El extremismo filoetarra, aislado en el Parlamento Vasco

Euskadi sigue dando lecciones de moderación y sensatez en medio del actual quilombo político

288
El Parlamento Vasco rechaza el extremismo. RTVE
El Parlamento Vasco rechaza el extremismo. RTVE

Es tal el ruido y escándalo que envuelve la vida política española, que muchas noticias relevantes suelen pasar desapercibidas debido a la confusión que se ha apoderado de ella. Una de estas noticias importantes es el completo aislamiento en el que ha quedado EH Bildu en el Parlamento Vasco, por su inadmisible deriva extremista en relación con el “legado” de ETA. Todas las fuerzas parlamentarias vascas se han unido en su condena a los homenajes a etarras y a quienes los organizan.

Vitoria.-

Por primera vez todas las fuerzas políticas representadas en el Parlamento Vasco se han unido en su condena a los “ongi etorris”, los homenajes de bienvenida que los filoetarras de EH Bildu suelen dedicar a los presos de la banda terroristas que salen de prisión. El jueves, día 3 de octubre, toda la cámara vasca se unió para condenar esos recibimientos y cualquier tipo de iniciativa de enaltecimiento de los terroristas.


La cámara vasca condena los “ongi etorris” de homenaje a los terroristas excarcelados.


“La brecha que separa a EH Bildu del resto de los partidos a la hora de analizar el pasado de ETA es cada vez más profunda. La coalición se quedó ayer en absoluta soledad a la hora de justificar los recibimientos a los presos tras abandonar la cárcel. Y lo hizo, además, retrocediendo sobre la posición que mantuvo ante una iniciativa similar en 2018, porque ha pasado de la abstención al voto en contra de una propuesta que rechazaba esos actos”. Así empieza textualmente una información del diario Deia, próximo al PNV, sobre la resolución que ha adoptado el Parlamento Vasco prácticamente por unanimidad -salvo EH Bildu, claro-, de exigir a la izquierda abertzale “que abandone esa ostentación pública por respeto al dolor de las víctimas y para no dañar la convivencia”. El texto lleva la firma del PNV, PSE, Elkarrekin Podemos y PP, y es una buena noticia no solo para las víctimas de la violencia etarra, sino para toda la sociedad vasca y española.


El gobierno que preside el lehendakari Íñigo Urkullu también ha exigido que cesen esos recibimientos a los terroristas.


Como recuerda la información de Deia, “Este debate se reactivó en verano con dos actos en Hernani y Oñati que iban más allá de meras celebraciones familiares y entraban de lleno en el terreno de la exhibición pública con bengalas y pasillos humanos en la calle. Los actos por José Javier Zabaleta, Baldo, y Xabier Ugarte, condenado por el secuestro de José Antonio Ortega Lara, desataron una polémica que obligó a pronunciarse a Arnaldo Otegi, quien dio su aval político a los actos y dijo que se intenta prohibir “el derecho al abrazo”. El Foro Social, con cierta ascendencia dentro de la izquierda abertzale, aconsejó sin embargo que se celebraran a puerta cerrada”.

La condena de la cámara legislativa vasca tiene exclusivamente una dimensión ética, ya que otro tipo de medidas, como instar acciones legales contra los recibimientos de homenaje a etarras sería una iniciativa difícil de prosperar judicialmente.

El lehendakari Íñigo Urkullu, ejemplo de sensatez y moderación. RTVE
El lehendakari Íñigo Urkullu, ejemplo de sensatez y moderación. RTVE

Por su parte, el gobierno vasco que preside el lehendakari Íñigo Urkullu, ha condenado reiteradamente los recibimientos públicos a los etarras que salen de la cárcel y ha exigido a la izquierda abertzale que deje de organizarlos. En este, como en otros aspectos de la vida política de Euskadi y de España, y salvo salidas extemporáneas de algún dirigente, el PNV y Urkullu vienen dando muestras de equilibrio, moderación y buen sentido político, virtudes que tendrían mejor efecto autonómico y nacional en otra situación no tan embrollada como la que hoy vive España.