Con España, con Cataluña, con el Gobierno

La ley debe imperar y proteger cuanto antes los derechos democráticos de todos los catalanes

414
La manifestación de mañana en Barcelona será mayor que la del 8 de octubre. RTVE
La manifestación de mañana en Barcelona será mayor que la del 8 de octubre. RTVE

Con España, con Cataluña y con el Gobierno. Firme e inequívocamente. Este es el mensaje y la postura de este periódico en el día de hoy. Se ha tolerado durante demasiado tiempo la ilegalidad suicida de un puñado de irresponsables dirigentes catalanes. Ha llegado el momento de decir basta y restaurar la legalidad democrática.

Millones de catalanes –una gran mayoría de ciudadanos y ciudadanas de esa comunidad autónoma- se sintieron ayer agredidos y estafados con la declaración unilateral de independencia y la proclamación de una supuesta república catalana, que solo cabe en la imaginación calenturienta de sus promotores. La tal república ni siquiera va a durar unos minutos, ni unas horas, ni unos días, porque no existe ni existirá. Lo que ha sucedido es la comisión de un delito por una banda de irresponsables y el Estado va a restaurar de inmediato la ley transgredida.


La cientocincuentaycincaína es la vacuna que de una vez por todas va a dejar a España inmunizada para el futuro contra cualquier sarampión separatista.


No hay que tener miedo ni sentir vértigo porque no va a pasar nada. Ni setenta votos de setenta irresponsables, ni una escasa mayoría parlamentaria basada en una clara minoría de votos, pueden imponer por la fuerza de la rebelión y los hechos consumados unas tesis que no comparte la mayoría más que absoluta del pueblo catalán. Por eso no puede haber temor. Por eso y porque la democracia, la ley y el Estado están de parte de esa inmensa mayoría y de una España unida e indivisible consagrada hace mucho tiempo por la Constitución.

LA VACUNA

Todos los culpables de este atentado a la democracia deben ser detenidos, juzgados y condenados en función de sus respectivas responsabilidades, empezando por el ya no presidente Puigdemont y todo su ya no existente gobierno –suspendidos de facto desde el momento que se aprueba el artículo 155 por el Senado- y terminando por la Mesa del Parlament y de cuantos cómplices actuales o futuros participen de la farsa.

Convocatoria manifestación.
Anuncio de convocatoria de la manifestación de mañana domingo en Barcelona.

Tendremos, ciertamente, días movidos, como los ha habido otras veces en la democracia española, que siempre ha sabido resistir a la amenaza de los militones golpistas, de los pistoleros de ultraderecha y de los pistoleros etarras. Tenemos una democracia mucho más fuerte y saludable de lo que algunos piensan, y ahora vamos a tener una nueva prueba de ello, saliendo, pronto y bien, de esta crisis, que se convertirá en otro episodio de fortalecimiento de España.

La cientocincuentaycincaína es el imprescindible principio activo de esta vacuna que, de una vez por todas, debe dejar a España inmunizada para el futuro contra cualquier sarampión separatista. Tal vez al final era inevitable que ocurriera lo que ha ocurrido, para que se ensayara por primera y última vez el mecanismo constitucional que protege la unidad de España contra el separatismo. Y vamos a comprobar todos que ese mecanismo funciona perfectamente y vamos a volver a comprobar que la España moderna y democrática en la que vivimos es capaz de superar con tranquilidad y eficacia una crisis como esta, intolerable en todo país democrático.

DAÑOS Y PERJUICIOS

A los responsables de este atraco a la democracia –ni siquiera lo vamos a llamar golpe de Estado porque los 70 ejecutores han demostrado que no tienen entidad para golpear a un país como España- hay que exigirles no solo su responsabilidad penal, sino también –y muy especialmente- su responsabilidad de todo orden por los daños y perjuicios causados, desde la malversación de los fondos públicos dedicados al adoctrinamiento, a los medios públicos de desinformación y propaganda y a todos los cuantiosos gastos del desgraciado procés, hasta los gastos y pérdidas originados ya a decenas de millares de empresas catalanas y a incontables trabajadores de todos los sectores económicos por causa de su delirio inadmisible.


Montilla y Antich deben ser expulsados inmediatamente del PSOE por su cobardía y traición.


Por lo que respecta a José Montilla y Francesc Antich, que ayer se ausentaron del Senado para no votar el artículo 155, creemos que el PSOE debe pedirles a ambos el acta de senador y expulsarles del partido, por su evidente traición a la legalidad constitucional y a su deber como parlamentarios nacionales en una crisis tan grave como la que vivimos. No es de recibo que el Estado les pague a estos personajes pingües emolumentos desde hace tantos años –ambos viven exclusivamente de la política, Montilla desde hace ya 36 años, y Antich desde hace 26- para que cuando tienen que respaldar al mismo Estado al que deben lealtad y que les da de comer, cometan la cobardía de ausentarse de una votación trascendental para no decir ni sí ni no ante un delito tan flagrante de los responsables de las instituciones catalanas. Ambos llevan una cómoda vida sin hacer casi nada en un Senado donde tampoco hay demasiado que hacer, y al que fallan precisamente el día que esa institución tiene que servir por primera vez para algo trascendental, como es prestar a la nación un servicio que por una vez justifica verdaderamente su existencia.

TODOS POR LA UNIDAD

Para mañana domingo, Sociedad Civil Catalana, esa valiente y admirable organización que ha defendido y defiende en Cataluña la legalidad constitucional y la unidad de España, en un ecosistema político adverso –porque había sido parasitado hasta ahora por agresivos irresponsables-, tiene convocada una manifestación a favor de la democracia y la unidad de España que, sin duda, será más masiva que la del pasado 8 de octubre. Aquel día, la mayoría silenciada en Cataluña salió de su casa y reunió a más de un millón de personas en las calles de Barcelona. Para mañana domingo se esperan entre millón y medio y dos millones de manifestantes, según fuentes fidedignas de la sociedad catalana –porque incluso los temerosos también han perdido el miedo por fin-, en una muestra popular de unidad y de amor a Cataluña y a España que dejará pequeña a la mayor de las Diadas.

Desde PROPRONEWS, en estos momentos de dificultad manifestamos nuestro apoyo al Gobierno, a los partidos constitucionalistas, a los jueces y fiscales y, muy especialmente, a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, a los que les va a tocar el papel más sacrificado y difícil en esta crisis; animamos a los ciudadanos y ciudadanas de Cataluña y de España a asistir masivamente a esa y a otras manifestaciones por la unidad nacional que irán convocándose sucesivamente en todo el país, y exhortamos a todos a defender la legalidad, a no tener miedo, a sentirse orgullosos de ser españoles y a estar tranquilos porque, por fin, el problema originado por esa minoría rebelde de nuestra querida Cataluña ha entrado ya hoy sábado en vías de solución.