan porque es meterse en política, dicen, y no vaya a ser que por ayudar a sus compañeras pisen algún callo y vean recortados unos milloncejos de sus estratosféricos contratos.

Dan asco. Son, sin merecerlo, el referente de millones de niños que ven en ellos los héroes a seguir por servir de ejemplo. Y lo están dando, sí, de cobardía, misoginia, insensibilidad y prepotencia.

Y aun así, si lo que ha pasado, pese a tanto machista, sirve para dar un pasito más en conseguir una sociedad más justa y amable, bienvenido sea este circo de tres pistas que hay montado.

Claro, que siempre es mejor que te llamen calientapollas a que tengas que inmolarte para dar gusto al personal.

(Elisa Blázquez Zarcero es periodista y escritora. Su último libro publicado es la novela La mujer que se casó consigo misma. Diputación de Badajoz).

SOBRE LA AUTORA

Una colaboradora muy especial

OTROS ARTÍCULOS

Llamadme equidistante…

Llamadme influencer…

Llamadme envidiosa…

Llamadme cabreada ¡como una mona!…

Llamadme invisible…

Llamadme acojonada…

Llamadme Vargas Llosa…

Llamadme solidaria…

Llamadme antimilitarista…

Llamadme mujer…

Llamadme presunta…

Llamadme escéptica…

Llamadme desconsolada y horrorizada…

Llamadme interesada…

Llamadme rarita…

Llamadme confusa…

Llamadme nostálgica…

Llamadme puta…

Llamadme antitaurina y olé…

Llamadme desesperada…

Llamadme rara…

Llamadme vaga…

Llamadme lo que os dé la gana…

Llamadme cabreada…

OTROS REPORTAJES Y ENTREVISTAS

Octava del Corpus de Peñalsordo, una de las fiestas más auténticas y originales de España

Mozambique, la guerra de la que nadie habla

Javier Cacho, el señor de la Antártida

Emma Martínez López, salvadora de océanos

Las tres vidas de Ana Valadas: revolucionaria en Portugal y misionera y empresaria en Mozambique

La monja Berenice y el milagro diario de alimentar, educar y ayudar a centenares de mozambiqueños de todas las edades carentes de todo

Una republicana en el Londres de la muerte de Isabel II

Un día en el campo de desplazados de Corrane, Mozambique

El Templo del Agua, de Lourdes Murillo

La moto es pura felicidad

Costa Rica, pura vida. Y es verdad

El robo de vino (perfecto) del siglo

“Lo de Afganistán lo sabíamos y lo de Líbano, también: un polvorín a punto de estallar”

20 años del 11-S: nuestra compañera Elisa Blázquez estaba allí cuando ocurrió

Vientres de alquiler, la nueva esclavitud de la mujer

El mayor centro budista de Occidente estará en Cáceres

La ciudad es para mí, no para los coches

Anita la Sainte, a flor de piel

Hadrami Ahmed Bachir, de trabajar en Vitoria a la guerrilla en el Sáhara contra Marruecos

Cáceres, sin ir más lejos

“¿Cuánto queda?”, primer título del “cine del confinamiento”

Españoles en Bournemouth

La mujer que dio a luz un monstruo

Nuria Ruiz García, música inclusiva para un público al que no puede ver

Más allá del insolidario “llévatelos a tu casa”

18 años del 11-S: “aquel día histórico yo estaba allí”

Sintra, regreso al misterio

Mujeres contra el destino

El último telediario

Bomarzo, donde realidad y ficción se confunden

El laberinto de los sombreros

Hoy, debut escénico mundial del refugiado

Cuando quien te guía se convierte en tu amigo

Las Ritas, la solidaridad más humana y gentil del mundo

Mujeres cacereñas, pioneras en España del Movimiento #cuéntalo

Todos podemos ser el doctor Livingstone (supongo)

Una española, entre las primeras baterías del mundo

Refugiados: morir de indiferencia

Destino Mozambique

La mujer macúa, reina por méritos propios

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Últimas Noticias