Llamadme confusa…

...porque el Papa ha criticado que hay personas que no quieren tener hijos y, en cambio, tienen perros y gatos

1274
El Papa ha dicho que hay que tener hijos antes que perros y gatos. LOR
El Papa ha dicho que hay que tener hijos antes que perros y gatos. LOR

Lo que más me desconcierta es que la parrafada sobre los hijos y los perros y los gatos proviene del Sumo Pontífice de una Santa Madre Iglesia Católica, Apostólica y Romana que prohíbe a sus sacerdotes y monjas mantener relaciones sexuales, requisito (hasta hace poco), imprescindible para procrear. Como si traer nuevos habitantes al mundo y criarlos fuera incompatible con convivir, querer, cuidar y respetar a nuestros animales. Como si ser madre o padre fuera una obligación humana o divina. No le parecerá a la Iglesia tan necesario cuando ellos pasan de formar una familia tradicional y mantienen esa prohibición a sus curas y monjas.

La periodista, con su perro Killer
La periodista, con su perro Killer

Llamadme confusa, ¿o debería decir confundida? Que la vida es un carnaval lo sostuvo Celia Cruz (y cantando, que tiene más mérito), pero en estos tiempos la perplejidad nos ronda, ya sea carnaval, pascuas o ramos. Os cuento de qué va mi asombro. El mismo día que se anunciaba una muy esperada noticia que reconocía a los animales domésticos como seres sintientes con derechos, que ya, por ley, no podrán ser embargados, hipotecados, maltratados, abandonados o apartados de uno de sus dueños en caso de divorcio, y, por añadidura, se avanza que a lo largo de 2022 se aprobarán nuevas medidas que incluyen la prohibición de sacrificarlos sin causa justificada, el veto al uso de animales salvajes en los circos y el fin de la venta de seres vivos en las tiendas. Bueno, pues ese mismo día, o tal vez uno después, que ya he perdido el norte con tanta fiesta, va el Papa, este papa que nos cae bien incluso a los ateos, y suelta que tener animales domésticos, en lugar de hijos, es egoísmo.


Ha llegado el momento de dejar de creernos los reyes de la creación y de aceptar al pulpo como animal de compañía.


No lo dijo al tuntún, no, fue en una homilía durante la primera audiencia del año. Estas fueron sus palabras:

La negación de la paternidad y de la maternidad (al menos tuvo el detalle de acordarse de las mujeres) nos menoscaba, nos quita humanidad, la civilización se vuelve más vieja. Hoy vemos una forma de egoísmo, vemos que algunos no quieren tener hijos. A veces tienen uno, y ya, En cambio tienen perros y gatos que ocupan ese lugar”.

Pues lo siento, Su Santidad, pero no respondo Amén.

SACERDOTES Y MONJAS

Y lo que me desconcierta es que la parrafada proviene del Sumo Pontífice de una Santa Madre Iglesia Católica, Apostólica y Romana, que prohíbe a sus sacerdotes y monjas mantener relaciones sexuales, requisito (hasta hace poco), imprescindible para procrear. Como si traer nuevos habitantes al mundo y criarlos fuera incompatible con convivir, querer, cuidar y respetar a nuestros animales. Como si ser madre o padre fuera una obligación humana o divina. No le parecerá a la Iglesia tan necesario cuando ellos pasan de formar una familia tradicional.


Los cerdos son sensibles, memorizan y resuelven problemas con más soltura que ciertos primates (y algunos políticos).


Yo, por poner un ejemplo, tengo una hija (me he quedado escasa según Bergoglio), y en mi hogar siempre hubo gata, ahora perro, y tengo tiempo y cariño para todos, así que Santísimo, pero algo despistado y no infalible Papa Francisco, una cosa debería usted saber, la capacidad de dar amor es infinita, se puede tener hijos, aunque lo contrario es una opción perfectamente honorable y válida, y perro gato o cerdo, porque, por si no lo sabéis, los cerdos, que algunas personas tienen de mascota, como por ejemplo el guapo George Clooney y una vecina mía, poseen un cerebro brillante.

George Clooney con su cerdo.
George Clooney con su cerdo.

Lo dice la ciencia, que, en un estudio de la Universidad de Cambridge, demuestra que un cerdo tiene más alcances que un perro o un gato. Los cerdos son sensibles, memorizan acciones que luego repiten a conveniencia, son sociables, cuando están en libertad, y contrariamente a lo que sugieren las macrogranjas, son limpios y juguetones, resuelven problemas con más soltura que ciertos primates (y algunos políticos); además, las hembras de esta especie son madres cariñosas que sufren cuando les arrebatan sus crías (si has llegado hasta aquí y te he amargado el plato de cochinillo, he de confesarte que no lo siento).

Y al pobre ministro Garzón, que solo ha expresado en voz alta una verdad como un templo, le ha caído la del pulpo, otro bichejo más espabilado que muchos zoquetes con “cargazo” (me dura aún el espíritu navideño y no diré nombres). Este cefalópodo (al pulpo me refiero), se le cataloga como el invertebrado más sabio del planeta, con capacidad de aprendizaje y de soñar en colores, y, caso del famoso Paul, de acertar en el mundial de 2010, no solo el desenlace de los encuentros de la selección alemana, sino también la final entre España y Holanda.

Digo yo que ha llegado el momento de dejar de creernos los reyes de la creación con bula para someter al resto de los seres y de aceptar pulpo como animal de compañía.

El pulpo es uno de los animales más inteligentes del planeta. RTVE
El pulpo es uno de los animales más inteligentes del planeta. RTVE

(Elisa Blázquez Zarcero es periodista y escritora. Su último libro publicado es la novela La mujer que se casó consigo misma. Diputación de Badajoz).

SOBRE LA AUTORA

Una colaboradora muy especial

OTROS LLAMADME

Llamadme nostálgica…

Llamadme puta…

Llamadme antitaurina y olé…

Llamadme desesperada…

Llamadme rara…

Llamadme vaga…

Llamadme lo que os dé la gana…

Llamadme cabreada…

Llamadme Luna…

Llamadme ilusionada…

Llamadme comodona…

Llamadme antiespañola…

Llamadme feminista…