Testigos embozados

¿Por qué se tapan la cara los políticos del PP si las declaraciones por la Caja B del partido las han realizado desde sus casas?

1240
Cospedal, Arenas, Aznar, Rato..., declarando embozados.
Cospedal, Arenas, Aznar, Rato..., declarando embozados.

El procedimiento judicial por la Caja B del Partido Popular sigue adelante con el testimonio, entre otros, de numerosos políticos de ese partido que tuvieron responsabilidad orgánica en el mismo y a los que se ha acusado de estar al tanto de la financiación irregular y de percibir sobresueldos en dinero negro. Ellos lo niegan todo, pero, para hacerlo, se han embozado, es decir, han utilizado las mascarillas sanitarias con otro fin y sin necesidad alguna de hacerlo, ya que declaraban por videoconferencia desde sus propios domicilios. Y eso es algo muy significativo.

Madrid.-

Los bandoleros se tapaban el rostro con un pañuelo para cometer sus fechorías. Bucaneros y piratas se embozaban para dar sus golpes. Pero taparse el rostro sin necesidad no tiene sentido. Embozarse para nada es un indicio muy negativo.


Todo lo atribuyen a Luis Bárcenas, como si Bárcenas hubiese sido un gestor autónomo que actuaba por su cuenta sin dar explicaciones a nadie.


Los dirigentes del PP que siguen declarando como testigos sobre los manejos en la doble contabilidad del partido y los repartos correspondientes de dinero ilícito, lo niegan todo. Todo lo atribuyen a Luis Bárcenas, como si Bárcenas hubiese sido un gestor autónomo que actuaba por su cuenta sin dar explicaciones a nadie. Luis Bárcenas amasó una fortuna ilegal por estos procedimientos. Pero para que un subalterno amase una fortuna dentro de una organización es lógico sospechar que, además, unte a sus jefes. Esa es su coartada y su tapadera. ¿Cómo va a distraer nadie cantidades ingentes de dinero, sin contaminar con ese mismo dinero a sus superiores para callarles la boca? Pero sus superiores y los presuntos perceptores de los sobresueldos lo niegan todo. A lo largo del juicio venimos oyendo estupefactos los testimonios de José María Aznar, Mariano Rajoy, María Dolores de Cospedal, Rodrigo Rato, Javier Arenas y otros, negándolo todo. La contabilidad en B del PP era la contabilidad en B de Bárcenas. El partido no tenía absolutamente nada que ver. Pero es que, además, como ellos nunca se enteraron de nada, pues los angelitos no tenían modo ninguno de corregir la conducta delictiva de su subordinado. Parece una tomadura de pelo, pero ellos lo declaran con toda rotundidad.

VENTAJAS DEL CORONAVIRUS

Cuando ha llegado el momento de declarar ante los jueces, estos dirigentes honradísimos han gozado de dos agradecidas ventajas que deben agradecer a la pandemia. Algo bueno tenía que tener el coronavirus, ¿no? En primer lugar, no han tenido que hacer el paseíllo ni sufrir la pena de banquillo que padeció Rajoy en otra declaración anterior, y han podido testificar desde sus casas. Y, en segundo lugar, casi todos ellos se han embozado para declarar, a pesar de no tener necesidad alguna de ponerse la mascarilla puesto que lo hacían en la higiénica intimidad de sus domicilios.


En mi opinión han conseguido el efecto contrario: el declarar embozados lo dice todo.


Menos Rajoy, que, al menos “ha dado la cara” sin mascarilla, aunque siga negándolo todo, los demás han declarado innecesariamente embozados. Arenas, Cospedal, Rato y Aznar, entre otros, solo han dejado ver sus ojos en el acto de declarar. Con ello conseguían dos cosas: evitar que les traicionase la comunicación no verbal (ya se sabe que los músculos faciales y lo que el cerebro necesita mostrar, muchas veces no coinciden) y frustrar la utilización mediática de su imagen. Sin embargo, en mi opinión han conseguido el efecto contrario. Para mí, el declarar embozados lo dice todo. En este caso, el virus del que se tapaban no era el de la Covid-19.

(José Mª Pagador es periodista y escritor, y fundador y director de PROPRONews. Sus últimos libros publicados son 74 sonetos (poesía, Fundación Academia Europea de Yuste), Los pecados increíbles (novela, De la Luna Libros), Susana y los hombres (relatos, Editora Regional de Extremadura) y El Viaje del Tiburón (novela, Caligrama Penguin Random House).

SOBRE EL AUTOR

José Mª Pagador y Rosa Puch, 100 años de periodismo

OTRAS INFORMACIONES

ERRE & ERRE, un creciente peligro para España

PP: de la Santa Sede a la sucia sede

Pablo Pasado, Rajoy y Bárcenas

Pablo Pasado, el líder que no fue ni será

El PP pierde el rumbo

Pablo Pasado: regreso al futuro del aznarato

PP: el increíble caso de la militancia menguante

Adiós, Rajoy, adiós

PP: el bajo estilo del mal perdedor

PP: la convención del árbol del ahorcado

Nauseabunda utilización de las víctimas por el PP

PPudrir, PPudrición, PPutrefacción, PPudridero, PPodredumbre, PPodridos…

Politiquitis, la grave enfermedad de España

¡VERGÜENZA!

Yo (también) acuso