miércoles, 21 febrero, 2024
spot_img
InicioPolíticosYolanda y el machismo de Pablo y Pedro

Yolanda y el machismo de Pablo y Pedro

Para tener poder acepta de buen grado la tutela de hombres a los que luego insulta

En otro alarde de hipocresía a los que nos tiene acostumbrados -como llamar Sumar a una plataforma de la que excluye al partido que le llevó a donde está-, Yolanda Díaz se ha atrevido a calificar de “machistas” a dos hombres a los que les debe todo, Pablo Iglesias y Pedro Sánchez. Sin la tutela del primero para llegar al gobierno y sin la tutela del segundo para su preponderancia actual y para que Sumar tenga alguna posibilidad, Yolanda no sería hoy absolutamente nadie, y eso es la mayor prueba de machismo que existe.

Sevilla.-

Yolanda Díaz es carne de contradicción y pensamiento de hipocresía. Por ejemplo, ahora, porque cree que le conviene, echa pestes de los partidos políticos -como si una democracia liberal pudiese funcionar sin partidos- en su camino del asamblearismo comunista de Sumar, pero resulta que ella ha concurrido tres veces a elecciones en las listas de Podemos. No quiere partidos políticos en esta “concurrencia de anhelos” que se ha sacado de la manga, pero ella sigue siendo militante del PCE y lo ha sido de Esquerda Unida, de Alternativa Galega de Esquerda, de En Marea y de En Común. Yolanda lleva en política desde 2005, 18 años en total, es decir más de un tercio de su vida, pero por sus propios méritos lo más que llegó a ser electoralmente fue concejala de Ferrol.


Ahora denosta a los partidos políticos, pero ella sigue siendo militante del PCE y ha estado en varias formaciones.


Cuando se presentó a la presidencia de la Junta de Galicia en las elecciones de 2005, solo obtuvo 12.400 votos, es decir, el 0,75% de las papeletas. Luego, en las autonómicas de 2009, no obtuvo ni un solo diputado en Galicia. Y esa carrera fulgurante hubiese seguido una trayectoria similar de no ser por Podemos, donde tuvo la listeza de integrarse oportunamente, a partir de lo cual empieza a subir como la espuma. Integrada ya en el partido que encabezaba Pablo Iglesias, Yolanda consigue ser diputada nacional en las tres elecciones generales celebradas desde 2019.


Hoy no quiere ver a Podemos ni en pintura, pero ha concurrido a tres elecciones generales en las listas moradas.


Pero el verdadero aterrizaje en la mullida pista del verdadero poder, el ejecutivo, lo realiza en enero de 2020, cuando el dedazo de Iglesias la convierte en ministra de Trabajo y Economía Social del Gobierno de España y, poco después, en marzo de 2021, en vicepresidenta tercera de ese mismo gobierno, por el mismo dedazo. Y cuando Iglesias dimite de su cargo gubernamental, vuelve a tocarla con su dedo milagroso y la convierte en vicepresidenta segunda y cabeza visible de Podemos.

2ª TUTELA, LA DE PEDRO SÁNCHEZ

Es decir, Yolanda Díaz es una criatura política engendrada por Pablo Iglesias en el vientre de Podemos, sin que ella manifestase ningún escrúpulo feminista o democrático, teniendo en cuenta que fue designada por un “macho” y que para eso no hizo falta ningún proceso de primarias, como el que ahora vuelve a despreciar respondiendo al justo requerimiento de Podemos para la posible integración de los morados en Sumar.


La conspicua feminista no se quejó cuando el “machista” Pablo Iglesias la colocó a dedo de ministra, vicepresidenta y cabeza de Podemos.


La traición a Pablo Iglesias y a Podemos -a los que les debe todo lo que ella es ahora y que jamás hubiese logrado por sus propios méritos- es notoria. Pero su impostado feminismo de Chanel -la casa de modas, no la cantante- no se queda ahí. O sea, Yolanda no solo ha aceptado el póker político del que es beneficiaria gracias a las cartas marcadas de Iglesias, sino que, además, mientras le convino y mientras el líder morado tenía el poder gubernamental, se adaptó sumisamente a los designios de este sin protesta feminista alguna.

Pero las tutelas de “machos” -es ella la que los ha acusado públicamente de machistas- sobre esta feminista de pro no acaban aquí. En cuanto Pedro Sánchez se dio cuenta de las posibilidades de tener a su izquierda a una formación más sumisa y menos contestataria que Podemos, empezó a tutelar a su vicepresidenta segunda a la vista de todos, dándole incluso un insólito papel protagonista que para nada le correspondía en el teatro de la moción de censura -por calificarla piadosamente- de Voxmames.


Ha aceptado complacida el papel de muleta electoral que le ha asignado el “machista” Pedro Sánchez.


Y ahora, esta adalid del feminismo más ortodoxo ha calificado públicamente de “machistas” a Pablo Iglesias y a Pedro Sánchez, siendo que lo que ha sido ella hasta hoy en el gobierno se lo debe al primero, y que lo que pueda ser mañana -si es que lo logra, que lo dudo- se lo deberá en buena medida al segundo, sin que eso, tan feminista por su parte, le haya merecido reproche alguno. Es algo parecido a esas divorciadas autoproclamadas feministas que, en lugar de trabajar, exprimen a los exmaridos con pensiones compensatorias desmesuradas y eternas, y a los que, encima, califican de machistas.

(José Mª Pagador es periodista y escritor, y fundador y director de PROPRONews. Sus últimos libros publicados son 74 sonetos (poesía, Fundación Academia Europea de Yuste), Los pecados increíbles (novela, De la Luna Libros), Susana y los hombres (relatos, Editora Regional de Extremadura) y El Viaje del Tiburón (novela, Caligrama Penguin Random House).

SOBRE EL AUTOR

José Mª Pagador y Rosa Puch, casi 100 años de periodismo

José María Pagador Otero

OTRAS INFORMACIONES Y ARTÍCULOS

Pablo Iglesias, El Gran Fracasado

Numerosas personalidades socialistas se manifiestan ya públicamente contra la política suicida de Pedro Sánchez

Rebelión socialista, la punta del iceberg

Mi pedigrí de 4 generaciones de socialistas y los sanchistas del momento

Xenofobia y racismo preventivos

A la familia (aplaudidora) de Queipo de Llano: ¿dónde está mi tío abuelo que él mandó fusilar?

Tras una exitosa endarterectomía carotídea, vuelvo a estar operativo y con redobladas ganas

No podemos permitir que los dos extremos totalitarios destruyan nuestra democracia

Despellejador de tu madre en público, nueva profesión con futuro

Illa, una arriesgada operación que puede salir bien

Terrorismo doméstico, peor que ETA y que el Holocausto

España no es un Estado fallido sino mal gobernado

Follar, no sé, Pablo, pero joder, jodes divinamente

Supremo escándalo

La (imposible) khasoggización de España

Como Pedro Durán, Pedro Sánchez también desafía a la gravedad

PROPRONews acierta de pleno: Pedro Sánchez, presidente

Adiós, Rajoy, adiós

Politiquitis, la grave enfermedad de España

PPudrir, PPudrición, PPutrefacción, PPudridero, PPodredumbre, PPodridos…

Letizia se rebela contra la hipocresía real

Nauseabunda utilización de las víctimas por el PP

“Una corrida en tu cara”, la chirigota sevillana que confunde humor con zafiedad

No, Guillermo, yo no mato mujeres, yo las defiendo

Los esfínteres del independentismo

Carles y Cia en el país (por fin) de la autoridad

Cataluña: letal incertidumbre

Es la revolución, estúpido

Veletas de la política

Yo (también) acuso

Artículo anterior
Artículo siguiente
ARTÍCULOS RELACIONADOS

Últimas Noticias