¿Otra superestrella?

Mi ilustrador, maquetadora y correctora están de vacaciones

1121
¿Otra superestrella como Messi? RTVE
¿Otra superestrella como Messi? RTVE

Aunque sé que llevan el arma en ristre -como el segador, la hoz- no es cuestión de darles la matraca con mis desahogos veraniegos. El caso es que ya me he acostumbrado a la manita que me echan la maquetadora y editora, la revisora de textos y los demás, y casi no puedo vivir sin ellos. Pero si gozo de tanta ayuda, ¿qué es lo que pongo yo? ¿O es que soy otra superestrella como Messi?

Juan Serna Martín.
Juan Serna Martín.

Villanueva de la Serena, Extremadura.-

Aunque sé que llevan el arma en ristre -como el segador, la hoz- no es cuestión de darles la matraca con mis desahogos veraniegos. El caso es que ya me he acostumbrado a la manita que me echan y casi no puedo vivir sin ellos. Desde AL CAER, encabezando mis desvaríos, les aviso a ustedes de que voy de coña y seré breve.

La maquetadora (ahora ya editora de tronío) hace sugerencias interesantes a las que hay que prestar atención. Y la revisora de textos, lingüista, traductora (necesito que me traduzcan), etc. hace lo que puede para ayudar a este escritor en ciernes que aprende lentamente el oficio. Todavía hay una pedagoga más que me advierte de si el número de chorradas de la columna ha sido excesivo o de si hay algún gazapo más de la cuenta. Como verán, estoy bien acompañado. Además de agradecido a un elenco que, sin ir de académico, no le falta ingenio y humor.


Un día te metes con la central de Almaraz y se asustan los que se lo están llevando crudo.


Entonces, se preguntarán ustedes ¡qué es lo que pongo yo! Y eso mismo me pregunto fijándome en Leo Messi, otra superestrella como el que les habla. Si todos están pendientes de mí, yo solo tengo que marear a unos cuantos y tirar a puerta. Pero fíjense también en otro detalle: a mí me echan unos pocos encima para que no toque pelota y me siegan la hierba siempre que pueden. O sea, que no basta con dirigir la orquesta; unas veces hay que ser solista y otras, director. Sin embargo, el asunto es que nos es lo mismo ser músico que futbolista. Y meterse a aprendiz de escritor… ya ni les cuento.


Y si te metes con Podemos o los republicanos de pacotilla, pierdes amigos por todas partes.


Un día te metes con la central de Almaraz y se asustan los que se lo están llevando crudo desde que Calvo Sotelo y Boyer se peleaban por ponerla en marcha. Otro día te metes con el Negro que escribía los discursos a Monago, el mismo que, después, fichó Pedro el Guapo, y te vuelves a meter con él; y entonces te llueven las hostias por la derecha, la izquierda y el centro. Si te metes con las eléctricas, ni les cuento…, ahora que son más verdes y sostenibles que la madre que las parió. Y si te metes con Podemos o los republicanos de pacotilla, pierdes amigos por todas partes.

En fin, queridos lectores, que esto de escribir columnas, por muy bien auxiliado que estés, es un deporte de alto riesgo en el que no sabes cómo vas a acabar. Si no eres Vicent, Raúl del Pozo, Almudena Grandes o Elvira Lindo, no encontrarás el hueco que buscas, porque a las buenas cuadras de caballos solo llegan los elegidos. Y por el camino se estropean excelentes ejemplares si no encuentran un buen padrino que les cepille el lomo.

(Juan Serna Martín, exconsejero de la Junta de Extremadura, es un destacado intelectual y activista medioambiental, escritor y columnista).

SOBRE EL AUTOR

Juan Serna, un intelectual de la ruralidad y el ecologismo

El último fruto de Juan Serna

OTRAS INFORMACIONES Y ARTÍCULOS

Una de las tres Españas…

Dudas, certezas y esperanzas sobre el cambio ambiental

Zafarrancho en mi biblioteca…

La pesadilla de Madrid

Las reinas de la kombucha

El año que lo cambió todo

Cáceres y la dignidad de un alcalde

Alberto Oliart, un embajador inolvidable de Extremadura en el mundo

La minería a cielo abierto y Cáceres, joya monumental

El jardinero fiel y los crímenes del “Gran Farma”

Extremadura en el límite