Las reinas de la kombucha

El talento de dos emprendedoras extremeñas que han traído a España la bebida de los samuráis y la han lanzado al mundo

2441
Nuria y Bea, dos empresarias de proyección internacional que han regresado para triunfar. KOMVIDA
Nuria y Bea, dos empresarias de proyección internacional que han regresado para triunfar. KOMVIDA

“La mayoría de marcas que molan empezaron con dos hombres en un garaje de California programando delante de un ordenador. Komvida Organic Kombucha comenzó con dos mujeres en un desván de Fregenal de la Sierra, Extremadura”. Así explican ellas mismas, Nuria y Bea, en su web, el origen de esta extraordinaria aventura empresarial ecosaludable y originalísima, una empresa que está popularizando en y desde España una de las bebidas -de origen japonés- más refrescantes y provechosas para la salud del mundo, y que ya toma hasta la reina Letizia. Juan Serna ha visitado en su fábrica de Fregenal a estas dos admirables profesionales curtidas en el mundo de las multinacionales que han regresado.

Villanueva de la Serena, Extremadura.-

Una burócrata de esas que llevan muchos años en la administración al más alto nivel les decía a Nuria y a Bea que la marca Extremadura “no vende” y no hacía ni puto caso a sus demandas. Era incapaz de ver la historia que había detrás de estas dos emprendedoras extremeñas que, después de dar la vuelta al mundo, hicieron lo contrario de lo que hacen esos jóvenes “brillantes y talentosos” que se van de Extremadura y de España, se enganchan a una multinacional y se olvidan del mundo rural en el que se criaron y crecieron.


Una bebida milenaria que estas empresarias extremeñas están popularizando en España y que ya toma incluso la reina Letizia.


Ayer me fui a Fregenal de la Sierra a conocer directamente la historia de una ingeniera química y una experta en idiomas que abandonaron las multinacionales en las que trabajaban para crear algo nuevo e implantarlo en su pueblo, a fin de organizar desde él el asalto a ese mundo por el que tanto habían viajado y en el que había tantas cosas que cambiar. Ellas han empezado a cambiarlo, de tal modo que incluso el propio presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara, ha descubierto la komvida, porque se la ha recomendado la reina Letizia, que toma con frecuencia esta bebida fabricada en Extremadura. Y hoy, su extraordinaria bebida, en diversos formatos y variedades, se vende ya en las principales cadenas de supermercados.

Juan Serna, las ha visitado en su fábrica.
Juan Serna, las ha visitado en su fábrica.

DESAFÍO CONTRA TODO

Desafiando a los agoreros que dicen que poco se puede hacer en esta tierra, tan lejos de todas partes, con el atraso en infraestructuras que tiene Extremadura, y con menos medios todavía, empezaron la aventura de la kombucha ―que descubrieron en California― y a la que ellas llamaron Komvida, mejoraron el producto que vieron por distintos países y lo convirtieron en algo mucho más apetecible y saludable, tras aportarle conocimiento, investigación, ensayo y eso que ahora llaman innovación, con la que los emprendedores de verdad se “reinventan”.

La repercusión de la iniciativa de estas dos empresarias es ya internacional.
La repercusión de la iniciativa de estas dos empresarias es ya internacional.

En la etapa en la que la gente que piensa ha empezado a preguntarse por qué hay una “España y una Extremadura vaciada” a las que nos ha conducido “el talento de algunas multinacionales”, que todavía siguen con sus agresiones al territorio y a los alimentos, ellas, después de saber cómo funcionan y conocer las estrategias que utilizan estos gigantes, acuerdan que la experiencia que ya han adquirido puede servir para mejorar los alimentos y para revitalizar un mundo rural lleno de belleza y armonía; y se instalan en el polígono industrial cutre que les dejan en un pueblo de ensueño, a la espera de que llegue el momento en el que ellas mismas diseñen un espacio más adecuado para ese modelo agroalimentario que tienen en la cabeza y por el que ya están luchando, esperando que la burocracia que les rodea no lo haga imposible.

Algunos de los productos que elabora y comercializa la empresa. KOMVIDA
Algunos de los productos que elabora y comercializa la empresa. KOMVIDA

MÁS DE 50 EMPLEOS

Mientras tanto, ver a más de cincuenta personas, casi todas mujeres (este es el empleo que han creado hasta ahora) luchando todos los días para que una bebida sana, apetecible y casi mágica llegue desde este ombligo del mundo a pueblos, ciudades y capitales, en un proceso al revés del que ellas emprendieron hace una década, es de un atrevimiento insólito, que deja entrever que, además de que existen talentos de muchos tipos, cambiar el modo de producción, distribución y consumo alimentario es posible. Esta es la cultura alimentaria con la que Nuria y Bea han aterrizado de nuevo en su pueblo, Fregenal de la Sierra, y cuya experiencia con la kombucha deberían conocer tanto las escuelas de negocios como los que asesoran a los emprendedores -sobre todo las administraciones- para entender los cambios y las reformas que necesita esta sociedad en la que vivimos, tras una pandemia que nos hará sufrir no sabemos cuánto aún, pero que nos permite soñar con que esos grandes cambios van a ser posibles.

Estas son las primeras impresiones, tras mi visita de ayer a Komvida de Fregenal, empresa a la que, estoy seguro, tendremos que seguir el rastro y visitar también sus instalaciones urbanas. Prometo que escribiré muchas cosas más sobre este descubrimiento mío de ayer, que dará mucho que hablar sobre la cultura rural y urbana en un escenario tan insólito como el de Fregenal de la Sierra.

PARA INFORMACIÓN Y PEDIDOS: Komvida Organic Kombucha

(NOTA.- Nuestro periódico no admite publicidad ni subvenciones públicas ni privadas. Todos los que trabajamos y colaboramos en él lo hacemos de forma totalmente desinteresada. Los reportajes que publicamos de fabricantes, empresas, emprendedores, establecimientos de venta al público, profesionales, etc. son siempre gratuitos, en apoyo de nuestros valientes emprendedores y nuestros sectores productivos. Para preservar nuestra independencia a la hora de informar de estas actividades y negocios, ni siquiera admitimos regalos u obsequios de los propietarios).

(Juan Serna Martín, exconsejero de la Junta de Extremadura, es un destacado intelectual y activista medioambiental, escritor y columnista).

SOBRE EL AUTOR

Juan Serna, un intelectual de la ruralidad y el ecologismo

El último fruto de Juan Serna

OTRAS INFORMACIONES Y ARTÍCULOS

El año que lo cambió todo

Cáceres y la dignidad de un alcalde

Alberto Oliart, un embajador inolvidable de Extremadura en el mundo

La minería a cielo abierto y Cáceres, joya monumental

El jardinero fiel y los crímenes del “Gran Farma”

Extremadura en el límite

El Jimy ha estado un poco chungo

Cuanto más veo las caras de los de Vox, más quiero al Jimy

Al Jimy le han mordido en la oreja

No me gusta la cara ni el pelaje del Jimy

El Jimy en una sociedad de castrados

Los gatos saben que algo está pasando

Durante los aplausos, el Jimy se tumba panza arriba

El Jimy está viejo para pandemias

Maruja Torres: el retorno que nos debía El País

Átomos para la paz: lo siniestro y lo corrupto como legado a la Humanidad

Entre la globalización y la ruralidad

Confidencias con mi gato