Festival de Mérida: 82.000 euros por función para Pentación/Cimarro frente a los 30.000 de las producciones extremeñas

A pesar de la diferencia de financiación (con dinero público), los espectáculos extremeños y el ballet de Ullate, han sido lo más sobresaliente de la edición que acaba de terminar y el más caro de Pentación, un bodrio según los críticos

1372
El Tito Andrónico de Moirón, una produccion extremeña, lo mejor del Festival. CEDIDA
El Tito Andrónico de Moirón, una produccion extremeña, lo mejor del Festival. CEDIDA

El Festival Internacional de Teatro Clásico Grecolatino de Mérida (que bajo la dirección de Jesús Cimarro/Pentación ha perdido la identidad internacional, clásica y grecolatina) ha vuelto a ser este año lo de siempre, salvo honrosas excepciones: un evento que ha renunciado a un mínimo nivel artístico para convertirse en una convocatoria populachera basada en la discutible actuación de caras conocidas de lo que los críticos llaman “el famoseo patrio”. Así lo han recogido diferentes medios y críticos, entre ellos, el prestigioso José Manuel Villafaina Muñoz (Pocos espectáculos grecolatinos). Lo más relevante y verdaderamente exitoso de esta edición, tanto en calidad como en asistencia de público, han sido las dos producciones extremeñas, Tito Andrónico y La Corte del faraón, y el ballet de Víctor Ullate, es decir, lo anti-Cimarro. Entretanto, y mientras se fallan los recursos contra la adjudicación del nuevo contrato a Cimarro sospechoso de estar amañado, el empresario vasco-madrileño ha empezado a decir en público y en privado que se va.

Mañana, 29 de agosto, a las 12 horas, están convocados los medios de comunicación (no todos) en la sede de la Presidencia de la Junta de Extremadura, para la presentación de los resultados de la 65ª edición del Festival de Mérida. A la convocatoria no ha sido invitado este periódico, pese a que tanto el Consorcio, como el Gabinete de Presidencia de la Junta y su departamento de prensa, como el propio presidente, tienen nuestros teléfonos y direcciones de correo electrónico. Esta es la libertad de información y la transparencia que aplica la institución a los medios críticos.


Mañana jueves, 29, Cimarro (re)presenta con Vara de nuevo la pantomima del éxito de taquilla y la masiva afluencia de público, convocatoria a la que no ha sido invitado este periódico.


Mañana, el presidente del gobierno autonómico, Guillermo Fernández Vara, secundará como comparsa institucional, un año más, al “productor” y protagonista anual de esta pantomima, Jesús Cimarro, director/adjudicatario del gran negocio (para él) del Festival (en los últimos 8 años sus beneficios por este concepto, incluidos los premios Ceres, se calculan en torno a los 10 millones de euros). 24 horas antes podemos anunciar a los lectores lo que ocurrirá. El señor Cimarro volverá a proclamar el éxito del evento, basado, según él, en la gran afluencia de público y las altas cifras de recaudación por taquilla (Belén Esteban consigue todas las tardes mejores resultados en Sálvame), que habrán superado, una vez más, las cifras del año anterior y quizá hasta se atreva, como hacía antaño, a entregar un cheque en formato gigantesco por varios centenares de miles de euros, como “superávit” del Festival, cuando la realidad es que no puede hablarse de superávit pues jamás se recupera el dinero público invertido en el evento. Lo que no explicará Cimarro, sin embargo, es por qué la presencia internacional y los clásicos grecolatinos han desaparecido de la programación; ni por qué se paga tan poco a las compañías extremeñas -que son, con Ullate- las que han salvado el Festival en cuanto a calidad; ni por qué sigue tirando de caras famosas de la televisión para cebar la ingenua condescendencia de cierto público; ni por qué se atreve a traer espectáculos tan gastados y deslavazados como el Dionisio de Rafael Amargo; ni por qué una de sus producciones, ese bodrio titulado Metamorfosis, ha sido, con diferencia, el espectáculo al que más dinero (público) ha destinado, 900.000 euros en total. Invitamos a los periodistas asistentes a la rueda de prensa de mañana a que les hagan estas preguntas y otras similares a los señores Cimarro y Vara.

VERGÜENZA

La vergüenza que todo esto representa para un Festival otrora de calidad y para un sector cultural y teatral extremeño abandonado -se ha cancelado incluso el programa de promoción del teatro que hacía José Manuel Villafaina por todos los pueblos de Extremadura, en represalia por sus críticas a este desaguisado- en beneficio de la millonada que se concede a Cimarro, queda coronada además este año por la autoconcesión de la Medalla de Extremadura al propio Festival en su momento estético más bajo, y en su peor momento ético, cuando la mesa de contratación está suspendida y el concurso está parado a causa de los recursos presentados por otras empresas del sector, por sospechas de favoritismo en favor de Cimarro.

Jesús Cimarro dueño de Pentación, la empresa más beneficiada del Festival de Mérida que él mismo dirige. PENTACIÓN
Jesús Cimarro dueño de Pentación, la empresa más beneficiada del Festival de Mérida que él mismo dirige. PENTACIÓN

ESPECTÁCULOS TRIUNFADORES

Los espectáculos que han triunfado este año en calidad, nivel artístico y asistencia de público, según los críticos y la acogida de los espectadores, son el Tito Andrónico de la compañía extremeña Teatro del Noctámbulo; la Antígona del Ballet de Víctor Ullate (por cierto, un espectáculo producido por Klemark, una de las empresas que tiene recurrido el nuevo concurso, aunque su nombre no se haya hecho constar en los créditos); y La Corte del faraón de la compañía extremeña El Negrito Producciones. Es decir, el triunfo ha estado en el lado de lo anti-Cimarro, o sea, de las producciones que eligen la calidad y el alto nivel artístico frente a la tentación populachera.

También han destacado los críticos un único espectáculo de los promovidos directamente por Cimarro a través de Pentación, el Prometeo dirigido por José Carlos Plaza. “Es su excusa para quedar bien al menos en algo, eligiendo a un director que se conoce el teatro romano como la palma de su mano, por los muchos montajes que ha realizado aquí, dado que todos los años son las producciones extremeñas las que le mojan la oreja”, dice una fuente crítica cercana al Festival.


El todavía director y adjudicatario del Festival ha empezado a divulgar la especie de que lo deja.


Es decir, de nueve espectáculos en total, solo cuatro se salvan de la mediocridad general del programa, descollando, sobre todos ellos, el soberbio Tito Andrónico del genial José Vicente Moirón. Sin él, sin Ullate y sin la otra compañía extremeña, la edición número 65 del Festival hubiese sido todo un desastre de calidad y nivel artístico.

DINERO PÚBLICO Y DESIGUALDAD

Entretanto, Extremadura sigue llenando con dinero público los bolsillos de un empresario que busca, ante todo, el éxito populachero y su correspondiente rendimiento económico por encima de cualquier otra consideración. Es inadmisible que Cimarro aporte del dinero público del Festival tan solo 150.000 euros al Teatro del Noctámbulo por el magistral Tito Andrónico de este año (o sea, 30.000 euros por función); u otros 150.000 a El Negrito Producciones, por su excelente musical (es decir, 30.000 euros por función); o tan solo 92.000 euros para la Antígona de Víctor Ullate (con poco más de 30.000 euros por función para un espectáculo con 35 bailarines en escena, 7 técnicos, 2 maestros de baile y 2 coordinadores, 46 profesionales en total que, por expresarlo de alguna manera a título de ejemplo teórico, tocan a una media de 2.000 euros por cabeza como total para tres funciones, es decir, a 666 euros por cabeza y función); mientras que a lo que los críticos han tachado de “bodrio populachero”, la Metamorfosis (Metamorfosis) producida por su propia empresa, haya destinado 900.000 euros (es decir, 82.000 euros por función -véase cuadro adjunto).

FESTIVAL DE TEATRO DE MÉRIDA 2019 -COMPARACIÓN DE APORTACIONES ECONÓMICAS DE DINERO PÚBLICO A CIERTOS ESPECTÁCULOS

ESPECTÁCULO PRODUCCIÓN APORT. /FUNCIÓN APORT. TOTAL
Tito Andrónico T. Noctámbulo 30.000 150.000
La corte de faraón Negrito Producc. 30.000 150.000
Antígona Klemark 30.666 92.000
Metamorfosis Pentación/Cimarro 81.818 900.000

(Cifras expresadas en euros. Elaboración propia sobre datos del Festival)

Todo ello se hace con dinero público del propio Festival, incluidos los dos espectáculos coproducidos por el Festival y Cimarro/Pentación, uno de los cuales es, precisamente, ¡qué casualidad!, el más caro de todo el programa 2019, casi triplicando la aportación de dinero público por función a los demás espectáculos, entre ellos, los exitosos de producción extremeña.


Los espectáculos de compañías extremeñas reciben 150.000 euros, frente a los 900.000 del bodrio Metamorfosis producido por el propio Cimarro.


Y cabe preguntarse además: ¿es lícito que el director/adjudicatario de un evento de este tipo se financie a sí mismo con dinero público coproduciendo entre su propia empresa y el Festival que él dirige y cuyos fondos maneja, además de los beneficios que obtiene del resto de la programación y de los bolos que luego harán los espectáculos concebidos no para Mérida sino para escenarios a la italiana, a fin de seguir girando por los teatros de Cimarro, actividad que, encima, vuelve a ser subvencionada por la Junta de Extremadura como una actividad de difusión del Festival en Madrid?


El único ballet de calidad de esta edición ha sido el de Ullate, producido por Klemark, empresa de la competencia de Cimarro y una de las que tienen recurrido el nuevo concurso.


PREGUNTAS PARA HACER MAÑANA

Bastaría con todo ello para convertir el acto propagandístico de mañana, en el que Vara y Cimarro, desde la sede de la Presidencia de la Junta, echarán las campanas al vuelo para decir que el Festival ganó en espectadores y en taquilla -¿qué quedaría de su discurso si también esto les fallara?- en una verdadera rueda de prensa en la que los periodistas allí presentes les hicieran las pertinentes preguntas a sus responsables. El Festival de Mérida, tanto por el bajón progresivo de calidad y nivel artístico que registra año tras año; como por la desigualdad con que Cimarro trata a los compañías extremeñas mientras las coproducciones de su empresa Pentación se llevan la parte del león del presupuesto (con dinero público); como por las sospechas de favoritismo hacia Jesús Cimarro de cara al nuevo contrato por cuatro años más (15 millones de euros, es decir, 2.500 millones de las antiguas pesetas), lo que ha motivado la suspensión del concurso y su próxima repetición, ha entrado en una dinámica insostenible desde un punto de vista ético y estético.

José Vicente Moirón en Tito Andrónico, la cumbre del Festuval de Mérida 2019. CEDIDA
José Vicente Moirón en Tito Andrónico, la cumbre del Festuval de Mérida 2019. CEDIDA

En estas circunstancias, desde diversas fuentes, incluidas personas muy cercanas a él, nos ha llegado el rumor de que el señor Cimarro anda diciendo estos días a todo el que quiere escucharle que se marcha, que deja el Festival. Dudamos que eso sea cierto, porque su negocio es mayúsculo y porque, en principio, hasta los recursos de las otras empresas licitantes, todo parecía orquestado para darle a él otros cuatro años de Festival. Salvo que, ante las posibilidades que dichos recursos tienen de prosperar -no olvidemos que esas empresas han tumbado este verano, por una causa análoga, el Festival de Teatro de Alcántara, y no olvidemos que una reciente sentencia del Tribunal Supremo ha echado por tierra una oposición de profesores convocada por la Junta de Extremadura, por “manifiesta enemistad” de un miembro del tribunal contra la persona recurrente, y en el caso de Cimarro, sensu contrario, lo que se da es una “manifiesta amistad” con él de quienes convocan el concurso-, el propio Cimarro haya decidido tirar la toalla y ser él el que se va, antes de que le echen.

El ballet Antígona de Víctor Ullate, entre lo mejor de esta edición. CEDIDA
El ballet Antígona de Víctor Ullate, entre lo mejor de esta edición. CEDIDA

Las empresas recurrentes y sus equipos jurídicos, según fuentes cercanas consultadas por este periódico, tienen muy claro que no van a permitir ningún tipo de “enjuague” y que, en caso de que el concurso acabe de tomar ese camino, llevarán el asunto ante los tribunales ordinarios, incluso con exigencia de responsabilidades penales.

(José Mª Pagador es periodista y escritor, y fundador y director de PROPRONews. Sus últimos libros publicados son 74 sonetos (poesía, Fundación Academia Europea de Yuste), Los pecados increíbles (novela, De la Luna Libros), Susana y los hombres (relatos, Editora Regional de Extremadura) y El Viaje del Tiburón (novela, Caligrama Penguin Random House).

SOBRE EL AUTOR

José Mª Pagador y Rosa Puch, casi 100 años de periodismo

 OTRAS INFORMACIONES

Medalla de Extremadura: lo ridículo de premiarse a uno mismo

“Dionisio”, otra prueba del fraude de Cimarro

Festival de Mérida, El País dice lo mismo que nosotros

Una aclaración a “El Festival de Mérida 2019, un fraude colosal”

El Festival de Mérida 2019, un fraude colosal

Carta abierta a D. Jesús Cimarro a la espera de su (avisada) querella

Cimarro no ha recurrido el concurso del Festival de Mérida presuntamente amañado estando obligado a hacerlo

Continúa el escándalo: suspensión fulminante de la Mesa de Contratación del Festival de Mérida

Escándalo en el Festival de Mérida: “amañado el contrato (15 millones de euros) en favor de Cimarro”

Las numerosas y graves irregularidades de los premios Ceres puestas ahora al descubierto en exclusiva por PROPRONews

Premios Ceres: más de tres millones de euros quemados en cuatro noches

Los caprichos millonarios de Monago rozan lo punible (1)

El escándalo de la publicidad institucional: despilfarro y compra de voluntades

Es falso que Cimarro haya reducido ni en un céntimo la deuda del Festival de Teatro de Mérida

Cimarro y Vara vuelven a mentir al decir que el Festival de Mérida tuvo superávit

Cimarro se forra con el Festival de Mérida

La interesada mentira de las cuentas del Festival de Teatro de Mérida