El gurú vuelve a fantasear, ahora en público.

Iván Redondo le tira los tejos profesionales a Yolanda Díaz

El defenestrado “gurú” Iván Redondo está buscando trabajo desesperadamente, según fuentes de su entorno. Los elogios que dedica a Yolanda Díaz van en esa dirección. Ya “asesoró” a Monago (y se lo cargó) y a Pedro Sánchez (a quien ha dejado muy tocado con la debacle de las elecciones madrileñas y el fracaso de las mociones de censura autonómicas), y ahora busca un hueco en la tercera opción que le queda (el moribundo Podemos), aunque tampoco descartamos que se abra incluso a Vox, si llega el caso. Es lo que tiene la falta de escrúpulos. Sus últimas declaraciones sobre Yolanda Díaz, a la que sitúa nada menos que como la “líder de los menores de 45 años” es su última genialidad, que encierra un despechado desdén hacia quien le ha dado de comer estos últimos años.
Les ministres podemites Belarra, Garzón, Montero y Castells. RTVE

El “núcleo zoológico” de la carcajada nacional

Legislar sobre la nada es tarea de políticos que carecen de bagaje y entidad para desempeñar sus cargos y no saben cómo justificar sus sueldos, ni saben lo que hay que hacer, ni tienen sustancia para hacerlo. El ala podemita del gobierno ya no sorprende a nadie con unas ocurrencias tan disparatadas que ya solo mueven a risa. Las últimas, declarar “núcleo zoológico” a los hogares que tengan más de cinco mascotas y crear seis registros donde deberán inscribirse los dueños de animales, en función de las delirantes condiciones que impone el nuevo proyecto de ley de Ione Belarra. El camarote de los hermanos Marx se queda pequeño.
Recorte de El País con la cabeza de Iglesias y su imaginaria pica.

El insoportable sufrimiento de Pablo Iglesias

Pablo Iglesias, el gran burgués que ha traicionado al movimiento obrero, como ayer se encargaron de recordárselo los militantes de la verdadera extrema izquierda que le hicieron un escrache cuando intervenía -como la estrella del star-system de la mentira política de la casta que es- en la celebración conmemorativa del centenario de PCE, se ha atrevido a decir públicamente: “sabía que mi cabeza acabaría en una pica”. Esto lo dice un político que ha sido vicepresidente del Gobierno, que se fue porque quiso, que vive en un casoplón valorado en un millón de euros, que está cobrando un “desempleo” privilegiado de 5.316,42 euros al mes, que ha dejado a su mujer, mujor o mujar, colocada de ministra y cobrando un pastizal por hacer prácticamente nada, y que ahora va a tener, él solito, seis empleos, seis.
Pedro Sánchez, hoy, dirigiéndose a la Asamblea General de la ONU. RTVE

A Pedro Sánchez le caen las “10 plagas de Egipto” y 12 más

Al faraón le cayeron diez plagas que arrasaron Egipto y tumbaron su voluntad. Pedro Sánchez afronta, sin contar otras menores, la plaga número 22ª en apenas tres años y medio de mandato y no solo resiste, sino que está resolviendo satisfactoriamente la mayoría de ellas. Este periodista ha sido muy crítico con el presidente por sobrados motivos -incumplir su palabra de no pactar con Podemos, ni con Bildu, ni con ERC, entre otras cuestiones- cuando hemos tenido que serlo, pero somos justos y ecuánimes, y hoy, viendo el panorama de la que le ha caído encima, y echando una ojeada a lo sucedido durante su presidencia y a la gestión de las innumerables crisis que le acucian, hemos de admitir que, a pesar de este “castigo bíblico” con el que le ha tocado lidiar, incluyendo inundaciones, incendios, terremotos y volcanes, algo debe de estar haciendo bien para que el Estado funcione y resuelva.
Su especialidad, 'darla con queso', ha quedado hoy definitivamente confirmada.

Iván Redondo, o cómo “darla con queso”

La pantomima a la que se ha prestado Iván Redondo, con su nombramiento como miembro de honor de la Cofradía del queso Idiazábal -entidad y manjar muy respetables, por cierto- pone de manifiesto, una vez más, su frivolidad, su tendencia a los escenarios pintorescos cuanto más deteriorada está su imagen y su empeño en dar a entender que siempre está por encima, aun en el peor momento de su trayectoria. Pero esta vez, al “gurú” le ha fallado el subconsciente con esta historia de queso. Y, además, ha quedado en evidencia por esta nueva arbitrariedad y abuso, como es “promocionar” con dinero público un queso de su tierra, haciendo competencia desleal a los demás quesos de España.
Puede reaparecer en el lanzamiento de este libro, cuando ya no mueve hilo alguno.

El 13 de octubre reaparecerá el humillado Iván Redondo

Desde el cese fulminante y sangriento de quien, después de tantos fallos y fracasos de estrategia, que le dieron la mayoría absoluta a la derecha en Madrid y puede que en España, quiso imponerse en Moncloa como ministro de la Presidencia y acabó en la nada, algunos se preguntan dónde está Iván Redondo. En esta profesión donde abundan los mojigatos hay cierta expectación por saber dónde está, qué hace o cuándo se dejará ver este “maestro del relato”. Según fuentes fidedignas, es probable que lo haga el 13 de octubre próximo, coincidiendo con el lanzamiento de un libro laudatorio sobre su persona.
Fernández Vara padeció los ataques más rastreros y falsos de Iván Redondo. RTVE

Objetivo: destruir a Vara

El defenestrado y hoy mudo exjefe del Gabinete de la Presidencia del Gobierno tiene detrás una larga trayectoria no solo de delirios de grandeza con los que ha obnubilado a políticos incautos de uno y otro signo, sino también -lo que es más grave- un historial de abusos y derroche de dinero público utilizado, entre otros fines, para destruir a los adversarios políticos de sus “clientes”. Es el caso de la campaña difamatoria que sufrió Guillermo Fernández Vara en su pugna política con José Antonio Monago Terraza, asesorado entonces por el fracasado “gurú”. El hoy presidente extremeño fue incluso acusado de “putero” y “borracho” en falsas cuentas de Twitter abiertas por Redondo, según denuncia en su libro Graciano Palomo y ha reiterado en una entrevista posterior.
Se le acabó el cuento.

El mayor fracaso de Iván Redondo es él mismo

Desde que tuve la primera noticia sobre él y como periodista pude comprobar sus métodos, a partir de los primeros años de la segunda década de este siglo, formulé la tesis, plenamente confirmada después, de que Iván Redondo era un oportunista que solo tenía éxito cuando las circunstancias son tan favorables que lo tendría cualquiera (ganar Monago y Albiol unas elecciones en minoría después de décadas de gobierno socialistas, o aprovecharse de una moción de censura en el peor momento del PP desde un PSOE en absoluta minoría, pero con el apoyo de populistas de izquierda y fuerzas independentistas son carambolas destinadas a salirles bien incluso a los ineptos) y, en cambio, cuando tiene que demostrar esas dotes de las que tanto presume y de las que en realidad carece (como en las siguientes elecciones de Monago y Albiol, las segundas elecciones en las que el PSOE bajó de 123 a 120 diputados, o la operación GASEL de la que dio cuenta este periódico: https://www.propronews.es/terremoto-en-el-psoe/), cosecha estruendosos fracasos. Con todo, el mayor fracaso de su vida -sin contar a Pedro Sánchez- ha sido él mismo, con un futuro profesional en serio entredicho hoy.
Adiós, Barça. Adiós, Cataluña. RTVE

Hasta Messi se va

La espantada de Messi de Cataluña no solo es un acontecimiento deportivo. Es, sobre todo, un hecho social y político de primer orden, por la carga de simbolismo que encierra. En la Cataluña del procés ha fracasado todo. Son incontables los empresarios, emprendedores profesionales y funcionarios catalanes que se han marchado y se marchan de la región desde que empezó el golpe independentista. Y ahora, la marcha de Messi hace visible ante el mundo que en la Cataluña del separatismo ruinoso ni siquiera los astros del deporte pueden vivir.
No vale los casi 21 euros que cuesta. PROPRONews

El “Iván Redondo” de Palomo tampoco merece la pena

Si como valido o favorito del presunto príncipe, Iván Redondo podría merecer alguna pena solo del mismo modo que la merecieron Rasputín o Manuel Godoy, es decir, sin pasar a la historia por méritos propios sino por el demérito ajeno, como el monje ruso y el soldado extremeño fueron encumbrados por reinas y reyes sin fuste ni sustancia para delegar en ellos su inepcia y mediocridad, como ser humano el spin doctor no la merece. Ha hecho demasiado daño a demasiadas personas e instituciones utilizando procedimientos de absoluto abuso, represalias, derroche de dinero público, impiedad y falta de compasión por los demás. Eso, sin entrar en el insoportable ego de genio con ínfulas que exhibe. ¿Merece entonces un libro sobre su persona alguien así? Sí, si quien lo escribe es capaz de crear, si no una obra maestra del género como las crearon otros periodistas más talentosos, por ejemplo A sangre fría de Truman Capote -que alcanza una cumbre literaria escribiendo sobre un par de despreciables asesinos- o Vida y destino de Vasili Grossman -capaz de convertir los tejemanejes de los esbirros de Stalin en alta literatura (¡ay, lo feliz que hubiese sido Ivancito ejerciendo de jefecillo en el KGB, él que quiso reinar en el CNI), al menos lograr algo en esa línea, algo que denote un esfuerzo superior por alcanzar la excelencia en la escritura. Nada de eso hallamos en el pretencioso "Iván Redondo. El manipulador de emociones", que recientemente ha publicado el periodista Graciano Palomo. Si el personaje objeto de la “biografía” carece de verdadera entidad más allá del eco que todavía le conceden los papanatas, el libro tampoco la tiene, y no porque Iván no valga como tema, (¿acaso valían más Richard Hickock y Perry Smith, o el comisario político Guétmanov?, sino porque el autor se ha contagiado de la inane mediocridad de su biografiado y lo que le ha salido es un tocho indigerible. ¿Entonces, se preguntaré el lector, por qué lo he comprado yo? A esa pregunta respondo a continuación.

POLÍTICOS

LO MÁS LEÍDO

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar