martes, 21 mayo, 2024
spot_img
InicioLlamadmeLlamadme equidistante…

Llamadme equidistante…

…pues defiendo la libertad de Amaral de enseñar las tetas, aunque no considere que eso sea revolucionario ni feminista

Llamadme equidistante. Un amigo me lo llama cuando no le doy la razón y yo contesto, invariablemente, con una de mis frases favoritas: “¡bueno ¿y qué!”

Consciente de que me meto en un patatal entre ofendidos/as y entusiasmados/as, voy a opinar del tema tetas (de Amaral). Empiezo por aceptar una parte de las reacciones causadas y rebatir otras. ¿Es bueno que una mujer enseñe las tetas y no venga la nueva Santa Inquisición a meterla en la cárcel, taparla o cascarle una multa? Sí, lo es, rotundamente. ¿Es revolucionario, valiente, o feminista? No, no le es.

La periodista, con su perro Killer
La periodista, con su perro Killer

Pero vayamos por partes, porque en este asunto hay bastante tela (equidistante) que cortar.

De revolucionario, en 2023 y en verano, lo que ha hecho Amaral tiene poco. La inventora del toples, mucho antes de que apareciera el monokini, fue Gala Éluard, la mujer de Dalí, que tomaba el sol en Torremolinos con los pechos al aire. Y en 1960 Brigitte Bardot jugaba a quitarse la parte de arriba cuando la perseguían los paparazzi por la modernísima Saint Tropez.

En España fue tan grande el escándalo que en el Diario de Cuenca se leía que “tres periódicos atenienses que publican fotografías con mujeres en monobikinis han sido acusados de atentar a la moral pública”.

Mostrar esa parte del cuerpo entonces se consideraba impúdico, indecente y obsceno. Y eso que antes de Gala y la Bardot, Josephine Baker llevaba, desde los locos años veinte, bailando semidesnuda con unos plátanos por toda vestimenta.

Ahora, y desde hace tiempo, en playas y piscinas, llevar únicamente la parte de abajo del biquini es lo más normal del mundo.

NI VALIENTE NI FEMINISTA

¿Es un acto de valentía? Tampoco. Valiente fue Mahsa Amini, la joven de 22 años detenida en Teherán por no llevar bien colocado el hiyab. Mahsa no salió viva de las dependencias policiales donde la llevó la llamada «policía del decoro». Valientes son también las miles de mujeres que salieron a las calles y las plazas de Irán para protestar por esa y otras muertes, que se produjeron durante lo que sí fue una verdadera revolución, de la que, por cierto, se habla infinitamente menos que del inocente destape de Amaral.


De defender la libertad de Amaral a elevarla a icono feminista y líder de la sororidad va un abismo.


¿Feminista? Pues siento decirlo, pero creo que tampoco. Ser feminista es conocer y defender la agenda reivindicativa, una agenda clara y concisa, y luchar, para empezar y por poner un ejemplo, para que a las mujeres no nos maten por serlo, echando el freno a los que sostienen que todas las violencias son iguales. Porque no, no son ni parecidas, no es lo mismo morir en el tiroteo de un atraco que asesinada por la pareja o el ex.

Dicho esto, apoyo a Amaral y su libertad para enseñar lo que le plazca y por las razones que le parezcan justas. Pero de ahí a elevarla a icono feminista y líder de la sororidad va un abismo. El mismo que separa el arte maravilloso, original e innovador de Frida Khalo, de su experiencia vital de mujer sometida a un hombre menos valioso que ella, que la ninguneaba y engañaba.

A mí, lo que verdaderamente me sorprende es que a estas alturas causen tanto revuelo unos pechos femeninos. Se ve que algunos pasean poco por la playa, que no han tenido que soportar que un señor te eche la bronca y te llame descocada, pese a haberte escondido en un rincón del tren para dar de mamar a tu hija, o que no recuerden lo de las activistas que se manifestaron frente al obispo Munilla con la cara tapada y el torso desafiante.

Y una cosa más, prefiero el pecho de Amaral al de Vaquerizo. Más aún, y aunque me espante, incluso prefiero a Vaquerizo desnudo que cubierto con una camiseta de la legión o que luzca impreso el Una, Grande y Libre.

Para libres, mejor que sean dos (tetas).

(Elisa Blázquez Zarcero es periodista y escritora. Su último libro publicado es la novela La mujer que se casó consigo misma. Diputación de Badajoz).

SOBRE LA AUTORA

Una colaboradora muy especial

OTROS ARTÍCULOS

Llamadme influencer…

Llamadme envidiosa…

Llamadme cabreada ¡como una mona!…

Llamadme invisible…

Llamadme acojonada…

Llamadme Vargas Llosa…

Llamadme solidaria…

Llamadme antimilitarista…

Llamadme mujer…

Llamadme presunta…

Llamadme escéptica…

Llamadme desconsolada y horrorizada…

Llamadme interesada…

Llamadme rarita…

Llamadme confusa…

Llamadme nostálgica…

Llamadme puta…

Llamadme antitaurina y olé…

Llamadme desesperada…

Llamadme rara…

Llamadme vaga…

Llamadme lo que os dé la gana…

Llamadme cabreada…

OTROS REPORTAJES Y ENTREVISTAS

Octava del Corpus de Peñalsordo, una de las fiestas más auténticas y originales de España

Mozambique, la guerra de la que nadie habla

Javier Cacho, el señor de la Antártida

Emma Martínez López, salvadora de océanos

Las tres vidas de Ana Valadas: revolucionaria en Portugal y misionera y empresaria en Mozambique

La monja Berenice y el milagro diario de alimentar, educar y ayudar a centenares de mozambiqueños de todas las edades carentes de todo

Una republicana en el Londres de la muerte de Isabel II

Un día en el campo de desplazados de Corrane, Mozambique

El Templo del Agua, de Lourdes Murillo

La moto es pura felicidad

Costa Rica, pura vida. Y es verdad

El robo de vino (perfecto) del siglo

“Lo de Afganistán lo sabíamos y lo de Líbano, también: un polvorín a punto de estallar”

20 años del 11-S: nuestra compañera Elisa Blázquez estaba allí cuando ocurrió

Vientres de alquiler, la nueva esclavitud de la mujer

El mayor centro budista de Occidente estará en Cáceres

La ciudad es para mí, no para los coches

Anita la Sainte, a flor de piel

Hadrami Ahmed Bachir, de trabajar en Vitoria a la guerrilla en el Sáhara contra Marruecos

Cáceres, sin ir más lejos

“¿Cuánto queda?”, primer título del “cine del confinamiento”

Españoles en Bournemouth

La mujer que dio a luz un monstruo

Nuria Ruiz García, música inclusiva para un público al que no puede ver

Más allá del insolidario “llévatelos a tu casa”

18 años del 11-S: “aquel día histórico yo estaba allí”

Sintra, regreso al misterio

Mujeres contra el destino

El último telediario

Bomarzo, donde realidad y ficción se confunden

El laberinto de los sombreros

Hoy, debut escénico mundial del refugiado

Cuando quien te guía se convierte en tu amigo

Las Ritas, la solidaridad más humana y gentil del mundo

Mujeres cacereñas, pioneras en España del Movimiento #cuéntalo

Todos podemos ser el doctor Livingstone (supongo)

Una española, entre las primeras baterías del mundo

Refugiados: morir de indiferencia

Destino Mozambique

La mujer macúa, reina por méritos propios

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Últimas Noticias