martes, 27 febrero, 2024
spot_img
InicioPolíticosUn enfrentamiento que puede ser suicida

Un enfrentamiento que puede ser suicida

Si PSOE y Podemos no solucionan a tiempo sus discrepancias pueden pagarlo muy caro en las urnas

Hace unos días comenté aquí el enfrentamiento cainita de la izquierda española. Han pasado dos semanas y de nuevo hay que hacer referencia a este enfrentamiento que pone en peligro al gobierno de coalición de Pedro Sánchez en momentos especialmente difíciles, no solo por las graves circunstancias sociales y económicas de la sociedad española y europea, sino porque, además, a ello hay que sumar el enfrentamiento que se ha producido por la ley del “solo sí es sí” y que afecta a todo el movimiento feminista. Enfrentamiento que utiliza de manera oportunista la derecha conservadora con todo tipo de patrañas y bulos sobre la corrupción, tema sobre el que tanto tendría que callar.

Juan Serna Martín.
Juan Serna Martín.

Villanueva de la Serena, Extremadura.-

Independientemente de que el gobierno debería haber reaccionado antes al ver el efecto que estaba produciendo la mencionada ley en cuanto a la reducción de las penas a los presos por delitos de violación, la decisión de revisarla y reformarla por parte del presidente era acertada, y solo la cerrilidad y la obstinación en mantenerla de las dos ministras de Podemos les han conducido a un callejón sin salida. Esto puede hacer mucho daño tanto al gobierno de coalición como a los partidos de izquierda, que tienen que afrontar ahora las elecciones locales y autonómicas y, más tarde, unas elecciones generales que se presentan bastante difíciles para todo su conjunto, no ya por los errores que cometen con frecuencia, sino porque la derecha, apoyada por un aparato mediático incondicional, se encuentra cada día más crecida y dispuesta a sacar provecho de cualquier circunstancia, aliándose con una extrema derecha fascista dispuesta a cargarse las bases de la sociedad democrática que tanto trabajo ha costado construir.


El PSOE, consciente de su debilidad, haría bien en dejarse de altanerías y ser más rápido y dialogante en cuanto a la toma de decisiones.


Ante esta polarización de la sociedad española en dos bandos irreconciliables, el abanico de las fuerzas de izquierda debería hacer un mayor esfuerzo por entenderse, ya que el riesgo real de que ganen las dos derechas aliadas le llevaría a la pérdida de un gobierno de coalición en el que, a pesar de las torpezas y los errores, se han llevado a cabo iniciativas económicas, sociales y ambientales muy importantes que serían anuladas por el bloque de las derechas. Y eso sin mencionar el hecho de que se verían abocadas a un ostracismo político lleno de reproches en el reparto de culpas debido a la pérdida de poder.

CAMBIO DE ACTITUD

Si aprovechan las lecciones que les brinda esta situación, deberían cambiar con urgencia de actitud. El PSOE, consciente de su debilidad, haría bien en dejarse de altanerías y ser más rápido y dialogante en cuanto a la toma de decisiones.


Podemos tendría que perder la bisoñez y el maximalismo con que pretende sacar adelante sus propuestas pese a no tener fuerza para ello.


Podemos tendría que perder la bisoñez y el maximalismo con que pretende sacar adelante sus propuestas pese a no tener fuerza para ello, porque, de lo contrario, y como tendremos ocasión de comprobar bien pronto, lo pagará en las urnas. Esquerra Republicana habría de tomar buena nota acerca de lo mucho mejor que le va a Cataluña con un gobierno como este. A su vez, el PNV, el más pragmático e inteligente de todos ellos, tiene que contribuir en todo lo que pueda a ese entendimiento. Los demás grupos pequeños deben arriesgar un poco más, ya que en estas situaciones no vale ponerse de perfil. Y por último, la vicepresidenta segunda del Gobierno tiene que tratar de influir más en Podemos, pues es la ingenuidad y la prepotencia de este partido la que más en riesgo está poniendo tanto a la coalición como a ellos mismos.

La situación no es fácil. Sin embargo, si no se hace ese esfuerzo de entendimiento, lo que puede venir es que todos ellos se arrepientan de haber malogrado una ocasión para que en nuestro país salgan adelante las reformas que exige una situación tan sumamente grave como la que tenemos delante.

(Juan Serna Martín, exconsejero de la Junta de Extremadura, es un destacado intelectual y activista medioambiental, escritor y columnista, Premio Nacional de Medio Ambiente 2022).

SOBRE EL AUTOR

Juan Serna, un intelectual de la ruralidad y el ecologismo

El último fruto de Juan Serna

Juan Serna y un premio muy merecido

OTRAS INFORMACIONES Y ARTÍCULOS

La ciudad no es una selva, pero algunos pretenden actuar como si lo fuera

El instinto cainita de la izquierda española

En defensa de Pedro Sánchez

Un abrazo que lo dice todo

En quince minutos

De Navidad a Fin de Año, Pedro Sánchez y el Estado

Antonio Molina y la amenaza minera sobre Cáceres

Los perros y la sequía

Cuatro décadas de la victoria socialista de 1982

El (mal)trato que algunos cazadores dan a sus perros

Olvídense de la “normalidad”

Andalucía (perdió la izquierda), Francia (perdió Macron), Euskadi (vascoextremeños, las dos culturas)

En las reformas ambientales nos va la supervivencia

Almaraz, o lo que dictan los bancos y las eléctricas

Los residuos, la gran amenaza para el mundo rural

Contra la maldición del mochuelo

El “estado” de Extremadura: lo real, lo posible, el futuro, el pasado y el litio

Pedro Pazos, creador de una de las primeras empresas de energía solar

La amistad en tiempos de intolerancia

Cristina Narbona y la energía nuclear

O vacunamos a los países pobres o nadie podrá parar el contagio

Yo que presumía de no necesitar ni médicos ni fármacos

Un gallo de campo en pepitoria

Tres días para un cáncer inesperado

La unión de Don Benito y Villanueva de la Serena, un ejemplo para la España que se vacía

Si Pedro aguanta el pulso a las eléctricas…

¿Otra superestrella?

Una de las tres Españas…

Dudas, certezas y esperanzas sobre el cambio ambiental

Zafarrancho en mi biblioteca…

La pesadilla de Madrid

Las reinas de la kombucha

El año que lo cambió todo

Cáceres y la dignidad de un alcalde

Alberto Oliart, un embajador inolvidable de Extremadura en el mundo

La minería a cielo abierto y Cáceres, joya monumental

El jardinero fiel y los crímenes del “Gran Farma”

Extremadura en el límite

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Últimas Noticias