domingo, 2 octubre, 2022
spot_img
InicioRURALYURBANOContra la maldición del mochuelo

Contra la maldición del mochuelo

A Extremadura, como a otros territorios con problemas similares, no puede tocarle siempre “el de la cabeza gorda”

El mundo rural y el mundo urbano son dos partes inseparables de una misma realidad. Un mundo y un futuro armoniosos serán aquellos capaces de integrar ambos ámbitos. No habrá desarrollo sostenible ni porvenir provechoso y justo sin la combinación de ambos. Con esta perspectiva iniciamos hoy esta nueva sección quincenal, RURALYURBANO, de la mano de una de las figuras más señeras de la sostenibilidad, un hombre que ha hecho de la imprescindible simbiosis de ambos mundos un empeño vital. Y empieza con esta proclama contra el sambenito del mochuelo, que tradicionalmente ha castigado a las tierras interiores y agrarias.

Juan Serna Martín.
Juan Serna Martín.

Villanueva de la Serena, Extremadura

Decía el chiste del castizo que a Extremadura, como a tantas regiones con parecidos problemas de despoblación y olvido de los poderes, siempre le tocaba el de la cabeza gorda, o sea, el mochuelo. Cada vez que rondaban grandes proyectos por aquí, al final siempre se iban a otra parte, allí donde hubiera recursos, infraestructuras, población, etc. Y si en alguna ocasión alguno se quedó fue porque entrañaba altos riesgos y no lo querían en otras partes. No hace falta que ponga ejemplos…


El Gobierno debería tomar partido de una vez por todas y volcarse con aquellos territorios que han ido perdiendo población.


Ahora que parecía que llegaba la hora de la verdad, la de los grandes proyectos para las “zonas vaciadas”, revolotean a nuestro alrededor ocho o diez proyectos de enormes dimensiones y, salvo alguno que puede cuajar, los demás, aunque planean sobre nosotros, acaban posándose en otras regiones. Tampoco hace falta que diga el nombre del último que ha ido a parar a Valencia (Sagunto albergará la fábrica de baterías de Volkswagen, que anuncia una inversión de 7.000 millones en España).

De este ramillete de proyectos es verdad que algunos no son nada deseables para la conservación de nuestros recursos, ni siquiera para nuestra salud; sin embargo, otros no sabemos por qué no prosperan. Podríamos hablar de la remolacha, por ejemplo, que va y viene, mientras van pasando los años desde que se nos anunció, y nunca llega. Y no será porque aquí no nos atrevamos con cualquier tipo de cultivo o de industria.

La España interior ha empezado a defenderse bravamente del olvido. RTVE
La España interior ha empezado a defenderse bravamente del olvido. RTVE

EL PAPEL DEL GOBIERNO

Para un gobernante debe de suponer una gran frustración el hecho de ver cómo llaman a la puerta una y otra vez y luego se van como han venido. El Gobierno central debería tomar partido de una vez por todas y volcarse con aquellos territorios que han ido perdiendo población, esos que han sido “vaciados” y han aguantado que su tierra sea utilizada como soporte de contaminación.

Si seguimos viendo cómo las industrias y los capitales van a parar siempre a los mismos, o sea, a esos lugares en los que la construcción, la especulación y la contaminación han llegado ya un límite insoportable, puede que esté muy cerca el día en que los ciudadanos a los que siempre les toca el de la cabeza gorda digan “¡basta!”. De igual modo que es muy posible que algunos de los responsables máximos de esas regiones esquilmadas planten cara a sus partidos y digan “hasta aquí hemos llegado”. Y también que la España vaciada se eche a la calle de nuevo y haga una alianza política de modo que no le toque siempre el mochuelo.

Hace dos años tuvimos un aviso, con 200.000 personas manifestándose en Madrid. Yo, desde luego, no faltaría a la siguiente convocatoria si el panorama no cambiara. Aunque tampoco descarto algunas transformaciones que la eviten. Lo que sí sé muy bien es qué sectores políticos no estarán por esta labor, pese a que digan lo contrario.

Lo dicho: hay que volver la mirada hacia un mundo rural que nos ofrece una vida más placentera, menos contaminante y compatible con las nuevas tecnologías.

(Juan Serna Martín, exconsejero de la Junta de Extremadura, es un destacado intelectual y activista medioambiental, escritor y columnista).

SOBRE EL AUTOR

Juan Serna, un intelectual de la ruralidad y el ecologismo

El último fruto de Juan Serna

RELATED ARTICLES

Últimas Noticias

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar