“¿Cuánto queda?”, primer título del “cine del confinamiento”

Un excepcional corto de suspense, rodado con sus móviles por nueve amigos, artistas y actores confinados, que los lectores pueden ver desde esta información

474
Cartel promocional del corto. MARCE SOLÍS
Cartel promocional del corto. MARCE SOLÍS

Nueve amigos han rodado, con el móvil, cada uno desde su casa, un interesante corto de suspense. “¿Cuánto queda?” es el título. El director, Marce Solís, -dramaturgo y agitador cultural extremeño- inaugura con él un nuevo género cinematográfico, el CCC (Corto Casero Confinado). Una enigmática música, una imagen que evoluciona sobre el plano de una casa, nueve personas preparando algo en cada estancia de la vivienda y una pregunta, ¿cuánto queda? Así empieza esta obra que ha merecido ya ser nominada en una prestigiosa revista digital de cine. Nuestra redactora y autora de esta información lo cuenta de primera mano, porque ella es una de las actrices participantes.

Todo empezó en el grupo La Kastúa, que lleva existiendo, prácticamente con los mismos integrantes, desde que se inventó el wasap, y que alcanzaba una media de 200 mensajes diarios antes de la pandemia (ahora más).


El corto se estrenó en Facebook y antes hubo alfombra roja y photocall, con los actores y actrices de “gala confinada”.


Marce Solís propuso primero hacer una obra de teatro, “La casa de Bernarda Alba confinada”, pero, tras la videoconferencia teatral, planteó la idea del corto, que ha bautizado con el subtítulo de CCC (Corto Casero Confinado). Él escribió el guion, lo dirigió y lo montó, todo en cuatro días.

“La primera intención era hacer un corto de humor –relata Marce por teléfono-, lo habitual en mi trayectoria, pero cuando comencé a escribir, me di cuenta de que me era más fácil, en este caso, escribir algo relacionado con el miedo, el encierro o el thriller. La situación en la que estábamos me condicionaba. Y así fue como terminé escribiendo un thriller. Con un final abierto, expectante y misterioso. Los espectadores han sugerido posibles finales y, sobre todo, han pedido una segunda parte en la que se aclare este final abierto y misterioso. También quería que fuera algo experimental, son tiempos para eso”.

El resto de la pandilla, incluido el director, somos los actores.

El corto está rodado con los teléfonos móviles, incidiendo, según instrucciones de Marce Solís, en huir de los primerísimos planos, típicos de los video-selfis, y buscando la estética dentro de las limitaciones técnicas.

EL ELENCO

Nueve amigos, nueve sets de rodaje y una ficción: todos están confinados en la misma casa:

El elenco. MARCE SOLÍS
El elenco. MARCE SOLÍS

Raúl Pérez Aguilar, ingeniero técnico de Obras Públicas, al que contestó un vecino de verdad, desde el patio interior, cuándo grababa su papel. Además (es el de la habitación donde no cabe ya ni un alfiler), su perro, Blas, le rompió en el trajín, una valiosa cerámica portuguesa de su colección.

Miguel Ángel Rodríguez, ingeniero técnico en Topografía, salió con la cabeza cortada en la mejor toma. Cuenta que el director le hizo repetir muchas veces la escena final, para conseguir cara de terror, ya que en las primeras solo reflejaba asombro, y asegura que, antes de apretar el botón del móvil ya sentía el gusanillo al grito virtual de “cámara, acción”.

Concha González, procuradora y estudiante de la ESAD (Escuela Superior de Arte Dramático), que aparece frente al ordenador a punto de un ataque, dice que actuar sin interactuar es una complicación añadida, pero que ha sido muy bien resuelta entre todos.

Nuria Gómez, trabajadora social, tuvo que agudizar su ya habitual ingenio y hasta se pudo buscar un disgusto cayéndose de la escalera para conseguir que Valentín Batalla, artista, que vive en otra localidad, pareciera que le tiraba un rollo de cinta aislante. Para Batalla, el rodaje ha sido: “Un trabajo arduo, aunque no lo parezca, y muy divertido”. Sobre el resultado añade, escueto: “Ahí está”.

Dionisia Fernández, desde su cuarto de baño, va midiendo el tiempo que queda, con una naturalidad pasmosa.

Ana Peromingo, de profesión “cuidando la salud”, como le gusta decir, consulta libros en su comedor. No fue hasta el último momento cuando se dio cuenta, después de quedar satisfecha con sus tomas, que las gafas aparecían y desaparecían de su cara.

Ambas, Dioni y Ana, son enfermeras y están en primera línea en esta lucha que los sanitarios de toda España mantienen y, aun así, han sacado tiempo, ganas y humor para evadirse y darlo todo con su interpretación.

Marce Solís, situado en la escalera, en un estupendo plano, casi cenital, y yo misma, semiescondida tras unas macetas que pesaban un quintal y tuve que mover sola, hasta conseguir que tuvieran presencia, completamos el elenco.

Y es que, como dice el director, los actores hemos sido productores, iluminadores, decoradores… y lo que haga falta: “El rodaje fue entre divertido y duro. Era la primera vez que se rodaba en estas condiciones, cada uno en su casa, y también era la primera vez que los propios actores, además de actuar, tenían que hacer prácticamente todo el trabajo que hacen habitualmente los técnicos. No fue fácil pero el resultado ha sido muy bueno”.

EL ESTRENO

El corto se estrenó en Facebook y antes hubo alfombra roja y photocall. El director nos pidió que nos fotografiáramos de “gala confinada”, elegantes por arriba, y en pijama y zapatillas de cintura para abajo.


La obra ha sido vista por miles de personas en todo el mundo y ha merecido la atención de una prestigiosa revista digital de cine.


Cómo si de un estreno tradicional se tratara, subimos cada foto a las redes y a la hora anunciada (un poco después, porque hubo algún pequeño fallo por mi parte), “¿Cuánto queda?” estaba en el aire y supo a poco, tras la enorme expectación creada: “La repercusión ha sido muy grande, en todos los medios extremeños y en algunos nacionales. Y el corto ha sido visto en las redes sociales por miles de personas en todo el mundo”.

Así es. Tal y como confiesa el autor, en unos días ha tenido cientos de visitas, ha salido hasta en televisión y uno de las mejores revistas digitales de cine se ha hecho eco con la crítica que sigue.

LA CRÍTICA DE EMILIO LUNA

Ultimátum a la certidumbre

“¿Cuánto queda? (2020) | Corto casero confinado de Marce Solís.

Desde sus primeras obras, y contradiciendo a la teórica más superficial, el thriller se ha erigido como un termómetro social y político artístico esencial de un contexto temporal concreto. De esta manera se explica la evolución de un género cinematográfico en constante reformulación, que se ha adaptado a las tensiones y obsesiones humanas de cada momento histórico.

En cierta medida, todo esto es extrapolable a la pieza gestada por el extremeño Marce Solís –guionista, editor y director-. Un trabajo modesto, sin excesivas pretensiones, que, por un lado, refleja los instantes de incertidumbres propios del confinamiento en plena crisis sanitaria y, por otro, abre un vano que nos invita, como espectadores, a encontrar un refugio entre los mecanismos de la ficción.

“¿Cuánto queda?” es un trabajo de intriga psicológica que se articula sobre un montaje abrupto y música genérica; que bebe de influencias tan opuestas como Los agentes de C.I.P.O.L (1964-1968) y de la tira 13, Rue del Percebe de Francisco Ibáñez. Es evidente que Solís no es Robert Vaughn, pero a nadie le importa. Son tres minutos pegados a una pequeña –en algunos casos, ínfima— pantalla en los que no hallarán interpretación evidente alguna; o, quizá, las encuentren todas. Son los efectos sanadores de la ficción: una realidad moldeada y adaptable”.

Emilio Luna.

(Crítico cinematográfico y director de la revista digital de cine https://www.elantepenultimomohicano.com/)

Y ahora tras la pregunta que lanza el corto, ¿cuánto queda?, llega la de sus fans: ¿para cuándo la segunda parte?

¡Ah! El director sabrá. Los actores, por ahora, estamos disponibles, pero esperando que en cualquier momento nos llame Spielberg

(Elisa Blázquez Zarcero es periodista y escritora. Su último libro publicado es la novela La mujer que se casó consigo misma. Diputación de Badajoz).

SOBRE LA AUTORA

Una colaboradora muy especial

OTROS REPORTAJES

Españoles en Bournemouth

La mujer que dio a luz un monstruo

Nuria Ruiz García, música inclusiva para un público al que no puede ver

Más allá del insolidario “llévatelos a tu casa”

18 años del 11-S: “aquel día histórico yo estaba allí”

Sintra, regreso al misterio

Mujeres contra el destino

El último telediario

Bomarzo, donde realidad y ficción se confunden

El laberinto de los sombreros

Hoy, debut escénico mundial del refugiado

Cuando quien te guía se convierte en tu amigo

Las Ritas, la solidaridad más humana y gentil del mundo

Mujeres cacereñas, pioneras en España del Movimiento #cuéntalo

Todos podemos ser el doctor Livingstone (supongo)

Una española, entre las primeras baterías del mundo

Refugiados: morir de indiferencia

Destino Mozambique

La mujer macúa, reina por méritos propios