Monago masoquista

La asistencia del político “popular” al “acto de desagravio” a Iván Redondo en Madrid evidencia que es víctima del síndrome de Estocolmo

1446
Monago asistió al acto de Redondo, el 'gurú' que tanto contribuyó a la destrucción de su carrera política. RTVE-LA SEXTA
Monago asistió al acto de Redondo, el 'gurú' que tanto contribuyó a la destrucción de su carrera política. RTVE-LA SEXTA

José Antonio Monago Terraza es la prueba viviente de la capacidad destructiva de Iván Redondo sobre los políticos que asesora, y de la que Pedro Sánchez se ha percatado ya, no sé si a tiempo para él, pues a día de hoy el presidente permanece hundido en la mayoría de los sondeos. En esa especie de “acto de desagravio” del defenestrado “gurú” en que se convirtió la presentación de la “biografía” que el periodista Toni Bolaño ha escrito sobre él, entre las muchas -no tantas- personalidades que asistieron en función del interés de cada cual (el Grupo Planeta y un festejo en el Palace tiran mucho), y entre las que no estuvo -pese a las invitaciones, los correos electrónicos y las llamadas- no ya el presidente, sino ni siquiera ningún miembro del gobierno ni representante socialista alguno, destacó una presencia singular por su historia chusca, por estar amortizada y por ser uno de los perjudicados de la “estrella” de la noche, José Antonio Monago. Entre los asistentes, alguien comentó que su presencia era un acto de “incomprensible masoquismo”, dada la insignificancia a que han quedado reducidos su prestigio, su imagen y su futuro político tras el asesoramiento de Redondo.

Madrid.-

En el PP extremeño y en el Senado sorprendió a algunos la llegada de la invitación de la editorial Península (Grupo Planeta), avalada por Iván Redondo, a su excliente José Antonio Monago Terraza, para el acto que iba a celebrarse el pasado día 20 en uno de los salones del Hotel Palace, concebido como algo más que la simple presentación de un libro, es decir, como una ceremonia de “desagravio” a quien hasta hace poco era el todopoderoso jefe de Moncloa y que, de la noche a la mañana, terminó defenestrado sin previo aviso una mañana de sábado de julio, precisamente el mismo día que, ignorante de la que se le venía encima, había reservado restaurante en Extremadura para pasar un agradable fin de semana con su mujer y amigos.


A diferencia de Monago, ni el presidente del Gobierno, ni barones, ni ningún ministro ni representante socialista asistió a la presentación del libro, pese a haber recibido las correspondientes invitaciones.


La misma invitación llegó -según hemos podido saber- a diversos departamentos ministeriales y a la propia Presidencia del Gobierno, así como a los titulares de algunos órganos socialistas, Congreso y Senado, e incluso a algunos barones territoriales del PSOE. Con la diferencia de que el hasta ahora mayor damnificado por las ocurrencias del “gurú” -recuérdenlo vestido de bombero en la campaña electoral, o negando la bonita historia que protagonizó en Canarias, que eso sí era un volcán, pero de pasión-, decidió asistir al evento, todo lo contrario que el presidente del Gobierno, los ministros, los barones y los cargos socialistas, que no solo no lo hicieron, sino que ni siquiera enviaron a un simple representante que suavizase el colosal desaire, ni un simple mensaje excusando las llamativas ausencias, según hemos podido saber de fuente bien informada.

Gracias a sus errores y, sobre todo, a Redondo, Monago ha sido el único presidente de un solo mandato.
Gracias a sus errores y, sobre todo, a Redondo, Monago ha sido el único presidente de un solo mandato.

LOS “ÉXITOS” DE MONAGO CON REDONDO

Recordemos que José Antonio Monago, asesorado por Iván Redondo, ganó en minoría las elecciones autonómicas extremeñas de 2011, con todo el viento a favor después de casi treinta años de ininterrumpidos gobiernos socialistas -con el desgaste político y el cansancio del electorado que eso conlleva-; recordemos que solo obtuvo 32 diputados autonómicos, insuficientes para la mayoría absoluta; recordemos que en tan señalada ocasión únicamente le sacó dos diputados de ventaja al PSOE, que obtuvo 30; y recordemos que solo pudo gobernar porque los tres diputados comunistas, en vez de facilitar la investidura de Fernández Vara, como parecía lo políticamente correcto, se abstuvieron, en un movimiento ideológico contra natura, dando la presidencia de la Junta de Extremadura a la derecha.


Monago arruinó su carrera política no solo por sus errores y abusos, sino por el letal “asesoramiento” de Iván Redondo.


Recordemos también que esta fue la única victoria de Monago y de su “gurú”, pues en 2015 -cuando era la ocasión de comprobar la valía de Redondo en un duelo electoral de verdad y con todas las ventajas que da tener el poder desde el que se convocan los comicios- perdieron cuatro diputados, y perdieron frente a un PSOE que reconquistó la presidencia de la Junta, y que, en 2019, volvió a revalidar su victoria nuevamente por mayoría absoluta.

Todo esto, sumado al descrédito de Monago después de sus cuatro inanes años de mandato y del escándalo de su aventura extramatrimonial canaria, con los numerosos viajes que hizo a las islas a cuenta del contribuyente, hace que hoy tenga una fuerte oposición interna en el PP extremeño, y que fuentes nacionales de ese partido le den por amortizado en el proceso de renovación de líderes y candidatos territoriales emprendido por Pablo Casado a raíz de la reciente convención nacional de su partido. Este es, pues, el resumen de los “éxitos” conseguidos por Iván Redondo para su cliente Monago.

SORPRESA

La invitación de Iván Redondo/Península a la presentación del libro sorprendió, como decimos, en la sede del PP, porque hacía bastante tiempo que él y Monago no tenían contacto, aunque en estos años, desde las debacles electorales de 2015 y 2019, uno y otro hablaron alguna vez, según fuentes cercanas a los “populares” extremeños, aunque, desde la moción de censura que derribó a Mariano Rajoy y expulsó al PP del gobierno de España, Monago -según estas fuentes- “no estaba por la labor de reírle las gracias al que fuera su jefe de Gabinete en la presidencia de la Junta de Extremadura”.

La presentación del susodicho libro (¡vaya un gasto de tiempo, dinero, energía y papel para la exaltación de un personaje de medio pelo, por muy “alto” que haya llegado gracias al dedazo de ciertos presidentes, como alto llegaron “figuras” como Rasputín o Manuel Godoy, entre otros validos sin sustancia, gracias al capricho de ciertas reinas!) iba a tener lugar el 13 de octubre, miércoles, día de la salida del libro a la venta, tal como anunciamos oportunamente en PROPRONews El 13 de octubre reaparecerá el humillado Iván Redondo, pero, luego, los organizadores del acto cambiaron de idea y retrasaron el evento una semana, hasta el día 20, para dejar pasar tiempo suficiente de los ciclos congresuales del PP y del PSOE, que han tenido acaparada la atención política durante la primera quincena del mes en fechas coincidentes con aquella.

La presentación pareció una ceremonia de desagravio al defenestrado asesor. EP
La presentación pareció una ceremonia de desagravio al defenestrado asesor. EP

LA FACETA MASOQUISTA

La presencia de Monago en el salón del Palace avalando el “desagravio” al pobre Redondo fue interpretado como un “ridículo ejercicio de masoquismo político que daba vergüenza ajena”, como comentaron algunos asistentes al acto, según hemos podido saber de testigos presentes en el mismo.

De Monago -que pudo haber sido un buen dirigente con una prometedora carrera política, pero que, a causa de sus errores y, sobre todo de los delirios de su asesor Redondo para justificarlos, se ha convertido en el único presidente autonómico o nacional de un solo mandato después de ganar unas elecciones, incapaz de revalidar el cargo en la segunda oportunidad- no nos extraña ya nada a estas alturas.

De él conocíamos ya diversas facetas, a cuál más pintoresca o curiosa, como, por ejemplo, la faceta cómica -fue un gusto verle con su uniforme de bombero en la campaña de 2011, o recibiendo públicamente un casco de bombero de su esclarecido mentor, Miguel Celdrán, o protagonizando sus rapeados vídeos de campaña-; o la faceta romántica, con la tórrida historia amor que protagonizó en tan volcánicas islas; o la faceta caradura, por hacer aquellos viajes privados por cuenta del Senado y tratar de hacernos creer que tenía trabajos senatoriales oficiales en Tenerife; o la faceta ingenua, por haberse puesto en manos de un vendehumo que tanto ha contribuido a destruir su carrera política; o la faceta bizarra, cuando, ante las críticas recibidas por el escándalo de Tenerife, dijo aquello de “no me van a quebrar las piernas” o “voy a querellarme”; o la faceta ande yo caliente, con ese bien remunerado puestecito que se ha buscado otra vez como senador por autodesignación autonómica, porque él se designó a sí mismo, donde ahora tiene la dicha de compartir experiencias con otra lumbrera de la cosa pública española llamada Susana Díaz que, como él, ordeña también la vaca de nuestros impuestos a cambio de no hacer nada.

Todas esas facetas las conocíamos. Lo que no sabíamos era que Monago tenía un desconocido impulso masoquista, tan potente como para asistir a esa boba ceremonia del Palace en honor del hombre que tanto contribuyó a su ruina política, ni que fuera víctima de ese duradero síndrome de Estocolmo que le mantiene psicológicamente atado a él.

(José Mª Pagador es periodista y escritor, y fundador y director de PROPRONews. Sus últimos libros publicados son 74 sonetos (poesía, Fundación Academia Europea de Yuste), Los pecados increíbles (novela, De la Luna Libros), Susana y los hombres (relatos, Editora Regional de Extremadura) y El Viaje del Tiburón (novela, Caligrama Penguin Random House).

SOBRE EL AUTOR

José María Pagador Otero

José Mª Pagador y Rosa Puch, 100 años de periodismo

OTRAS INFORMACIONES Y ARTÍCULOS

El 13 de octubre reaparecerá el humillado Iván Redondo

El “núcleo zoológico” de la carcajada nacional

El insoportable sufrimiento de Pablo Iglesias

A Pedro Sánchez le caen las “10 plagas de Egipto” y 12 más

Objetivo: destruir a Vara

El “maestro” del relato pierde el suyo

Por qué a Iván Redondo se le ha caído el pelo definitivamente

Decir que se ha ido él, la mentira final de Iván Redondo

Terremoto en el PSOE contra Iván Redondo por el desastre de la “Operación GASEL”

Iglesias, el dinero y la casta

Testigos embozados

PP: de la Santa Sede a la sucia sede

Pablo Pasado, Rajoy y Bárcenas

Los 14 “pecados capitales” de Pablo Iglesias

Inconcebible Sánchez

La única alternativa de Pedro Sánchez: o traiciona a ERC y Bildu o traiciona a España

Cuatro gatos están decidiendo el destino de 47 millones de españoles y el futuro del país

Sánchez se cree muy listo

La trampa de las consultas populistas

Como Pedro Durán, Pedro Sánchez también desafía a la gravedad

La hora de Pedro Sánchez

El definitivo suicidio de Pablo Iglesias

La gran tomadura de pelo de Pedro y Pablo

Pedro Sánchez y el hombre de estado

La maldición de Iván Redondo acecha ya a Pedro Sánchez