sábado, 15 junio, 2024
spot_img
InicioLlamadmeLlamadme influencer…

Llamadme influencer…

…pero, como dijo Lola Flores, “no lo quiera Dios”

Llamadme influencer y contestaré rauda y veloz, tanto como cuando a Lola Flores le preguntaron si sabía hablar inglés y ella contestó con aquella famosa frase. «No lo quiera dios», replicó la Faraona con esa gracia que le sobraba y de la que andan tan escasos o escasas miles, !qué digo! millones, de esas personas autodenominadas influencers, que se dedican a hacer extravagancias para mostrar en las redes. El último, un señor que se siente perro y se ha transfigurado en uno, al bonito precio, eso sí, de 15.000 euros.

La periodista, con su perro Killer
La periodista, con su perro Killer

Alucino estos días de verano con los últimos percances en esa línea atrabiliaria de los llamados influencers. Un señor se ha hecho confeccionar en Zeppet un traje de perro, concretamente de border collie, para que lo saquen a pasear con collar y correa. No me atrevo a juzgar si el buen hombre/chucho, (no menciono su nombre por no darle alas, además de hocico), está un poco pallá, pero sí que me parecen poco normales los medios llamados serios de este país, que solo hacen hincapié en lo caro que ha salido el disfraz, 15.000 euros, sin entrar en el fondo de la cuestión, o sea la memez supina.

A las críticas, que haberlas haylas, el border responde que seguirá paseando lo que le de la gana, porque es su sueño desde que era un cachorro, así que ahí le tendremos, haciendo cucamonas con el rabo y oliendo culos mientras no se asfixie (ojo, no por el aroma de esto último, si no por lo abrigado del traje).


Transespecismo se llama el futuro ese que ya tenemos encima de «soy lo que quiero ser, aunque no lo sea».


Peor es el caso de un cantante, performance y activista, tampoco diré el nombre, que no se ha conformado con un disfraz sino que se ha operado para ponerse unas aletas en la cabeza. El artista dice no sentirse 100% humano y por eso se implantó lo que él define como aletas, pero que más bien parecen unos cascos. Desde que las tiene se siente: «más conectado a los peces que antes, pero eso no quiere decir que me sienta un pez».

A ver, que no se siente pez, pero sí siente que está «explorando mi identidad de especie y con eso rompiendo con la identidad humana que se me dio al nacer».

Transespecismo se llama, el futuro ese que ya tenemos encima de que «soy lo que quiero ser, aunque no lo sea».

Es un hombre transespecie, toma ya. ZEPPET
Es un hombre transespecie, toma ya. ZEPPET

PELIGRO DE MUERTE

Lo peor de todo es el peligro mortal que los influencers corren muchas veces. Por ejemplo, dos de estos «tontencers» han muerto recientemente por llevar al extremo sus ansias de protagonismo. Uno ha caído desde el piso 68º de una torre de Hong Kong, dónde se había encaramado burlando a los seguratas del edificio, para darse el gusto del selfi.

El otro se plantó delante de las cataratas de Arasinagundi, en la India, en plan «El caminante sobre el mar de nubes», de Caspar David Friedrich, pero dio un pequeño traspiés y se lo tragó la corriente.

A ambos les han dado muchos likes, pero no tendrán posibilidad de disfrutarlos.

Decía Groucho Marx, «no me interesa la posteridad, ¿qué ha hecho la posteridad por mí?” Pues más que por estos muchachos, Groucho, mucho más. Descansen en paz.

Y para la posteridad queda, al menos para esos medios a los que aludía antes, la futbolista marroquí que ha conseguido que su majestad la FIFA le permita jugar el mundial con hiyab y medias tupidas. La autoriza la misma FIFA que antes lo prohibió por considerarlo peligroso para la salud de las jugadoras. Me pregunto, ¿han descubierto alguna vacuna, o les importa una mierda la salud de las mujeres?

Un hito, dicen los titulares. Compite tapadita porque quiere, en libertad total, oye, que el patriarcado y sus siglos y siglos de soberanía absoluta no tienen nada que ver.

Como decía mi padre en tiempos de Franco, «hay libertad religiosa, cada uno va a misa a la hora que le da la gana».

Pues eso, las medias, de Calzedonia o de Intimissi, lo que ella prefiera.

(Elisa Blázquez Zarcero es periodista y escritora. Su último libro publicado es la novela La mujer que se casó consigo misma. Diputación de Badajoz).

SOBRE LA AUTORA

Una colaboradora muy especial

OTROS ARTÍCULOS

Llamadme envidiosa…

Llamadme cabreada ¡como una mona!…

Llamadme invisible…

Llamadme acojonada…

Llamadme Vargas Llosa…

Llamadme solidaria…

Llamadme antimilitarista…

Llamadme mujer…

Llamadme presunta…

Llamadme escéptica…

Llamadme desconsolada y horrorizada…

Llamadme interesada…

Llamadme rarita…

Llamadme confusa…

Llamadme nostálgica…

Llamadme puta…

Llamadme antitaurina y olé…

Llamadme desesperada…

Llamadme rara…

Llamadme vaga…

Llamadme lo que os dé la gana…

Llamadme cabreada…

OTROS REPORTAJES Y ENTREVISTAS

Octava del Corpus de Peñalsordo, una de las fiestas más auténticas y originales de España

Mozambique, la guerra de la que nadie habla

Javier Cacho, el señor de la Antártida

Emma Martínez López, salvadora de océanos

Las tres vidas de Ana Valadas: revolucionaria en Portugal y misionera y empresaria en Mozambique

La monja Berenice y el milagro diario de alimentar, educar y ayudar a centenares de mozambiqueños de todas las edades carentes de todo

Una republicana en el Londres de la muerte de Isabel II

Un día en el campo de desplazados de Corrane, Mozambique

El Templo del Agua, de Lourdes Murillo

La moto es pura felicidad

Costa Rica, pura vida. Y es verdad

El robo de vino (perfecto) del siglo

“Lo de Afganistán lo sabíamos y lo de Líbano, también: un polvorín a punto de estallar”

20 años del 11-S: nuestra compañera Elisa Blázquez estaba allí cuando ocurrió

Vientres de alquiler, la nueva esclavitud de la mujer

El mayor centro budista de Occidente estará en Cáceres

La ciudad es para mí, no para los coches

Anita la Sainte, a flor de piel

Hadrami Ahmed Bachir, de trabajar en Vitoria a la guerrilla en el Sáhara contra Marruecos

Cáceres, sin ir más lejos

“¿Cuánto queda?”, primer título del “cine del confinamiento”

Españoles en Bournemouth

La mujer que dio a luz un monstruo

Nuria Ruiz García, música inclusiva para un público al que no puede ver

Más allá del insolidario “llévatelos a tu casa”

18 años del 11-S: “aquel día histórico yo estaba allí”

Sintra, regreso al misterio

Mujeres contra el destino

El último telediario

Bomarzo, donde realidad y ficción se confunden

El laberinto de los sombreros

Hoy, debut escénico mundial del refugiado

Cuando quien te guía se convierte en tu amigo

Las Ritas, la solidaridad más humana y gentil del mundo

Mujeres cacereñas, pioneras en España del Movimiento #cuéntalo

Todos podemos ser el doctor Livingstone (supongo)

Una española, entre las primeras baterías del mundo

Refugiados: morir de indiferencia

Destino Mozambique

La mujer macúa, reina por méritos propios

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Últimas Noticias