jueves, 11 agosto, 2022
spot_img
InicioPolíticosSalvados los intereses de Sánchez, ERC, PDeCat y Bildu, pero ¿y los...

Salvados los intereses de Sánchez, ERC, PDeCat y Bildu, pero ¿y los intereses de España?

La deriva electoralista y soberanista de los PGE son una afrenta a la ciudadanía española y a la equidad nacional, y una trampa para la estabilidad del Estado

La aprobación por holgada mayoría -de diputados, no de consenso ciudadano- de los Presupuestos Generales del Estado ha vuelto a poner de manifiesto que el itinerario de la política española lo trazan no solo partidos minoritarios contra los intereses de la inmensa mayoría de los españoles, sino partidos minoritarios que quieren acabar con España. Este es el “éxito” de Pedro Sánchez, cuyo grado de ufanidad por el “triunfo” es directamente proporcional a la congoja que siente la ciudadanía al ver cómo los que no respetan la legalidad constitucional, que son los que mayor tajada sacan del negocio, son los que adquieren nueva fuerza, una fortaleza que el Estado les otorga precisamente para destruir esa misma legalidad constitucional.

Madrid.-

La cara de satisfacción de Pedro Sánchez, y las palmas enloquecidas de la ministra de Hacienda, tras la aprobación de los PGE gracias a los votos de los enemigos de España, son la expresión casi infantil de contento por un hecho de gran interés para el propio Sánchez y los suyos: la salvación de la legislatura que, con esta garantía vergonzante, nos llevará hasta el 2023 -año electoral- si él quiere, bastándole, si encuentra escollos presupuestarios a finales de 2022, con prorrogar los presupuestos ahora aprobados.

Es decir, Pedro Sánchez cree haber salvado, con los PGE, no solo la legislatura, sino, sobre todo, sus intereses electorales, creyendo que el “éxito” presupuestario de hoy llevará al éxito electoral de mañana, e ignorando que el electorado socialista consciente y patriota abomina de esa conchabanza inicua con los herederos de los terroristas que asesinaron a tantos españoles, entre ellos, tantos socialistas, y con los separatistas catalanes que ya dieron un golpe de Estado en 2017, y que no solo no se arrepienten ni piden perdón, sino que aseguran -unos y otros- que lo volverán a hacer.


La democracia no solo es muy generosa, sino que lo es tanto que a veces pasa por tonta, como en este caso.


Y, por supuesto, junto a los intereses electorales de Sánchez, los PGE también salvan los intereses electorales, económicos, lingüísticos y soberanistas de los independentistas vascos y catalanes. El problema es qué pasa con los verdaderos intereses de España.

La democracia no solo es muy generosa, sino que lo es tanto que a veces pasa por tonta, como en este caso. Y eso no puede ser. Si Bildu pidiese perdón sinceramente, dejase de tributar homenajes a los terroristas, mostrase respeto verdadero a las víctimas de ETA y renunciase a toda iniciativa ilegal para conseguir la independencia de Euskadi -una aspiración legítima a la que tiene derecho y que cabe perfectamente en el régimen democrático siempre que no se rebase la frontera de la ley-; y si ERC y el resto de los independentistas catalanes reconociesen la gravedad del golpe que perpetraron en 2017, acatasen la legalidad constitucional, incluido el respeto debido al castellano como lengua cooficial, y renunciasen a toda iniciativa ilegal para conseguir la independencia de Cataluña -una aspiración legítima a la que tienen derecho y que cabe perfectamente en un régimen democrático, siempre que no se rebase la frontera de la ley- la ciudadanía española y más concretamente los votantes del PSOE estarían -estaríamos- muy gustosos del apoyo de dichas formaciones a los PGE. La incorporación de todas las fuerzas políticas a la vida democrática nacional, aun con las aspiraciones extraconstitucionales de algunas de ellas si permanecen dentro de la ley, es precisamente lo que pretende un sistema como el nuestro, en el que cabe todo el mundo dentro de la legalidad. Pero es que ellos no quieren esa España, ni esa Constitución, ni esa legalidad, por lo cual, todo lo que signifique apoyo de su parte a presuntos intereses comunes de España -como los PGE- nunca será gratis, y eso significa cesión de soberanía nacional, reforzamiento de sus estrategias ilegales y degradación del sistema común.


Los independentistas se retroalimentan y ganan fuerza creciente con cada porción de debilidad que el Estado les entrega por manos de Sánchez.


No hay término medio ni escala de grises entre el blanco de la legalidad constitucional y el negro de los intereses anticonstitucionales que esgrimen Bildu, ERC y el PDeCat en su estrategia hacia la independencia, ni hay cesión alguna por su parte en contraprestación a las cesiones de los jirones de soberanía nacional que Sánchez sigue entregándoles. Al contrario, ellos se retroalimentan y ganan fuerza creciente con cada porción de debilidad que el Estado les entrega por manos de Sánchez, que administra el país como si fuese su patrimonio privativo puesto al servicio de lo que él cree su interés electoral, sin considerar que esa vía le conduce también a él al desastre.

Un 'éxito' con corto recorrido. RTVE
Un ‘éxito’ con corto recorrido. RTVE

MUCHOS SOCIALISTAS EN CONTRA

Son muchos los socialistas con los que hablamos a diario que abominan de estos acuerdos y que no solo se arrepienten del sentido de su voto en 2019, sino que dudan muy seriamente que vayan a repetir el error en 2023, si es que Sánchez consigue llegar a esa fecha mágica electoral con la que sueña en sus pesadillas redondianas. El voto de cada cual es algo sagrado que se deposita en un ámbito de confianza para generar una mayoría posible dentro de la legalidad constitucional, no una carta blanca para que el elegido -Sánchez en este caso- abuse de él otorgando el poder decisorio a unas minorías que buscan justamente lo contrario de lo querido por el votante socialista original.

Las cesiones del gobierno de Sánchez a los independentistas catalanes y vascos son tan vergonzosas y tan a cambio de nada -porque unos PGE para hoy (hambre para mañana) no son nada, ni siquiera desde el interés electoral de Sánchez, en comparación con el desastre que se perfila en el horizonte español si seguimos por esta vía-, que basta ver las circunstancias del momento para comprender la dimensión del engaño.


Muchos socialistas abominan de estos acuerdos y se replantean el sentido de su voto futuro.


Porque, aparte de cesiones desproporcionadas en detrimento de las comunidades respetuosas con la legalidad y que no practican el chantaje permanente -tan rentable para los separatistas catalanes y vascos- como arma política, el entreguismo del gobierno de Sánchez -me cuesta llamarlo gobierno del PSOE o gobierno socialista, entre otras cosas, porque muchos socialistas que le dimos el voto no nos sentimos ya representados por él- alcanza niveles escandalosos. Coincidiendo con la aprobación de los PGE, una sentencia judicial de obligado cumplimiento que obliga a respetar el 25% de clases en castellano en la enseñanza de Cataluña, no solo no es respetada por las autoridades catalanas, sino que, además, el Gobierno de España se ha inhibido de exigir su cumplimiento para no molestar a sus “socios”.

Igualmente, el logro de Bildu de conseguir 25 millones de euros como una primera aportación del Estado al fondo contra las víctimas del amianto -a lo que, desde luego dichas víctimas tienen pleno derecho- chirría grotescamente con la postura de esa formación en relación con las víctimas de ETA. Y en materia lingüística, Bildu ha logrado también -a cambio de su voto a los PGE de Sánchez- que la señal de la televisión vasca cubra todo el territorio de Navarra. De modo que separatistas catalanes y vascos continúan avanzando en su estrategia de inclusión-exclusión lingüística como una de las herramientas para la independencia.

Así, aprobados los PGE para 2022/2023 gracias al apoyo de los enemigos de la legalidad constitucional, los intereses electorales de Sánchez -o eso cree él-, y los intereses estratégicos y electorales de ERC, del PDeCat y de Bildu, han quedado salvados. Pero, ¿qué pasa con los intereses de España? Esta es la pregunta que nos hacemos millones de ciudadanos y votantes engañados por quien un día dijo que nunca pactaría con sus actuales socios.

(José Mª Pagador es periodista y escritor, y fundador y director de PROPRONews. Sus últimos libros publicados son 74 sonetos (poesía, Fundación Academia Europea de Yuste), Los pecados increíbles (novela, De la Luna Libros), Susana y los hombres (relatos, Editora Regional de Extremadura) y El Viaje del Tiburón (novela, Caligrama Penguin Random House).

SOBRE EL AUTOR

José María Pagador Otero

José Mª Pagador y Rosa Puch, 100 años de periodismo

OTRAS INFORMACIONES Y ARTÍCULOS

La reunión del “G-8 autonómico” en Galicia es una más de las que el grupo celebra periódicamente

La plataforma imposible de “las 5 mosqueteras”

Monago masoquista

Pedro, la socialdemocracia, la unidad y la libertad

Iván Redondo le tira los tejos profesionales a Yolanda Díaz

El 13 de octubre reaparecerá el humillado Iván Redondo

El “núcleo zoológico” de la carcajada nacional

El insoportable sufrimiento de Pablo Iglesias

A Pedro Sánchez le caen las “10 plagas de Egipto” y 12 más

Objetivo: destruir a Vara

El “maestro” del relato pierde el suyo

Por qué a Iván Redondo se le ha caído el pelo definitivamente

Decir que se ha ido él, la mentira final de Iván Redondo

Terremoto en el PSOE contra Iván Redondo por el desastre de la “Operación GASEL”

Iglesias, el dinero y la casta

Testigos embozados

PP: de la Santa Sede a la sucia sede

Pablo Pasado, Rajoy y Bárcenas

Los 14 “pecados capitales” de Pablo Iglesias

Inconcebible Sánchez

La única alternativa de Pedro Sánchez: o traiciona a ERC y Bildu o traiciona a España

Cuatro gatos están decidiendo el destino de 47 millones de españoles y el futuro del país

Sánchez se cree muy listo

La trampa de las consultas populistas

Como Pedro Durán, Pedro Sánchez también desafía a la gravedad

La hora de Pedro Sánchez

El definitivo suicidio de Pablo Iglesias

La gran tomadura de pelo de Pedro y Pablo

Pedro Sánchez y el hombre de estado

La maldición de Iván Redondo acecha ya a Pedro Sánchez

RELATED ARTICLES

Últimas Noticias

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar