domingo, 29 mayo, 2022
spot_img
InicioLlamadmeLlamadme desconsolada y horrorizada...

Llamadme desconsolada y horrorizada…

...como lo estaréis todos vosotros y vosotras ante esta guerra cruel

Llamadme desconsolada, es un hecho. Todas las guerras me afectan, pero la invasión iniciada por Vladímir Putin contra Ucrania, a las puertas casi de mi cómoda casa y mi pacifica vida, me aterroriza. Llamadme también egoísta… Comprobar que un día eres todo lo feliz que se puede ser en este mundo y al siguiente te ves obligada a huir, no sabes dónde, porque un misil o un tanque pueden convertirte en sangre y lágrimas, me envuelve en los miedos más atávicos del ser humano.

La periodista, con su perro Killer
La periodista, con su perro Killer

La guerra, las guerras, han existido siempre, pero pocas veces han servido para algo y pocas veces han sido tan crueles e indiscriminadas como en la actualidad. Según la ONU, los ciudadanos civiles conforman la mayoría de las víctimas de los conflictos bélicos. Ni un dirigente -o, si acaso, pocos- entre ellos.


En Ucrania muchas mujeres no tenían otra salida que gestar un bebé para una pareja rica.


Datos de la ONG Ayuda en Acción recuerdan que Siria continúa igual que hace diez años, ahora, además, con un 90 por ciento de su población bajo el umbral de la pobreza. Libia se encuentra sumida en un permanente horror. Yemen soporta una terrible guerra civil, con 16 de sus 30 millones de habitantes padeciendo hambruna extrema. Palestina e Israel enquistados… Sáhara, Marruecos, Argelia, Etiopía, Mozambique, Colombia, Nicaragua… moviéndose entre los acuerdos de paz y las movilizaciones que hacen tambalear su precario equilibrio. Y, por si fuera poco, añadamos lo que se veía venir, el estallido de un conflicto que arrastraba ya miles de muertes en los últimos años.

LAS MUJERES SON EL BOTÍN

Las mujeres han sido siempre el botín de esas y de todas las guerras. Desde la más lejana antigüedad, las violaciones masivas de niñas y mujeres constituyen una constante de cualquier conflicto bélico, y siempre, ese espanto añadido queda relegado a la impunidad más siniestra.

Ya en la Biblia se recoge el sufrimiento: «He aquí mi hija virgen, y la concubina de él; yo os las sacaré ahora humilladas, y haced con ellas como os parezca, pero no cometáis semejante infamia contra este hombre“ (Jueces 19:24).


Las mujeres han sido siempre el botín de estas y de todas las guerras.


También lo suscribe la Ilíada: “Bien que asegurabas que asolarías nuestra ciudad y arrebatarías el día de la libertad a las mujeres troyanas y las llevarías en las naves a tu tierra patria”. Sucedió, asimismo, en Japón, con las “mujeres de consuelo” de la II Guerra Mundial; en Yugoslavia con las violaciones como arma de sometimiento; en Argentina, con el robo de bebés, mientras arrojaban a sus madres al mar; o las niñas secuestradas por Boko Haram para ser utilizadas como esclavas sexuales. Hay mucho más, pero no lo cuento porque la congoja me impediría seguir escribiendo.

En todas las contiendas, las mujeres son tratadas como seres inferiores, que solo sirven para provocar un escarnio mayor al “verdadero enemigo”, el hombre. Así pues, se justifica que sean violadas, torturadas, asesinadas, entregadas como premio o utilizadas como sirvientas y desfogue de la tropa.

Enfermeras ucranianas con niños nacidos por gestación subrogada. RTVE
Enfermeras ucranianas con niños nacidos por gestación subrogada. RTVE

VIENTRES DE ALQUILER

Y del Este nos llega una nueva modalidad. Es sabido que en Ucrania el alquiler de vientres está regularizado. Ucrania es un país pobre. La pobreza es una pistola en la sien. Poniendo en peligro su salud, su mente y sus afectos, muchas mujeres no tienen otra salida que gestar un bebé para una pareja rica que no puede o no quiere pasar por el embarazo y el parto. Ya en la primavera de 2020, a raíz de la pandemia y el confinamiento, unas imágenes dolorosas dieron la vuelta al mundo: cientos de recién nacidos, paridos por madres ucranianas, esperaban a que sus compradores llegaran del extranjero a recogerlos.

Nos aguarda algo similar. Ha estallado la guerra y al mucho dolor que generará, se añade el de estas mujeres, que no vieron otra salida a su futuro que asumir un embarazo y un parto para personas que confunden deseo con derecho. Los padres y madres llamados subrogados, o de intención, lloran desde su sofá por el hijo o hija encargado, y exigen al Estado que se lo traiga rapidito, implorando ante cualquier micrófono que les pongan delante. Claman por los hijos de su esperma, pero parece importarles poco las madres que los llevan nueve meses en su vientre. Reclaman que los bebés lleguen sanos y salvos, pero nada dicen de las mujeres que parieron para ellos y que, quizá, se encuentren en la tesitura de asumir un nuevo ser que añadirá más pobreza a la que ya sufren. Nuestro gobierno tiene prohibida la “gestación subrogada”, pero hay un coladero que yo no desvelaré para no dar pistas, que permite registrar un niño o niña nacido por esta práctica en otro país.

Toda guerra es un negocio, un negocio que enriquece a unos pocos y aboca a la miseria, la muerte, el hambre y el desplazamiento a millones de inocentes, entre ellos estos bebés, que aguardan en un limbo generado por la maldad y la locura de la guerra y el capricho de unos cuantos, una solución a su no buscada situación, y a esas mujeres que atisbaron un rayo de esperanza en su propia explotación.

Pienso en ello, y me vienen a la mente unos versos de Ángel González:

La historia es como la morcilla de mi pueblo,
se hace con sangre, y se repite.

No me gusta la morcilla. No tenemos remedio.

(Elisa Blázquez Zarcero es periodista y escritora. Su último libro publicado es la novela La mujer que se casó consigo misma. Diputación de Badajoz).

SOBRE LA AUTORA

Una colaboradora muy especial

OTROS LLAMADME

Llamadme interesada…

Llamadme rarita…

Llamadme confusa…

Llamadme nostálgica…

Llamadme puta…

Llamadme antitaurina y olé…

Llamadme desesperada…

Llamadme rara…

Llamadme vaga…

Llamadme lo que os dé la gana…

Llamadme cabreada…

Llamadme Luna…

RELATED ARTICLES

Últimas Noticias

REDES SOCIALES

362FansMe gusta
0SeguidoresSeguir
533SeguidoresSeguir
51SuscriptoresSuscribirte

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar