Nuria Ruiz García, música inclusiva para un público al que no puede ver

La retinosis pigmentaria que padece esta artista, empresaria e influencer, no le ha impedido cumplir sus sueños

390
Nuria es una creadora y una campeona nata.
Nuria es una creadora y una campeona nata.

Tiene unos ojos preciosos que cautivan por la pasión y la alegría que desprenden. Parece que le hicieran chiribitas, y así es, literalmente. Nuria Ruiz García percibe lo que le rodea a destellos, a flases de luz. Padece retinosis pigmentaria, y esos destellos son parte de los síntomas de la enfermedad. Ella lo describe como si se viera el mundo a través de un túnel. Muchas veces, cuando está en el escenario, los focos la deslumbran y entonces canta a ciegas, lo que quizá añada un plus de emotividad a lo que canta, a lo que cuenta, a lo que siente, a lo que trasmite. Porque Nuria es cantante, empresaria, influencer, aunque no le gusta que le llamen así, y muchas cosas más Esta es su vida. Una historia de arte, humanidad, superación y esperanza con la que PROPRONews quiere felicitar la Navidad y el Año Nuevo a sus lectoras y lectores.

Cáceres.-

El padre y los tíos de Nuria son ciegos. Su madre sobrelleva también una retinosis, dolencia que le descubrieron al mismo tiempo que a Nuria, que tenía 17 años entonces. Su padre era director de la ONCE y conocía la enfermedad, pero no quería creer que su hija la tuviera, así que la llevaron a varios especialistas, que ratificaron el diagnóstico. Nuria no lo asumía, porque hacía la vida normal de cualquier joven: estudiar, ir a al instituto, hacer botellón, montar en moto, acudir fiestas… “Yo – dice – no tenía con qué compararme, no sabía lo que veían otras personas. Sí notaba que de noche era más torpe, pero no lo relacionaba con el campo visual y además tenía más visión que ahora, porque la retinosis estaba en sus primeras fases, así que no fue ningún shock”.


El nombre de su grupo, Dalmatian´s Hits, hace referencia a las manchas que obstaculizan su visión.


Nuria se desenvolvía sin problemas. Luego, a partir de los veintitantos, empezó a tener crisis que le dificultaban para trabajar. Se afilió a la ONCE y se dedicó a vender cupones porque encontrar un empleo le resultaba difícil: “Ningún empresario quería contratar a una joven con una enfermedad degenerativa e incurable. Se asustaban”. Ella siguió con su vida, tuvo una hija, y además de vender cupones, cantaba en la orquesta de su padre. Había heredado, junto con la enfermedad, la pasión por la música.

Porque la retinosis pigmentaria es una enfermedad hereditaria de la retina. Se va estrechando el campo visual, se ven manchas. Lo primero que se pierde es la visión nocturna y puede derivar en ceguera total. No tiene cura y es degenerativa.

Dalmatian´s Hits al completo. Nuria va peinada con coleta.
Dalmatian´s Hits al completo. Nuria va peinada con coleta.

Así que, desde el escenario, ella no ve al público. “Es como mirar por el cañón de una escopeta –explica.- Lo tengo asumido en mi zona de confort y en mis relaciones del día a día, pero fuera de eso me crea algo de ansiedad. Estaba en la orquesta con mi padre ciego, un tío, ciego también, y un tercer integrante que no lo era, pero andaba con muletas, “Los Changaos” teníamos que habernos llamado -dice muerta de risa-, pero nos apañábamos. Éramos Conexion (sin acento) y teníamos bolos por toda España, pero la abandoné y empecé con un blog. La dejé porque no sabía la manera de continuar, no encontraba músicos que estuvieran preparados para actuar conmigo. Lo intenté, pero no encajaba. Y por fin apareció un amigo músico al que le pedí cantar, aunque fuera un rato, y así empecé con Lete Truque y así surgió Dalmatian’s Hits. Ahora somos tres; Lete, Myrian Gallardo y yo, y somos más que un grupo; ellos son mis ojos”.

MÚSICA EN LENGUAJE DE SIGNOS

Inciso aquí para hablar de la labor de Myrian en Dalmatian,s Hits. Myrian se encarga de llevar, con el lenguaje de signos, la música de Lete y la voz de Nuria a aquellos que no pueden oír, y lo hace con tanta gracia, profesionalidad y entusiasmo, que es un espectáculo también para los que no tenemos esa discapacidad.


Recientemente han ganado en Marruecos, en representación de España, un festival para músicos ciegos.


Por fin, Nuria se encuentra en su salsa subida al escenario. “Myrian es mi mayor apoyo –asegura-, si no me lleva del brazo parece que le falta algo, me confesó una vez, y es lo más bonito que he escuchado nunca, ya que soy consciente de que, a veces, puedo resultar un estorbo. Antes de estar con ellos necesitaba mucho control sobre lo que iba a encontrar, escalones en el escenario, situación de las luces, ahora voy entregada”.

El nombre de Dalmatian’s Hits hace referencia a las manchitas de la piel de los perros dálmatas que Nuria identifica con las que ella ve. Hacen música inclusiva, se estrenaron los tres juntos el 8 de marzo de 2018: “Sin ensayar ni nada, y resulto fantástico. Myrian puso la intensidad perfecta y Lete se vendó los ojos para tocar a ciegas. Gracias a ellos he podido aunar mis dos pasiones; dar a conocer la discapacidad sensorial en el mundo de la música, haciéndola inclusiva, para que la gente sepa que tenemos derechos, y abrir caminos, porque no siempre es fácil para los afectados. Por ejemplo, gente de la asociación de sordos que celebraba su 40 aniversario, nos llamaron para amenizar la jornada y había socios que opinaban que era una tontería si no iban a oír. Y fue un exitazo. A pesar de las reticencias iniciales, acabaron subiendo al escenario y bailando, porque aunque no la escuchen, pueden sentir y disfrutar la música.”

Dalmatian´s Hits en concierto.
Dalmatian´s Hits en concierto.

FESTIVAL DE MÚSICOS CIEGOS

Actúan en bodas, verbenas, ferias, fiestas, conmemoraciones, y esa lucha por hacer inclusiva la discapacidad ha llevado a Nuria fuera de España: “Contactó conmigo un cooperante de una asociación y fuimos a un festival de músicos ciegos. Fui representando a España por primera vez a Marruecos”. Allí Nuria se enamoró del trabajo de la asociación y es cooperante aportando material de ayuda, bastones, ediciones en braille. Está, sobre todo, centrada en las mujeres, doblemente marginadas por ser mujeres y por ser ciegas. La asociación las ayuda a estudiar, consiguiendo becas. La sede se ubica en Tetuán y opera en el norte de Marruecos.

Ganaron en Marruecos y ahora acaban de participar en Túnez, donde se ha creado una plataforma para luchar contra la violencia de género en el mundo árabe. Nuria viene encantada, feliz, convencida de que hay un amplio camino por recorrer en la especialidad que la vida le ha puesto delante y que ella, con su entusiasmo indestructible, está despejando para los que vengan detrás.

La metáfora del dálmata evoca su discapacidad visual y da nombre al grupo.
La metáfora del dálmata evoca su discapacidad visual y da nombre al grupo.

Y por si no fuera bastante con la música, la cooperación solidaria, el blog Tacones de Dálmata, que empezó siendo de moda, pero que ahora ha derivado a perspectivas más amplias, con el objetivo de que las personas con alguna discapacidad puedan desenvolverse en la vida y disfrutarla sin limitaciones. Bien, pues, por si fuera poco, además es colaboradora de la revista Grada y presenta un programa “No tengo ni idea” en la tele por cable “Sentir Cáceres” con un compañero, Rafa Tello. Y más aún, se atreve con la organización, junto a un somellier, Jesús Dorado, de lo que llaman gastro experiencias: “La idea surgió junto a Javier García Pajares, amigo sordo y ciego. Juntos plantearon una comida para que quien quisiera pudiera meterse en la piel y el sentimiento de una persona con sordo-ceguera. Fue un éxito.

Javier se fue, pero Nuria continuó: “Introducimos a cualquiera que lo desee en el mundo tal y como lo percibiría alguien con esa discapacidad, pero no es exactamente una cata a ciegas, aquí los comensales empiezan viendo, y poco a poco se va limitando lo sensorial. Hay dinámicas especificas; un comensal se pone un antifaz y el acompañante no. En otras ocasiones no se puede hablar. Así, a través de esas situaciones, se enseña a tratar y entender a una persona sordo ciega, saber cómo siente ella y cómo puedes comportarte tú, o cómo deben hacerlo los camareros. Es muy importante que los camareros sepan atender con cuidado, para que la persona con limitaciones se relaje sin estar pendiente del me habré manchado, llevaré comida en los dientes o qué hay en el plato. En realidad, es abrir un derecho a las personas discapacitadas y una puerta a la comprensión y la empatía de los demás”.

Dejó escrito José Saramago: “Todos estamos ciegos. Somos ciegos que pueden ver, pero que no miran”.

Nuria percibe la vida a destellos. Destello es un sinónimo de brillantez, y así la vive, mirando, brillando.

(Elisa Blázquez Zarcero es periodista y escritora. Su último libro publicado es la novela La mujer que se casó consigo misma. Diputación de Badajoz).

SOBRE LA AUTORA

Una colaboradora muy especial

OTROS REPORTAJES

Más allá del insolidario “llévatelos a tu casa”

18 años del 11-S: “aquel día histórico yo estaba allí”

Sintra, regreso al misterio

Mujeres contra el destino

El último telediario

Bomarzo, donde realidad y ficción se confunden

El laberinto de los sombreros

Hoy, debut escénico mundial del refugiado

Cuando quien te guía se convierte en tu amigo

Las Ritas, la solidaridad más humana y gentil del mundo

Mujeres cacereñas, pioneras en España del Movimiento #cuéntalo

Todos podemos ser el doctor Livingstone (supongo)

Una española, entre las primeras baterías del mundo

Refugiados: morir de indiferencia

Destino Mozambique

La mujer macúa, reina por méritos propios