Llanto por una librería

Termina la admirable aventura de “Las Libreras”, una de tantas librerías que cierran castigadas por la pandemia y el ecommerce, pero hay que seguir apoyando a las que quedan

1445
El momento del cierre definitivo. J.M. PAGADOR
El momento del cierre definitivo. J.M. PAGADOR

Ayer cerró una de las mejores librerías andaluzas y una de las más activas y comprometidas con la cultura de España, Las Libreras de Cádiz. Es otra víctima de la pandemia y de la competencia aplastante de plataformas como Amazon, pero no una víctima cualquiera, porque, a diferencia de otros sectores como el de la hostelería, con decenas de millares de establecimientos, librerías quedan muy pocas y cada vez menos. Esta información pretende ser también un homenaje a las cinco admirables hermanas que hicieron posible el valiente proyecto de Las Libreras, y a todas las librerías que aún sobreviven, luchando contra la peor adversidad.

Cádiz.-

Ayer presencié uno de los hechos más tristes en mi larga vida de periodista, y mira que he visto cosas terribles. Esta, en apariencia, no lo es tanto, si solo miramos a la superficie de lo sucedido. Pero el cierre de una librería afecta gravemente al corazón de su barrio, a la conexión de sus vecinos con la literatura, la ciencia y la cultura, a la tranquilidad de quienes, amando los libros, gozamos de saber que tenemos cerca un establecimiento que nos suministra el alimento intelectual y espiritual que necesitamos, del mismo modo que nos confortan la frutería, la pescadería y la panadería que aún tenemos a un corto paseo de nuestras casas, y que también corren cada vez más peligro a causa de la competencia desigual de las grandes superficie y del ecommerce.

Ayer, sábado 20 de febrero, a las 14 horas, asistí al cierre de la gran librería gaditana Las Libreras. Acompañé a sus promotoras en su afligido adiós a lo que ha sido un sueño de estas cinco admirables hermanas, y lloré con ellas, y no porque yo tenga la lágrima fácil. El tópico de la lágrima fácil no se sostiene. Los que lloramos sinceramente lo hacemos no porque tengamos la lágrima fácil, sino por motivos más que justificados: una pena, una pérdida, un dolor, la piedad por el que sufre, una música sugestiva, un libro emocionante…, o una librería que cierra.

Esta sociedad patriarcal y machista en la que todavía llorar se considera cosa de mujeres y en la que si el hombre llora es porque tiene la lágrima fácil, porque es un llorón, intenta siempre devaluar el llanto ajeno, para reforzar la endeble posición de su insensibilidad y evitar el contagio de la compasión. La compasión es compartir la pasión, es decir, ponerse en el lugar del otro y hacer tuyo, en este caso, su dolor.

Yo lloro con frecuencia, pero niego que tenga la lágrima fácil. Lloré viendo cómo ardía el Chiado lisboeta, lloré viendo caer las Torres Gemelas, lloré con la invasión de Irak, y cada día lloro con esas mujeres quemadas con ácido, con cada una de las mujeres heridas o asesinadas por sus parejas. Y lloro con la música de Grieg, de Mozart o de Schubert y con El día que me quieras. Y con los poemas de Miguel Hernández o las obras de Vasili Grossman. Es decir, siempre lloro por muy buenos motivos y nunca por ninguna tontería asociada al cliché de la lágrima fácil.


Las Libreras ha sucumbido bajo esta pandemia que no solo es la del coronavirus, sino también, y sobre todo, la de Amazon y similares.


Las Libreras ha sucumbido bajo esta pandemia que no solo es la del coronavirus, sino también, y sobre todo, la de Amazon y similares, la de la venta online de los grandes monstruos del ecommerce, que sí, que seguramente representa un adelanto irreversible y un signo de los tiempos, pero que, al mismo tiempo, está destruyendo decenas de millares de pequeños establecimientos de barrio, fruterías, papelerías, ferreterías, joyerías… y librerías. Y no solo esos negocios entrañables, sino también incontables relaciones humanas, amistades forjadas durante años entre comerciantes y clientes, cálido entramado social de los barrios, identidad y soporte humano de calles y vías que poco a poco van perdiendo su identidad conforme avanza el desierto urbano que traen Amazon y los demás. Se da aquí la terrible paradoja de que si la Amazonía está en grave peligro por el ansia depredadora de ciertas corporaciones y gobiernos, el bosque cada vez más menguado del comercio local de nuestras ciudades está siendo destruido por Amazon de manera inmisericorde, con la complicidad boba de todos nosotros.

Las Libreras, en sus buenos tiempos. Nunca las olvidaremos. J.M. PAGADOR
Las Libreras, en sus buenos tiempos. Nunca las olvidaremos. J.M. PAGADOR

LAS LIBRERAS, NOTICIA

Una de las primeras noticias que publicó este periódico a poco de su nacimiento en 2017, fue precisamente esta, “Las Libreras”: no es una película de heroínas pero podría serlo. Así lo contamos entonces:

“Finales de diciembre de 2009. Las hermanas Lola, Mª José, Auxi, Pati y Susi Raposo celebran las Navidades en familia. Son cinco mujeres adultas y trabajadoras, todas con pareja y familia propia. Se han reunido en una cena navideña con la pena de haber perdido recientemente a su madre. Su padre tampoco vive ya. De ellos han heredado “un dinerito”, como nos cuenta Susi. Esa noche empiezan a hablar de lo bonito que sería trabajar las cinco juntas. Dos han tenido trabajos en librerías tradicionales de Cádiz, dos proceden de otro sector del comercio y la quinta es profesora de infantil. Es decir, cuatro tienen experiencia en establecimientos de venta al público y, de ellas, dos conocen ya el funcionamiento de una librería, y la otra está vinculada con la Educación. ¿Con nuestra formación y experiencia y con ese dinero, qué podemos hacer que nos permita a las cinco trabajar juntas?, se preguntan. Entre otras posibilidades, la idea surge por fin. ¡Una librería! ¿Una librería? Recordemos, es 2009. Estamos en lo peor de la crisis. El desastre económico que vive España afecta a todos los sectores, pero el del libro es uno de los más castigados. Es una época de cierres de librerías en cascada, no de aperturas. No importa. Podrían embarcarse en otro tipo de negocio seguramente más lucrativo, pero no les interesa. El amor a la cultura y a los libros puede más que todos los argumentos en contra. Abriremos una librería. “La decisión fue unánime”, dicen.”


El cierre de una librería afecta gravemente al corazón de su barrio, a la conexión de sus vecinos con la literatura, la ciencia y la cultura.


LA DESPEDIDA

Poco más de una década ha durado la valiente aventura de estas cinco luchadoras, que se han despedido de todos nosotros con este hermoso mensaje:

“Queridos clientes y amigos.

Tras más de diez años, con todo el dolor de nuestro corazón, Las Libreras os comunicamos que en las próximas semanas nuestra librería cerrará sus puertas para siempre.

Las librerías están en peligro de extinción. Han sido muchas las que han ido cerrando en estos últimos tiempos, y cada vez que nos enterábamos del cierre de alguna, algo se estremecía dentro de nosotras, hasta que ahora nos ha tocado vivirlo en primera persona.

Han sido unos años dedicados al negocio más bonito de mundo, al menos, para nosotras. Los libros han llenado nuestras vidas, hemos trabajado, soñado y luchado con todas nuestras fuerzas y lo mejor que hemos podido, pero los gastos que hoy en día supone mantener este negocio abierto son mayores que los beneficios que los libros nos dejan. Y los tiempos no ayudan. La crisis económica, la desigual batalla contra los gigantes del comercio online que ha cambiado el hábito de compra incluso del público lector, la falta de ayudas directas al sector, son algunos de los factores que no propician la continuidad.

Aún así, nos quedamos con todo lo bueno que hemos vivido y valoramos mucho el haber podido estar todos estos años haciendo realidad la aventura que las cinco hermanas emprendíamos juntas, y a la que más tarde se unirían nuestras sobrinas Cristina y Ana, y finalmente nuestro Jose; la fuerza, energía, dedicación y cariño que nos han aportado han sido parte imprescindible de Las Libreras. Hemos hecho realidad el sueño de haber estado implicadas en que los libros formaran parte de la vida de muchos de vosotros, de tantos niños que nos han regalado sus sonrisas y alegrías al entrar en Las Libreras.

Hemos disfrutado de innumerables presentaciones de libros, cuentacuentos, recitales de poesía, conciertos, celebraciones todas ellas alrededor del mundo de los libros. Las reuniones del club de lectura, del club de nuestros pequeños lectores, conferencias, ferias de libros, talleres de escritura y pintura, hasta de yoga, taichí y danza, han llenado nuestra sala proporcionando momentos mágicos e inolvidables, con los que hemos querido compartir y difundir la cultura en nuestra querida ciudad, con la presencia de escritores, músicos, pintores y poetas.

Todo esto ha sido gracias a cada uno de vosotros. Desde el principio nos hemos sentido arropadas, apoyadas, comprendidas, acompañadas; habéis sido cómplices de este proyecto tan bonito. Por todo ello gracias, gracias a nuestro barrio, que nos ha acogido siempre con cariño, gracias a los centros educativos por su colaboración, a los medios de comunicación, gracias a la fidelidad de nuestros amigos, a nuestras familias por su apoyo incondicional, gracias a cada niño que ha sido feliz disfrutando de los libros, gracias por cada rato de lectura que os habéis regalado, gracias por formar parte de nuestras vidas y gracias por haber hecho posible que nuestra librería permaneciera viva en nuestra ciudad estos años.

Una vez más, gracias a todos y hasta siempre.

Las Libreras”.

Sí, ayer lloré con Susi y con sus hermanas en esta dolorosa despedida, a la puerta de una de las mejores y más activas librerías que hemos conocido. Su aventura ha merecido la pena y los que fuimos sus clientes somos ahora sus amigos. Ellas han cerrado, pero salen del mundo de la venta del libro por la puerta grande.

LIBRERÍAS DE LA PROVINCIA DE CÁDIZ

Por “Las Libreras”, lamentablemente, ya no podemos hacer nada más que recordarlas con afecto, pero sí por las otras ocho librerías de la provincia de Cádiz que compartían con aquella las inquietudes de este planeta de libros al que pertenecemos y en el que queremos seguir viviendo y enriqueciéndonos. Invitamos a los lectores gaditanos y andaluces a seguir apoyando a estas librerías de Cádiz y su provincia que aún mantienen abiertas sus puertas contra viento y marea:

ÁGORA: Calle Rodrigo de Bastidas, Local 15, 11500 El Puerto de Santa María. Tfno.: 956 055 274.

ALAVERA: C.C. Luz Shopping, Ronda Aurora Boreal, Local 14, 11408 Jerez de la Frontera. Tfno.: 956 066 956.

BAHÍA DE LETRAS: Centro Comercial Bahía Plaza, local 14, 11379 Palmones (Los Barrios). Tfno.: 956 678 711. Calle Rocha, 1, 11201 Algeciras. Tfno.: 956 662 117.

LA LUNA NUEVA: Calle Eguilaz, 1 (Edificio Santo Ángel) 11403 Jerez de la Frontera. Tfno.: 956 331 779.

LABERINTO: Calle Remedios, 11-5, 11403 Jerez de la Frontera. Tfno.: 956 344 753.

MANUEL DE FALLA: Plaza de Mina, 2, 11004 Cádiz. Tfno.: 956 227 406.

PLASTILINA: Av. Cayetano del Toro, 22, 11010 Cádiz. Tfno.: 956 259 235.

QUORUM: Calle Ancha, 27, 11001 Cádiz. Tfno.: 956 807 026.

(José Mª Pagador es periodista y escritor, y fundador y director de PROPRONews. Sus últimos libros publicados son 74 sonetos (poesía, Fundación Academia Europea de Yuste), Los pecados increíbles (novela, De la Luna Libros), Susana y los hombres (relatos, Editora Regional de Extremadura) y El Viaje del Tiburón (novela, Caligrama Penguin Random House).

MÁS SOBRE EL AUTOR

José Mª Pagador y Rosa Puch, casi 100 años de periodismo

OTRAS INFORMACIONES

La librería más viva de España

“Las Libreras”: no es una película de heroínas pero podría serlo

Cuando Alberto Oliart sacó a bailar a las mujeres de los generales

Antonio Machado, Rosendo de la Peña y Fernando Pagador de la Peña, mis antepasados republicanos y el exilio de Puigdemont

La mejor cocina, la más asequible y popular, en PROPRONews, con el chef Francisco Javier Segovia Montero

La dinamita del alcalde de Cádiz se le volvió en contra

Ruta del Vino Ribera del Guadiana, hito internacional del enoturismo

Ricardo Díaz Obregón, el artista del jamón

Sity, la autenticidad de la vida y el viaje de interior

José Antonio Varas Pérez, uno de los grandes innovadores del sector turístico español

Caníbal, de Cádiz, una de las mejores “delicatessen” de España

El decano de los empresarios teatrales españoles propone una solución eficaz para poder abrir con el 100% del aforo

El faro verde

Reabrieron las librerías de Buenos Aires

Convenio PROPRONews/Jooble, una de las plataformas más importantes del mundo

La Marea, 100% atún rojo salvaje de almadraba

Atún rojo salvaje de almadraba, la estrella gastronómica del sur

Ronqueo en la costa gaditana

Doña Gloria Cabrita, seguramente la trabajadora en activo más veterana de la UE

La almadraba, un arte de pesca milenario

La almadraba de Conil, gran hito pesquero, cultural y gastronómico del sur

II Cervezada de Trujillo, la mejor feria de cerveza artesana de la península

Se nos murió “Currito”

Casa Polvorilla