Si Pedro aguanta el pulso a las eléctricas…

Un desafío intolerable que debe ser respondido enérgicamente

2826
Amenazar con cerrar las centrales nucleares, como esta de Almaraz, es un desafío intolerable. RTVE
Amenazar con cerrar las centrales nucleares, como esta de Almaraz, es un desafío intolerable. RTVE

Las eléctricas mandan un órdago al Gobierno. Se trata de la última chulería sobre el negocio de las centrales nucleares, el más lleno de ilegalidades, corrupción y desafíos a la seguridad ciudadana que ha existido en los últimos cincuenta años. He mandado el mensaje a algunos amigos y esto es lo que me dice uno de los más informados sobre el tema, tanto en Extremadura como en España:

Juan Serna Martín.
Juan Serna Martín.

Villanueva de la Serena, Extremadura.-

“Están chantajeando al Gobierno, le están presionando para intentar bajar la fiscalidad de los residuos radiactivos. Han hecho coincidir la recarga de combustible, a fin de desacoplar tres reactores y desconectar 3200 MW. Lo han planificado sin que el Ministerio de Transición se haya dado cuenta (¡que manda cojones…!), ya que el cambio de combustible requiere una planificación de, al menos, un año. Los reactores pertenecen a los mismos propietarios: es un lobby de Iberdrola, Endesa y Naturgy”.


“Están chantajeando al Gobierno, presionándole para intentar bajar la fiscalidad de los residuos radiactivos”.


En un momento en el que el precio de la electricidad alcanza en España límites intolerables y de verdadero escándalo, reaccionar con la amenaza del cierre de las centrales nucleares ante el intento legítimo del Gobierno de frenar esa subida desproporcionada de la tarifa eléctrica es un pulso que Pedro Sánchez no puede ni debe tolerar. La historia que antecede al negocio de las centrales nucleares en España (sobre la que hemos escrito desde que publicamos “Extremadura saqueada”) es tan negra y escandalosa que esta es la gota que debería colmar el vaso para, por fin, decir “¡hasta aquí hemos llegado!”.

No voy a reproducir ahora lo que tanto yo como otros autores llevamos escrito acerca de este tema, desde que Calvo Sotelo y Boyer pusieran en marcha Almaraz. Sin embargo, les recomiendo la lectura del reciente artículo de José M.ª González Monzón (OPINIÓN: Iberdrola y Almaraz), que es el mejor resumen que puede hacerse en estos momentos de la siniestra historia que, medio siglo después, nos sigue amenazando por parte de unas compañías eléctricas que continúan creyendo que pueden hacer lo que quieran contra la economía y la seguridad española, a pesar de la grave situación por la que estamos atravesando y en medio de una pandemia de la que aún no sabemos cómo podremos salir.


El órdago que el monopolio eléctrico lanzó ayer contra el Gobierno justifica plenamente que el presidente tome medidas.


Si el PP fue el precursor de esta triste historia y el PSOE el continuador y cómplice de la misma durante tanto tiempo, el órdago que el monopolio eléctrico lanzó ayer contra el Gobierno justifica plenamente que el actual presidente tome medidas como las que ha anunciado (y, a nuestro juicio, otras más contundentes que debería tomar), si quiere que los ciudadanos podamos creer en los cambios que nos anuncia.

Vaya mi felicitación a todo el gobierno por dicha medida, para lograr aguantar el desafío que le lanza el monopolio eléctrico con el apoyo de un aparato mediático que, como dice el coronel Pedro Baños, está para esconder la verdad e influir en lo que le dictan los poderes ocultos (y no tan ocultos) en la defensa de los intereses de los dueños del dinero.

(Juan Serna Martín, exconsejero de la Junta de Extremadura, es un destacado intelectual y activista medioambiental, escritor y columnista).

SOBRE EL AUTOR

Juan Serna, un intelectual de la ruralidad y el ecologismo

El último fruto de Juan Serna

OTRAS INFORMACIONES Y ARTÍCULOS

¿Otra superestrella?

Una de las tres Españas…

Dudas, certezas y esperanzas sobre el cambio ambiental

Zafarrancho en mi biblioteca…

La pesadilla de Madrid

Las reinas de la kombucha

El año que lo cambió todo

Cáceres y la dignidad de un alcalde

Alberto Oliart, un embajador inolvidable de Extremadura en el mundo

La minería a cielo abierto y Cáceres, joya monumental

El jardinero fiel y los crímenes del “Gran Farma”

Extremadura en el límite