El insoportable sufrimiento de Pablo Iglesias

El pobre expresidente se queja de que su cabeza haya acabado clavada “en una pica”, nada menos

3159
Recorte de El País con la cabeza de Iglesias y su imaginaria pica.
Recorte de El País con la cabeza de Iglesias y su imaginaria pica.

Pablo Iglesias, el gran burgués que ha traicionado al movimiento obrero, como ayer se encargaron de recordárselo los militantes de la verdadera extrema izquierda que le hicieron un escrache cuando intervenía -como la estrella del star-system de la mentira política de la casta que es- en la celebración conmemorativa del centenario de PCE, se ha atrevido a decir públicamente: “sabía que mi cabeza acabaría en una pica”. Esto lo dice un político que ha sido vicepresidente del Gobierno, que se fue porque quiso, que vive en un casoplón valorado en un millón de euros, que está cobrando un “desempleo” privilegiado de 5.316,42 euros al mes, que ha dejado a su mujer, mujor o mujar, colocada de ministra y cobrando un pastizal por hacer prácticamente nada, y que ahora va a tener, él solito, seis empleos, seis.

Cada día que pasa me da más pena de Pablo Iglesias. El insoportable sufrimiento que padece es para compadecerle, valga la redundancia. Ahora anda llorando por las esquinas de esta España, Españe o Españo de lágrimas para él, claro. El desgraciado ha aprovechado su primera comparecencia pública desde que se fue de vicepresidente y desde que los electores de Madrid le dieron su merecido, para decir que sabía que su cabeza acabaría en una pica. ¡En una pica! dice un tío que vive una vida más que burguesa, que nada en la abundancia con al menos siete fuentes de ingresos entrando en su mansión -el sueldo de su mujer y los seis que él percibe o empezará a percibir enseguida en los seis empleos que se ha buscado o le han dado algunos de los enemigos de España para que siga envenenando la convivencia- y la pasta que se ha llevado desde que se fue porque quiso.

SIETE INGRESOS EN LA MANSIÓN

En la mansión de Galapagar, como decimos, entran ahora siete ingresos. El primero, por orden de antigüedad, es el sueldo de su mujer, que gana 75.000 euros anuales. El segundo, el suyo nuevo en la Universidad Oberta de Catalunya, 8.400 euros/año por participar en un trabajito de investigación. El tercero, el suyo como tertuliano en la SER. El cuarto, el suyo como tertuliano en RAC1, la radio catalana propiedad de Javier Godó, conde y Grande de España. El quinto, el suyo como colaborador en Gara, el periódico del independentismo vasco. El sexto, el suyo como colaborador en la revista CTXT. Y el séptimo, el suyo como colaborador en Ara, el periódico del independentismo catalán.


Casoplón, privilegios, sueldazos, esta es la pica del pobre Pablo.


En total, fuentes bien informadas consultadas por este periódico calculan que Pablo Iglesias cobrará entre 6.000 y 10.000 euros al mes entre unas cosas y otras, lo que, unido a los ingresos de Irene Montero, elevan lo que entra en la mansión condal galapagareña hasta los 200.000 euros más o menos. Eso sí que es una pica, la que ellos empezaron a poner en Flandes, donde él fuera eurodiputado ganando otro pastizal, y que han consumado después, convirtiéndose en lo que ahora son: el paradigma de la contradicción y el engaño a sus votantes, que son cada vez menos, eso sí.

INSUFRIBLE PICA

Esta es la insufrible pica en la que no se sabe quién -si no son los electores- ha clavado la desgraciada cabeza de Pablo Iglesias. No tiene, pues, nada de extraño, que, en el acto de ayer, un grupo de militantes de la verdadera extrema izquierda interrumpiera las palabras del pobre exvicepresidente al grito de “¿Dónde está en cambio? ¿Dónde está el progreso?”. Hombre, está muy claro, el cambio consiste en pasar de un pisito obrero de Vallecas a una mansión de rico en Galapagar; de un utilitario a los coches oficiales y a todos los privilegios de tan importantes ministro, ministra y ministre; de ser unos chavales de a pie, a excelentísimos señores, señoras o señoros, con todos los privilegios que eso conlleva. Y el progreso, de ganar un sueldecito, al pastizal que se llevan ahora el uno, la una y el une.


Seis fuentes de ingresos tiene actualmente, sin contar el sueldo de ministra de su mujer.


Y aún tuvo valor el exvicepresidente de llamar “provocadores” a quienes expresaban su opinión en sus barbas, él que ha sido y es un maestro del alboroto y del escrache.

¡Un casoplón, privilegios, “desempleo” exorbitante y siete fuentes de ingresos, y dice el jodío que han clavado su cabeza en una pica!

(José Mª Pagador es periodista y escritor, y fundador y director de PROPRONews. Sus últimos libros publicados son 74 sonetos (poesía, Fundación Academia Europea de Yuste), Los pecados increíbles (novela, De la Luna Libros), Susana y los hombres (relatos, Editora Regional de Extremadura) y El Viaje del Tiburón (novela, Caligrama Penguin Random House).

SOBRE EL AUTOR

José María Pagador Otero

José Mª Pagador y Rosa Puch, 100 años de periodismo

OTRAS INFORMACIONES Y ARTÍCULOS

A Pedro Sánchez le caen las “10 plagas de Egipto” y 12 más

Objetivo: destruir a Vara

El “maestro” del relato pierde el suyo

Por qué a Iván Redondo se le ha caído el pelo definitivamente

Decir que se ha ido él, la mentira final de Iván Redondo

Terremoto en el PSOE contra Iván Redondo por el desastre de la “Operación GASEL”

Iglesias, el dinero y la casta

Testigos embozados

PP: de la Santa Sede a la sucia sede

Pablo Pasado, Rajoy y Bárcenas

Los 14 “pecados capitales” de Pablo Iglesias

Inconcebible Sánchez

La única alternativa de Pedro Sánchez: o traiciona a ERC y Bildu o traiciona a España

Cuatro gatos están decidiendo el destino de 47 millones de españoles y el futuro del país

Sánchez se cree muy listo

La trampa de las consultas populistas

Como Pedro Durán, Pedro Sánchez también desafía a la gravedad

La hora de Pedro Sánchez

El definitivo suicidio de Pablo Iglesias

La gran tomadura de pelo de Pedro y Pablo

Pedro Sánchez y el hombre de estado

La maldición de Iván Redondo acecha ya a Pedro Sánchez