miércoles, 28 septiembre, 2022
spot_img
InicioPlanetaUn día en el campo de desplazados de Corrane, Mozambique

Un día en el campo de desplazados de Corrane, Mozambique

En Mozambique, después de casi 50 años de la descolonización, se sigue viviendo una situación de extrema pobreza, a pesar de las riquezas naturales del país, de conflicto causado por quienes pretenden explotar esas riquezas, y de terror. Recientemente publicamos el asalto a la misión de Chipene y el asesinato de una monja de la misión –La monja María de Coppi, asesinada en un ataque a la misión mozambiqueña de Chipene-. Hoy traemos a nuestras páginas un testimonio gráfico sobre el campo de desplazados-refugiados de Corrane, del que, como del anterior, es autora la gran periodista Elisa Blázquez.

Campo de Corrane, Mozambique.-

Elisa Blázquez es no solo una enorme periodista, sino, sobre todo, una persona excepcional. Su labor periodística en PROPRONews es una de las muchas facetas profesionales y humanas de este gran ser humano, que en Cáceres forma parte de todo movimiento solidario de la ciudad, con particular proyección sobre los inmigrantes y la cultura, y que en otros países, como Mozambique, desarrolla cada año un meritorio y arriesgado trabajo de cooperación. Como en tantas ocasiones anteriores, Elisa dedicó este verano un mes de su vida a ayudar en una de esas misiones españolas en Mozambique, y, entre otras actividades solidarias, visitó el campo de refugiados-desplazados de Corrane, que acoge a algunos miles de las incontables víctimas de la pobreza y la violencia que en aquel país han tenido que abandonar sus pobres moradas.

A pesar de las precarias condiciones, se prestan los servicios esenciales a los acogidos. ELISA BLÁZQUEZ
A pesar de las precarias condiciones, se prestan los servicios esenciales a los acogidos. ELISA BLÁZQUEZ

Elisa tiene, además, el don periodístico de la oportunidad, una cualidad que solo está al alcance de los grandes profesionales. Por eso, cuando cayeron las torres gemelas ella estaba allí, y pudo cubrir la información del desastre, desde Washington y Nueva York, para TVE; y ahora, los funerales y el entierro de la reina Isabel II la han pillado precisamente en Londres, desde donde hará una de sus peculiares crónicas-artículos para nuestros lectores.

Sin la entrega de las personas que atienden el campo, su existencia sería imposible. ELISA BLÁZQUEZ
Sin la entrega de las personas que atienden el campo, su existencia sería imposible. ELISA BLÁZQUEZ

CAMPO DE CORRANE

Este es su testimonio sobre el campo de Corrane:

“Saber con exactitud lo que pasa en la provincia mozambiqueña de Cabo Delgado es difícil. Hay teorías, pero nadie tiene certezas, nadie quiere hablar. «Todos tienen miedo de todos», resumía una persona que ha tenido que dejar su casa y su poblado, y que ahora se conforma con sobrevivir. Escuché la frase en el campo de desplazados de Corrane, que visité este verano, y que me dejó sorprendida porque hay dignidad, mucha dignidad, en aquel refugio.

En mitad de la nada se ha creado un campo de desplazados que acoge a 7.000 familias que han huido de esa guerra invasora que avanza pausadamente, pero sin descanso.

Las chapas metálicas de los tejados de las viviendas temporales brillan bajo el sol, y por las calles de tierra roja asoman las «machambas», las huertas tradicionales de los mozambiqueños.

Hay dignidad, repito, pero se pasa hambre. Se reparte arroz, pero es poco, y eso, y lo que va dando de sí el suelo recién sembrado, es todo el recurso que tienen las familias.

Dos tiendas enormes de UNICEF reciben a los enfermos, y la chavalería estudia en un cercano instituto o en una misión atendida por monjas claretianas. Y mientras los ataques se recrudecen, los alrededores de la provincia se van llenando de aquellos que huyen de esta guerra olvidada en todo el mundo, pero que mata con la misma crueldad que cualquier otra”.

Una humilde puerta a la esperanza. ELISA BLÁZQUEZ
Una humilde puerta a la esperanza. ELISA BLÁZQUEZ

(Elisa Blázquez Zarcero es periodista y escritora. Su último libro publicado es la novela La mujer que se casó consigo misma. Diputación de Badajoz).

SOBRE LA AUTORA

Una colaboradora muy especial

OTROS REPORTAJES

La monja María de Coppi, asesinada en un ataque a la misión mozambiqueña de Chipene

El Templo del Agua, de Lourdes Murillo

La moto es pura felicidad

Costa Rica, pura vida. Y es verdad

El robo de vino (perfecto) del siglo

“Lo de Afganistán lo sabíamos y lo de Líbano, también: un polvorín a punto de estallar”

20 años del 11-S: nuestra compañera Elisa Blázquez estaba allí cuando ocurrió

Vientres de alquiler, la nueva esclavitud de la mujer

El mayor centro budista de Occidente estará en Cáceres

La ciudad es para mí, no para los coches

Anita la Sainte, a flor de piel

Hadrami Ahmed Bachir, de trabajar en Vitoria a la guerrilla en el Sáhara contra Marruecos

Cáceres, sin ir más lejos

“¿Cuánto queda?”, primer título del “cine del confinamiento”

Españoles en Bournemouth

La mujer que dio a luz un monstruo

Nuria Ruiz García, música inclusiva para un público al que no puede ver

Más allá del insolidario “llévatelos a tu casa”

18 años del 11-S: “aquel día histórico yo estaba allí”

Sintra, regreso al misterio

Mujeres contra el destino

El último telediario

Bomarzo, donde realidad y ficción se confunden

El laberinto de los sombreros

Hoy, debut escénico mundial del refugiado

Cuando quien te guía se convierte en tu amigo

Las Ritas, la solidaridad más humana y gentil del mundo

Mujeres cacereñas, pioneras en España del Movimiento #cuéntalo

Todos podemos ser el doctor Livingstone (supongo)

Una española, entre las primeras baterías del mundo

Refugiados: morir de indiferencia

Destino Mozambique

La mujer macúa, reina por méritos propios

RELATED ARTICLES

Últimas Noticias

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar