lunes, 6 febrero, 2023
spot_img
InicioRURALYURBANOLos perros y la sequía

Los perros y la sequía

Los perros y la sequía. Estos dos temas estuvieron a punto de impedir que pudiera comer en una de esas reuniones que se organizan durante estos días entre amigos diversos (en algunas ocasiones, demasiado diversos). Y es que la cosa se puso al rojo vivo nada más tomar asiento. Uno contó que le habían robado en su finca, y a otro se le ocurrió decir que habría que atar con un alambre a un gran perro a la puerta, a ver si así tenían cojones de volver a ir a robar. La que se lio a partir de ese momento fue regular… Y con la sequía, lo mismo.

Juan Serna Martín.
Juan Serna Martín.

Villanueva de la Serena, Extremadura.-

El tema de los perros nos muestra que hay dos Españas, irreconciliables por ahora. Hay cazadores civilizados, sin embargo hay otros muchos que no deberían ir sueltos por la calle… En la comida que comento, otra persona con buen criterio cortó el tema de manera fulminante, pero, miren por dónde, salió otro que era igual de peligroso o más. Alguien habló de la sequía y a alguno se le ocurrió decir que la sequía principal no era por la falta de lluvias, sino por el desatino de poner el doble de regadíos de los que pueden mantenerse teniendo en cuenta los recursos hídricos que tenemos.


Hay temas en este país que es imposible tocarlos en grupo, y menos en una comida navideña.


Por ejemplo si este año no se han podido regar 50.000 hectáreas en Extremadura -como ocurre en otras regiones con un sector agrario importante-, ¡¿cómo vamos a destinar recursos económicos para regar 50 000 hectáreas más?! Y encima, para regar cultivos que siempre fueron de secano y que ahora se cargarán a aquellos tradicionales que nunca necesitaron riego.

A partir de ahí, la que se montó también fue importante: que había que estar loco porque eso era ir contra el progreso…; a lo que la otra parte contestaba que eso era ir contra la especulación, ya que lo que se pretende es multiplicar el precio de las tierras mediante fondos públicos, a pesar de saber que no hay agua para ello…

De nuevo las dos Españas se pusieron al rojo vivo, y de nuevo alguien sensato tuvo que parar un combate que amenazaba con que la comida fuera una bronca que ni la que se libra cada día en el Parlamento… No estaba el horno para bollos.

Entre los comensales los había, como es de suponer, de muy distintos pelajes. Pero a mí me quedó claro que en comidas fraternas no se puede hablar ni de perros ni de regadíos, pues se puede llegar a las manos en cuestión de segundos.

Finalmente, pudimos comer, y hasta reír un poco…, siempre y cuando nadie mentara a la bicha… Hay temas en este país que es imposible tocarlos en grupo. Que cada uno los defienda en los foros que pueda, pero no en las comidas navideñas. Estas son de muy alto voltaje.

(Juan Serna Martín, exconsejero de la Junta de Extremadura, es un destacado intelectual y activista medioambiental, escritor y columnista, Premio Nacional de Medio Ambiente 2022).

SOBRE EL AUTOR

Juan Serna, un intelectual de la ruralidad y el ecologismo

El último fruto de Juan Serna

Juan Serna y un premio muy merecido

OTRAS INFORMACIONES Y ARTÍCULOS

Cuatro décadas de la victoria socialista de 1982

El (mal)trato que algunos cazadores dan a sus perros

Olvídense de la “normalidad”

Andalucía (perdió la izquierda), Francia (perdió Macron), Euskadi (vascoextremeños, las dos culturas)

En las reformas ambientales nos va la supervivencia

Almaraz, o lo que dictan los bancos y las eléctricas

Los residuos, la gran amenaza para el mundo rural

Contra la maldición del mochuelo

El “estado” de Extremadura: lo real, lo posible, el futuro, el pasado y el litio

Pedro Pazos, creador de una de las primeras empresas de energía solar

La amistad en tiempos de intolerancia

Cristina Narbona y la energía nuclear

O vacunamos a los países pobres o nadie podrá parar el contagio

Yo que presumía de no necesitar ni médicos ni fármacos

Un gallo de campo en pepitoria

Tres días para un cáncer inesperado

La unión de Don Benito y Villanueva de la Serena, un ejemplo para la España que se vacía

Si Pedro aguanta el pulso a las eléctricas…

¿Otra superestrella?

Una de las tres Españas…

Dudas, certezas y esperanzas sobre el cambio ambiental

Zafarrancho en mi biblioteca…

La pesadilla de Madrid

Las reinas de la kombucha

El año que lo cambió todo

Cáceres y la dignidad de un alcalde

Alberto Oliart, un embajador inolvidable de Extremadura en el mundo

La minería a cielo abierto y Cáceres, joya monumental

El jardinero fiel y los crímenes del “Gran Farma”

Extremadura en el límite

Web | + posts
ARTÍCULOS RELACIONADOS

Últimas Noticias

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar