Yo que presumía de no necesitar ni médicos ni fármacos

El cuidado de la salud y la lucha por cambiar la sociedad, dos tareas imprescindibles y complementarias

2472
La enfermedad llega sin esperarla, a pesar de creernos invulnerables. RTVE
La enfermedad llega sin esperarla, a pesar de creernos invulnerables. RTVE

He presumido durante años de no tomarme una pastilla, de vivir a tope sin estar pendiente de médicos ni de fármacos… hasta que me llegó un infarto. A partir de ahí las pastillas formaron parte de mi rutina cotidiana. Ahora ha llegado el cáncer, y la cirugía robótica me está ayudando a superarlo. Sin embargo, ya no puedo presumir de estar a prueba de resistencia a los embates de la enfermedad. Como dice Martirio en su canción, “necesito unas pastillas pa ponerme a funcionar”. Entretanto, hay que seguir adelante en la lucha por uno mismo, por los tuyos y por los cambios que necesitan esta sociedad y el mundo.

Juan Serna Martín
Juan Serna Martín

Villanueva de la Serena, Extremadura.-

La fragilidad de la salud en esta sociedad trepidante ha hecho presencia en mi vida. Ahora me veo más frágil -no presumiré más de estar blindado contra los avatares médicos- y, además, medito mucho más sobre las contingencias de la vida cotidiana. Quiero seguir luchando por cambiar esta sociedad estercolero en la que nos ha tocado vivir, a pesar de saber lo efímera que es la existencia y lo dispuestos que debemos estar para sufrir las enfermedades que nos puedan llegar. Y a pesar también de que hay millones de seres humanos que no tienen medios para asumir sus enfermedades, ni siquiera para vacunarse de una pandemia que todavía no sabemos a dónde nos puede llevar. Asimismo, ignoramos otras pandemias que están por venir y que en estos momentos estarán gestándose ante la locura de un sistema de producción perverso que desafía las leyes más elementales de la naturaleza y solo piensa en aumentar los beneficios de los poderosos, sin mirar lo que sucede con la contaminación, el cambio climático y el hambre y la tragedia que van dejando a su paso debido a una especulación y a una corrupción económicas a las que no quiere renunciar, aunque vea las catástrofes que asolan a tantos pueblos y a tantos millones de seres humanos.

La lucha por mejorar la sociedad continúa. RTVE
La lucha por mejorar la sociedad continúa. RTVE

NORMALIDAD, ¿QUÉ NORMALIDAD?

En medio de esta pandemia cuya salida desconocemos, ya están pensado en que volverá pronto la “normalidad”, y algunos de estos grandes poderes se permiten, incluso, el lujo de no asistir a la Cumbre del Clima de Glasgow y de no asumir compromisos en determinadas decisiones que ya no pueden esperar más.


Hay millones de seres humanos que no tienen medios para asumir sus enfermedades ni siquiera para vacunarse.


Con este panorama no queda más remedio que la movilización de los sectores más lúcidos y solidarios de la sociedad, a fin de forzar la alianza entre los países más civilizados que, a su vez, puedan empujar a esos grandes poderes a que vayan cambiando sus posiciones en aras de resolver la gran amenaza que pesa sobre toda la humanidad.

Y todo esto debemos hacerlo con la conciencia clara de nuestras limitaciones en la medida en que vamos siendo conscientes de nuestra vulnerabilidad ante las catástrofes y las nuevas enfermedades que nos acarrea el vivir en esta sociedad estercolero y sabiendo que otro mundo es posible, sin que esta sea una frase manida, sino basada en el conocimiento y en la ciencia que defienden los científicos que no están aliados con la locura de esos grandes poderes que aún creen que vamos a volver a la “normalidad anterior”, que no es otra que la de sus propios beneficios y su poder político, económico y militar por encima de todo.

Estas palabras se me ocurren mientras aún estoy convaleciente de una enfermedad de la que la ciencia me está ayudando a salir y de la que, sin embargo, no podrán salir millones de seres humanos en todo el planeta.

(Juan Serna Martín, exconsejero de la Junta de Extremadura, es un destacado intelectual y activista medioambiental, escritor y columnista).

SOBRE EL AUTOR

Juan Serna, un intelectual de la ruralidad y el ecologismo

El último fruto de Juan Serna

OTRAS INFORMACIONES Y ARTÍCULOS

Un gallo de campo en pepitoria

Tres días para un cáncer inesperado

La unión de Don Benito y Villanueva de la Serena, un ejemplo para la España que se vacía

Si Pedro aguanta el pulso a las eléctricas…

¿Otra superestrella?

Una de las tres Españas…

Dudas, certezas y esperanzas sobre el cambio ambiental

Zafarrancho en mi biblioteca…

La pesadilla de Madrid

Las reinas de la kombucha

El año que lo cambió todo

Cáceres y la dignidad de un alcalde

Alberto Oliart, un embajador inolvidable de Extremadura en el mundo

La minería a cielo abierto y Cáceres, joya monumental

El jardinero fiel y los crímenes del “Gran Farma”

Extremadura en el límite