sábado, 1 octubre, 2022
spot_img
InicioCreativitasNarrativa“Lugar seguro”, el retrato premonitorio y cabal de una sociedad enferma

“Lugar seguro”, el retrato premonitorio y cabal de una sociedad enferma

La nueva novela de Isaac Rosa, uno de los hitos literarios del año, abre también una ventana a la esperanza

Vladímir Putin ha puesto un terrible contexto real a la nueva “ficción” de Isaac Rosa, el gran escritor sevillano que viene deleitándonos año tras año con una narrativa de gran altura, cada una de cuyas nuevas entregas supera a las anteriores, si es que eso es posible. “Lugar seguro” es, sin duda, uno de los hitos literarios del año 2022 de la narrativa en castellano, una premonición asombrosa en su coincidencia con la grave crisis bélica y social que vive el mundo, y un retrato cabal de una sociedad enferma y doliente, cuya única solución es la conciencia, la justicia, la igualdad y la solidaridad.

Sevilla.-

Cuando Isaac Rosa (Sevilla, 1974, aunque tiene raíces extremeñas) terminó de escribir Lugar seguro, no podía saber que Putin invadiría brutalmente Ucrania tiempo después, que volverían a darse las condiciones en Europa para un nuevo conflicto mundial de incalculables consecuencias y que los habitantes de este planeta nos asomaríamos de nuevo al abismo de un holocausto nuclear.


Cuando Isaac Rosa escribió “Lugar seguro” no podía saber que Putin invadiría Ucrania y amenazaría al mundo con un ataque nuclear.


La cronología del recorrido literario de Lugar seguro -ganadora del prestigioso premio Biblioteca Breve 2022- es elocuente. El día 1 de octubre de 2021 se cerró el plazo de recepción de originales y no fue hasta un mes después cuando el presidente ruso empezó a concentrar tropas en la frontera con Ucrania. Es decir, Isaac Rosa escribió su obra muchos meses antes, tal vez uno o dos años antes, del inicio de esta guerra, pero en sus páginas ya latía la amenaza, el temor a la amenaza, del apocalipsis atómico.

No es este el tema de la obra, por supuesto, pero su trasfondo dibuja el panorama psicológico de nuestras sociedades en relación con los peligros que acechan al mundo, incluyendo, desde luego, el de la destrucción nuclear, pero también el del conflicto social y el de la hecatombe medioambiental. El hallazgo del autor es haber puesto todo eso ante los ojos del lector, en un alarde de agudeza y capacidad premonitoria envuelto en la sugestiva forma de la mejor literatura.

Isaac Rosa. IVÁN GIMÉNEZ-SEIX BARRAL
Isaac Rosa. IVÁN GIMÉNEZ-SEIX BARRAL

Lugar seguro se devora de un tirón, aunque muchas veces hemos de detenernos en la lectura para reflexionar sobre las claves que el autor desliza en la narración, claves que contienen innumerables preguntas que invitan a la introspección, pero sin abandonar jamás el absorbente hilo narrativo, puramente ficcional, es decir, distinto al ensayo social, aunque no ajeno a él. Porque en la sencilla trama de la novela -más mental que fáctica-, se rozan inspiradores territorios de la filosofía y de la sociología, con imprescindibles digresiones que iluminan muchos de los lugares oscuros de nuestro tiempo y nuestras sociedades.

BÚNKERES PARA TODOS

Una de las genialidades de la obra -la raíz temática de donde arranca después toda la trama- es la introducción, en la narrativa actual, del búnker antiatómico individual o familiar como un elemento “natural” más del pack burgués del chalecito, la bodega en el sótano, la piscina privada y el club de campo, aunque en este caso puesto también al alcance de los menos pudientes; un hallazgo literario de primer orden, una idea que, sin duda, fue la arrolladora semilla inicial de la que brotó luego todo el texto. Isaac Rosa crea un personaje sensacional en el Segismundo García hijo y padre de otros dos Segismundos García igual de pícaros, un ilusorio comercial, un “emprendedor” fracasado -como su progenitor- al que se le ocurre la peregrina idea de proporcionar búnkeres low cost a las clases más desfavorecidas, un vendedor de humo que se aprovecha del temor universal a la catástrofe, un temor que los asustados clientes formulan -y tratan de conjurar- en la terrible pregunta de “¿qué puede pasar?”, una pregunta que -admítalo el lector- nos venimos haciendo todos desde hace muchos años.

Si la novela hubiese sido escrita después de la invasión de Ucrania, aunque seguiría siendo igual de válida, alguien la habría tachado de oportunista. Pero lo asombroso es que Isaac Rosa la escribe mucho antes de que nadie pudiera sospechar siquiera que Putin se atrevería a invadir a su vecino y a amenazar al mundo con un ataque nuclear. Por eso decimos que es tan premonitoria de lo porvenir como exacta en su adecuación al tiempo presente, y este es uno de los rasgos geniales de la obra.

ALTA ESCRITURA

Igual de destacable es la factura, la calidad de la escritura, la resolución, con tan alta dosis de interés, de una trama lineal aparentemente sencilla, en la que el Segismundo García vendedor de búnkeres habla todo el tiempo con su padre senil, que se ha perdido, y se hace acompañar por su hijo, que también deja mucho que desear, tanto como dejan de desear él y el abuelo, como en una lamentación de que las generaciones son tristemente iguales en su difícil, por no decir imposible, redención. Esta es la parte pesimista -y real- de la novela.

Pero también hay una ventana a la esperanza no solo en el atisbo de amor entre padres e hijos que se vislumbra al final, sino también en la figura de la cuidadora del anciano, Yuliana, la inmigrante bella y abnegada que es capaz de sacrificarse hasta el extremo, con una dedicación que no paga el mísero salario que recibe -tenemos tanto que admirar y agradecer a los cientos de miles de inmigrantes que se ocupan de nuestros mayores-; y, desde luego, entre las filas de los “botijeros”, los “buenistas” que Segismundo desprecia, esas personas que se dedican ayudar a los más débiles, a concienciar a los demás sobre las injusticias del mundo y a procurar los cuidados que necesita la salud de nuestro cada vez más enfermo planeta.

Tan letal como la amenaza nuclear y la hecatombe medioambiental implícitas en la pregunta clave -“¿qué puede pasar?”-, es la situación de injusticia y desigualdad social que retrata Lugar seguro, una situación que puede provocar igualmente estallidos y muerte masiva.

No habrá búnker que nos salve, no habrá lugar seguro en el que cobijarnos y sobrevivir si llega a suceder lo peor. Y esto es también lo que Isaac Rosa trata de ayudar a prevenir con su magnífica novela, que recomendamos a todos, con la que el autor entra en la prestigiosa nómina de anteriores escritores que ganaron el “Biblioteca Breve” como los Luis Goytisolo, Mario Vargas Llosa, Juan Marsé, Carlos Fuentes, Guillermo Cabrera Infante, y tantos otros escritores de primera fila.

OBRAS DE ISAAC ROSAPortada de 'Lugar Seguro'

* El vano ayer (2004), Premio Rómulo Gallegos, Premio Ojo Crítico, Premio Andalucía de la Crítica.
* ¡Otra maldita novela sobre la guerra civil” (2007), reelaboración de su obra La malamemoria (1999).
* El país del miedo (2008), Premio Fundación José Manuel Lara.
* La mano invisible (2011).
* La habitación oscura (2013), Premio Cálamo.
* Feliz final (2018).
* Tiza roja (2020)
* Lugar seguro (2022), Premio Biblioteca Breve.

Además, Isaac Rosa es autor o coautor de novela juvenil, cómic, teatro y ensayo. Su obra ha sido traducida a varios idiomas y llevada al cine en tres ocasiones.

(José Mª Pagador es periodista y escritor, y fundador y director de PROPRONews. Sus últimos libros publicados son 74 sonetos (poesía, Fundación Academia Europea de Yuste), Los pecados increíbles (novela, De la Luna Libros), Susana y los hombres (relatos, Editora Regional de Extremadura) y El Viaje del Tiburón (novela, Caligrama, autoedición).

SOBRE EL AUTOR

José María Pagador Otero

José Mª Pagador y Rosa Puch, casi 100 años de periodismo

OTROR REPORTAJES E INFORMACIONES

José Antonio Ramírez Lozano, la creatividad, la versatilidad y la fecundidad del genio

Atmósfera, espacio y luz en la pintura de Ángel Rando

Chema Escribano, medio siglo de sobresaliente creación

“Ahora”, una obra maestra

Francisco Pedraja, la desaparición de un gran artista y un gran hombre

“Antonio y Cleopatra”, “Hipatia de Alejandría” y “Los dioses y Dios”, espectáculos triunfadores del Festival de Mérida 2021

Festival de Mérida 2021: flojedad organizativa, abuso y mediocre teatro comercial

Crucibulum Hispalense, la última genialidad de David López Panea

BRUTnature, las fascinantes “naturalezas suspendidas” de Alfonso Doncel

No_maps / Sin planes, o el ermitaño que habita dentro de uno mismo

Julita de la Cruz, la transparencia

Isaías “El Chapas”, la delicada metáfora estética de Alfonso Doncel

“El secreto de la vida”. Éxito de Alfonso Doncel en la Fundación Osborne

Lucia Beijlsmit, coleccionista, artista y mecenas

Adrián Pagador, mención de honor de escultura digital en el CC Digital Human Contest (EE.UU., Taiwán)

Cincómonos estrena hoy “Saverio el cruel” en Barcelona

2020, teatro a pesar de la Covid y de todo lo demás

Infierno y paraíso (en el centenario de Manuel Pacheco)

África, 4 años, la pintora más joven del mundo

Francesç Naval, para no quedarnos “huérfanos de paisaje”

Escribir, con E de Ellas

190 autoras imprescindibles

“El Charco de los Perros”, otra muestra de pintura genuina de David López Panea

Últimos días para ver al gran maestro holandés en el Thyssen

“Fahrenheit 2650”, el desafío del libro indestructible

Eugenio Muñoz Gallardo, el arte y la coherencia como forma de vida

Isabel Padilla Soto, directora de fotografía en Nueva York

Madrid, infierno, purgatorio, paraíso

JAM Montoya, la cima estética de un iconoclasta osado y genial

Fuli García, el descubrimiento de un gran artista

Gregorio González Perlado, uno de los grandes poetas españoles de hoy

Antonio Eiras, uno de los mejores ilustradores y aerografistas del mundo

Las maravillosas instalaciones de Fernando Pagador

“Campo de sal”, otra lección plástica y ética de Fernando Pagador Otero

Otra lección de paisaje de David López Panea

“Al borde del mundo”, el magisterio de un artista inmenso

El habitante de una ‘Mérida incierta’

“Comité de Instrucción Visual”, la idiosincrasia imperial británica al desnudo

Dolores Tomás: la pasión rusa

Rodrigo Tavera Mendoza: “Yo quiero a los animales”

S.O.S.TENIBLE. La esperada exposición de Fernando Pagador en la Comunidad Valenciana

Isaías “El Chapas”, la delicada metáfora estética de Alfonso Doncel

“El secreto de la vida”. Éxito de Alfonso Doncel en la Fundación Osborne

Mujeres maduras: encanto, solidaridad, valentía

El encanto de la mujer madura

López Panea, paisajista esencial

David López Panea

RELATED ARTICLES

Últimas Noticias

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar