martes, 29 noviembre, 2022
spot_img

Malinche, entre la ficción y la historia

El 15 de septiembre se estrenó en Madrid (IFEMA) el musical Malinche, obra de Nacho Cano, autor también de Hoy no me puedo levantar, uno de los espectáculos más importantes que se han realizado nunca en España. Con una valentía propia de un creador sin complejos frente a lo políticamente correcto, Cano introduce en la escena musical española y mundial un tema controvertido, porque atañe a Hernán Cortés, a la conquista de América por los españoles, y a una de las esclavas que le fueron regaladas por los caciques locales al conquistador extremeño, la princesa Malintzin, que se convertiría en su intérprete, facilitando así, a través del idioma, el avance de la acción española en América. Malinche, que estará en cartel, visto su éxito, de manera indefinida, es un espectáculo para todos los públicos. El montaje cuenta con una escenografía fabulosa, habiendo creado expresamente el recinto teatral más grande y mejor ambientado de Madrid, con un enorme escenario de 30 metros de largo, entre los mayores de Europa, incluyendo agua y cascadas, y graderíos y estructuras de suelo. Pero antes de entrar al enorme recinto del espectáculo en sí, los asistentes disfrutarán del Templo Canalla, una instalación de 1.000 m2 con una sección para comer y beber, talleres para niños y otros atractivos que convierten a Malinche en una referencia mundial de los musicales y del entretenimiento temático. Blas Curado, tan periodista y escritor como psiquiatra (esta es su primera profesión), intelectual y creativo, ha asistido a la representación de Malinche y ahora, en este artículo, desvela el misterio y la personalidad de esta gran mujer mexica, que vivió en primera personas los avatares de la hueste española, sirvió de intérprete a sus jefes frente a los caciques indios, concibió hijos de ellos y fue una adelantada en América de lo que hoy llamamos traducción simultánea y feminismo.

Marcha Verde, 7/11/1975, día D

El 7 de noviembre de 1975, con Franco en una agonía interminable, el rey de Marruecos, Hassan II, dio la orden, al inmenso ejército de ciudadanos desarmados que había concentrado en su frontera sur, de penetrar en el territorio entonces bajo administración española. Cuarenta y siete años después no solo Marruecos han consolidado plenamente su dominio y ocupación del mismo, sino que España, por decisión personal de Pedro Sánchez, ha bendecido su anexión de facto. Aquellos días estuvieron a punto de desencadenar una guerra entre España y Marruecos. Nuestro director, José María Pagador, estuvo allí como soldado en la fase previa de la operación marroquí. Y hoy, otro militar español que fue testigo presencial de aquel primer día de la Marcha Verde, y que se encontró de sopetón -como tantos militares españoles que no habían sido advertidos de lo que se avecinaba- con la gran avalancha humana con la que Hassan II invadió y conquistó el Sáhara español sin disparar un solo tiro, cuenta en primera persona lo que vio y sintió aquel día.

El imperio de los ignorantes

PLANETA

Creativitas

Políticos

Homo Rebeldissimus

PROPRONEWS

El Folletín

RISING

Semana santa

Habichuelos

PROPROTV

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar