Lope García Tamarit (SEDA): “voy a llegar donde sea preciso, incluida la vía penal”

El líder de la UTE perjudicada por las irregularidades y la parcialidad del concurso en favor de Cimarro está convencido del tongo y se siente el verdadero ganador

3837
Lope García Tamarit, en su oficina de Madrid. CEDIDA
Lope García Tamarit, en su oficina de Madrid. CEDIDA

El empresario y productor teatral Lope García Tamarit, responsable de la empresa SEDA (Servicios Especializados en Distribución Artística), se considera ganador del concurso del Festival de Mérida para el cuatrienio 2021-2024, a pesar de que ha sido Jesús Cimarro el que ha sido propuesto como adjudicatario por el órgano convocante, aunque su oferta económica es bastante más cara y dado que el exceso de puntos que ha obtenido en el “juicio de valor” se debe a que el pliego está hecho a su medida, y a que los tres expertos han privado de numerosos puntos a García Tamarit que él considera que le corresponden. Ante esta situación, el empresario perjudicado va a presentar recurso si finalmente se consuma el tongo y anuncia querella por presunta prevaricación.

Mérida.-

La oferta de Jesús Cimarro/Pentación ha partido con ventaja al estar diseñados los pliegos de condiciones a su medida y, además, dicha oferta ha sido sobrevalorada por los tres “expertos”, que puntuaron las cuestiones técnico-artísticas de ambas propuestas en detrimento de SEDA, como publicamos hace tres días (Sobrevaloración de un Cimarro que incluso carece de estudios). El ganador real y moral del concurso es la UTE liderada por SEDA, como publicamos ayer en este periódico (Trampa mayúscula en Mérida: la verdadera ganadora es la UTE de SEDA, no Cimarro).

Teatro Municipal de Granada, gestionado por SEDA
Teatro Municipal de Granada, gestionado por SEDA

Estos hechos han causado una gran indignación en Lope García Tamarit y un notable revuelo en el mundo teatral extremeño y español, ante la injusticia continuada de mantener al frente del Festival de Mérida, un negocio millonario a costa del erario público, a un empresario, Jesús Cimarro, que entró irregularmente en 2012 -fichado a dedo por el entonces presidente extremeño José Antonio Monago-, que lleva ya cinco ediciones a dedo, y que ha sido beneficiario desde 2016, cuando se convoca el primer concurso bajo el mandato del presidente socialista Fernández Vara, de las preferencias de este -él mismo dijo que ya sabía que iba a ganar el concurso (“Ya lo sabía”: Cimarro admite amaño en el concurso del Festival de Mérida 2016)-, del diseño de un pliego de condiciones hecho expresamente a su medida, de las numerosas irregularidades y arbitrariedades del Consorcio del Festival en favor suyo, del reiterado favoritismo de su director-gerente, Pedro Blanco Vivas, y de la parcialidad manifiesta con que se puntúa a uno y a otro competidor.

El responsable de SEDA ante el cartel de una de sus numerosas producciones. CEDIDA
El responsable de SEDA ante el cartel de una de sus numerosas producciones. CEDIDA

RETRASAN LAS IRREGULARIDADES

Lo primero que hace el señor García Tamarit en la entrevista que le hemos realizado es desmentir que los retrasos de este año, cuando a dos meses del inicio del Festival todavía no está resuelto el concurso, se deban a sus recursos. De hecho, y dado que el gerente del Consorcio hace meses que había excluido arbitrariamente a SEDA y había proclamado como adjudicatario único a Cimarro, contraviniendo los dictámenes de la Mesa de Contratación, de no ser por los recursos de Lope García Tamarit hoy Cimarro se habría quedado con el nuevo cuatrienio a un coste muy superior para las arcas públicas extremeñas.


“La causa del retraso, a escasas semanas del Festival, no son mis recursos, que siempre he ganado, sino las irregularidades cometidas en el procedimiento”.


El Consorcio o ciertos sectores “interesados” le acusan a usted de ser el causante de los retrasos de este año.

-La causa del retraso son las irregularidades cometidas en el procedimiento. Lo único que hemos hecho es recurrir esas arbitrariedades que nos perjudicaban gravemente no solo a nosotros, sino sobre todo al erario público extremeño. Es muy significativo que todos los recursos que hemos interpuesto los hemos ganado. Todos. Y si yo no hubiera interpuesto los recursos, hoy el Festival, solo por la parte de Cimarro, costaría 3,5 millones de euros más a los extremeños.

En PROPRONews hemos constatado que esto es así, y así lo publicamos ayer en la información exclusiva titulada Trampa mayúscula en Mérida: la verdadera ganadora es la UTE de SEDA, no Cimarro.

Lorca y Granada, en el Generalife, producido por SEDA. CEDIDA
Lorca y Granada, en el Generalife, producido por SEDA. CEDIDA

Pero el hecho es que Cimarro se alza una vez más como ganador del concurso.

-No. Cimarro todavía no es el adjudicatario -dice Lope-. Lo que hay hasta ahora es una propuesta de adjudicación tras un procedimiento en el que ha habido muchas irregularidades y en el cual yo tengo mucho que decir. Si finalmente, después de todo lo que hemos visto, Cimarro es el adjudicatario, yo voy a reclamar y voy a llegar hasta el final, porque no estoy de acuerdo con la muy injusta valoración que se nos adjudica a uno y a otro.

PRESTIGIOSAS EMPRESAS

SEDA es una prestigiosa empresa española, distribuidora y productora de espectáculos de teatro, música y danza, con actividad tanto en España como en otros países. Desde que empezó su actividad en 2013, se ha consolidado como una de las principales del sector en nuestro país, tanto por teatros y locales gestionados, como por espectáculos producidos y repercusión pública. Además de su labor de producción y distribución de espectáculos, SEDA gestiona ya el Teatro Municipal Isabel la Católica de Granada, el Palau de las Artes de Altea y el Auditorio Felipe VI de Estepona, en una actividad creciente.


“Nos han privado de puntos con argumentos que no tienen justificación”.


Con todo, SEDA es la menor de las tres empresas que componen la UTE. Las otras dos, Plural Multimedia y Ocio, y LestGo Entertainment, tienen mayor dimensión y facturación, lo que da idea de la fortaleza y la experiencia conjunta de esta UTE.

Pero pese a su experiencia, a su solvencia y a sus mejores ofertas, la UTE de SEDA viene siendo sistemáticamente rechazada -como otras importantes empresas teatrales que lo han intentado en los últimos cinco años- por el Consorcio del Festival de Mérida, que solo quiere a Jesús Cimarro por encima de cualquier otra consideración artística, de calidad o legal, para optar a dirigir y organizar dicho evento. Incluso el propio Cimarro ha puesto en marcha vergonzosas campañas de descrédito contra SEDA en Extremadura, impropias de cualquier empresario que se precie, como publicamos en su día en este periódico (Sucia maniobra de Cimarro para desacreditar a su último competidor en el Festival de Mérida), lo que da ida de la catadura moral de cada cual.

Palau de Altea, gestionado por SEDA.
Palau de Altea, gestionado por SEDA.

PUNTUACIONES INCOMPRENSIBLES

Lope García Tamarit denuncia las “puntuaciones incomprensibles” que han realizado los tres “expertos” designados por el Consorcio para valorar la propuesta artística y técnica de ambos competidores.

-Por ejemplo, hay un capítulo del pliego que contempla actividades paralelas para personas menores de 30 años. Nosotros presentamos seis propuestas para menores de 30 años y Cimarro presenta tres. Y a mí los expertos me puntúan tres, la mitad. Y, además, me penalizan porque dicen que incluyo propuestas para público infantil, como si este público no entrara en los menores de 30 años. ¡Atención, padres y madres de Mérida, ustedes no pueden llevar al Festival a sus niños! Cualquier profesional de teatro, de cine, de música, que quiera generar un nuevo público, sabe que tiene que atender a los niños. Ellos son el futuro de nuestro sector, como de todo.

Y las arbitrariedades siguen.

-Los expertos me dicen que no presento propuestas de actividades de calle. Pero la realidad es que presento dos propuestas de calle frente a una de Cimarro. Con la diferencia de que yo traigo una compañía internacional de teatro de calle que es una de las mejores del mundo. Además, mi empresa tiene experiencia de gestionar espectáculos en los festivales de teatro de calle más importante de todo el mundo y hemos conseguido que aquí pudiera venir una de las compañías internacionales más relevantes. Pues tampoco se me puntúa. Hago dos propuestas y me dan cero puntos.


“Hay indicios claros de irregularidades desde 2016, cuando Cimarro dijo públicamente que “ya sabía” de antemano que le iban a dar el concurso a él”.


Y también le penalizan a usted en materia de recuperación de espectáculos ya representados en ediciones anteriores del Festival.

-Efectivamente. Uno de los apartados que más puntúan en este capítulo de cosas subjetivas es la recuperación de producciones anteriores realizadas en Mérida.

Pero también este apartado tiene truco, ¿no? porque da una ventaja enorme a quien ha hecho la mayoría de esas producciones desde 2012, que no es otro que Cimarro.

-Desde luego. Además, a mí me echan para atrás con argumentos peregrinos las que yo propongo. Pero empecemos por el principio. Hay que tener en cuenta que todas las producciones con el Festival desde el año 2012 están firmadas por Pentación, todas las coproducciones que ha hecho el Festival desde hace diez años están firmadas por Cimarro. Es difícil la tarea de encontrar alguna que no lo esté. No sé qué pensará de esto la Comisión Nacional de la Competencia. Y, claro, es imposible contar con esas producciones, porque los derechos de las mismas las tiene Jesús Cimarro, o sus empresas, o sus socios.

El empresario, en la presentación de la gestión del Palau de Altea.
El empresario, en la presentación de la gestión del Palau de Altea.

Pero a pesar de esa clara ventaja en favor de Cimarro, por lo que he leído en el informe de los expertos usted consigue recuperar cuatro.

-Así es. Entre la gran mayoría de producciones anteriores representadas en el Festival de las que Cimarro tiene la exclusiva por llevar diez años produciendo y explotando el Festival, al final conseguí localizar cuatro cuyos derechos pertenecían a otros productores.

¿Y qué ha pasado?

-Pues ha pasado otra cosa increíble. De las cuatro que consigo recuperar, el comité de expertos me echa para atrás dos y me vuelve a quitar los puntos de estas dos.

¿Con qué argumentos?

-Con argumentos que serían risibles si no fuera algo tan gravemente arbitrario. Una, Miles gloriosus, una producción de trece años atrás, no me la puntúan porque dos de sus intérpretes de entonces, Sancho Gracia y Cesáreo Estébanez, están muertos. Como si no hubiéramos descontado eso. Es ridículo. Pero es que, si estuvieran vivos, después de trece años tampoco podrían hacer el mismo papel o ni siquiera trabajar. ¡Qué falta de respeto decir que no se pueden recuperar producciones donde se muere alguien! Es tremendo tener que explicar que la recuperación de cualquier espectáculo al cabo del tiempo hay que renovarla con nuevos elencos.


“Increíblemente, el pliego no incluye puntuación para la programación principal en el Teatro Romano de Mérida”.


¿Y el otro espectáculo a recuperar que le rechazan a usted?

-El otro es un ballet, Antígona, que hizo Víctor Ullate en Mérida y que tampoco me acepta el comité de expertos con el argumento de que la compañía de Ullate se disolvió y ya no existe. Pero es que el productor de dicho espectáculo, como deberían saber estos tres expertos, no fue Ullate, sino Klemark. He comentado el asunto con su responsable y no sale de su asombro. He hablado con Klemark para ver qué está todo en regla como habíamos hablado y recuperar la producción que dirigió Víctor Ullate, y no hay ningún problema. Es más, Ullate sigue vivo, ¿no? Pues, nada. En estos dos espectáculos que propongo, perfectamente en regla y factibles, me quitan otros dos puntos.

Auditorio de Estepona, gestionado por SEDA
Auditorio de Estepona, gestionado por SEDA

LA PROGRAMACIÓN PRINCIPAL NO SE PUNTÚA

Leyendo el prolijo e injusto informe de los “expertos” que tan benévolo es con Cimarro y tan riguroso es con usted, he detectado algo asombroso: no se evalúa la programación principal, es decir, la que ha de desarrollarse en el Teatro Romano de Mérida, que es la razón de ser y el epicentro del Festival.

-Exactamente. Este es otro hecho que no tiene explicación. La programación principal del Teatro Romano de Mérida vale cero puntos para estos señores. Eso no se puntúa en el pliego. Al parecer no es lo relevante para este concurso. ¡Es algo que clama al cielo!

En cambio, se puntúan cosas tan desequilibradas en favor de Cimarro y tan desventajosas para usted como la dirección y producción de espectáculos millonarios que solo ha podido hacer él en Mérida y, además, no con su dinero sino con dinero público.

-Esa es otra. O sea, la programación del Teatro Romano de Mérida no es lo relevante del Festival y por eso no se puntúa, cero puntos. En cambio, ¿sabe usted cuánto puntúa la dirección artística que plantea el festival, que se exige que tiene que ser un empresario teatral que haya dirigido citas o festivales de más de un millón de euros, y que produzca todos los años obras con un presupuesto de más de 500.000 euros, condiciones ambas que solo puede cumplir Cimarro? Pues eso recibe diez puntos que, claro es, se los vuelve a llevar Cimarro. En España no hay ningún festival con un presupuesto como el que tiene Mérida, lo que excluye en este apartado a cualquier otro director artístico. Ni hay ningún director privado o empresa de gestión privada que produzca todos los años obras de más de 500.000 euros. Esos perfiles no los cumple ningún director artístico de los festivales más importantes del mundo. ¿Y cuánto vale eso que únicamente Cimarro puede cumplir? Repito, diez puntos nada menos.


“A Cimarro se le privilegia con diez puntos en condiciones que solo puede reunir él por su posición en Mérida, como dirigir Festivales de más de un millón de euros o producir espectáculos de más de 500.000”.


¿No es sorprendente que un director artístico de un Festival tan importante carezca de todo estudio en la materia, salvo un cursillo de 70 días en gestión cultural?

-Bueno, ese master en Gestión Cultural de la Complutense, del que soy asimismo profesor, es el más prestigioso y reconocido de los que existen en España y cualquier gestor o productor que se precie, tiene que tenerlo.

Sí, pero quitando eso, que, repito, es un curso de 70 días en total, Cimarro carece de cualquier titulación media o superior y de todo estudio universitario.

-Aquí hay otro aspecto sorprendente en el pliego. Porque a la formación del director artístico, que puede incluir licenciaturas y doctorados en Teatro, Música, Danza, etc., o “formación en Gestión Cultural”, que es lo único que tiene Cimarro, solo se le asigna un punto, a razón de 0,25 por titulación.

¿Y no cree usted que si Cimarro tuviese varios títulos universitarios se habría asignado un punto a cada uno de ellos en el pliego?

-Prefiero no contestar a esta pregunta. Lo que es llamativo es que haber dirigido festivales de más de un millón de euros, o haber producido espectáculos de más de 500.000, circunstancias que prácticamente solo son posibles en Mérida y que solo tiene Cimarro, se puntúa con diez puntos. Pero a la formación del director artístico solo se le asigna uno, del cual Cimarro obtiene 0,25 por su único master. ¿No es algo chocante?

Auditorio Felipe VI de Estepona, gestionado por SEDA. CEDIDA
Auditorio Felipe VI de Estepona, gestionado por SEDA. CEDIDA

También llama la atención la casi nula puntuación que recibe la directora artística propuesta por ustedes, Dania Dévora.

-Esa es otra, cómo se puntúa la paridad o la presencia de la mujer en puestos relevantes en el Festival de Mérida. Cero puntos.

UN FESTIVAL SIN MUJERES

Una de las cosas sorprendentes que vengo observando en el Festival desde que a Cimarro se le dio a dedo en 2012 es la práctica ausencia de mujeres como directoras artísticas, directoras de producciones, autoras o adaptadoras, o en puestos relevantes. Solo abundan, eso sí, en los elencos actorales, como no podía ser de otra manera.

-En la última edición completa del festival en 2019, no hubo prácticamente ninguna directora ni ninguna autora nacional. Es increíble cómo Cimarro se salta por alto la paridad en el Festival en pleno siglo XXI, con un gobierno que seguro que tiene en sus política la paridad. Cimarro se está saltando todas las reglas en cuestiones de paridad. Creo que la Consejería de Igualdad debería decir al respecto. Cuando gane esta licitación, porque espero ganarla, yo estoy dispuesto a aplicar la paridad en la programación y en las cuestiones artísticas y técnicas del Festival de Mérida. Y siendo la nuestra la mejor oferta y teniendo un proyecta que integra estas cosas tan importantes hoy, a pesar de haber sido mal o parcialmente puntuado, espero ganar, y si es necesario, en los tribunales.

¿Hasta dónde piensa usted llegar si se consuma el tongo?

-Hasta el final. Hasta donde haga falta. Si el Consorcio da finalmente el concurso a Cimarro, tengo 15 días hábiles para recurrir, cosa que haré como he hecho cada vez que he sido víctima de tanta arbitrariedad, recursos que siempre he ganado hasta ahora. El nuevo retraso, estando como estamos tan avanzados de fechas, no será por mi culpa, sino por culpa de las arbitrariedades que denuncio. Espero ganar el recurso, que mis abogados están estudiando ya preventivamente, en la Comisión Jurídica de Extremadura, que siempre nos ha dado la razón y ha desautorizado las decisiones del director-gerente. Pero, además, me planteo la vía penal.

Festival Internacional de las Artes de Costa Rica, con producción de SEDA. CEDIDA
Festival Internacional de las Artes de Costa Rica, con producción de SEDA. CEDIDA

“YA LO SABÍA”, DIJO CIMARRO

¿Con qué fundamento?

-Hay indicios claros de irregularidades desde 2016. Ustedes mismos han reproducido en este periódico una información sobre las declaraciones que Cimarro hizo en el verano de 2016 en la revista Nuestro Tiempo, después de adjudicado aquel concurso y de celebrada la edición correspondiente del festival. “Ya lo sabía, porque el señor Fernández Vara me había dicho que si volvía a ganar las elecciones, él quería que yo siguiera al frente de la dirección del Festival”, dijo cuando un periodista le preguntó cómo le había sentado la noticia de su renovación como director del evento. Esto es muy grave y es el primer indicio de todo lo que ha venido sucediendo después. Un asunto que me ha comentado también un colega que precisamente se vio perjudicado en el concurso de 2016 de manera parecida a cómo se me perjudica a mí en 2021.

¿Usted cree que el señor Vara influyó en 2016 en favor de Cimarro?

-Hombre, Cimarro dijo lo que dijo. Pero yo no me creo que esto sea verdad. Por ejemplo, a mí Cimarro me ha difamado en varias ocasiones, incluso filtrando información privada y errónea sobre mí para difamarme ante los medios. Por la misma razón puede que, aunque lo haya dicho a un periodista, no sea verdad que él sabía de antemano que le iban a dar el concurso de 2016. No. Un presidente de una comunidad autónoma no creo que se meta en esas cosas. Yo creo que esto una cosa que Cimarro dijo por alimentar su ego, dando a entender que él está en otro nivel. Pero el hecho está ahí y es muy grave. Yo lo he consultado con mis abogados y el delito, si lo hubiera, sería un posible delito de prevaricación. Y no ha prescrito. En el caso de tener que recurrir a la vía penal, utilizaríamos esas declaraciones de Cimarro como indicio de algo grave y como el posible principio de todo lo que nos ha ocurrido después, hasta el día de hoy.

De cualquier modo, ese “ya lo sabía” de Cimarro deja en muy mal lugar al presidente Fernández Vara, al Consorcio del Festival de Mérida y a sus responsables.

-Por eso, yo le pediría al señor Cimarro diese explicaciones ahora mismo o en la primera comparecencia pública. Y que en esa comparecencia los periodistas le pregunten sobre esto, porque es muy grave que se insinúen estas cosas. Repito, yo creo que esto es una cosa que hace por alimentar su ego y punto. Pero este señor no está capacitado. Esta necesidad de alimentar su ego poniendo en entredicho a un presidente autonómico, es una vergüenza.

Por último, quiero preguntarle qué cree usted que va a pasar, visto lo visto, con el actual concurso.

– Yo creo que lo razonable y justo es adjudicar el contrato a quien verdaderamente ha ganado el concurso, que somos nosotros. Estamos preparados para organizar un gran festival, a pesar de la premura de tiempo. Somos un equipo joven, pero con mucha experiencia ya. Tenemos de nuestro lado a las empresas más importantes del sector en Europa. Tenemos acuerdos suscritos con ellas. Pero tenemos que defendernos como sea y no vamos a admitir esto. Espero que el proceso haya sido correcto y se hayan abierto los sobres en su orden, porque eso es muy importante. Hay serias dudas al respecto, porque las sesiones del procedimiento se han suspendido o aplazado varias veces. Yo espero que se subsane todo. Pero si sigue el Consorcio dilatando el procedimiento y cometiendo errores e irregularidades, actuaremos legalmente. Hasta la fecha, en todos los que hemos puesto se nos ha dado la razón. Lo único que espero es no equivocarme en esta última ocasión. Si nos siguen haciendo víctimas de esta injusticia, plantearemos también querella por la vía penal.

OFERTA DE ENTREVISTA A JESÚS CIMARRO.

Con fecha 22 de marzo, es decir, hace casi tres semanas y antes que a D. Lope García Tamarit, hemos enviado a D. Jesús Cimarro desde PROPRONews el siguiente correo electrónico, proponiéndole la realización de una entrevista:

“Don Jesús,

a través de nuestro común amigo E. L., le he hecho llegar mi ofrecimiento de realizarle una entrevista en la que diga todo lo que desee sobre los asuntos de su participación en el Festival de Mérida, incluidas sus críticas hacia mí o mi trabajo de periodista, ya que usted se atreve a llamarme Cobrador ante terceros, en un claro intento denigratorio de mi persona. Si yo tuviera el apellido que tiene usted, me cuidaría mucho de “bromear” con el de otros.

Me gustaría darle la oportunidad de que conteste a mis preguntas, incluyendo la cuestión de cuándo he cobrado yo nada, cuánto, de quién y a cambio de qué, en relación con mi ejercicio libre e independiente del periodismo.

Desde su llegada al Festival de Mérida en 2012, con la presuntamente delictiva adjudicación a dedo de las cuatro primeras ediciones del Festival y de los carísimos premios Ceres (posibles prevaricación y malversación de fondos públicos, por lo menos), vengo intentando que los responsables políticos y usted, en un ejercicio de mínima transparencia, me den su versión de los hechos, sin haberlo conseguido hasta ahora.

Le garantizo que si en lugar de ser usted el beneficiario de todas estas irregularidades, lo fueran otros empresarios, yo estaría actuando exactamente de la misma manera. En mi profesión no tengo “amigos”, como usted dice con malignidad, relacionándome con sus competidores, a quienes tampoco conozco ni he visto en mi vida.

Yo no le conozco ni tengo nada contra usted en lo personal, pero comprenderá que tengo que hacer mi trabajo y que lo suyo en el Festival de Mérida no huele bien desde el principio.

Vuelvo a reiterarle mi oferta de hacerle una entrevista sobre todas estas cuestiones y aquellas otras que usted proponga, con el compromiso aquí escrito de que publicaré íntegramente sus respuestas. Dígame día y hora y le llamo al teléfono de Pentación.

¡Ande, sea valiente y transparente y acepte mi propuesta! Créame que no me mueve otro motivo que el de conocer la verdad y transmitirla a los lectores.

Gracias por su atención y saludos,

José Mª Pagador/Periodista.”

Pues bien, han pasado 18 días y el señor Cimarro no ha respondido a nuestra invitación, que, sin embargo, mantenemos para cuando él quiera. Lo mismo podemos decir del Consorcio del Festival y su director-gerente.

(José Mª Pagador es periodista y escritor, y fundador y director de PROPRONews. Sus últimos libros publicados son 74 sonetos (poesía, Fundación Academia Europea de Yuste), Los pecados increíbles (novela, De la Luna Libros), Susana y los hombres (relatos, Editora Regional de Extremadura) y El Viaje del Tiburón (novela, Caligrama Penguin Random House).

SOBRE EL AUTOR

José Mª Pagador y Rosa Puch, 100 años de periodismo

OTRAS INFORMACIONES

Trampa mayúscula en Mérida: la verdadera ganadora es la UTE de SEDA, no Cimarro

Sobrevaloración de un Cimarro que incluso carece de estudios

Aplazada por cuarta vez la Mesa de Contratación del concurso del Festival de Mérida 2021-2024

Ayer terminó el plazo de presentación, de ofertas al concurso, pero Cimarro ya tiene contratados los espectáculos para el Festival de Mérida 2021

“Ya lo sabía”: Cimarro admite amaño en el concurso del Festival de Mérida 2016

El presidente Vara y el Festival de Mérida están en un embrollo de difícil salida

“Cimarro tiene ultimada la programación del Festival de Mérida 2021 sin haber ganado el concurso”

Nuevas trabas del gerente al último competidor de Cimarro en el concurso del Festival de Mérida

Sucia maniobra de Cimarro para desacreditar a su último competidor en el Festival de Mérida

“La cifra facturada por Cimarro por la dirección y creación (379.040,59 euros) de las galas Ceres es escandalosa”

Jesús Cimarro cobró por la dirección de un espectáculo de dos horas lo mismo que el sueldo anual del presidente Rajoy

2012/2015, el cuatrienio del dedazo y el despilfarro de Monago y Cimarro en el Festival de Mérida

La Comisión Jurídica de Extremadura tumba otra vez el concurso que iba a dar de nuevo a dedo a Jesús Cimarro el Festival de Mérida 2021-2024

Paralizado de nuevo el concurso del Festival de Teatro Clásico de Mérida

Klemark y la UTE de SEDA, contra su eliminación del concurso del Festival de Teatro de Mérida

Las pruebas de la presunta arbitrariedad del concurso del Festival de Mérida

El gerente se carga de un plumazo al último competidor que quedaba frente a Cimarro

“Cimarro también explotará el Festival de Mérida en el período 2021-2024”

Mérida 2020: Cimarro sigue abusando nueve años después

Cimarro, o la avaricia rompe el saco

Quejas generalizadas del público por descontrol sanitario en el Festival de Mérida

El Festival de Teatro ¿Clásico? de Mérida 2020, otro fraude

Festival de Mérida, El País dice lo mismo que nosotros

“Dionisio”, otra prueba del fraude de Cimarro

¡Milagro: Cimarro vende entradas más rápido que Julio Iglesias!

Hacer del Festival de Mérida un “laboratorio” puede convertir a los extremeños en conejillos de indias

Las 14 razones por las que el Festival de Teatro de Mérida 2020 no debería celebrarse

Demanda contra el Patronato del Festival de Mérida por la adjudicación a dedo a Cimarro de la edición de 2020

El Consorcio del Festival de Teatro de Mérida está cometiendo una ilegalidad que puede tener graves consecuencias

Sigue el escándalo: el Consorcio del Festival de Mérida tiene que convocar un nuevo concurso y el director-gerente debe dimitir

Cimarro, principal beneficiario del Festival de Mérida, su gallina de los huevos de oro

La pandemia y las artes escénicas en América y en España

La Comisión Jurídica tumba el concurso del Festival de Mérida 2020-2023

La Medalla de la Vergüenza

El nuevo contrato del Festival de Teatro de Mérida (15 millones) parece estar dado a dedo a Jesús Cimarro de antemano

Escandalosa manipulación de las cuentas del Festival de Teatro de Mérida

Festival de Mérida: 82.000 euros por función para Pentación/Cimarro frente a los 30.000 de las producciones extremeñas

Medalla de Extremadura: lo ridículo de premiarse a uno mismo

La IV Muestra Ibérica de Artes Escénicas, una “feria teatral”

Extremadura, última colonia teatral del país otra vez (y 3)

Extremadura, última colonia teatral del país otra vez (2)

Extremadura, última colonia teatral del país otra vez

La política teatral extremeña, paraíso de la arbitrariedad y la impunidad

64º Festival de Teatro de Mérida: más mercantilismo que calidad

Un Festival de Mérida demasiado comercial de nuevo

Las producciones de Cimarro en el Festival de Mérida, una estafa estética

Una aclaración a “El Festival de Mérida 2019, un fraude colosal”

El Festival de Mérida 2019, un fraude colosal

Carta abierta a D. Jesús Cimarro a la espera de su (avisada) querella

Cimarro no ha recurrido el concurso del Festival de Mérida presuntamente amañado estando obligado a hacerlo

Continúa el escándalo: suspensión fulminante de la Mesa de Contratación del Festival de Mérida

Escándalo en el Festival de Mérida: “amañado el contrato (15 millones de euros) en favor de Cimarro”

Las numerosas y graves irregularidades de los premios Ceres puestas ahora al descubierto en exclusiva por PROPRONews

Premios Ceres: más de tres millones de euros quemados en cuatro noches

Los caprichos millonarios de Monago rozan lo punible

El escándalo de la publicidad institucional: despilfarro y compra de voluntades

Es falso que Cimarro haya reducido ni en un céntimo la deuda del Festival de Teatro de Mérida

Cimarro y Vara vuelven a mentir al decir que el Festival de Mérida tuvo superávit

Cimarro se forra con el Festival de Mérida

La interesada mentira de las cuentas del Festival de Teatro de Mérida