jueves, 9 febrero, 2023
spot_img
InicioCarta del directorXenofobia y racismo preventivos

Xenofobia y racismo preventivos

Considerar una amenaza las consecuencias de un partido de fútbol España-Marruecos es tan excesivo como impropio de nuestra convivencia

El partido de fútbol de esta tarde entre las selecciones nacionales de España y Marruecos ha sido entronizado a priori como una ocasión de alto riesgo por el presunto enfrentamiento “entre marroquíes y españoles”, o “entre africanos y europeos”, o entre “cristianos y musulmanes”, o “entre hispanos y magrebíes”, sin que haya ningún dato previo en nuestro país de que dicho enfrentamiento vaya a producirse o se haya producido en el pasado.

Madrid.-

Los graves disturbios de hace unos días en Bruselas y otras ciudades belgas tras la eliminación por Marruecos de la selección belga en el Mundial, sirve de excusa para que los racistas y los xenófobos españoles se apresten a esperar la menor provocación para liarla parda, y para que el Ministerio del Interior haya tomado nada menos que medidas nacionales para prevenirlos aquí. Se sabe que antes del partido Marruecos-Bélgica, seguidores de ambas selecciones ya protagonizaron diversos enfrentamientos, no se sabe provocados por quién. Finalmente estalló la revuelta callejera en un ambiente ya caldeado de antemano, y numerosos vándalos la mayoría de ellos encapuchados se dedicaron durante horas a destrozar la ciudad. Lo que no se sabe es de qué nacionalidad eran los alborotadores anónimos y por qué desde el primer momento se culpó de todo a “los marroquíes”.


En Europa, y ahora aquí, en España, ya están señalados “los marroquíes” como los malos que van a provocar y a causar daño.


A menudo, como consecuencia de la alta rivalidad que el fútbol desata entre las masas, se producen en numerosos lugares del mundo batallas campales entre seguidores de unos y otros equipos o de unas y otras selecciones, sin que se señale a unos o a otros enfrentados por su nacionalidad o por sus peculiaridades étnicas. Pero en Europa, y ahora aquí, en España, ya están señalados “los marroquíes” como los malos que van a provocar y a causar daño. Incluso circula profusamente por las redes un mapa de España con la indicación del número de marroquíes que viven en cada provincia -cerca de un millón en todo el territorio nacional-, como advirtiendo de “lo que puede pasar” hoy, sobre todo en aquellas donde hay más, lo que constituye un claro indicio del racismo y la xenofobia que anida en el corazón incluso de aquellos ciudadanos que se consideran justos y desprejuiciados.

El mapa de una alarma injustificada e innecesaria.
El mapa de una alarma injustificada e innecesaria.

CIUDADANOS DE AQUÍ

Cuando el caos desatado este mismo año en París en la final de la Liga de Campeones entre el Real Madrid y el Liverpool, con millares de personas participantes en los disturbios y numerosas “escenas dantescas” de caos y destrozos, como las calificó la prensa internacional, nadie señaló a los aficionados causantes por su nacionalidad o por su “raza” (no existen las razas entre los humanos, porque, científicamente, todos pertenecemos a la misma).

Hace poco una alta empleada del palacio de Buckingham le preguntó reiteradamente a una ciudadana negra dónde había nacido o de dónde provenía, sin aceptar la respuesta de aquella mujer que le dijo “soy británica, he nacido aquí”. Porque numerosísimos inmigrantes adoptan la nacionalidad -si se les permite, que esa es otra- del país al que llegan y, sobre todo, sus hijos nacen ya siendo ciudadanos del país de acogida. Gracias a eso, los EE.UU. son una gran nación multicultural y multirracial, sin que, desgraciadamente, el racismo y la xenofobia hayan dejado de estar presentes allí, pero habiendo contribuido grandemente ese hecho al progreso y la prosperidad del país.

En España tenemos un gran grupo de ciudadanos procedentes de Marruecos, como de muchos otros países del mundo. Muchos de ellos son y se consideran ciudadanos españoles y se envuelven en nuestra bandera, tanto que, de no jugar hoy ambas selecciones, e incluso jugando las dos, algunos o muchos se decantarían por el triunfo de la española. Pero también tienen derecho a reivindicar la validez de sus orígenes y a festejar, pacíficamente desde luego, sus victorias.

En vez de dinamitar puentes entre las personas de uno u otro origen, lo que habría que hacer es la mínima pedagogía sobre los lazos que nos unen, y más entre dos países vecinos y amigos, que comparten tantas cosas desde el punto de vista geopolítico, cultural, social y económico.

Estoy seguro de que en España, salvo que aprovechen la situación los descerebrados de uno y otro lado de siempre, o salvo que terceros países con interés en aprovechar cualquier ocasión para desestabilizar nuestras democracias -la Rusia de Putin tiene acreditadas numerosas operaciones encubiertas para alterar la vida de los países occidentales-, no va a pasar nada esta tarde. Por eso me parecen desmesurados el gran despliegue preventivo que ha ordenado Interior, la innecesaria alarma generada en la población y el interesado “sobreaviso” en que desde hace días están los amantes del follón. Por mis experiencias en Marruecos -un país maravilloso y amable- y con marroquíes -gente pacífica y hospitalaria donde las haya-, estoy convencido de que toda esta alerta nacional quedará desmentida esta tarde por los hechos, una alerta tal vez provocada por los interesados en distraer a los españoles de los numerosos problemas que tenemos.

(José Mª Pagador es periodista y escritor, y fundador y director de PROPRONews. Sus últimos libros publicados son 74 sonetos (poesía, Fundación Academia Europea de Yuste), Los pecados increíbles (novela, De la Luna Libros), Susana y los hombres (relatos, Editora Regional de Extremadura) y El Viaje del Tiburón (novela, Caligrama Penguin Random House).

SOBRE EL AUTOR

José Mª Pagador y Rosa Puch, casi 100 años de periodismo

José María Pagador Otero

OTRAS CARTAS

A la familia (aplaudidora) de Queipo de Llano: ¿dónde está mi tío abuelo que él mandó fusilar?

Tras una exitosa endarterectomía carotídea, vuelvo a estar operativo y con redobladas ganas

No podemos permitir que los dos extremos totalitarios destruyan nuestra democracia

Despellejador de tu madre en público, nueva profesión con futuro

Illa, una arriesgada operación que puede salir bien

Terrorismo doméstico, peor que ETA y que el Holocausto

España no es un Estado fallido sino mal gobernado

Follar, no sé, Pablo, pero joder, jodes divinamente

Supremo escándalo

La (imposible) khasoggización de España

Como Pedro Durán, Pedro Sánchez también desafía a la gravedad

PROPRONews acierta de pleno: Pedro Sánchez, presidente

Adiós, Rajoy, adiós

Politiquitis, la grave enfermedad de España

PPudrir, PPudrición, PPutrefacción, PPudridero, PPodredumbre, PPodridos…

Letizia se rebela contra la hipocresía real

Nauseabunda utilización de las víctimas por el PP

“Una corrida en tu cara”, la chirigota sevillana que confunde humor con zafiedad

No, Guillermo, yo no mato mujeres, yo las defiendo

Los esfínteres del independentismo

Carles y Cia en el país (por fin) de la autoridad

Cataluña: letal incertidumbre

Es la revolución, estúpido

Veletas de la política

Yo (también) acuso

Web | + posts
ARTÍCULOS RELACIONADOS

Últimas Noticias

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar