Jorge Sampaio, un gran político, un gran presidente y, sobre todo, un gran hombre

El desaparecido líder fue un gran amigo de España y de Extremadura

1573
Jorge Sampaio, un gran amigo de España. ARCHIVO J.M.P.
Jorge Sampaio, un gran amigo de España. ARCHIVO J.M.P.

De él recuerdo la permanente sonrisa y la capacidad de acoger con afabilidad y afecto incluso a un desconocido como yo. Desde la primera vez que estuvimos juntos, nunca me sentí un extraño en su cercanía. Alcalde de Lisboa y presidente de Portugal, entre los numerosos cargos desempeñados en su dilatada carrera política, Jorge Sampaio fue un político que nunca dejó de ser un hombre y una buenísima persona. Austero, honrado, respetuoso hasta el extremo con los derechos ajenos -la antítesis de tantos políticos engolados y abusones como tenemos la desgracia de padecer en España-, Sampaio, fallecido en Lisboa el viernes pasado, deja un vacío enorme en la política portuguesa y, desde luego, en el corazón de quienes le conocimos.

Lisboa.-

Recuerdo una entrañable imagen suya del día que ganó las elecciones presidenciales en Portugal, asomado por la noche a una ventana de su domicilio particular, pidiendo silencio a los seguidores que le vitoreaban agolpados en la calle, para no incomodar a sus vecinos. Este era uno de los rasgos esenciales de Jorge Sampaio, el de renunciar a todo privilegio y tratar de no molestar a nadie. Aunque seguí informativamente algunos de sus hitos políticos, las ocasiones de tratarle personalmente llegaron cuando recurrimos a él para que nos ayudase en acciones relacionadas con Extremadura.


Trabajó codo con codo, en su propio staff, con funcionarios de otros partidos, ideologías y creencias, sin reticencia alguna.


Para entonces, 1994, yo tenía ya una dilatada relación informativa y sobre todo afectiva -desde mi infancia- con Portugal, un país muy querido para mí, había descubierto y admiraba las virtudes del pueblo portugués y de buena parte de su clase política, y amaba su cultura, sus costumbres y su forma de ser.

Esta farmacia de Elvas me salvó la vida en 1948. FACEBOOK
Esta farmacia de Elvas me salvó la vida en 1948. FACEBOOK

Puedo decir sin mentir que a Portugal le debo la vida, literalmente. En diciembre de 1948, cuando yo tenía solo dos meses de edad, contraje una bronconeumonía que me puso al borde de la muerte. El único remedio que podía salvarme era la penicilina, pero en Badajoz no la había, como en casi ningún otro lugar de España. Así que mi padre, desafiando su condición de exmilitar republicano y represaliado político, atravesó clandestinamente la frontera y se aventuró a desplazarse a Elvas, donde encontró el medicamento en la Farmácia Moutta Lda, en el número 37 de la Rua da Cadeia.

Fundada en 1895, la Moutta era la única farmacia de la ciudad entonces. Allí atendió a mi asustado padre el farmacéutico titular, Amadeu Albano Moutta, hijo del fundador. Los titulares son actualmente el hijo de don Amadeu, Manuel Paulo Carmo Moutta, de 76 años de edad, y su esposa, Maria Helena Geralves Carmo Moutta, ambos farmacéuticos. He tenido la suerte de localizarles a través del actual director de la farmacia, hijo de los anteriores, bisnieto del fundador y nieto de quien vendió la penicilina a mi padre, el farmacéutico Gustavo Moutta, de 46 años, a quien he expresado mi agradecimiento, ofrecimiento y simpatía a toda la familia más de 72 años después de aquellos hechos.


Jorge Sampaio (PSP) tuvo como mano derecha en la Cámara Municipal de Lisboa y en la Presidencia de la República a Alberto Laplaine Guimaraes (CDS), algo impensable en España.


Con estos antecedentes, imagine el lector la vinculación que tengo con Portugal casi desde mi nacimiento, como si una misteriosa genética emocional me hubiese unido desde siempre con este país al que admiro y amo tanto, y que tanta envidia me da cuando comparo con él a mi querida y desgraciada España.

Primera reunión con Sampaio en 1994. José María Pagador es el primero por la izquierda. ARCHIVO J.M.P.
Primera reunión con Sampaio en 1994. José María Pagador es el primero por la izquierda. ARCHIVO J.M.P.

PARA EXTREMADURA, TODO

Así que, en 1994, planeando una gran campaña de promoción de Extremadura, y específicamente de Badajoz, en Lisboa, me desplacé a la capital portuguesa con mi gran amigo, el entonces alcalde socialista pacense, Gabriel Montesinos Gómez. Allí nos encontramos con otro gran amigo, el entonces director general del BBVA en Portugal, José Luis Joló Marín, uno de los mejores empresarios y personas que he conocido en mi vida, quien hizo de introductor nuestro en las instituciones portuguesas.

De inmediato nos recibió en su despacho de presidente de la Cámara Municipal de Lisboa, Jorge Sampaio, quien se puso a nuestra disposición con toda generosidad, ofreciéndonos la ayuda que necesitásemos, incluyendo el propio palacio municipal. En aquellas reuniones conocí a otra de las personalidades más relevantes del Portugal actual, Alberto Laplaine Guimaraes -hoy amigo fraterno mío-, que era el máximo responsable administrativo de la Cámara y mano derecha de Sampaio.

José María Pagador, con Alberto Laplaine, mano derecha de Sampaio en la cámara municipal y en la presidencia. ARCHIVO J.M.P.
José María Pagador, con Alberto Laplaine, mano derecha de Sampaio en la cámara municipal y en la presidencia. ARCHIVO J.M.P.

Cuando Sampaio, un político socialista, republicano y ateo, ganó en Lisboa las elecciones municipales en 1989 al conservador Nuno Krus Abecasis, ya estaba al frente de la estructura administrativa de la institución un joven y destacado abogado, Alberto Laplaine Guimaraes, que era -y sigue siendo- militante del CDS, un partido de centro derecha, así como monárquico y católico, como hoy mismo recuerda el columnista Sebastiâo Bugalho en el lisboeta Diário de Notícias (Amigos improváveis).

Haciendo gala de una absoluta ausencia de sectarismo -cosa absolutamente imposible en esta España que tanto nos duele-, Jorge Sampaio no solo mantuvo en su puesto a Alberto Laplaine, sino que, vistos la profesionalidad, la eficacia y el don de gentes del funcionario, le convirtió en su mano derecha en la Cámara y, más tarde, cuando el político ganó las elecciones presidenciales de 1996, se lo llevó consigo a palacio como Adjunto al Presidente, nombrándole además secretario del Consejo de Estado.

Esta relación político-profesional-amistosa entre Sampaio y Laplaine duró los casi 20 años que el ahora desaparecido expresidente ocupó la máxima magistratura de la capital y del país, tanto en Paços do Concelho como en el Palacio de Belém, aunque la amistad se ha prolongado, por supuesto, hasta el final de los días del admirado político.

Gracias a la generosidad de Jorge Sampaio, pudimos celebrar en Lisboa una serie de brillantes actos, como una estupenda exposición sobre Extremadura en el majestuoso vestíbulo de la Cámara Municipal y una espléndida recepción oficial en dicha sede. Correspondimos invitando al alcalde lisboeta a la gran fiesta que organicé en el Alfa, un hotel de cinco estrellas que hoy se llama Corinthia Lisboa; una fiesta a la que asistieron varios centenares de destacadas personalidades del mundo empresarial, cultural y político de Extremadura y de Portugal, sobre todo de Lisboa. A la cena y al baile posterior asistió, por supuesto, Jorge Sampaio, acompañado por su esposa, prolongando su estancia hasta la madrugada y divirtiéndose y bailando como uno más.

Gracias a estas relaciones pude conocer, además, a otros dos portugueses que también son hoy día como hermanos para mí: Micaela Aidos, que entonces era la jefa de comunicación del BBVA Portugal, una gran profesional que nos facilitó todas las gestiones relacionadas con el banco y con las personas del entorno de la entidad; y Jorge Passarinho, periodista, expresentador de la Radio Televisión Portuguesa y destacado empresario del sector de la comunicación.

El periodista siempre ha estado cerca de Portugal y los portugueses. Aquí, con el presidente Mario Soares. ARCHIVO J.M.P.
El periodista siempre ha estado cerca de Portugal y los portugueses. Aquí, con el presidente Mario Soares. ARCHIVO J.M.P.

A lo largo de mi vida he disfrutado de una estrecha relación con Portugal y los portugueses, no solo desde el punto de vista periodístico y profesional, sino también -y sobre todo- emocional y humano. He conocido a los principales líderes portugueses de las últimas cinco décadas, entre ellos, y además de Sampaio, a António Ramalho Eanes y Mario Soares, y mi opinión sobre Portugal, sus ciudadanos y sus dirigentes, ya inmejorable, no ha hecho más que mejorar aún más, si eso es posible.

Portugal y sus gentes, los portugueses que he conocido, forman ya parte de mi acervo íntimo y puedo asegurar que ese legado del querido país me ha enriquecido grandemente. Por eso lamento tanto la desaparición de Jorge Sampaio y me alegro infinito de haberle conocido y tratado, un gran político y un gran hombre al que Extremadura correspondió en 2004, por tanto como hizo por nosotros, con el máximo galardón internacional que concede la comunidad, el Premio Europeo Carlos V.

Jorge Sampaio, un gran hombre al que echaremos de menos. ARCHIVO J.M.P.
Jorge Sampaio, un gran hombre al que echaremos de menos. ARCHIVO J.M.P.

(José Mª Pagador es periodista y escritor, y fundador y director de PROPRONews. Sus últimos libros publicados son 74 sonetos (poesía, Fundación Academia Europea de Yuste), Los pecados increíbles (novela, De la Luna Libros), Susana y los hombres (relatos, Editora Regional de Extremadura) y El Viaje del Tiburón (novela, Caligrama Penguin Random House).

SOBRE EL AUTOR

José María Pagador Otero

José Mª Pagador y Rosa Puch, 100 años de periodismo

OTRAS INFORMACIONES Y ARTÍCULOS

Del entusiasmo en la vida y la entereza en la muerte

António Guterres, orgullo de Portugal

Actuando como Portugal España hubiera evitado 20.500 muertes

Comiendo con la máxima autoridad mundial

La lección portuguesa

Portugal, un espejo en el que España nunca ha querido mirarse

El presidente de Portugal, pillado en la calle, sin escolta, lustrándose los zapatos

El presidente de Portugal hace cola y paga su entrada

Doña Gloria Cabrita, seguramente la trabajadora en activo más veterana de la UE

André Guimaraes dos Aidos, otro triunfo internacional del fútbol portugués

Web Summit fica em Lisboa por mais 10 anos

Aga Khan escolhe Lisboa para sede mundial dos ismaelitas

Mais um português num alto cargo mundial

Portugal eleito o melhor destino europeu

Ofensiva diplomática portuguesa nos EEUU

Portugal moderno começou há 20 anos