Follar, no sé, Pablo, pero joder, jodes divinamente

Aunque te aviso de que los ciudadanos de este país no vamos a permitir que jodas España

1820
También jodiste la etiqueta. EM
También jodiste la etiqueta. EM

A mí, al principio, me caías bien, Pablo, y hasta llegué a tomarte en serio. Cuando todavía no había oído hablar de ti, fui uno de los primeros activistas del 15M no solo sin renunciar a mis ideas socialdemócratas, sino precisamente por ellas, y lo que surgió de ese movimiento de indignación ciudadana, que luego cristalizó en Podemos, a mí me gustaba al principio. Pero pronto comprobé, Pablo, que la transversalidad, la discrepancia y la democracia interna quedaban aplastadas por tu estalinismo y enseguida me di cuenta de que no eras ninguna solución sino otro problema que, además, agravaba los ya existentes, como el de Cataluña. Y ahora, plenamente a gusto tú ya con tu posición, el doble sueldo público de tu mujer y el tuyo, tu mansión y tu chiringuito, me sales con que los hombres feministas, entre los que te incluyes, desde luego, “follan mejor”. Y, ya te digo, follar no sé, pero joder jodes estupendamente. Pero no te confíes. Tu jodienda te ha delatado y, desde luego, no sé si tendrá enmienda, pero futuro no tiene ninguno.

Ínclito Pablo. Hace poco dijiste públicamente, con esa elocuencia y simpatía que te caracterizan: “Hay una frase que utilizan los sectores más gamberros del movimiento feminista, que a mí me encanta, que dice que los hombres feministas follan mejor”. Di por supuesto que, como eres uno de ellos, un hombre feminista quiero decir, (yo también lo soy y lo tengo a gala, pero de lo otro no voy a presumir) te incluías entre los folladores excelsos. No te lo recrimino. Allá tú. No sé si follas mejor o peor ni me interesa lo más mínimo. Lo que sí he comprobado en estos pocos años que llevas en la cosa pública, tan atento “a la casta” que has terminado formando parte de ella, es que joder, jodes divinamente.


Has jodido el 15M y todo lo que se esperaba de ti y de Podemos.


Te voy a refrescar la memoria de algunas de las cosas y las personas que has jodido en este tiempo récord de acelerada decadencia a la que has conducido a Podemos. Solo son unos pocos ejemplos, porque la lista completa casi no cabe ya en la red.

JODISTE EL 15M, que era un movimiento transversal con gente de todas las ideologías y al que has jodido con tu OPA comunista. Incluso tuviste la poca vergüenza de escenificar en la Puerta del Sol –símbolo de esa transversalidad- tu alianza con IU.

JODISTE IU, ahogada por esa OPA que te digo. Gracias a ti, y con la entusiasta colaboración de Garzón, ahora IU ya no es nada.

JODISTE PODEMOS y a la vista está el último resultado en Andalucía, lo que te pronostican las encuestas y la voladura que está sufriendo tu partido en toda España.

JODISTE LA IZQUIERDA al no apoyar al PSOE en la fallida investidura de 2016 y ahora ya va a ser difícil un gobierno de izquierdas tras las próximas elecciones generales con los malos resultados que vas a tener y el daño que le haces –y se hace- a Pedro Sánchez.

JODISTE A PEDRO SÁNCHEZ, y doblemente, primero, por no apoyar su investidura de hace dos años y, después, por apoyar su candidatura a la presidencia del Gobierno con la moción de censura. En ninguno de los dos casos le has hecho ningún favor. Es más, yo creo que le has jodido más la segunda vez. No sé si me entiendes.

JODISTE A ÍÑIGO ERREJÓN, que era tu número dos y lo sentaste a tu derecha en el Congreso de los Diputados, hasta que te salió respondón y lo mandaste sin ningún miramiento a las tinieblas exteriores, desde las cuales te corresponde ahora dándote la espalda y aliándose con Carmena para la Comunidad de Madrid.

JODISTE LA DEMOCRACIA INTERNA, dado que no admites la menor discrepancia en tu decreciente partido. Tu aviso de “ni media tontería” lo dice todo de ti.

JODISTE EL SORPASSO que le ibas a dar al PSOE y lo que te queda es conformarte con el RETROCESSO electoral que ya sufres y el que te espera.

JODISTE LA ARITMÉTICA, porque Unidos Podemos tuvo un millón menos de votos que la suma de IU y Podemos por separado.

JODISTE LA VARIANTE ANDALUZA DE PODEMOS, Adelante Andalucía, que por influjo de tu mala política ha perdido tres escaños y 300.000 votos en las últimas elecciones andaluzas.

JODISTE AL PUEBLO VENEZOLANO, al apoyar y colaborar con el régimen dictatorial de Chaves y Maduro, aunque ahora, en otro gesto de coherencia, te desdigas.

JODISTE AL PUEBLO IRANÍ, al apoyar y colaborar con el régimen dictatorial de los ayatolás.

JODISTE A MÁS DE LA MITAD DE LA CIUDADANÍA CATALANA, por tus veleidades con la minoría independentista y tu defensa del mal llamado “derecho a decidir”.

JODISTE EL FEMINISMO con la chulería machista que le dedicaste a Mariló Montero, con aquello de “la azotaría hasta que sangre”. Vamos, anda.

JODISTE A CAROLINA BESCANSA, una de las mejores y más razonables mentes de la dirigencia de Podemos, porque empezaba a hacerte sombra.

JODISTE EL ANTINEPOTISMO al designar como tu número dos a tu propia mujer y sentarla a tu derecha en el Congreso, cosa que no le hubieras permitido a Rajoy o a Sánchez.

JODISTE EL ANTIGUO ARTE DE LA PELUQUERÍA, porque una cosa es llevar el pelo largo y otra hacer ostentación de ese calculado desaliño que mientras más lo ensayas ante el espejo para que parezca natural más astroso te hace parecer. Lo tuyo, evidentemente, no tiene nada que ver con el “torpe aliño indumentario” de Machado.

JODISTE LA ETIQUETA con aquel remedo de esmoquin con que te disfrazaste en los Goya para evidenciar que a ver al Rey ibas en feas mangas de camisa.

JODISTE LA EDUCACIÓN por tus salidas de tono, tus exabruptos y esa suela del zapato que le enseñas chulescamente al que se sienta junto a ti cuando cruzas las piernas. Tu gestualidad y tu comunicación no verbal te delatan y no para bien.

JODISTE LA HUMILDAD al ir siempre tan sobrado de todo, aunque en realidad esa actitud lo único que enseña son tus carencias.

JODISTE EL SENTIDO DEL RIDÍCULO con aquello de asaltar los cielos y autoproclamarte vicepresidente del gobierno, y con tantas patochadas como sueltas.

JODISTE LA COHERENCIA con el pedazo de casoplón que te has mercado en una de las mejores zonas residenciales de la Casta.

JODISTE TU PROPIA IMAGEN, que si tenía algo de verdadera con tu estudiado desaliño inicial, ha quedado desmentida por tu domesticación creciente hacia la chaqueta, la camisa y la corbata.

JODISTE LA OBJETIVIDAD INFORMATIVA, en tu manera de contar lo que sucede a través de los medios que controlas financiados por quienes tú sabes.

JODISTE A LA PRENSA cuando dijiste aquello de “que existan medios de comunicación privados ataca la libertad de expresión”, pero luego participas en medios privados como empresario y presentador.

JODISTE EL RIGOR INTELECTUAL, al desdecirte de lo que decías de Venezuela y de tantas cosas. Vas de doctor y de profe pero no hablas ni actúas como un verdadero referente universitario.

JODISTE LA MÚSICA, porque hay que ver cómo cantas, chico. He aquí solo dos muestras:

POR JODER, HASTA JODISTE EL RAP, y si no, juzguen los lectores la “lección” de rap que le diste a Monedero, presumiendo (¿era en broma?) como si fueses un maestro. Pablo Iglesias da clases de rap a Monedero.

HAS JODIDO MUCHAS COSAS, chaval, demasiadas en tan poco tiempo, hasta convertirte en el campeón de la jodienda política nacional, pero te garantizo que la ciudadanía española –en la que milito- no te va a permitir que jodas España. Antes te joderás tú. Y si no, al tiempo.

(José Mª Pagador es periodista y escritor, y fundador y director de PROPRONews. Su último libro publicado es la novela El Viaje del Tiburón – Caligrama Penguin Random House).

SOBRE EL AUTOR

José Mª Pagador y Rosa Puch, casi 100 años de periodismo

OTROS ARTÍCULOS

La dudosa regeneración de Juanma Moreno

Pedro y Pablo, los Picapiedra de la izquierda española

Caperucita Díaz y el loVox feroz

“Más Andalucía así no, Susana, por favor”

Los peores 100 primeros días de gobierno de la democracia

Pedro Sánchez se equivoca de estrategia

El desmesurado e inadmisible protagonismo de Iván Redondo en la gira latinoamericana de Pedro Sánchez levanta ampollas en el PSOE

La maldición de Iván Redondo

Cifras que prueban “la maldición” de Iván Redondo