martes, 21 mayo, 2024
spot_img
InicioPolíticosSobre Sumar y Yolanda Díaz en la sociedad española

Sobre Sumar y Yolanda Díaz en la sociedad española

Podemos se ha convertido en un partido de comportamiento parecido al de los partidos tradicionales

Yolanda Díaz ha llevado a cabo una política pragmática al buscar siempre un entendimiento razonable con el Gobierno de coalición. De hecho, ha llegado a un nivel de reconocimiento y popularidad tan alto que le ha llevado a la creación de un movimiento, SUMAR, con el que ha terminado por presentarse a las próximas elecciones generales apoyada por la mayoría de las fuerza políticas de izquierda y por muchos colectivos y ciudadanos que secundan esta opción, con la excepción, por ahora, de PODEMOS, que sigue maniobrando en su contra con pretextos poco entendibles aún a riesgo de seguir perdiendo votos en las próximas elecciones locales y autonómicas.

Juan Serna Martín.
Juan Serna Martín.

Villanueva de la Serena, Extremadura.-

Sobre Podemos se ha dicho ya casi todo. Mi opinión es que, habiendo nacido de un movimiento del que se apoderó y convirtió en partido político que iba a “conquistar el cielo”, pasó a convertirse poco a poco en un partido cuyo comportamiento era cada día más parecido al de los partidos tradicionales, es decir, con el poder concentrado en unas cuantas personas, sobre todo en Pablo Iglesias, quien, poco a poco, se ha iba deshaciendo de todo aquel que le estorbaba y que, conforme llegaba a las cotas más altas de gobierno, iba perdiendo votos y generando conflictos. Esta situación le llevó a tener que salir del Gobierno y abandonar la política, pese a seguir dirigiendo el partido desde la sombra…


El poder de los morados está concentrado en unas pocas personas, sobre todo en Pablo Iglesias.


Mientras tanto, Yolanda Díaz ha llevado a cabo una política pragmática al buscar siempre un entendimiento razonable con el Gobierno de coalición. De hecho, ha llegado a un nivel de reconocimiento y popularidad tan alto que le ha llevado a la creación de un movimiento, SUMAR, con el que ha terminado por presentarse a las próximas elecciones generales apoyada por la mayoría de las fuerza políticas de izquierda y por muchos colectivos y ciudadanos que secundan esta opción, con la excepción, por ahora, de PODEMOS, que sigue maniobrando en su contra con pretextos poco entendibles aún a riesgo de seguir perdiendo votos en las próximas elecciones locales y autonómicas. En el fondo, se trata de una lucha de poder que han desatado sus tres principales dirigentes, ya que hay gente dentro de ese partido que manifiesta el deseo de unirse a SUMAR bajo el liderazgo de Yolanda Díaz, a la que su pragmatismo no le impide mantener las ideas básicas de la izquierda, tal y como ha hecho a lo largo de toda su actividad política.

DIVISIÓN Y APOYOS

Sobre la división cainita de la izquierda ya he escrito en varias ocasiones (El instinto cainita de la izquierda española, Un enfrentamiento que puede ser suicida). Solo que en esta ocasión se da la circunstancia de que casi todas las fuerzas de izquierdas apoyan este frente único electoral y reconocen el liderazgo de la vicepresidenta segunda, lo que convierte a SUMAR en un movimiento político extraordinario. Y más, en un momento en el que la derecha y la extrema derecha, claramente coaligadas, tienen unas expectativas de voto que podrían llevarlas a conseguir el gobierno de España, para, desde él, deshacer todas las políticas económicas, sociales y ambientales que se están haciendo por parte del gobierno progresista actual.


Puede que esta sea la última oportunidad de la izquierda para mantener después el pacto de gobierno con el PSOE y las políticas progresistas.


Por todo ello, la responsabilidad de la izquierda en su conjunto es fundamental, y no hay manera de entender que un partido como PODEMOS se enroque en busca de un poder que ha ido perdiendo últimamente y que, creo, seguirá perdiendo cada vez más.

Me pregunto si una parte importante de sus bases serán capaces de forzar ese entendimiento con el bloque progresista. Es evidente que sería lo único que a sus pocos dirigentes nacionales con poder les haría caer del burro y sumarse a una iniciativa que puede que sea la última oportunidad de la izquierda española por ahora para mantener después el pacto de gobierno con el PSOE y seguir con la política de reformas emprendida en una situación de especial dificultad nacional e internacional como la que tenemos. Una situación que las derechas no están dispuestas a asumir, como ya vienen demostrando con sus votaciones y declaraciones al aprovecharse de las especiales dificultades que han creado la pandemia, la guerra criminal y oportunista de Rusia contra Ucrania y la crisis económica y ambiental que acompaña a todo este panorama.

(Juan Serna Martín, exconsejero de la Junta de Extremadura, es un destacado intelectual y activista medioambiental, escritor y columnista, Premio Nacional de Medio Ambiente 2022).

SOBRE EL AUTOR

Juan Serna, un intelectual de la ruralidad y el ecologismo

El último fruto de Juan Serna

Juan Serna y un premio muy merecido

OTRAS INFORMACIONES Y ARTÍCULOS

Un enfrentamiento que puede ser suicida

La ciudad no es una selva, pero algunos pretenden actuar como si lo fuera

El instinto cainita de la izquierda española

En defensa de Pedro Sánchez

Un abrazo que lo dice todo

En quince minutos

De Navidad a Fin de Año, Pedro Sánchez y el Estado

Antonio Molina y la amenaza minera sobre Cáceres

Los perros y la sequía

Cuatro décadas de la victoria socialista de 1982

El (mal)trato que algunos cazadores dan a sus perros

Olvídense de la “normalidad”

Andalucía (perdió la izquierda), Francia (perdió Macron), Euskadi (vascoextremeños, las dos culturas)

En las reformas ambientales nos va la supervivencia

Almaraz, o lo que dictan los bancos y las eléctricas

Los residuos, la gran amenaza para el mundo rural

Contra la maldición del mochuelo

El “estado” de Extremadura: lo real, lo posible, el futuro, el pasado y el litio

Pedro Pazos, creador de una de las primeras empresas de energía solar

La amistad en tiempos de intolerancia

Cristina Narbona y la energía nuclear

O vacunamos a los países pobres o nadie podrá parar el contagio

Yo que presumía de no necesitar ni médicos ni fármacos

Un gallo de campo en pepitoria

Tres días para un cáncer inesperado

La unión de Don Benito y Villanueva de la Serena, un ejemplo para la España que se vacía

Si Pedro aguanta el pulso a las eléctricas…

¿Otra superestrella?

Una de las tres Españas…

Dudas, certezas y esperanzas sobre el cambio ambiental

Zafarrancho en mi biblioteca…

La pesadilla de Madrid

Las reinas de la kombucha

El año que lo cambió todo

Cáceres y la dignidad de un alcalde

Alberto Oliart, un embajador inolvidable de Extremadura en el mundo

La minería a cielo abierto y Cáceres, joya monumental

El jardinero fiel y los crímenes del “Gran Farma”

Extremadura en el límite

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Últimas Noticias