lunes, 6 febrero, 2023
spot_img
InicioRURALYURBANOAntonio Molina y la amenaza minera sobre Cáceres

Antonio Molina y la amenaza minera sobre Cáceres

El cantante pronosticaba un “futuro muy oscuro trabajando en el carbón”, en este caso, el litio

En estos tiempos de vuelta a la minería y a la obsesión extractiva emprendida por algunos grandes poderes económicos, políticos y mediáticos, que amenazan, en su afán devastador, incluso a ciudades como Cáceres y que pretenden llevarse sumas ingentes de dinero como resultado de esa avaricia extractiva, hoy me he levantado recordando aquella vieja canción de Antonio Molina que nos hablaba del carbón y del arroz con habichuelas…

Juan Serna Martín.
Juan Serna Martín.

Villanueva de la Serena, Extremadura.-

Ciertamente, el futuro es muy oscuro. Por eso hay que descarbonizar España y el mundo con toda urgencia, antes de que el cambio climático se nos lleve por delante. Y más peligrosos todavía que el carbón son otros minerales “raros” cuya extracción puede cargarse lo mejor de nuestro patrimonio, para quedarse obsoletos poco tiempo después, tras haber hecho un daño irreparable, al ser sustituidos por otros más abundantes y económicos.

De nuevo, cuatro indocumentados pretenden engañarnos como a necios o analfabetos contándonos mentiras que no se creen ni ellos o cambiando sobre la marcha proyectos mineros (sean a cielo abierto o subterráneos) que no se atreven a enseñar mientras reparten caramelos y golosinas entre el “deporte” o la “cultura”, ante el silencio de una Universidad muda y servil o de unas instituciones que, primero, dicen “no” y luego, “ya veremos”, como ese alcalde de Cáceres que anda mendigando que le enseñen el proyecto a ver si le convence.


Cuatro indocumentados pretenden engañarnos como a necios o analfabetos, contándonos mentiras que no se creen ni ellos o cambiando sobre la marcha nocivos proyectos mineros.


En medio de todo este barullo, sale el ruido triunfalista de la fusión nuclear, al que se entrega el periodismo ramplón que padecemos, sin ser capaz de ver que esa promesa llevan cincuenta años haciéndola y que les quedan otros cincuenta para que llegue a convertirse en realidad. Ese periodismo debería dedicarse a dejar bien claro que el problema del cambio climático tenemos que encararlo en esta década desoyendo esos cantos de sirena que nos venden para no sabemos cuándo.

El carbón de Antonio Molina ya ha hecho muchos estragos, tanto a los mineros y pueblos a los que les tocó aquella lotería, como a la humanidad. Y la reconversión de dicha lotería hace tiempo que quedó atrás. Para muchos, el arroz con habichuelas sigue siendo una verdad mucho más necesaria que el uranio, el litio y las fusiones que podamos lograr dentro de un futuro que, desde luego, muchos no vamos a ver.

(Juan Serna Martín, exconsejero de la Junta de Extremadura, es un destacado intelectual y activista medioambiental, escritor y columnista, Premio Nacional de Medio Ambiente 2022).

SOBRE EL AUTOR

Juan Serna, un intelectual de la ruralidad y el ecologismo

El último fruto de Juan Serna

Juan Serna y un premio muy merecido

OTRAS INFORMACIONES Y ARTÍCULOS

Los perros y la sequía

Cuatro décadas de la victoria socialista de 1982

El (mal)trato que algunos cazadores dan a sus perros

Olvídense de la “normalidad”

Andalucía (perdió la izquierda), Francia (perdió Macron), Euskadi (vascoextremeños, las dos culturas)

En las reformas ambientales nos va la supervivencia

Almaraz, o lo que dictan los bancos y las eléctricas

Los residuos, la gran amenaza para el mundo rural

Contra la maldición del mochuelo

El “estado” de Extremadura: lo real, lo posible, el futuro, el pasado y el litio

Pedro Pazos, creador de una de las primeras empresas de energía solar

La amistad en tiempos de intolerancia

Cristina Narbona y la energía nuclear

O vacunamos a los países pobres o nadie podrá parar el contagio

Yo que presumía de no necesitar ni médicos ni fármacos

Un gallo de campo en pepitoria

Tres días para un cáncer inesperado

La unión de Don Benito y Villanueva de la Serena, un ejemplo para la España que se vacía

Si Pedro aguanta el pulso a las eléctricas…

¿Otra superestrella?

Una de las tres Españas…

Dudas, certezas y esperanzas sobre el cambio ambiental

Zafarrancho en mi biblioteca…

La pesadilla de Madrid

Las reinas de la kombucha

El año que lo cambió todo

Cáceres y la dignidad de un alcalde

Alberto Oliart, un embajador inolvidable de Extremadura en el mundo

La minería a cielo abierto y Cáceres, joya monumental

El jardinero fiel y los crímenes del “Gran Farma”

Extremadura en el límite

Web | + posts
ARTÍCULOS RELACIONADOS

Últimas Noticias

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar