ÚLTIMAS PUBLICACIONES

MÁS COMENTADO

¡VERGÜENZA!

Nunca antes un presidente del Gobierno en ejercicio había tenido que declarar como testigo por la corrupción de su propio partido, un partido en el que él tenía, y tiene, las máximas responsabilidades cuando se produjeron los delitos que ahora se enjuician. Pero, además, su bochornosa declaración y las evidencias mostradas por las acusaciones –que le salpican directamente-, vuelven a poner de manifiesto su ineludible responsabilidad. Una vergüenza que en cualquier otro país civilizado acarrearía su dimisión.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar