lunes, 6 febrero, 2023
spot_img
InicioEditorialNicolás Redondo Urbieta, el admirable ejemplo de un “traidor”

Nicolás Redondo Urbieta, el admirable ejemplo de un “traidor”

El mismo presidente que hoy visita su capilla ardiente le habría condenado entonces, como condena ahora a tantos disidentes actuales del sanchismo

Nicolás Redondo Urbieta, líder de UGT y destacado político socialista, promovió dos huelgas generales masivas contras las medidas económicas del felipismo cuando los gobiernos de González estaban en pleno auge. La primera paralizó por completo el país, hasta el punto de que la propia RTVE dejó de emitir, por el paro de sus trabajadores. Hoy, su disidencia y su militancia en la coherencia le habrían costado la acusación de traidor con la que el sanchismo y sus adláteres intentan acallar a tantos socialdemócratas disidentes de las políticas territoriales y legislativas del actual gobierno.

Madrid.-

Pedro Sánchez tuvo ayer el cuajo de visitar la capilla ardiente de Nicolás Redondo Urbieta, cuando él no solo le hubiera condenado por disidente de sus políticas rompedoras del equilibrio y la unidad de España, sino que, además, ha hecho lo propio con su hijo, Nicolás Redondo Terreros, al que incluso se atrevió a abrirle expediente de expulsión del PSOE.


Nicolás Redondo siempre defendió la unidad de España desde su cuna y su linaje vascos


Nicolás Redondo padre, uno de los poquísimos miembros del PSOE que dimitió como diputado y dejó su escaño en el Congreso por su desacuerdo con las políticas felipistas, fue un disidente de lo que consideraba política errónea del PSOE, es decir, del gobierno de Felipe González, no de su partido. Ocurre que cuando un dirigente toma un rumbo contradictorio con lo que es la esencia de su formación política, la dirigencia pretende que los militantes abracen en bloque el cambio de rumbo. Si no se hace eso, se corre el riesgo de ser acusado de traidor y condenado al ostracismo, si no a algo peor.

Ayer visitó sin ningún escrúpulo la capilla ardiente del gran sindicalista disidente.
Ayer visitó sin ningún escrúpulo la capilla ardiente del gran sindicalista disidente.

Hoy, Nicolás Redondo Urbieta, que siempre defendió la unidad de España desde su cuna y su linaje vascos, indudablemente se enfrentaría contra la deriva disgregadora y anticonstitucional del gobierno sanchista, como ha hecho su hijo y como hacen cada día no solo numerosos cargos y excargos socialistas (Numerosas personalidades socialistas se manifiestan ya públicamente contra la política suicida de Pedro Sánchez), sino centenares de miles de afiliados, simpatizantes y votantes, que se cuestionan muy seriamente seguir votando al sanchismo en las múltiples convocatorias electorales de este año. La rebelión socialista contra el sanchismo no es solo cosa de García Page, de Lambán, de Lobato y de otros dirigentes y barones, sino de incontables electores disconformes (Rebelión socialista, la punta del iceberg).

Ha muerto Nicolás Redondo Urbieta, un gran hombre caracterizado por la coherencia y por la lealtad a las propias ideas y a la esencia del verdadero PSOE, un disidente que hoy sería considerado un traidor por el sanchismo y sus camarillas. Por eso da vergüenza ver a Pedro Sánchez haciéndose la foto ante el cadáver del sindicalista fallecido, cuya disidencia no hubiese tolerado él en la actualidad.

OTROS EDITORIALES

Kichi/Colau, el gran fracaso de los “ayuntamientos del cambio”

García-Page tiene razón

¡Fuera el español! ¡Visca el català!

La inaceptable injerencia punitiva de Argelia

El pueblo ruso no tiene la culpa

Djokovic o la egodictadura

Fracaso histórico de Yolanda Díaz

El PSOE y la prensa

Elecciones, ya

El consenso debería ser la regla, no la excepción

Con el pueblo cubano

Andalucía: gane quien gane, pierde el PSOE

El Gobierno incumple su promesa de lealtad al jefe del Estado y a la Constitución

Purga en la agencia EFE

Sánchez se cree muy listo

Rivera muestra a Sánchez el camino de la dignidad

Una ciudadanía hartísima

El extremismo filoetarra, aislado en el Parlamento Vasco

La Fiscalía debe actuar de oficio contra la llamada de Torra a la “confrontación” contra el Estado

España y el PSOE, en manos de un iluminado

Doble golpe al “procés”

Rivera dinamita Ciudadanos

La (¿inevitable?) destrucción del PSOE

El viraje pedrista de Vara y otras complicidades

¿Bancos intocables?

El síndrome del museo en llamas

Con España, con Cataluña, con el Gobierno

Pedro Sánchez se equivoca

+ posts
ARTÍCULOS RELACIONADOS

Últimas Noticias

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar