viernes, 30 septiembre, 2022
spot_img
InicioCreativitasPinturaAtmósfera, espacio y luz en la pintura de Ángel Rando

Atmósfera, espacio y luz en la pintura de Ángel Rando

El artista extremeño irrumpe en la escena creativa con el ímpetu de un nuevo Antonio López

La atmósfera, el espacio, el volumen y la luz son los cuatro elementos inmateriales con los que el pintor Ángel Rando crea su obra. Depurado paisajista urbano, recientemente se ha mostrado por primera vez en una magnífica exposición en Badajoz (Extremadura), donde hemos podido penetrar en ese bello y evocador universo tridimensional captado sobre soportes planos, logrando lo que solo está al alcance de los escogidos, como el maestro Antonio López: desvelar el alma del paisaje urbano. Presentamos hoy en CREATIVITAS a un gran artista con un enorme futuro por delante.

Badajoz.-

El paisaje urbano es uno de los grandes temas pictóricos de la historia del arte, desde los inicios de la civilización -no en balde esta palabra lleva a la ciudad en su seno etimológico- hasta nuestros días. Nació la ciudad y surgió en el artista el afán de pintarla. Este empeño es muy antiguo, pero se han perdido las probables primeras manifestaciones de esta variante del arte plástico, que debieron acompañar al surgimiento de las primeras urbes en Mesopotamia, hace casi cuatro mil años.


El pintor se consagra en su primera exposición como un gran paisajista urbano.


Después, con el enorme desarrollo cultural alcanzado por griegos y romanos, el proceso de retratar las ciudades mediante la pintura se fue extendiendo. El griego “fresco de los barcos” de Santorini o el romano “fresco de la ciudad”, en las termas de Trajano en Roma, son dos de los más antiguos ejemplos de “paisaje urbano” de la historia.

Ángel Rando, el descubrimiento de un gran artista.
Ángel Rando, el descubrimiento de un gran artista.

Más tarde, numerosos cuadros de incontables artistas han llevado el paisaje urbano como fondo o elemento secundario a lo largo del tiempo, para situar retratos de grandes personajes o escenas diversas. Recordemos, como ejemplo, La pradera de San Isidro, de Goya. En ellos, lógicamente, el paisaje de ciudad no era el motivo principal, sino un elemento complementario del tema principal del cuadro. Y otros muchos paisajistas dedicaron su arte a reproducir vistas de la naturaleza, por completo ajenas a lo “civilizado”.

La giraldilla y tejados. Óleo sobre lienzo, 50x40 cm.
La giraldilla y tejados. Óleo sobre lienzo, 50×40 cm.

PINTURA DE CIUDAD

Pero la pintura de ciudad, de paisajes urbanos, siempre ejerció una curiosa fascinación sobre los creadores, tan poderosa que algunos de ellos se especializaron en dicha temática. Esta fascinación por el valor estético de la ciudad como tema pictórico tiene mucho que ver con lo que la pintura tiene de arte de ciudad, es decir de arte del hábitat del hombre, este artificioso ámbito que hemos construido a lo largo de los siglos y cuyas crecientes armonía y perfección, o cuyos desequilibrio y fealdad, lo fueron convirtiendo en materia estética en sí mismo.

De tal fascinación han dado fe, entre otros muchos, maestros como Vermeer y, sobre todo, Canaletto, que hicieron del paisaje urbano una verdadera pasión y lo elevaron a la categoría de obra maestra. Después, otros muchos han utilizado esta temática en su obra, con diferentes técnicas y estilos, incluyendo a Manet, Renoir, Pissarro o Van Gogh.

Las Vaguadas con Badajoz al fondo. Acrílico sobre lienzo, 100x100 cm.
Las Vaguadas con Badajoz al fondo. Acrílico sobre lienzo, 100×100 cm.

En España, entre otros paisajistas urbanos, tenemos en nuestros días al que lo es por excelencia, Antonio López. Antonio López ha hecho del paisaje urbano la pasión y la razón de su obra, y hoy día no se concibe nuestro arte contemporáneo sin esos inconfundibles “retratos” suyos de Madrid. Al tiempo que escribo estas líneas para presentar a nuestros lectores a otro gran paisajista urbano español en la línea del maestro de Tomelloso, Ángel Rando (Badajoz, 1968), Antonio López, a sus 86 años, ha empezado a pintar Barcelona. Es un proyecto pictórico inédito de la ciudad condal, equivalente al que ha ido realizando en Madrid a lo largo de su vida. Su propósito es realizar tres paisajes urbanos de la ciudad desde tres puntos diferentes, un empeño que, por complejidad, ambición, dificultad y tiempo -dada la edad del creador- pone de manifiesto una vez más el poder de esta adicción que ejerce el paisaje urbano sobre ciertos artistas.

Puente de Palmas. Técnica mixta sobre madera, 100x73
Puente de Palmas. Técnica mixta sobre madera, 100×73

ÁNGEL RANDO, PINTOR

Ángel Rando (nombre para la pintura de Luis Ángel Ruiz de Gopegui Rando, hijo de nuestro querido compañero y amigo el gran periodista Luis Ángel Ruiz de Gopegui Santoyo) es otro adicto al paisaje urbano y recientemente ha debutado en él, pero no como un principiante, sino como un maestro. Ángel es uno de esos descubrimientos tardíos, pero oportunos, que los periodistas y los amantes y críticos de arte solemos hacer a veces, un descubrimiento que, por inesperado, te sorprende y admira todavía más. Conozco a Ángel desde que era niño, he seguido sus inquietudes culturales y estéticas a lo largo del tiempo, pero hasta noviembre de 2021 ignoraba que además fuese un gran pintor.

Su formación inicial -es ingeniero técnico agrícola, aunque después ha ampliado sus estudios en otros campos que tienen más que ver con su actividad actual- no hacía posible prever que Ángel se decantaría por la pintura como forma -y medio- de vida. De ahí nuestra doble sorpresa. Le conocíamos, en cambio, su gran labor como reputado diseñador gráfico en la Fundación Academia Europea de Yuste y editor de numerosas publicaciones. Pero nada hacía prever el descubrimiento deslumbrante que íbamos a realizar hace escasas semanas.

Plaza de Minayo. Óleo sobre lienzo, 60x73 cm.
Plaza de Minayo. Óleo sobre lienzo, 60×73 cm.

SOBERBIA EXPOSICIÓN

Entre el 10 y el 23 de noviembre del año pasado, Ángel Rando colgó una soberbia exposición en las salas del exigente Colegio Oficial de Arquitectos de Extremadura, un lugar donde no puede exponer cualquiera. Era la primera vez que exponía, pero, por la calidad de la obra, parecía que esta fuese una entre muchas muestras de una carrera consumada, una carrera que, sin embargo, apenas ha empezado con esta exposición que anuncia un futuro lleno de éxito. La casi totalidad de la treintena de obras expuestas eran óleos sobre lienzo de respetables formatos -algunos de más de dos metros- con temáticas urbanas de depurada factura.

En cuanto vimos sus cuadros nos vinieron a la retina los paisajes urbanos de Antonio López, pero no porque Ángel Rando imite al maestro -aunque se declare admirador de él-, sino porque esa palpitación silenciosa de la ciudad pintada que late en la obra del manchego era evidente en sus propios cuadros. Es ese realismo con alma compartido por los artistas que saben ver el corazón de la ciudad más allá de su apariencia física. Y, como el maestro, Ángel también domina otras temáticas, como las flores, de las que también ofrecemos dos bellos ejemplos en la galería adjunta.

Puentes de Badajoz. Óleo sobre lienzo, 65x54 cm.
Puentes de Badajoz. Óleo sobre lienzo, 65×54 cm.

Casi todos los paisajes urbanos de esta colección de Ángel Rando eran de su -nuestra-ciudad natal, Badajoz. Pero el enfoque y la maestría de su ejecución ponían ante los ojos de quienes observábamos, y a pesar de conocerla -o creer conocerla- perfectamente, visiones e interpretaciones inéditas de la misma. Y esas visiones de Rando de la ciudad tenían, además, la atmósfera, el espacio-volumen y la luz que convierten al paisaje urbano en territorios de evocación espacial, de circulable tridimensionalidad, pese a estar fijados sobre un plano.

Ángel Rando no solo pinta, sino que crea atmósfera en cada uno de sus temas, y ordena volúmenes y abre espacios transitables entre los diversos planos y el fondo, y reviste todo ello de una luz mágica, según la hora del día y el punto de vista. No tiene nada de extraño, pues, que esta su primera exposición -después de la cual vendrán muchas más de creciente maestría- fuera un gran éxito de público, de crítica y también de venta, factor esencial para un artista profesional.

Pocas veces una primera exposición causa este impacto y augura tanta promesa. La calidad de la composición, la soltura y perfección del dibujo, la exactitud evocadora del color, todo en ella se conjugaba para este resultado admirable. Y en el mérito del gran formato, en esas obras de metro y medio o de dos metros es donde mejor se observaban todas las virtudes de la pintura de Ángel Rando, porque en esos tamaños es imposible camuflar el fallo o el defecto, y es más difícil conseguir ese resultado armónico de atmósfera, volumen, espacio y luz.

En este día luminoso de enero en el que Antonio López está pintando Barcelona por primera vez y Ángel Rando, entregado también a esta pasión de ciertos artistas por el paisaje urbano, está pintando Badajoz o Lisboa o cualquier otra bella ciudad, uno, que los conoce a los dos y ha visto la obra de los dos, no puede evitar -salvando las distancias- las notorias analogías entre ambos. Porque Antonio y Ángel se parecen incluso en la austeridad personal, en la humildad, en la timidez, hasta el punto de que la misma cabeza tallada por un mismo creador parece haber sido puesta sobre los hombros de uno y de otro.

Ángel Rando va camino de ser un digno sucesor de Antonio López, pero ya es un gran artista, con su propio estilo y su imparable pulsión creadora. Sus paisajes urbanos retratan también su alma sensible y luminosa. Para nosotros ha sido un deslumbramiento descubrir a este gran pintor y confirmar, a través de su arte, lo que ya sabíamos acerca de su sensibilidad y de la delicadeza de su espíritu, los dos atributos esenciales del verdadero artista. Y él, sin duda, lo es.

Ángel RandoDATOS BIOGRÁFICOS

Luis Ángel Ruiz de Gopegui Rando, natural de Badajoz (1968), es Ingeniero Técnico Agrícola por la Universidad de Extremadura.

Después de un breve ejercicio de su carrera, realizó diversos cursos de Diseño Gráfico y trabajó durante 12 años en la Fundación Academia Europea de Yuste como Diseñador gráfico.

Ha editado numerosos libros y ha ganado varios concursos de carteles.

Es Diplomado por la Escuela de Arte Adelardo Covarsí de Badajoz, en la especialidad de pintura al óleo.

Ha sido alumno de artistas como Ramón de Arcos, Antonia Acevedo, Diego Simancas y Manuel Castillero.

 

(José Mª Pagador es periodista y escritor, y fundador y director de PROPRONews. Sus últimos libros publicados son 74 sonetos (poesía, Fundación Academia Europea de Yuste), Los pecados increíbles (novela, De la Luna Libros), Susana y los hombres (relatos, Editora Regional de Extremadura) y El Viaje del Tiburón (novela, Caligrama Penguin Random House).

SOBRE EL AUTOR

José María Pagador Otero

José Mª Pagador y Rosa Puch, casi 100 años de periodismo

OTROR REPORTAJES E INFORMACIONES

José Antonio Ramírez Lozano, la creatividad, la versatilidad y la fecundidad del genio

Chema Escribano, medio siglo de sobresaliente creación

“Ahora”, una obra maestra

Francisco Pedraja, la desaparición de un gran artista y un gran hombre

“Antonio y Cleopatra”, “Hipatia de Alejandría” y “Los dioses y Dios”, espectáculos triunfadores del Festival de Mérida 2021

Festival de Mérida 2021: flojedad organizativa, abuso y mediocre teatro comercial

Crucibulum Hispalense, la última genialidad de David López Panea

BRUTnature, las fascinantes “naturalezas suspendidas” de Alfonso Doncel

No_maps / Sin planes, o el ermitaño que habita dentro de uno mismo

Julita de la Cruz, la transparencia

Isaías “El Chapas”, la delicada metáfora estética de Alfonso Doncel

“El secreto de la vida”. Éxito de Alfonso Doncel en la Fundación Osborne

Lucia Beijlsmit, coleccionista, artista y mecenas

Adrián Pagador, mención de honor de escultura digital en el CC Digital Human Contest (EE.UU., Taiwán)

Cincómonos estrena hoy “Saverio el cruel” en Barcelona

2020, teatro a pesar de la Covid y de todo lo demás

Infierno y paraíso (en el centenario de Manuel Pacheco)

África, 4 años, la pintora más joven del mundo

Francesç Naval, para no quedarnos “huérfanos de paisaje”

Escribir, con E de Ellas

190 autoras imprescindibles

“El Charco de los Perros”, otra muestra de pintura genuina de David López Panea

Últimos días para ver al gran maestro holandés en el Thyssen

“Fahrenheit 2650”, el desafío del libro indestructible

Eugenio Muñoz Gallardo, el arte y la coherencia como forma de vida

Isabel Padilla Soto, directora de fotografía en Nueva York

Madrid, infierno, purgatorio, paraíso

JAM Montoya, la cima estética de un iconoclasta osado y genial

Fuli García, el descubrimiento de un gran artista

Gregorio González Perlado, uno de los grandes poetas españoles de hoy

Antonio Eiras, uno de los mejores ilustradores y aerografistas del mundo

Las maravillosas instalaciones de Fernando Pagador

“Campo de sal”, otra lección plástica y ética de Fernando Pagador Otero

Otra lección de paisaje de David López Panea

“Al borde del mundo”, el magisterio de un artista inmenso

El habitante de una ‘Mérida incierta’

“Comité de Instrucción Visual”, la idiosincrasia imperial británica al desnudo

Dolores Tomás: la pasión rusa

Rodrigo Tavera Mendoza: “Yo quiero a los animales”

S.O.S.TENIBLE. La esperada exposición de Fernando Pagador en la Comunidad Valenciana

Isaías “El Chapas”, la delicada metáfora estética de Alfonso Doncel

“El secreto de la vida”. Éxito de Alfonso Doncel en la Fundación Osborne

Mujeres maduras: encanto, solidaridad, valentía

El encanto de la mujer madura

López Panea, paisajista esencial

David López Panea

RELATED ARTICLES

Últimas Noticias

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar