domingo, 26 mayo, 2024
spot_img
InicioPolíticosEl 28M y el pato o los platos rotos del sanchismo

El 28M y el pato o los platos rotos del sanchismo

Algunos presidentes y alcaldes socialistas no merecen que el electorado empiece a castigar a Sánchez en sus cabezas

El todavía presidente del gobierno, Pedro Sánchez, ha cometido posiblemente el peor error político de su azarosa carrera, al convertir las elecciones autonómicas y municipales del próximo domingo en una clara “primera vuelta” de las generales de diciembre, si es que la legislatura llega hasta entonces, después de lo que va a suceder dentro de cuatro días. Con ello no solo ha desdibujado el papel de los presidentes autonómicos y los alcaldes del PSOE, haciendo de estas elecciones otra cosa de lo que en realidad son, sino que obliga todavía más a muchos votantes socialistas a replantearse el sentido de su voto, después de sus promesas incumplidas de que no pactaría con los populistas ni con los separatistas que quieren destruir España como nación unida, esos aliados sin escrúpulos del sanchismo que incluso se han atrevido a incluir en sus listas a casi medio centenar de terroristas condenados, entre ellos, siete asesinos etarras con delitos de sangre. Presidentes y alcaldes socialistas pueden pagar el domingo el pato y los muchos platos rotos del sanchismo. Esperemos que los más razonables y constitucionalistas se salven de la quema. Pero el lema sanchista de esta campaña –“Defiende lo que piensas”, que parece una traición del subconsciente- puede volverse contra Sánchez

Sevilla.-

En lenguaje popular se dice “pagar el pato” o “pagar los platos rotos” cuando se imputa a alguien la responsabilidad o las culpas de un tercero. Esto es lo que puede ocurrir en las elecciones autonómicas y municipales del próximo domingo, cuando los votantes socialistas críticos con la deriva populista de este sanchismo aliado con los populistas, los separatistas y los herederos de los terroristas -un sanchismo que en nada se parece el socialismo civilizado del “antiguo” PSOE-, se planteen castigar a Pedro Sánchez en las cabezas de los candidatos autonómicos y municipales.


A los estrategas de campaña del sanchismo les ha traicionado el subconsciente con el eslogan “Defiende lo que piensas”.


Esto que decimos tiene un claro fundamento no solo en lo que auguran todas las encuestas privadas sobre posibles trasvases de votos socialistas a otras formaciones más moderadas y menos peligrosas para la continuidad de España como nación, sino en lo que ya ha ocurrido en elecciones autonómicas anteriores desde que Pedro Sánchez (des)gobierna nuestro país.

Los numerosos sondeos y encuestas más o menos independientes hechas públicas hasta ahora -excluyendo, claro está, las muy sesgadas del CIS- pronostican no solo una derrota del sanchismo en el cómputo general de votos a nivel nacional el domingo, sino, lo que es peor para las expectativas de Sánchez, la abstención o nuevos trasvases de votos de antiguos votantes socialistas a otras formaciones constitucionalistas, lo que puede derivar en una catástrofe electoral en determinados territorios y ciudades.

SONDEOS Y ANTECEDENTES

Este pronóstico no solo se fundamenta en cuestiones demoscópicas muy depuradas, sino en los claros antecedentes que ilustran esta probabilidad. Dichos antecedentes son los resultados -catastróficos para el sanchismo- de las anteriores elecciones de Madrid, en las que Ayuso sacó más diputados que toda la izquierda junta, resultados que el próximo domingo pueden transformarse en una mayoría absoluta de la presidenta; o los resultados en Castilla y León de 2022, con la victoria del PP sobre el PSOE y una holgada mayoría absoluta de la derecha y la ultraderecha; o los todavía más significativos resultados de las elecciones de Andalucía en 2022, con la mayoría absoluta de Juanma Moreno, que casi duplicó los votos socialistas, sacó 21 diputados más que toda la izquierda junta y puso fin a décadas de gobiernos socialistas.


Pedro Sánchez ha cometido el error de convertir el 28M en la primera vuelta de las generales y en ese pecado puede llevar la penitencia.


Este es el terreno al que Pedro Sánchez ha querido llevar el duelo electoral autonómico y municipal del próximo día 28, convirtiéndolo en una confrontación personal entre él y Feijóo, entre el sanchismo (porque no se puede decir otra cosa de este “socialismo sanchista” en el que no se reconocen tantos y tantos votantes socialdemócratas) y el PP, cuando no se trataba de eso en absoluto, lo que prueba que al todavía presidente le traicionan sus propios fantasmas.

DESAFÍO NACIONAL

Pedro Sánchez ha convertido esta campaña en un desafío nacional, utilizando todos los recursos y resortes del gobierno, anunciando un sinfín de medidas nacionales (cuando estamos hablando de unas elecciones autonómicas y municipales, en cuya campaña los electores o no han oído hablar de propuestas en ese ámbito, o tales propuestas han quedado eclipsadas por las “sanchadas” de cada día) que luego aprobaba el consejo de ministros; valiéndose de las descaradas manipulaciones del CIS; utilizando torticeramente RTVE y los demás medios públicos del Estado.


Gestores constitucionalistas y nada populistas, como Page, Vara, Lambán o Abel Caballero, merecen seguir gobernando.


Para asombro y disgusto de barones y alcaldes socialistas, la estrategia sanchista ha desdibujado sus campañas a nivel regional y local, de modo que el elector de cada comunidad y cada ciudad ha sido llamado a evaluar en las urnas la política de Sánchez más que la de cada uno de los candidatos respectivos. Y ahí es donde radica este error de visión y de estrategia, agravado por el hecho impredecible del coladero de 44 terroristas y asesinos etarras en la recta final de la campaña -asesinos incluso de no pocos cargos y militantes socialistas), como si el hado quisiera recordarnos a todos a última hora, para que nadie olvide la realidad del sanchismo, con quién ha pactado y a quién ha favorecido Pedro Sánchez con tal de llegar a la presidencia del gobierno y de mantenerse en el poder.

LOS PERJUDICADOS

Los perjudicados por esta estrategia suicida -ya lo hemos visto en Madrid y en Andalucía- son gestores razonablemente eficientes y moderados, como Page, Vara y Lambán, entre otros, políticos socialdemócratas que merecerían seguir gobernando y a los que el sanchismo hace un daño evidente ante sus electorados naturales.


Numerosos alcaldes socialistas, desde el de Vigo hasta el de Valladolid, pasando por el de Sevilla, tampoco son culpables de los excesos del sanchismo.


Pedro Sánchez ha cometido el error de convertir el 28M en la primera vuelta de las elecciones generales de diciembre (si es que llegamos) y en ese pecado va a llevar la penitencia, según auguran todos los sondeos y según se desprende de lo vivido hasta ahora en las últimas elecciones autonómicas.

Muchos votantes socialdemócratas que no quieren que España se rompa, que no quieren que el castellano sea relegado a lengua residual en ciertas comunidades autónomas, que no quieren la continuidad de un gobierno basado en el apoyo de populistas, separatistas y herederos de los terroristas, que no quieren que cuatro años más de sanchismo-populismo-separatismo-filoetarrismo supongan la destrucción de nuestro civilizado y avanzado sistema constitucional y la fractura de nuestra nación, o bien se quedarán el domingo en casa, porque moralmente no pueden dar su voto a nada que suponga un reforzamiento de Sánchez, o votarán a otras opciones constitucionalistas, como ya pasó en Andalucía el año pasado.


Chivite, Puig o Armengol tienen su continuidad en peligro por sus devaneos con el separatismo, el populismo y el desprecio del idioma común de los españoles.


Solo una posible victoria de algunos de los barones y los alcaldes socialdemócratas y constitucionalistas que hemos nombrado maquillará algo los negros resultados que obtendrá el sanchismo el día 28. Pero eso no aliviará la que le espera a Sánchez en diciembre (si es que llegamos, con la fractura tripartita del ejecutivo y la que se va a liar entre ellos tras los resultados del domingo). Entonces los votantes socialdemócratas ya no tendrán ningún escrúpulo en decirle lo que piensan directamente a Sánchez, sin candidatos interpuestos.

“Defiende lo que piensas”, reza el eslogan sanchista de esta campaña, con el que a los estrategas monclovitas les ha traicionado el subconsciente. Porque, efectivamente, muchos electores socialdemócratas van a cumplir a pies juntillas tamaña sugerencia, para desgracia de él.

(José María Pagador es periodista y escritor, y fundador y director de PROPRONews. Sus últimos libros publicados son AbeceImagindario (fotolibro, Fundación Caja de Badajoz), Lencero, el hombre que no se encontró a sí mismo (biografía, Fundación Caja Badajoz), y Susana Leroy (novela, Fundación José Manuel Lara/Grupo Planeta).

SOBRE EL AUTOR

José María Pagador Otero

José Mª Pagador y Rosa Puch, casi 100 años de periodismo

OTRAS INFORMACIONES Y ARTÍCULOS

Yolanda y el machismo de Pablo y Pedro

Pablo Iglesias, El Gran Fracasado

Numerosas personalidades socialistas se manifiestan ya públicamente contra la política suicida de Pedro Sánchez

Rebelión socialista, la punta del iceberg

Mi pedigrí de 4 generaciones de socialistas y los sanchistas del momento

Xenofobia y racismo preventivos

A la familia (aplaudidora) de Queipo de Llano: ¿dónde está mi tío abuelo que él mandó fusilar?

Tras una exitosa endarterectomía carotídea, vuelvo a estar operativo y con redobladas ganas

No podemos permitir que los dos extremos totalitarios destruyan nuestra democracia

Despellejador de tu madre en público, nueva profesión con futuro

Illa, una arriesgada operación que puede salir bien

Terrorismo doméstico, peor que ETA y que el Holocausto

España no es un Estado fallido sino mal gobernado

Follar, no sé, Pablo, pero joder, jodes divinamente

Supremo escándalo

La (imposible) khasoggización de España

Como Pedro Durán, Pedro Sánchez también desafía a la gravedad

PROPRONews acierta de pleno: Pedro Sánchez, presidente

Adiós, Rajoy, adiós

Politiquitis, la grave enfermedad de España

PPudrir, PPudrición, PPutrefacción, PPudridero, PPodredumbre, PPodridos…

Letizia se rebela contra la hipocresía real

Nauseabunda utilización de las víctimas por el PP

“Una corrida en tu cara”, la chirigota sevillana que confunde humor con zafiedad

No, Guillermo, yo no mato mujeres, yo las defiendo

Los esfínteres del independentismo

Carles y Cia en el país (por fin) de la autoridad

Cataluña: letal incertidumbre

Es la revolución, estúpido

Veletas de la política

Yo (también) acuso

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Últimas Noticias