martes, 27 febrero, 2024
spot_img
InicioRURALYURBANOA Madrid en transporte público

A Madrid en transporte público

Un viaje placentero, provechoso y gratis para los jubilados

Un achaque leve, aunque propio de la edad, me impide conducir durante un tiempo. De modo que empiezo el año viajando en autobús a Madrid y me encuentro con que, además de placentero, es gratis para los jubilados. Da tiempo a pensar, a leer, a pegar la hebra un rato con gente que conoces o te conoce y hasta a concertar entrevistas para sacarle provecho al viaje. Se me pasó el tiempo volando y encima me ahorré las tensiones de conducir, así como las posibles multas. Está claro que a partir de ahora viajaré más, mejor y más barato.

Juan Serna Martín.
Juan Serna Martín.

Madrid.-

Leer la novelita de Susanna Tamaro Donde el corazón te lleve es muy de agradecer. Encontrarte con gente que te recuerde algún episodio de tu vida que ya casi tenías en el olvido también es una sorpresa agradable. Y, ya en Madrid, en el Real Casino Gran Círculo, tras escuchar a la ministra que ahora te preocupa, Teresa Ribera y a la que antes lo fue y también te preocupó, Cristina Narbona, pude visitar a dos amigos geniales y atípicos, como son José Manuel Naredo, maestro de la economía bien entendida, y Álvaro H., maestro de una arquitectura y un urbanismo no basados ni en la especulación ni en la barbarie, así como gozar de la compañía de Joaquín, otro maestro, en este caso de la ingeniería y de las nuevas tecnologías. Haber podido estar con ellos ya es un privilegio que justifica sobradamente mi viaje.


Yo estoy ya pensando en mi próximo viaje en autobús.


Después del correspondiente trueque informativo e intercambio de publicaciones y de comer una fideuà de lujuria, ya estaba uno preparado para emprender el regreso sin tensiones y sin multas, una vez recordados con estos amigos históricos aquellos tiempos que vivimos intensamente y que parece que no han de volver.

Me dicen que antaño había unos terratenientes extremeños que decían que Madrid era ese lugar al que había que ir todos los meses ― aunque solo fuera a tomarse un café o un fino a la Gran Vía― seguro de que no perdías el viaje. Creo que aquellos caballeros sabían muy bien lo que decían y, pese a que hoy lo hagamos por motivos distintos, yo ya estoy pensando en mi próximo viaje en autobús. Creo que no soy un “lanúo” de los antiguos, pues mi relación con las ovejas ha sido muy distinta, pero ya que fuimos capaces de forzar la ley de Vías Pecuarias (por cierto, en el Real Gran Casino vi al ministro que la sacó adelante), deberíamos recordar a nuestro amigo Suso Garzón para seguir con la defensa de las cañadas y la trashumancia. O sea, que hay que aprovechar estos viajes a la capital para no regresar con las manos vacías y sacar provecho de la gente principal que sigue estando allí.

¿Recuerdan ustedes aquel eslogan publicitario que decía “Al centro en autobús”? Los extremeños ahora, mientras llega el tren digno, podíamos sacar otro que dijera:

“A Madrid en autobús. No es rápido, pero es barato y te cunde el viaje”.

(Juan Serna Martín, exconsejero de la Junta de Extremadura, es un destacado intelectual y activista medioambiental, escritor y columnista, Premio Nacional de Medio Ambiente 2022).

SOBRE EL AUTOR

Juan Serna, un intelectual de la ruralidad y el ecologismo

El último fruto de Juan Serna

Juan Serna y un premio muy merecido

OTRAS INFORMACIONES Y ARTÍCULOS

“Cuaderno Extremeño para el Debate y la Acción”, un gran logro de una editorial modesta pero muy activa
Irene de Miguel, el discurso de la nueva sociedad
El capataz
Un militante antifranquista en la mili franquista
Conversación con Felipe VI
Un evocador recorrido por el Egipto eterno
El importante papel actual de Josep Borrell y otros líderes internacionales
António Guterres, un reconocimiento muy merecido a un dirigente de talla mundial
Los vaivenes de la amistad
Sobre Sumar y Yolanda Díaz en la sociedad española
Un enfrentamiento que puede ser suicida
La ciudad no es una selva, pero algunos pretenden actuar como si lo fuera
El instinto cainita de la izquierda española
En defensa de Pedro Sánchez
Un abrazo que lo dice todo
En quince minutos
De Navidad a Fin de Año, Pedro Sánchez y el Estado
Antonio Molina y la amenaza minera sobre Cáceres
Los perros y la sequía
Cuatro décadas de la victoria socialista de 1982
El (mal)trato que algunos cazadores dan a sus perros
Olvídense de la “normalidad”
Andalucía (perdió la izquierda), Francia (perdió Macron), Euskadi (vascoextremeños, las dos culturas)
En las reformas ambientales nos va la supervivencia
Almaraz, o lo que dictan los bancos y las eléctricas
Los residuos, la gran amenaza para el mundo rural
Contra la maldición del mochuelo
El “estado” de Extremadura: lo real, lo posible, el futuro, el pasado y el litio
Pedro Pazos, creador de una de las primeras empresas de energía solar
La amistad en tiempos de intolerancia
Cristina Narbona y la energía nuclear
O vacunamos a los países pobres o nadie podrá parar el contagio
Yo que presumía de no necesitar ni médicos ni fármacos
Un gallo de campo en pepitoria
Tres días para un cáncer inesperado
La unión de Don Benito y Villanueva de la Serena, un ejemplo para la España que se vacía
Si Pedro aguanta el pulso a las eléctricas…
¿Otra superestrella?
Una de las tres Españas…
Dudas, certezas y esperanzas sobre el cambio ambiental
Zafarrancho en mi biblioteca…
La pesadilla de Madrid
Las reinas de la kombucha
El año que lo cambió todo
Cáceres y la dignidad de un alcalde
Alberto Oliart, un embajador inolvidable de Extremadura en el mundo
La minería a cielo abierto y Cáceres, joya monumental
El jardinero fiel y los crímenes del “Gran Farma”
Extremadura en el límite

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Últimas Noticias