lunes, 26 septiembre, 2022
spot_img
InicioPlaneta45 años de la Noche Gitana Extremeña

45 años de la Noche Gitana Extremeña

Organizada y dirigida por José María Pagador en 1976, para financiar la salvación y el traslado del antiguo Mercado de la Plaza Alta, fue uno de los primeros espectáculos flamencos transmitidos por radio a toda España a través de la cadena SER

En junio de este 2021 se han cumplido 45 años de la Noche Gitana Extremeña, el gran espectáculo ideado, organizado y dirigido por José María Pagador en la Plaza Alta de Badajoz, para mostrar las posibilidades del nuevo espacio tras la desaparición del antiguo mercado y, sobre todo, para allegar fondos con los que financiar la restauración y traslado del magnífico Edificio Metálico al campus universitario de la ciudad. El edificio había sido derribado por el Ayuntamiento y su estructura metálica destinada a la chatarra cuando José María Pagador intervino tempranamente, logrando la paralización fulminante de semejante atentado al patrimonio de la ciudad y rescatando el monumento. Ahora, cuando otros profesionales de la información y estudiosos de la conexión del flamenco con la radio, como Ildefonso Vergara, Director Comercial de SER-Andalucía, se han interesado por el hito que supuso la Noche Gitana, ha llegado el momento, 45 años después, de hacer justicia al periodista que logró armar aquel espectáculo inolvidable y rescatar el monumento, un hecho inexplicablemente silenciado -como la salvación del teatro López de Ayala, la recuperación del Carnaval y otras muchas acciones de Pagador en favor de Badajoz y Extremadura- por las sucesivas autoridades de uno y otro signo y los cronistas locales.

Sevilla, Badajoz.-

Ildefonso Vergara Camacho, gran profesional de la radio, Director Comercial de SER-Andalucía, Doctor por la Universidad de Sevilla con sobresaliente cum laude por una original tesis sobre el flamenco y la radio en Andalucía (2015), licenciado en Publicidad y Relaciones Públicas por la misma universidad, autor de diversas publicaciones y conferencias sobre la materia, es una de las principales autoridades españolas en materia de flamenco. En la actualidad, este especialista prepara un nuevo libro sobre flamenco y radio, extendiendo esta vez su investigación al resto de España y, por ello, a una región de tanta tradición flamenca como Extremadura.

Ildefonso Vergara, autoridad nacional en flamenco,
Ildefonso Vergara, autoridad nacional en flamenco,

Hace un par de meses, Ildefonso Vergara se puso en contacto con mi jefe y compañero, y sin embargo amigo, el director de PROPRONews, para recabar datos sobre la Noche Gitana Extremeña que José María Pagador organizó y dirigió en 1976 con el fin de recaudar fondos con que financiar la restauración y el traslado, al campus universitario de Badajoz, del Edificio Metálico del antiguo mercado de la Plaza Alta pacense y hacer visible el valor monumental de la misma.


Este evento histórico del flamenco forma parte de un nuevo libro de Ildefonso Vergara, ejecutivo de la SER y una de las mayores autoridades españolas en este arte.


La solicitud del señor Vergara Camacho hizo que José María Pagador hiciera memoria de aquellos hechos y buceara en su archivo, en busca de datos y documentos que pudieran servir al investigador, como así ha sido y ya le ha hecho llegar. Ildefonso Vergara y mi director no se conocían, y esa circunstancia, y el hecho de que una persona desconocida, nacida en Andalucía, estuviese al tanto de su decisivo papel en la gestación de la Noche Gitana Extremeña y se interesase por su participación, trajo a la memoria de Pagador algo que tenía casi olvidado hace mucho tiempo y que comentó con esta periodista. Fue así como el compañero Pagador exclamó en mi presencia telemática: “¡En junio de 2021 se han cumplido 45 años de la Noche Gitana!”. Y yo le metí, pese a su resistencia inicial, en el berenjenal de esta información conmemorativa que debió haberse publicado en junio pasado y que casi se nos sale del año, porque es una historia que merece la pena.

El mercado fue derribado y su monumental estructura metálica destinada a chatarra. ARCHIVO J.M. PAGADOR
El mercado fue derribado y su monumental estructura metálica destinada a chatarra. ARCHIVO J.M. PAGADOR

DE CHATARRA A MONUMENTO

El 29 de enero de 2013, el Boletín Oficial del Estado publicó el Decreto de la Presidencia del Gobierno 251/2012, de 18 de diciembre, por el que se declaraba oficialmente el Edificio Metálico (antiguo mercado de abastos) como “bien de interés cultural con categoría de monumento”, garantizándose su preservación para siempre.

-Aunque en aquella fecha de 2013 no dije nada -recuerda José María Pagador-, pues ni siquiera había puesto en marcha PROPRONews, fue un día importante para mí, por la declaración oficial como monumento de algo que ya sabía yo que lo era desde cuatro décadas antes. Culminaba así un camino que empezó en los años finales del franquismo, cuando una bárbara corporación municipal aprobó la demolición del antiguo mercado, como había aprobado también el derribo del teatro López de Ayala para construir un bloque de pisos en el solar, y que en ambos casos conseguí salvar con la colaboración de algunos amigos y personas de mi entorno.

-¿Qué hizo usted cuando se enteró del derribo del mercado?

-Acudí de inmediato a la Plaza Alta en mi doble condición de ciudadano y periodista, y lo que vi me espantó. El edificio había sido derribado y los operarios estaban serrando la gran estructura metálica del siglo XIX, para reducirla a fragmentos fácilmente transportables al chatarrero. Le dije al jefe de obra que parasen, me puse en contacto con Julio Luengo, director de SER-Badajoz, y me fui a ver al alcalde, a quien comuniqué no solo que tal barbaridad sería noticia de primera página al día siguiente en el periódico HOY y en Radio Extremadura, los dos medios más influyentes de la región, sino que, si persistían en su acción, denunciaría el caso en el juzgado de guardia.

-¿Y qué pasó?

-Para mi sorpresa, mi amenaza tuvo efecto inmediato. El ayuntamiento ordenó parar la destrucción del hoy llamado Edificio Metálico esa misma mañana y el monumento se salvó.

Ildefonso Vergara, una autoridad en flamenco interesado en la Noche Gitana Extremeña, en una de sus conferencias.
Ildefonso Vergara, una autoridad en flamenco interesado en la Noche Gitana Extremeña, en una de sus conferencias.

LA NOCHE GITANA

-¿Cómo surgió la idea de la Noche Gitana?

-El alcalde me había dicho que, aunque parasen el derribo, no había presupuesto para hacerse cargo del edificio con miras a un posible uso alternativo. Yo le dije que un buen destino del mismo dadas sus dimensiones, alrededor de mil quinientos metros cuadrados, podría ser para biblioteca o paraninfo del campus universitario de Badajoz.

-¿Cómo pensó usted en ese uso precisamente, que luego se confirmó como una realidad?

-Porque yo estaba muy vinculado a los movimientos en pro de la Universidad de Extremadura, que al principio solo era una Facultad de Ciencias dependiente de la Universidad de Sevilla. Con gente tan entusiasta como José María Montes Caraballo, participé en la creación de la Asociación de Amigos de la Universidad de Extremadura (AAUE) cuando tal universidad era una entelequia todavía. Incluso una representación de la AAUE fue a ver a Franco para que se aprobara la creación de la universidad, como así fue poco tiempo después. De modo que mi idea de llevar ese edificio al campus, como sugerí a la corporación municipal de la época, surgió de forma totalmente lógica y natural.

-¿Y la Noche Gitana?

-Como le decía, cuando el alcalde me dijo que no había dinero para hacerse cargo del Edificio Metálico, le propuse algunas acciones para recaudar fondos, la principal de las cuales fue ese gran espectáculo, de asistencia masiva, que llamé Noche Gitana Extremeña, el primero en el que el público llenó hasta la bandera, pagando su entrada, todo el aforo de la Plaza Alta.

El periodista y su primera esposa, invitados en una fiesta en casa de El Jerezano en los años 70. ARCHIVO J.M. PAGADOR
El periodista y su primera esposa, invitados en una fiesta en casa de El Jerezano en los años 70. ARCHIVO J.M. PAGADOR

GITANOS, EL MOTIVO

-¿Y por qué decidió hacer en la Plaza Alta una Noche Gitana, en lugar de cualquier otro espectáculo? ¿Es usted un amante del flamenco?

-Soy un humilde aficionado más bien profano. Sin embargo, mi relación con el mundo gitano de Badajoz era muy profunda. José Salazar “Porrina de Badajoz”, invitado por mi padre, del que era amigo, cantó en mi bautizo. La zona de la Plaza Alta estaba llena de gitanos, muchos de ellos, amigos míos, como El Peregrino y, sobre todo, Victoriano Montes Vargas El Jerezano, que era como un hermano para mí. El barrio alto pacense era entonces un hervidero de gitanos artistas, con numerosos cantaores, bailaores, guitarristas, etc. También había otros gitanos amigos en la ciudad con los que yo tenía una relación casi diaria, como Francisco Suárez, el gran director de teatro, al que yo facilité la financiación para el primer montaje teatral de su carrera, o Antonio Silva, con el que conté para la comisión que formé para la organización del espectáculo. Además, desde mi labor de periodista, yo venía defendiendo desde siempre al pueblo gitano y luchando contra el racismo del que era víctima. Así que esto también vino rodado de forma natural.

-¿Influyó el hecho de que Porrina hubiera nacido en ese barrio?

-No, ese es un error muy extendido. Porrina, aunque se llamaba de Badajoz, nació en Zalamea de la Serena. Luego se vinculó con la ciudad por residencia y familia.

-Pero a la Noche Gitana se le dio carácter de homenaje a Porrina.

-Eso también es un error. Tenga en cuenta que yo concebí personalmente ese espectáculo y, aunque él era la figura principal, yo no quería que el resto de artistas intervinientes se molestara por celos, de modo que en ningún momento pensé en un homenaje a Porrina. Pero hay cronistas que, en su ignorancia, divulgan cosas que no son. Lo que sí es cierto es que La Noche Gitana fue un gran acontecimiento artístico en torno a Porrina, con una oportunidad enorme, porque ninguno de nosotros podía saber que Juan moriría menos de un año después, en febrero de 1977.

Programa de mano de la Noche Gitana, donde consta que el espectáculo lo dirigió el periodista. ARCHIVO J.M. PAGADOR.
Programa de mano de la Noche Gitana, donde consta que el espectáculo lo dirigió el periodista. ARCHIVO J.M. PAGADOR.

LA COMISIÓN

-Usted creó una comisión organizadora en la que participaron al alimón payos y gitanos.

-Efectivamente. Recuerdo perfectamente los nombres del equipo que formé porque constan nominalmente en el programa de mano que confeccioné y que está en mi archivo profesional y personal que he donado a la Biblioteca de Extremadura, y que reproducimos junto a esta información. Yo me encargué de diseñar el espectáculo, organizarlo y dirigirlo. Fue un reto logístico de primer orden: montar un gran escenario en la plaza decorado a lo flamenco, construir una enorme rampa de arena prensada para que la última fila de sillas tuviese la misma visión que la primera, garantizar el acceso ordenado y la seguridad de las siete mil personas que pagaron entrada, etc. Claro, todo esto no podía hacerlo yo solo. De hecho, no lo hubiese logrado sin la inestimable ayuda de la docena de personas que integré en la comisión. Tres de ellas tuvieron un papel esencial, Antonio Silva, Rafael Rodríguez Arbaizagoitia, que, entre otras cosas, se encargaron de la contratación de los artistas, la parte económica y el papeleo consiguiente, etc. y, por supuesto, Julio Luengo, director de SER-Badajoz.

Rafael Rodríguez Arbaizagoitia, designado miembro de la comisión de la Noche Gitana por el periodista. ARCHIVO J.M. PAGADOR
Rafael Rodríguez Arbaizagoitia, designado miembro de la comisión de la Noche Gitana por el periodista. ARCHIVO J.M. PAGADOR

-¿Cuál fue el papel del Ayuntamiento?

– Aunque en el programa y en la publicidad que insertamos en los medios hice constar, por pura diplomacia, el nombre del Ayuntamiento como ente principal, este no tuvo nada que ver en la organización de la Noche Gitana, que fue estrictamente una iniciativa privada nuestra, exactamente igual que las dos primeras ediciones del nuevo Carnaval, en 1981 y 1982, que puse en marcha con el mismo grupo. Eso sí, el Ayuntamiento accedió a que el espectáculo fuese el plato fuerte de la programación de la Feria de San Juan de 1976. De hecho, se celebró precisamente el 24, día de San Juan. Y, por supuesto, contamos con la colaboración del concejal de Fiestas de entonces, José María Reino Amador, a través del cual tuvimos la ayuda de los servicios municipales de Alumbrado, Vías y Obras y Policía Local.

Homenaje a Julio Luengo, organizado por José María Pagador,presidente de los periodistas extremeños. ARCHIVO J.M. PAGADOR
Homenaje a Julio Luengo, organizado por José María Pagador, presidente de los periodistas extremeños. ARCHIVO J.M. PAGADOR

HOY Y SER-BADAJOZ

-¿Y el papel de los medios de comunicación?

-Hubo dos medios gracias a los cuales pudo realizarse aquel gran espectáculo, a los que hay que atribuir buena parte del mérito del éxito de público y de taquilla: el periódico HOY, en el que yo trabajaba entonces como reportero, y SER-Badajoz, emisora dirigida por el gran Julio Luengo, que era como un hermano para mí. Aunque la organización de un evento tan masivo llevó semanas, fueron los últimos seis días, del sábado 19 al jueves 24 de junio de 1976, los que requirieron todo mi tiempo. De hecho, el director de mi periódico de entonces, el inolvidable Antonio González-Conejero Martínez, además de poner el medio a disposición del evento, con numerosas informaciones previas y anuncios gratuitos, me dio permiso remunerado de lunes a jueves para que pudiera dedicarme exclusivamente a la Noche Gitana. Y Julio Luengo puso la emisora al servicio de esta iniciativa, logrando una apabullante audiencia en los días previos y, sobre todo, la noche del espectáculo, que empezó a las 23 horas del día 24 y acabó pasadas las 3 de la madrugada del 25. La Noche Gitana fue retransmitida en directo para Extremadura y, en diferido, para toda España. Julio logró que la Cadena SER se involucrase plenamente a nivel nacional, tanto que nos enviaron como copresentador al gran José Luis Pécker, una de las estrellas de la radio española en aquellos años. Ildefonso Vergara me ha comentado que la retransmisión de la Noche Gitana para España fue una de las primeras retransmisiones de ámbito nacional de la cadena en materia de flamenco, y que posiblemente este fue uno de los méritos para que a Julio se le concediese el prestigioso Premio Ondas.

Cartel de la Noche Gitana. El artista, se equivocó y puso Plaza de San José en vez de Plaza Alta. ARCHIVO J.M. PAGADOR
Cartel de la Noche Gitana. El artista, se equivocó y puso Plaza de San José en vez de Plaza Alta. ARCHIVO J.M. PAGADOR

EL ERROR DEL CARTEL

-Un detalle llamativo es el cartel del espectáculo, con el curioso error que contiene.

-Tengo que decir, que todas las personas que intervinimos en la organización y montaje del espectáculo lo hicimos gratis. Por ejemplo, la decoración de la plaza y del escenario, que encargué a Santiago Arolo, o los elementos escenográficos y el mobiliario utilizado, que cedió gratuitamente el empresario Fernando Rodríguez Tejada, todos grandes amigos míos. De igual manera encargué el cartel del evento al gran pintor y amigo Antonio Vaquero Poblador, que lo realizó a todo color en óleo sobre cartón, sin cobrar un céntimo. Cuando me lo entregó le hice ver que había equivocado el lugar del espectáculo, que no era en la plaza de San José, como él había hecho constar, sino en la Plaza Alta, pero ya no había tiempo y ese fue el cartel que se utilizó en la publicidad. Al final, le regalé el original del cartel a mi amigo Rafael Rodríguez Arbaizagoitia, por su gran labor en la organización, y ahora debe estar en poder de sus herederos.

-Ha hablado usted del éxito de taquilla, ¿recuerda cuánto dinero se recaudó?

-No recuerdo exactamente la cifra, entre otras cosas porque de la recaudación se encargaron otras personas. Asistieron siete mil espectadores, todos los cuales abonaron su entrada religiosamente. Hubo una fila cero, de instituciones, empresarios y personas que aportaron cantidades significativas. Para el público en general, el precio de las entradas osciló entre 100 y 400 pesetas, de modo que podemos estimar el precio medio en torno a las 250 pesetas, que, multiplicadas por el aforo y contando con la fila cero, nos da entre millón y medio y dos millones de pesetas de 1976, es decir, bastante más de lo que costaba un piso en una buena zona de Badajoz entonces. Con este dinero se financió el inicio de la restauración del Edificio Metálico y su traslado al campus universitario pacense.

El espléndido Edificio Metálico, en su emplazamiento definitivo en el campus universitario de Badajoz. ARCHIVO J.M.PAGADOR
El espléndido Edificio Metálico, en su emplazamiento definitivo en el campus universitario de Badajoz. ARCHIVO J.M.PAGADOR

EL OLVIDO Y LA MEDIOCRIDAD

-Por lo que sé, y a pesar de esta gran labor suya, ni siquiera hay una mínima placa en el Edificio Metálico, o en el teatro López de Ayala, que recuerde la acción de usted y de sus compañeros, que permitió salvar ambos monumentos, ni siquiera en el Museo del Carnaval se reconoce el papel fundacional que usted desempeñó en la recuperación del nuevo Carnaval de Badajoz. ¿No le duele esta ingratitud?

-No diré que Badajoz o Extremadura hayan sido desagradecidas conmigo, pero sí que ciertos colectivos y personajes locales han hecho lo posible para que esto ocurra.

-¿A qué se debe este intento de unos y otros de borrar el nombre de usted de hechos tan relevantes para el patrimonio y la cultura de Badajoz y Extremadura?

-A veces lo he pensado. Tal vez la mediocridad de algunos. Yo nunca he buscado reconocimientos públicos ni recompensas por cosas que he hecho desinteresadamente, pero me indigna que otros se adjudiquen esos méritos, que no son suyos en absoluto, o que los atribuyan a “acciones ciudadanas espontáneas”, que nunca fueron tales, pues fui yo quien tomó la iniciativa y las llevó a cabo, con ayuda, eso sí, de personas de mi entorno profesional y social. Creo que estas digamos “represalias” contra la memoria de este humilde legado mío se deben, resumiendo, a dos causas principales, una privada y una pública.

-¿Qué causas?

-La causa privada es la envidia de ciertos individuos y colectivos, que no pueden tolerar que nadie les haga sombra.

-¿Por ejemplo?

Por ejemplo, uno de esos colectivos pacenses se apropió la memoria del nuevo Carnaval, tergiversando la realidad de los hechos bajo la influencia del ayuntamiento del PP, una influencia que dura hasta hoy. Esa es la causa del silencio de mi nombre, desterrado incluso de la “Página Oficial del Carnaval de Badajoz”, dependiente de la Concejalía de Ferias y Fiestas (Federación de Asociaciones Locales del Carnaval Pacense), en la fundación del nuevo Carnaval. En esa página se describen acciones que yo organicé y promoví y se nombra a personas que yo designé para esas funciones y, en cambio, se silencia mi nombre como si yo no hubiese existido, siendo el que puso en marcha todo.

El periodista, en la época que organizó y dirigió la Noche Gitana. ARCHIVO J.M.PAGADOR.
El periodista, en la época que organizó y dirigió la Noche Gitana. ARCHIVO J.M.PAGADOR.

-¿Y la causa pública?

La causa pública es evidente también. Yo siempre he sido un periodista independiente y crítico con la gestión política e institucional de partidos de uno y otro signo, y eso no se me perdona. En Badajoz, en Extremadura, en España, el poder premia a los periodistas dóciles y obedientes, cosa que yo nunca he sido ni voy a ser. Mi premio, en todo caso, es por defecto. Porque ese silencio, ese destierro de mi nombre y ese ninguneo de mi legado, me honran. Gracias a eso no tengo nada de lo que avergonzarme, ni como periodista ni como ciudadano. Porque si esos colectivos y esos políticos me hubiesen “reconocido” como a otros, yo sería no un profesional del periodismo sino una oveja complaciente, como otros. Pero lo que yo he hecho queda ahí. Tengo la satisfacción de haber cumplido y seguir cumpliendo a día de hoy, después de más de 50 años de carrera, con mi deber como profesional de la información y como ciudadano, pues siempre he practicado la Responsabilidad Social Individual del Periodista, algo que algunos colegas olvidan a menudo. Creo que el trabajo de un informador consciente va más allá de su simple tarea profesional y debe involucrarse en hacer una sociedad mejor y más justa.

El escenario de la Noche Gitana se montó delante del arco del fondo. ARCHIVO J.M. PAGADOR
El escenario de la Noche Gitana se montó delante del arco principal del fondo. ARCHIVO J.M. PAGADOR

(Elia de Ros es periodista, con décadas de experiencia profesional en diferentes medios de prensa, radio y TV).

OTRAS INFORMACIONES

Díaz utilizó el Falcon para ir a ver al papa

Ayuso arrasa… a Casado

El periódico de Pablo Iglesias ataca a una empresa que le da de comer

Profesionales Guardias Civiles reivindica la celebración de su patrona

La Gran Consulta de RTVE omite cuestiones esenciales

José Manuel Pérez Tornero, nuevo presidente de RTVE por acuerdo del PSOE y el PP

Nuevas protestas del personal de RTVE contra la paulatina privatización del ente

Operación Triunfo, 14 millones, Agrosfera, 0 euros

Los seis torpedos de Más Madrid que terminan de hundir a Pablo Iglesias

Cayó la banda de los ladrones de diamantes

“España, un país donde los únicos que temen son los buenos ciudadanos”

Madrid, paralizada por la nieve

“Naturaleza encendida” se prorroga hasta el 17 de enero

Amargo considera su detención como márketing para el teatro La Latina

Guardias civiles en la reserva podrán ser examinadores para el permiso de conducir

Alta tasa de suicidios en la Guardia Civil, según denuncia una asociación del Cuerpo

Una asociación profesional de la Guardia Civil pide la creación de una medalla específica por su lucha contra el coronavirus

El juez García Castellón solicita que se investigue al vicepresidente del Gobierno

Nuevas protestas del personal de RTVE contra la paulatina privatización del ente

La dirección del Museo Romano de Mérida, que lleva casi 80 años en manos de la misma familia, se autopremia

El gráfico más didáctico para evitar situaciones de riesgo de contagio del coronavirus

Operación Triunfo, 14 millones, Agrosfera, 0 euros

Rita Allendasalazar, la torpe “escudera” de Elena de Borbón

El móvil, un salvavidas contra asesinos y depredadores sexuales, y también en caso de accidente

Muñecos reinantes y reyes confirmantes

La chorraboda del año

Correr es de mujeres valientes

¿Qué diría Iglesias si Rajoy o Rivera tuvieran de segundo a sus mujeres?

La brecha salarial empieza en Letizia, un 45% menos

ENDESA: velas a Dios y desprecio al cliente

“Gais votan gay”

RELATED ARTICLES

Últimas Noticias

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar