Sellar la piel de la naturaleza

Aumenta notablemente la superficie de suelo natural que se pierde cada año en favor de la expansión urbana

2246
La hermosa y benéfica piel de la naturaleza desaparece bajo una losa creciente e irreversible. PROPRONews
La hermosa y benéfica piel de la naturaleza desaparece bajo una losa creciente e irreversible. PROPRONews

Mira por la ventana. Si no vives aislado en el campo, será difícil que la mayor parte de lo que puedas ver no sea suelo sellado. La mayor parte de la superficie que ves a tu alrededor está cubierta por asfalto, edificios o pavimento. Es normal, vives en un pueblo o una ciudad. ¡Hay mucho más espacio ahí fuera! Pero ¿hay mucho más espacio ahí fuera? ¿Adónde nos conduce este proceso imparable de sellado de la piel de la naturaleza?

El doctor Antonio Jordán en su despacho de la Facultad de Química de la Universidad de Sevilla.
El doctor Antonio Jordán en su despacho de la Facultad de Química de la Universidad de Sevilla.

Sevilla.-

Cada año en Europa, una superficie de suelo mayor que la ciudad de Berlín se pierde en favor de la expansión urbana y las infraestructuras para el transporte. Esta tendencia insostenible amenaza la disponibilidad de suelo fértil y las reservas subterráneas de agua para las futuras generaciones. (Environment: Soil sealing in the EU threatens the availability of ecosystem services. Comisión Europea – IP/11/624).

Por lo tanto, repitamos que al parecer son indispensables estos útiles accesorios para la felicidad; y he aquí por qué se confunde muchas veces la fortuna con la felicidad, como otras se confunde con la virtud. (Aristóteles. Ética a Nicómaco, Libro I).

El sellado se produce cuando el suelo se recubre con superficies impermeables como asfalto, baldosas u hormigón. Estos materiales son necesarios para la construcción de espacios urbanos, edificios y carreteras, lo que es necesario para nosotros, que hace tiempo dejamos de dormir en el suelo de las cuevas. Cada vez que se planifica un nuevo proyecto urbanístico se hace necesario destinar una superficie de suelo aún mayor para proporcionar servicios (zonas comerciales, centros educativos y sanitarios, tratamiento de aguas y residuos o infraestructuras de transporte). Evidentemente, todo esto es necesario para las personas que vivirán ahí.

Alteración de la superficie del suelo por la construcción de una carretera rural. Artemi CerdàImaggeo
Alteración de la superficie del suelo por la construcción de una carretera rural. Artemi CerdàImaggeo

¿Qué ocurre cuando se sella el suelo?

El sellado del suelo implica la desaparición local de recursos agrícolas y la producción de alimentos y fibras, cambios significativos en los procesos hidrológicos a escalas de cuenca y la pérdida de las funciones más importantes del suelo como hábitat y soporte biológico, la producción de biomasa, la reserva genética, la capacidad del suelo como sumidero de gases de efecto invernadero, la filtración y transformación de contaminantes, la protección de las aguas subterráneas o la interrupción de la cadena alimentaria.


El sellado se produce cuando el suelo se recubre con superficies impermeables como asfalto, baldosas u hormigón.


El sellado del suelo es una forma drástica y prácticamente irreversible de ocupación de la superficie de la corteza terrestre, ya que la formación del suelo es extraordinariamente lenta a escala humana. Cuando se cubre una superficie de suelo con materiales impermeables artificiales, la renovación de la atmósfera del suelo (lo que respiran los seres vivos en su interior, con grandes impactos sobre los procesos químicos que ahí ocurren) y el intercambio de agua se interrumpe drásticamente. El sellado del suelo en áreas urbanas aumenta el riesgo de inundaciones y de contaminación de las aguas superficiales y los acuíferos, reduce la transpiración superficial y contribuye a cambiar el clima a escala local.

Expansión urbana hacia el oeste de Sevilla entre 1956 (arriba; ortofoto del vuelo fotogramétrico de España de 1956) y 2020 Google Earth.
Expansión urbana hacia el oeste de Sevilla entre 1956 (arriba; ortofoto del vuelo fotogramétrico de España de 1956) y 2020 Google Earth.

Incluso en las ciudades, las áreas de suelo no sellado (como los parques) son necesarias, porque el agua de lluvia no puede fluir a través de superficies pavimentadas y la capacidad del sistema de alcantarillado se sobrecarga. Aunque este es un problema complejo en el que también intervienen otros factores (como la deforestación o el mal planeamiento de la expansión urbana por parte de las administraciones), se hace patente con cada temporada de lluvias que el riesgo de inundación está relacionado con el sellado del suelo.

Reingeniería de la naturaleza Piscina autolimpiante en la estación de tren de King's Cross (Londres, Reino Unido). Mike SmithImaggeo
Reingeniería de la naturaleza Piscina autolimpiante en la estación de tren de King’s Cross (Londres, Reino Unido). Mike SmithImaggeo

Un problema vinculado a la desigualdad social

Los habitantes de los “bustees” vienen del campo. Habría que sanear primero las aldeas, dice el planificador, para poder sanear Calcuta. Por eso Vasco va a las aldeas: chozas de barro bajo cocoteros. Ve los silos redondos, levantados sobre pilares contra las ratas, pero vacíos. (Günter Grass. El rodaballo).


La rápida ocupación de suelo para la construcción se ha convertido en uno de los problemas medioambientales más importantes.


La rápida ocupación de suelo para la construcción se ha convertido en uno de los problemas medioambientales más importantes desde la segunda mitad del siglo XX. Debido a la migración del campo a las grandes ciudades y los intensos cambios de uso a partir de la década de 1960, la superficie dedicada a la agricultura o a la vegetación natural se halla en franco retroceso. Y las razones son obvias, entre ellas que el beneficio económico privado que se obtiene de la construcción es mucho mayor y más rápido que el de la agricultura. Además, los alimentos se pueden importar. Pero… ¿es esta una política sostenible? ¿Por cuánto tiempo?

Solo un ejemplo: en Andalucía, donde vivo, la ocupación de suelo por habitante se ha multiplicado por 4 en el último medio siglo. Entre 1956 y 2007, el “consumo” de suelo per cápita ha pasado de 87 a 337 m². Aunque las causas varían de una región a otra (industria y crecimiento comercial, construcción de infraestructuras y carreteras, minería, vertederos, etc.), en todos los casos la expansión urbana es la principal causa del sellado del suelo.

El suelo produce bienes como la biomasa, usada como combustible. Artemi CerdàImaggeo
El suelo produce bienes como la biomasa, usada como combustible. Artemi CerdàImaggeo

Y no es solo un problema en el sur de Europa. En países pequeños como Austria, solo un tercio de la tierra se puede utilizar para la construcción. Pero la expansión urbana e industrial es imparable. Solo en la capital, Viena, la población crece a un ritmo de 20.000 personas al año, por lo que el espacio para vivir comienza a ser un recurso escaso y la planificación urbana debe analizarse seriamente.


Entre 1990 y 2000 se perdieron de esta forma en la Unión Europea unas 275 hectáreas de suelo al día.


Como promedio, entre 1990 y 2000 se perdieron de esta forma en la Unión Europea unas 275 hectáreas de suelo al día (en el sistema de medidas del telediario, casi cuatrocientos estadios de fútbol), lo que equivale a unos 1000 km² al año (más de ciento cuarenta mil veces el estadio Benito Villamarín). Aunque esta tendencia se ha reducido ligeramente en los últimos años, la tasa de “consumo” de suelo sigue siendo preocupante.

Hoy en día en torno al 80% de la población europea vive en ciudades y áreas metropolitanas. En España, el 90% de la población vive en el 12% del territorio. Pero el aumento de la población no es la única causa del crecimiento urbano. En general, la población en las áreas urbanas crece menos que la superficie ocupada. En la UE, por ejemplo, la superficie urbana ha crecido casi un 80% desde 1950 mientras que la población lo ha hecho en un 33%. Aunque puede ser una simplificación excesiva, comparar el aumento del número de viviendas con el aumento de la población puede dar pistas sobre este proceso. En Madrid, el número de viviendas en su área urbana creció un 155% entre 1970 y 2011, mientras que la población solo creció un 65% durante el mismo período. En Sevilla, donde vivo, las cifras son similares para los mismos años (161% y 64%). Pero el crecimiento no se debe solo al aumento del número de viviendas. En general, este crecimiento se lleva a cabo del centro hacia la periferia. En la periferia, el suelo es más barato y se construyen más viviendas, pero también es necesario crear comunicaciones, áreas comerciales, colegios, instalaciones deportivas y de ocio, y, en general, todo lo que permite la vida en la ciudad. Lo que, en definitiva, significa que se sella más superficie de suelo.


El 80% de la población europea vive en ciudades y áreas metropolitanas. En España, el 90% de la población viven en el 12% del territorio.


La actividad económica crece en las grandes ciudades. La población rural se desplaza allí en búsqueda de mejores condiciones de vida. La constante llegada de migrantes ocasiona un crecimiento urbano rápido y desordenado hacia el exterior de los núcleos urbanos. Los nuevos ciudadanos necesitan transportarse a veces durante horas para acudir a su puesto de trabajo. Deben comprar un coche. Deben procurarse una vivienda. Deben consumir. Aumenta la actividad económica en la ciudad, disminuye en el medio rural. Más población rural se desplaza. Y se repite el ciclo.

Vista del área urbana de Tesalónica (Grecia). Albin HammerleImaggeo
Vista del área urbana de Tesalónica (Grecia). Albin HammerleImaggeo

¿Es posible salir de este círculo vicioso?

Obviamente, la gente necesita alimentos, ropa y combustible. Y para eso necesitamos infraestructuras de transporte con el consiguiente sellado del suelo. También necesitamos infraestructuras para el procesamiento de materias primas. Piensa en lo que has desayunado. Piensa en la ropa que llevas puesta. Piensa en todo lo que has tocado hoy. En última instancia, todo procede del suelo a través de múltiples procesos. Y, como dice un querido colega, “los procesos generan estructuras”. Por lo tanto, no podemos prescindir del sellado del suelo. Pero podemos lograr un equilibrio.

Implicaciones socioeconómicas del sellado del suelo

Generalmente, los pobres tienen acceso solamente a áreas con mayor riesgo para la salud y la generación de ingresos. Y generalmente carecen de los recursos para reducir la exposición al riesgo o para invertir en paliar las causas de dicho riesgo. Por lo tanto, la degradación ambiental puede afectar el estado de salud y la nutrición de las personas más pobres y reducir su productividad. Esto puede suceder tanto directamente, por ejemplo, a través de menores rendimientos por unidad de trabajo o tierra debido a la reducción de la calidad del suelo, como indirectamente a través de la reducción de la capacidad física de la mano de obra debido a la desnutrición y la mala salud. Incluso en los casos en que los pobres gozan de buena salud, la productividad laboral puede ser baja debido a que debe dedicarse más tiempo a actividades menos productivas […] y otras actividades generadoras de ingresos. )Consultative Group on International Agricultural Research. CGIAR research priorities for marginal lands. Documento SDR/TAC:IAR/99/12).

En países como el nuestro, la población urbana, a la que están destinadas la mayoría de estas infraestructuras, se concentra mayoritariamente en puntos alejados de las fuentes de producción. La población rural (y no solo la rural) migra a las grandes ciudades por el escaso acceso a la educación, la sanidad y, sobre todo, los bajos ingresos y expectativas laborales. Pero su calidad de vida tampoco mejora drásticamente en la ciudad.

En el llamado Primer Mundo da la sensación de que las consecuencias de esta migración no son tan graves (lo son). Pero, en cualquier caso, la aglomeración urbana no resuelve estos problemas y crea otros nuevos. Además, contribuye a crear grandes focos de pobreza en la periferia de las ciudades. He aquí un tema político y científico muy interesante. ¿Queremos dirigirnos hacia un futuro de ciudades inteligentes para la clase dominante rodeada de cinturones de hambre, pobreza e inseguridad? ¿Se puede hacer algo para solucionar esto?

Vista de Quito (Ecuador). Martin MergiliImaggeo
Vista de Quito (Ecuador). Martin MergiliImaggeo

Con frecuencia, la planificación y las decisiones sobre el uso del suelo se hacen sin una evaluación medioambiental adecuada. Los efectos de estas decisiones, además, son difíciles de revertir. Pero a pesar de la implicación de muchos factores socioeconómicos o directrices políticas regionales, nacionales o supranacionales, también es relevante la participación local de los ciudadanos y las decisiones individuales. La responsabilidad de las malas decisiones no es del progreso científico o tecnológico. Es de las personas.

VERSIÓN INGLESA

SEAL THE SKIN OF NATURE

Every year in Europe, soils covering an area larger than the city of Berlin are lost to urban sprawl and transport infrastructure. This unsustainable trend threatens the availability of fertile soils and groundwater reservoirs for future generations. A new report made public today by the European Commission recommends a three-tiered approach focused on limiting the progression of soil sealing, mitigating its effects and compensating valuable soil losses by action in other areas. (Environment: Soil sealing in the EU threatens the availability of ecosystem services. European Commission – IP / 11/624).

As we said, the, happiness seems to need this sort of prosperity in addition; for which reason some identify happiness with good fortune, though others identify it with virtue. (Aristotle. Nicomachean ethics, Book I).

Look through the window. If you don’t live in isolation, you will hardly find something more than sealed soil. Most of the surface around you is covered by asphalt, buildings, or pavement. It is normal, you live in a town or a city. There is a lot more space out there! Is there a lot more space out there?

Sealing occurs when soil is covered with impervious surfaces such as asphalt, tile or concrete. These materials are necessary for the construction of urban spaces, buildings and roads, which we need, we who have long stopped sleeping on the floor of caves. Each time a new urban project is planned, it is necessary to allocate an even larger surface area to provide services (shopping areas, educational and health centers, water and waste treatment or transport infrastructures). Obviously, all this is necessary for the people who will live there.

What happens when soil is sealed?

Soil sealing implies the local disappearance of agricultural resources and decline of food and fiber production, significant changes in hydrological processes at basin scales and the loss of the most important soil functions such as habitat and biological support, biomass production, gene pool, the capacity of soil as a sink for greenhouse gases, the filtration and transformation of pollutants, the protection of groundwater or the interruption of the food chain.

Soil sealing is a drastic and practically irreversible form destruction of the surface of the earth’s crust, since soil formation is extraordinarily slow on a human scale. When a soil surface is covered with artificial impervious materials, the renewal of the soil atmosphere (what living beings breathe inside it, with great impacts on chemical processes) and the exchange of water is drastically interrupted. Soil sealing in urban areas increases the risk of flooding and contamination of surface waters and aquifers, reduces surface transpiration and contributes to changing the climate on a local scale.

Even in cities, areas of unsealed soil (e.g., recreation parks) are necessary, because rainwater cannot flow through paved surfaces and the capacity of the sewer system is overloaded. Although this is a complex problem in which other factors also act (such as deforestation or poor planning of urban expansion by the administrations), it becomes clear with each rainy season that the risk of flooding is related to soil sealing.

A problem linked to social inequality

The “bustee” dwellers come from the countryside. To clean up Calcutta, says the planner, you’d first have to clean up the villages. So Vasco goes to the villages: mud huts under coconut palms. He sees the round storehouses, mounted on trestles to keep out the rats, but empty. (Günter Grass. The flounder).

The rapid occupation of land for construction has become one of the most important environmental problems since the second half of the 20th century. Due to the migration from the countryside to the big cities and the intense changes in land use since the 1960s, the area dedicated to agriculture or natural vegetation is in marked decline. And the reasons are obvious. Among them, benefit from construction is much greater and faster than from agriculture. Food can be imported. But … is this a sustainable policy? For how long?

Just one example: in Andalusia, where I live, the land occupation per inhabitant has multiplied by 4 in the last half century. Between 1956 and 2007, the “consumption” of land per capita has increased from 87 to 337 m². Although the causes vary from region to region (industry and commercial growth, infrastructure and road construction, mining, landfills, etc.), in all cases urban sprawl is the main cause of soil sealing.

And it is not just a problem in southern Europe. In small countries like Austria, only a third of the land can be used for construction. But urban and industrial expansion is unstoppable. In the capital Vienna alone, the population is growing at a rate of 20,000 people a year, so living space becomes a scarce resource and urban planning needs to be seriously considered.

On average, between 1990 and 2000, some 275 hectares of land were lost in this way in the European Union per day (in the TV-news system of measurements, almost four hundred soccer stadiums), which is equivalent to about 1000 km² per year (plus one hundred and forty thousand times the Benito Villamarín stadium). This trend has slowed slightly in recent years, but the rate of land “consumption” is still worrying.

Today, around 80% of the European population lives in cities and metropolitan areas. In Spain, 90% of the population lives in 12% of the territory. But increasing population is not the only cause of urban growth. In general, citizen population grows less than the occupied area. In the EU, for example, the urban area has grown by almost 80% since 1950 while the population has grown by 33%. Although it may be an oversimplification, comparing the increase in the number of homes with the increase in population can provide clues to this process. In Madrid, the number of homes in its urban area grew by 155% between 1970 and 2011, while the population only grew by 65% ​​during the same period. In Seville, where I live, numbers are similar for the same years (161% and 64%). But the growth is not only due to the increase in the number of homes. In general, this growth takes place from the center to the periphery. In the suburbs, soil is cheaper and more houses are built, but it is also necessary to create communications, commercial areas, schools, sports and leisure facilities, and, in general, everything that life in the city requires. Ultimately, it means that more soil area is sealed.

Economic activity grows in large cities. The rural population moves there in search of better living conditions. The constant arrival of migrants causes rapid and disordered urban growth. New citizens sometimes need to commute for hours to get to work. They must buy a car. They must get a home. They must consume. Economic activity increases in the city and decreases in rural areas. More rural population moves. And the ouroboros goes rolling again.

Is it possible to get out of this vicious circle?

Obviously, people need food, clothing, and fuel. Consequently, we need roads sealing new soil. We also need infrastructures for the processing of raw materials. Think about what you had for breakfast last morning. Think about the clothes you are wearing. Think of everything you have touched today. Ultimately, everything comes from the soil through multiple processes. And, as a dear colleague says, “processes generate structures.” We can do nothing without soil sealing. But we can strike a balance.

Socio-economic implications of soil sealing

The poor generally have access only to areas that have higher risk for health and income generation. And they generally lack the resources to reduce the exposure to the risk or to invest in alleviating the causes of such risk. Environmental degradation therefore can affect the health and nutrition status of the poor and lower their productivity. This can happen both directly through, for example, lower yields per unit of labor or land because of reduced soil quality, and indirectly through the reduced physical capacity of labor to produce because of malnutrition and poor health. Even in cases where the poor are healthy labor productivity can be low due to increased time being allocated to less-productive activities such as fuel wood collection and away from agriculture and other income generating activities. (Consultative Group on International Agricultural Research. CGIAR research priorities for marginal lands. Document SDR / TAC: IAR / 99/12).

In countries like ours, urban population, to which most of these infrastructures are destined, is mainly concentrated in points far from the sources of production. Rural population (and not only) migrates to large cities due to poor access to education, healthcare and, above all, low income and job expectations. But their quality of life does not improve drastically in the city either.

In the so-called First World it seems that the consequences of this migration are not so serious (they are). But in any case, urban agglomeration does not solve these problems and creates new ones. In addition, it contributes to creating large pockets of poverty on the outskirts of cities. Here is a very interesting political and scientific topic. Do we want to head towards a future of smart cities for the ruling class surrounded by belts of hunger, poverty and insecurity? Can we do anything to fix this?

Planning and decisions about land use are often made without a proper environmental assessment. Furthermore, the effects of these decisions are difficult to reverse. But despite the implication of many socio-economic factors or regional, national or supranational political guidelines, the local participation of citizens and individual decisions is also relevant. The responsibility for bad decisions is not scientific or technological progress. It belongs to the people.

(Antonio Jordán López es un destacado científico español, doctor en Biología y profesor de Ciencias del Suelo de la Universidad de Sevilla, con una amplia labor investigadora y obra publicada).

SOBRE EL AUTOR

El destacado científico Antonio Jordán López, nuevo colaborador de PROPRONews

OTRAS INFORMACIONES Y ARTÍCULOS

Los test masivos de covid-19 no sirven para nada, las matemáticas lo demuestran

Fíate del mentiroso – Trust the liar