lunes, 17 junio, 2024
spot_img
InicioMedio AmbienteEmma Martínez López, salvadora de océanos

Emma Martínez López, salvadora de océanos

La labor de esta científica es clave para la preservación de la oceanosfera

Conocí a Emma en un viaje a Nepal. Es la compañera perfecta, simpática y empática a la vez, divertida, aventurera y cero quejica. Una joya. Lo que desconocía entonces es que Emma es, además, una entregada científica con vocación de servicio a la sociedad. Antes de descubrirla yo creía vagamente en el estereotipo que representa a las mujeres que se dedican a la ciencia como seres de otro mundo, encerradas día y noche en un laboratorio, con la bata blanca y unas gafas de culo de vaso. Emma, por suerte, me rompió los esquemas. Es una viajera empedernida, tanto por trabajo, como por placer, y una alegre compañía en cualquier circunstancia.

Nepal, Murcia.-

En el plano académico esta licenciada en veterinaria, experta en toxicología se sacó el doctorado trabajando sobre la “Evaluación de la exposición a contaminantes ambientales y aproximación a sus efectos sobre la fauna silvestre”.

Tiene un currículo que no puedo plasmar aquí porque se me acabaría el espacio, un currículo que ella, con su desparpajo, califica de pomposo, pero que atisba apenas un palidísimo reflejo de una vida dedicada a una pasión intensa, pero sobre todo envidiable.

Y como no me queda más remedio que resumir, voy a hacerlo diciendo que su amor por los animales y la naturaleza la ha llevado, después de una larguísima lista de proyectos en Europa y Sudamérica, a desarrollar un equipo propio de investigación

En el laboratorio.
En el laboratorio.

OCEANOSPHERA.

OCEANOSPHERA recoge todas las inquietudes medioambientales de Emma. Se centra en investigar, educar y comunicar conocimientos sobre los impactos de los contaminantes ambientales en el mundo marino desde una perspectiva de salud ambiental. En palabras sencillas, los proyectos que desarrollan, sirven para comprender y preservar la existencia de los océanos y como consecuencia la vida humana también.

Es un hecho comprobado, muchas de las especies marinas están en peligro de extinción, y la contaminación de las aguas podría considerarse una de las principales razones de esta peligrosa situación. Una parte importante de estas especies, que habitan los mares, son depredadores con una vida larga, que, además, se mueven por área muy extensas. Eso las convierte en extraordinarios acumuladores y propagadores involuntarios de sustancias tóxicas que pueden tener efectos carcinógenos, neurotóxicos, inmunotóxicos y conductuales y, otros muchos, ligados a enfermedades humanas. Entender cómo estas sustancias producen daños a diferentes niveles se convierte en un gran reto y abre muchas puertas a soluciones efectivas.

Los océanos son su razón de ser.
Los océanos son su razón de ser.

Y todo esto siguiendo el Código de Buenas Prácticas de la Universidad de Murcia, el del Comité Asesor Científico de la Sociedad Europea de Cetáceos y el de Ética Profesional de la Sociedad de Mamíferos Marinos, podemos estar tranquilas las defensoras del respeto animal.

COMPRENDER Y PRESERVAR

Los resultados aportan información útil para la gestión y conservación de especies amenazadas y para la evaluación de riesgos contaminantes ambientales. Son estudios que ayudan a comprender y preservar los océanos. Los seres que los habitan tienen, en la actualidad, desafíos medioambientales desconocidos tales como la exposición a contaminantes, metales pesados, residuos de plaguicidas, y una larga lista de intervenciones que podríamos definir asegurando que el océano sirve de “fregadero” para muchos de los químicos liberados al medio ambiente, a veces de forma natural pero casi siempre por culpa del ser humano. Así qué ojo, y pensemos en las consecuencias, antes de deshacernos de la envoltura del helado o de la lata de refresco.

Su labor divulgativa complementa su trabajo científico.
Su labor divulgativa complementa su trabajo científico.

Emma recorre el mundo saltando desde Murcia a cualquier lugar donde haya un proyecto interesante. Uno de los últimos, muy cercano, mediante el cual han detectado contaminantes prohibidos en cetáceos varados en la costa de Murcia. El estudio, que se ha prolongado durante 10 años, prueba que numerosos compuestos químicos que llegan al mar, se mantienen activos durante muchos años en el agua, y llegan hasta el organismo de los delfines, calderones, rorcuales y cachalotes. La importancia de este estudio, liderado por Emma, reside en la constatación de que los plaguicidas se hacen fuertes en el organismo de estas especies, muy habituales en el Mediterráneo, lo que supone una seria advertencia sobre las sustancias toxicas que llegan al mar, a través del aire y los ríos, por actividades económicas que se desarrollan cerca de la costa y que podrían afectar a las personas pasando a la cadena trófica llegando hasta nuestro plato.

Emma es un ejemplo para futuras científicas
Emma es un ejemplo para futuras científicas

GOLFO DE RIGA

De su tierra, Murcia, Emma se planta sin pensarlo dos veces en el Golfo de Riga, en Letonia, donde ha llevado a cabo un estudio en crías de foca gris que servirá de referencia a futuras investigaciones en centros de rescate, o más lejos todavía, a Antofagasta, Chile, donde estuvieron haciendo la necropsia de los cormoranes guanay comúnmente llamados patos de mar, encontrados anormalmente muertos en la bahía de Mejillones. O la vemos impartiendo una charla en Aachen, Alemania, para compartir con otros científicos los resultados del estudio sobre la neurotoxicidad del mercurio.

Y entre investigación e investigación, Emma cruza por enésima vez el charco y se planta en Perú para ver los pingüinos de Humboldt, hacer rutas cerca de la laguna de Huacachina o sobrevolar las misteriosas líneas de Nazca, de las que confiesa: “No puedo explicar lo que se siente cuando has leído tanto de ellas y al fin las tienes bajo tus pies”.

Así es ella, magia y ciencia en una sola persona, y yo la imagino a lomos de un delfín surcando esos mares que tanto ama y que quiere proteger de la depredación humana.

Una gran científica española.
Una gran científica española.

(Elisa Blázquez Zarcero es periodista y escritora. Su último libro publicado es la novela La mujer que se casó consigo misma. Diputación de Badajoz).

SOBRE LA AUTORA

Una colaboradora muy especial

OTROS REPORTAJES

Las tres vidas de Ana Valadas: revolucionaria en Portugal y misionera y empresaria en Mozambique

La monja Berenice y el milagro diario de alimentar, educar y ayudar a centenares de mozambiqueños de todas las edades carentes de todo

Una republicana en el Londres de la muerte de Isabel II

Un día en el campo de desplazados de Corrane, Mozambique

El Templo del Agua, de Lourdes Murillo

La moto es pura felicidad

Costa Rica, pura vida. Y es verdad

El robo de vino (perfecto) del siglo

“Lo de Afganistán lo sabíamos y lo de Líbano, también: un polvorín a punto de estallar”

20 años del 11-S: nuestra compañera Elisa Blázquez estaba allí cuando ocurrió

Vientres de alquiler, la nueva esclavitud de la mujer

El mayor centro budista de Occidente estará en Cáceres

La ciudad es para mí, no para los coches

Anita la Sainte, a flor de piel

Hadrami Ahmed Bachir, de trabajar en Vitoria a la guerrilla en el Sáhara contra Marruecos

Cáceres, sin ir más lejos

“¿Cuánto queda?”, primer título del “cine del confinamiento”

Españoles en Bournemouth

La mujer que dio a luz un monstruo

Nuria Ruiz García, música inclusiva para un público al que no puede ver

Más allá del insolidario “llévatelos a tu casa”

18 años del 11-S: “aquel día histórico yo estaba allí”

Sintra, regreso al misterio

Mujeres contra el destino

El último telediario

Bomarzo, donde realidad y ficción se confunden

El laberinto de los sombreros

Hoy, debut escénico mundial del refugiado

Cuando quien te guía se convierte en tu amigo

Las Ritas, la solidaridad más humana y gentil del mundo

Mujeres cacereñas, pioneras en España del Movimiento #cuéntalo

Todos podemos ser el doctor Livingstone (supongo)

Una española, entre las primeras baterías del mundo

Refugiados: morir de indiferencia

Destino Mozambique

La mujer macúa, reina por méritos propios

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Últimas Noticias