“Dionisio”, otra prueba del fraude de Cimarro

El espectáculo de danza “estrenado” ayer y hoy en el Festival de Mérida tiene un año de antigüedad en cartel, ha recorrido ya numerosos escenarios y se ha quedado muy viejo a pesar de las “novedades”

1233
El Dionisio de Amargo. ¿Es esto un espectáculo grecolatino? RTVE
El Dionisio de Amargo. ¿Es esto un espectáculo grecolatino? RTVE

Amargo es un artista y seguramente su Dionisio ha sido en sus comienzos un espectáculo aceptable, pero no debería estar en el Festival Internacional de Teatro Clásico Grecolatino de Mérida, más que nada -y entre otras consideraciones, dado que no es ni clásico ni grecolatino- porque no es una producción para Mérida, como cabe esperar de un Festival de su categoría, sino que se estrenó hace ya un año en el teatro romano de Málaga. Este Dionisio es un espectáculo gastado y más que visto, después de haber recorrido numerosos escenarios, y a pesar de las “novedades” introducidas con calzador a última hora para maquillar lo que no puede disfrazarse, por mucho que anuncie «figuras estelares» de última hora, como Alfred (OT) o el cantante israelí de Eurovisión Idan Raichel, buscando un público fácil.

Numerosas voces acreditadas del mundo del teatro y de la cultura extremeña y española vienen denunciando desde hace tiempo la estafa estética, el fraude conceptual y cultural en que se ha convertido el Festival Internacional de Teatro Clásico Grecolatino bajo la dirección de Jesús Cimarro, que en los ocho años que lleva ya al frente del evento cultural más importante y caro de Extremadura -y sobre cuyo último concurso hay sospechas de presunto amaño en favor suyo- ha conseguido dejarlo en Festival de Mérida pelado, puesto que le ha quitado los apellidos de Internacional, Clásico y Grecolatino, traicionando su naturaleza histórica y su esencia cultural. Un Festival en el que prima lo económico sobre lo cultural, en el que la taquilla populachera se impone al nivel artístico y que ha devenido en un gran negocio para Cimarro, el principal de su actividad como empresario y director teatral, no solo por los beneficios millonarios directos que genera, sino también por los flecos económicos en forma de subvenciones encubiertas y bolos posteriores, entre otros.

NO ES UNA PRODUCCIÓN PARA MÉRIDA

Este Dionisio, que solo tiene de clásico grecolatino el título, se presentó en el programa del Festival como una más entre las “producciones para Mérida”, cosa absolutamente falsa, puesto que lleva más de un año en cartel y ha recorrido ya numerosos escenarios por toda España. Los expertos señalan que un Festival de esta naturaleza se distingue de otros en que -además de su naturaleza internacional, clásica y grecolatina, traicionada por Cimarro-, los espectáculos que integren su programación tienen que ser estrenos. Y en el caso de Dionisio esta condición no se cumple ni de lejos.


Tras el primer aviso de fraude de PROPRONews se introdujeron cambios de última hora en el espectáculo, incorporando incluso a gente de Operación Triunfo y Eurovisión para hacer colar un “espectáculo renovado” que NO es tal.


Dionisio de Rafael Amargo se estrenó en el teatro romano de Málaga el 1 de agosto de 2018, dentro del Festival de los Teatros Romanos de Andalucía (Rafael Amargo producirá una nueva función en el Festival del Teatro Romano). Seguidamente, el espectáculo se representó en el teatro romano de Itálica (Sevilla) y en el teatro romano de Baelo Claudia (Cádiz) a lo largo del mes de agosto del año pasado. Desde el principio las críticas empezaron no siendo buenas. Aparte del buen nivel del cuerpo de baile encabezado por Rafael Amargo -solo faltaría que en un espectáculo de danza fallara también eso-, lo demás dejaba mucho que desear. El crítico teatral Javier Paisano decía esto en el Diario de Sevilla el 8 de agosto de 2018 sobre el estreno en Itálica: “(Pero en el mismo germen del espectáculo), el exceso, tiene sus mayores problemas. La música de Jesús Durán, que suena potente, recuerda, sin embargo, más a bandas sonoras de película de los años 70 y 80 que a una composición musical hecha exprofeso para un ballet (…) La propuesta de Amargo es muy amplia, lástima que carece de una dramaturgia que una los distintos tipos de danza consiguiendo un maridaje. Dejando el flamenco separado de la primera parte, da la impresión de que estamos ante dos espectáculos diferentes” (Ganas de gustar).

Después y a lo largo de 2018 y de lo que va de 2019, este Dionisio ha girado por numerosos escenarios más, como el teatro Apolo de Barcelona el 13 de febrero de 2019 (Dionisio. La vid… y mil noches. Rafael Amargo), el teatro Carrión de Valladolid, donde se “estrenó” el 26 de mayo (El bailaor Rafael Amargo pone en escena este domingo ‘Dionisio. La Vid y mil Noches’, en el Carrión de Valladolid) y otros numerosos que los lectores pueden encontrar en Internet.

INDICIOS SOSPECHOSOS

Por lo que respecta a su llegada al Festival de Mérida, hay indicios sospechosos sobre la intención de hacer colar un estreno que no es tal. Por ejemplo, el cambio de título. El título original del espectáculo de Amargo -y así se ha mantenido en todas sus representaciones anteriores, hasta Mérida- es Dionisio. La vid… y mil noches. Y un espectáculo en cuyo elenco inicial no figuraba autor alguno del texto, nos llega con un desconocido Rafael Moraira como “autor”, que además forma parte del grupo de bailarines/actores, como se ve en la ficha técnica del “estreno” que publica el propio Festival (Dionisio). Hemos indagado en el mundillo teatral extremeño y español y nadie sabe nada de un autor dramático llamado Rafael Moraira. Una de las fuentes consultadas nos ha remitido un enlace a la página de Facebook de Rafael Moraira (https://www.facebook.com/search/top/?q=rafael%20moraira%20rold%C3%A1n&epa=SEARCH_BOX), donde podemos leer la siguiente genialidad de este autor, que puede dar una idea de por dónde van los tiros de todo lo demás:

ODA A LA REGAÑÁ

Con dos golpes de candela,

el pan de los marineros,

regañá de mi entretela.

Despeñaperros pasado,

porqué (sic) dicen regañada

y no dicen bacalado?.

Regañarte a ti, cariño,

con lo buena y lo sencilla?.

Por ti me dejo los piños

(luego a Vitaldent le endiño)

y a empujar la ensaladilla!!!.

Contigo yo no me espero;

contigo y Cruzcampo basta;

con vosotros, compañeros,

me acuerdo de toas las castas

del cuajón del camarero…

Regañá del alma mía,

regañá de mis entrañas,

regañá, yo te ponía

un Ministerio en España

y aquí una Concejalía.

(Rafael Moraira)

“NOVEDADES” TRAS LAS INFORMACIONES DE PROPRONews

El pasado 1 de julio publicamos en este periódico una información titulada “El Festival de Mérida 2019, un fraude colosal” (El Festival de Mérida 2019, un fraude colosal). En ella denunciábamos -además de lo esencial, es decir, que Cimarro ha despojado al Festival de su carácter internacional, clásico y grecolatino, convirtiéndolo en un evento más populachero que cultural y en un negocio sobre todo para él- que el Dionisio de Amargo no era ni una “producción para Mérida”, ni mucho menos un estreno.


Al final, una de las anunciadas a última hora como “figuras estelares”, Alfred García (OT) no actuó ayer.


Curiosamente, pocos días después, y a través de ciertos medios extremeños bien regados de publicidad institucional en los que Cimarro suele expresarse y contestar a las críticas -y de los que el espíritu crítico ha desaparecido-, el Festival informaba de lo siguiente: “Alfred García, nuevo fichaje en el Festival de Mérida para el elenco de “Dionisio” (Alfred García, nuevo fichaje en el Festival de Mérida para el elenco de ‘Dionisio’). Como los lectores saben, Alfred es uno de los finalistas de la edición de 2017 de Operación Triunfo y fue, junto con Amaia, el representante de España en Eurovisión 2018, donde quedó en el puesto 23º. Curiosamente, Alfred no actuó ayer en el espectáculo, de modo que veremos si lo hace hoy, último día de Dionisio en Mérida.

Pero, por si no bastase con tamaña aportación al elenco, en la misma información se anunciaba también la incorporación del cantante eurovisivo israelí Idan Raichel, entre otros artistas que no figuraban con anterioridad en el reparto. La noticia de dichas incorporaciones a futuro está fechada el 11 de julio, es decir, cinco días antes del “estreno” de ayer. ¿Alguien concibe que se puedan incorporar a un espectáculo los dos citados junto a otra media docena de artistas nuevos a menos de una semana del “estreno”?

EXTRAÑAMENTE TARDÍAS

Que dichas incorporaciones son todo lo extrañamente tardías que reseñamos queda probado por el hecho de que estos nombres no figuraban en la programación original de esta edición del Festival (como se puede observar en la imagen del programa que ilustra esta información) y fueron incluidos a última hora en la ficha técnica del mismo como “colaboraciones estelares” (Dionisio), aunque, inexplicablemente, la de Alfred falló ayer. Veremos qué pasa hoy.

“¿Cómo se puede concebir que un espectáculo serio incorpore a pocos días de la representación ante el público a nuevos artistas que apenas tendrán tiempo para ensayar ni para integrarse en el conjunto? Porque un espectáculo de este tipo tiene que ser un conjunto armónico, no una suma de ocurrencias con el único fin de atraer al público más ingenuo y adicto a la televisión. Pero es que, además, ese tipo de artistas procedentes precisamente de un momento televisivo fulgurante pero banal tampoco tienen nada que aportar a un espectáculo que se entiende ha de ser clásico grecolatino y tener la altura que eso conlleva”, señalan fuentes teatrales españolas de solvencia.

Los "nombres estelares" de Alfred o Raichel no figuran en el cartel original.
Los «nombres estelares» de Alfred o Raichel no figuran en el cartel original.

De momento, entendidos y críticos que asistieron ayer a la primera de las dos representaciones del Dionisio de Amargo y que nos han remitido sus impresiones dicen: “Espectáculo de consumo, muy malo, sin ensayar. Un gazpacho de cante flamenco y de otros estilos modernos, y baile y teatro, sin conexión ni propuesta”. “El título de Dionisio es una excusa. No se puede considerar un espectáculo grecolatino”. “A profesionales extremeños de la danza nos pareció una vergüenza”.

Así estamos y así seguimos, con este creciente fraude cultural en que Cimarro ha convertido el Festival de Mérida, por su exclusivo interés económico y de batir cada año un récord de espectadores, como si ese fuese el principal objetivo de un evento de esta naturaleza. Y, lo más inexplicable, todo ello no solo permitido sino alentado por la Junta de Extremadura, que no repara en gastos y que para las nuevas ediciones de 2020 y 2021 prácticamente ha duplicado el presupuesto de 2019, hasta los casi seis millones de euros de dinero público por año, en una región que tiene tantas carencias esenciales.

(José Mª Pagador es periodista y escritor, y fundador y director de PROPRONews. Sus últimos libros publicados son 74 sonetos (poesía, Fundación Academia Europea de Yuste), Los pecados increíbles (novela, De la Luna Libros), Susana y los hombres (relatos, Editora Regional de Extremadura) y El Viaje del Tiburón (novela, Caligrama Penguin Random House).

SOBRE EL AUTOR

José Mª Pagador y Rosa Puch, casi 100 años de periodismo

OTRAS INFORMACIONES

Festival de Mérida, El País dice lo mismo que nosotros

Una aclaración a “El Festival de Mérida 2019, un fraude colosal”

El Festival de Mérida 2019, un fraude colosal

Carta abierta a D. Jesús Cimarro a la espera de su (avisada) querella

Cimarro no ha recurrido el concurso del Festival de Mérida presuntamente amañado estando obligado a hacerlo

Continúa el escándalo: suspensión fulminante de la Mesa de Contratación del Festival de Mérida

Escándalo en el Festival de Mérida: “amañado el contrato (15 millones de euros) en favor de Cimarro”

Las numerosas y graves irregularidades de los premios Ceres puestas ahora al descubierto en exclusiva por PROPRONews

Premios Ceres: más de tres millones de euros quemados en cuatro noches

Los caprichos millonarios de Monago rozan lo punible (1)

El escándalo de la publicidad institucional: despilfarro y compra de voluntades

Es falso que Cimarro haya reducido ni en un céntimo la deuda del Festival de Teatro de Mérida

Cimarro y Vara vuelven a mentir al decir que el Festival de Mérida tuvo superávit

Cimarro se forra con el Festival de Mérida

La interesada mentira de las cuentas del Festival de Teatro de Mérida