sábado, 1 octubre, 2022
spot_img
InicioPolíticosAnne le muestra el camino a Pedro

Anne le muestra el camino a Pedro

La práctica desaparición del PS en las presidenciales francesas es un serio aviso al PSOE sanchista

El declive electoral del PSOE de Pedro Sánchez, que certifican casi todas las encuestas, ha encontrado un espejo cercano en la tremenda derrota de Anne Hidalgo en las elecciones presidenciales francesas, tan abultada que parece certificar la desaparición del PS francés. Al rechazo de buena parte del electorado socialista español a la peligrosa deriva del sanchismo, con una anunciada y significativa pérdida de votos y escaños en unas posibles elecciones -como ya ocurrió en las autonómicas madrileñas-, se suma la emergencia de Alberto Núñez Feijóo como rival del presidente. Por primera vez desde 2018, Sánchez tiene enfrente a un adversario de verdad.

Sevilla.-

El Partido Socialista francés está al borde de la desaparición, a causa no solo de ese ridículo 1,8 puntos en porcentaje de voto que ha obtenido en la primera vuelta de las elecciones presidenciales de Francia, sino, sobre todo, de la ruina económica que estos resultados representan en términos de financiación pública. Y sin financiación, ningún partido político es viable.


Parece mentira que hayan pasado tan solo diez años desde que el candidato socialista François Hollande ganó la presidencia de Francia con casi el 52% de los votos.


Para tener derecho en Francia al reembolso, por parte del Estado, del 47,5 % de los gastos electorales efectuados por cada partido, los candidatos han de obtener al menos el 5% de los votos. Por tanto, la caída en picado del Partido Socialista francés en las sucesivas elecciones de las últimas décadas -con la excepción de París, donde la actual alcaldesa y candidata presidencial fracasada, arrasó en las municipales de 2014 y 2020, y poco más- ha supuesto una pérdida de ingresos imposible de compensar con las aportaciones privadas, tan tasadas en el sistema electoral francés, y que, de otra forma, tampoco hubiesen equilibrado las “pérdidas”, porque en qué cabeza cabe que un electorado que niega el voto a un partido vaya a financiarlo con aportaciones ciudadanas.

Mientras en ciertos países europeos, como Portugal y Alemania, la socialdemocracia representada por sus partidos socialistas se mantiene más o menos firme en el espectro político nacional, en otros, en los que se cometieron ese tipo de errores que el electorado no perdona, el hundimiento es palpable.

UNA CLARA ADVERTENCIA

Parece mentira que hayan pasado tan solo diez años desde que el candidato socialista François Hollande ganó la presidencia de Francia con casi el 52% de los votos. Desde entonces, el PS francés, alejado cada vez más de su electorado y miope a lo que un país moderno espera de un partido socialdemócrata, ha seguido una senda de declive y descomposición prácticamente irreversible.


Las políticas erráticas de Sánchez y su alianza con el populismo comunista y el independentismo han alejado de él a buena parte del electorado socialista.


Lo ocurrido en Francia es una advertencia de lo que ya ha empezado a ocurrir en España, donde el PSOE de Pedro Sánchez pierde apoyos electorales por todos lados. Las políticas erráticas de Sánchez, sus promesas tantas veces incumplidas, su alianza con las fuerzas más disgregadoras de la unidad y la identidad española, su manera personalista de gobernar, su falta de respeto parlamentario, sus vergonzantes cesiones en materia de soberanía, lengua oficial, financiación territorial o tolerancia del independentismo, entre otras cosas, han alejado de él a buena parte del voto socialista.

Multitudinario mitin de Pedro Sánchez en Sevilla en 2017 en su campaña de primarias. J.M. PAGADOR
Multitudinario mitin de Pedro Sánchez en Sevilla en 2017 en su campaña de primarias. J.M. PAGADOR

En mayo de 2017 asistí, como periodista y como socialista, al gran mitin que Pedro Sánchez dio en Sevilla, a orillas del Guadalquivir, mientras Susana Díaz le contraprogramaba otro mitin propio aguas abajo del mismo escenario, con mucha menor asistencia. Pedro venía de su defenestración vergonzante como líder del PSOE por parte de la vieja guardia y los barones del partido, y buscaba el apoyo de las bases para recuperar la secretaría general. Y las bases, incluido yo, se lo brindamos.

A principios de julio publiqué en este medio un artículo titulado La rebelión de los torpes, en el que denunciaba la conjura de los “notables” del partido contra Sánchez y, después de haber pronosticado su reconquista del liderazgo socialista desde años atrás, analizaba la tremenda derrota de todas las fuerzas internas y externas que se habían confabulado contra él. Por entonces, yo, como tantos socialistas, creía que Sánchez respetaría el perfil socialdemócrata del PSOE como partido con sentido de Estado. No tardé mucho, sin embargo, en desengañarme.

En mayo de 2017 ambos se las prometían muy felices. J.M. PAGADOR
En mayo de 2017 ambos se las prometían muy felices. J.M. PAGADOR

PEDRO Y ANNE

En el mitin de 2017 en Sevilla, Pedro Sánchez estuvo acompañado por Anne Hidalgo, la alcaldesa de París, entonces en la cresta de la ola. Hoy, cinco años después, las fotos que tomé de ambos parecen un símbolo de lo que pudo ser y no fue, y de lo que ahora le ha ocurrido a una y puede ocurrirle al otro.

Hoy no es difícil constatar, si se tiene acceso al pensar y al sentir de las bases socialistas no abducidas por lazos clientelares, que muchos votantes del PSOE de Pedro Sánchez, sin renunciar a su ideología actualmente no representada por el presidente del gobierno, han dejado o van a dejar de serlo. Muchos de ellos, con los que hemos hablado en estos últimos años, se lamentan de que votar a Sánchez es votar a Podemos, a ERC y a Bildu, entre otras fuerzas disgregadoras, y apuntan que un gobierno de centro-derecha, sin ser la panacea, sería menos dañino para los intereses nacionales.

El aviso del PS francés y la derrota de Anne Hidalgo parecen mostrar el camino a un PSOE de Sánchez que ha dejado hace tiempo de ser lo que debería, para convertirse en otro elemento negativo para el futuro de España como país democrático, de convivencia, de respeto a la identidad nacional y a su lengua, de justicia distributiva entre los distintos territorios que lo componen, de espíritu europeísta e internacionalista, y de integración -que no sumisión a ellos- de las identidades y los localismos patrios.

FEIJÓO NO ES CASADO

Si ya la cosa no pintaba nada bien para el PSOE de Sánchez incluso con un PP en horas bajas, el panorama se ha vuelto mucho más negro para él con la irrupción de Alberto Núñez Feijóo en la contienda nacional.

Feijóo no es Casado ni concita la hostilidad que este despertaba entre el electorado no afín, e incluso en parte del suyo. Feijóo viene avalado, además, por una relativa buena gestión en Galicia, por cuatro mayorías absolutas incuestionables, y por haber laminado a los extremismos de izquierda y derecha en aquella comunidad, donde Vox y Podemos han dejado de existir.

Por primera vez desde la moción de censura que derribó a Rajoy, Pedro Sánchez tiene enfrente a un rival de verdad, con el peso de la experiencia, una dilatada gestión de gobierno y el triunfo reiterado en Galicia. Parece que han empezado a soplar vientos de cambio en la política nacional.

(José Mª Pagador es periodista y escritor, y fundador y director de PROPRONews. Sus últimos libros publicados son 74 sonetos (poesía, Fundación Academia Europea de Yuste), Los pecados increíbles (novela, De la Luna Libros), Susana y los hombres (relatos, Editora Regional de Extremadura) y El Viaje del Tiburón (novela, Caligrama).

SOBRE EL AUTOR

José María Pagador Otero

José Mª Pagador y Rosa Puch, casi 100 años de periodismo

OTRAS INFORMACIONES

Pablo Pasado: se cumplió al 100% nuestro pronóstico

Pablo Pasado, el líder que no fue ni será

Pablo Pasado: regreso al futuro del aznarato

C y L., el efecto Costa frente al efecto Casado

Elecciones C. y L.: desastre sin paliativos de la izquierda

Los peores dirigentes en el peor momento

Ibarra, 0 vicepresidentas en 24 años. Sánchez, 4 vicepresidentas en 3 años

Un militante socialista le afea a Ibarra su feminismo de salón

Moncloa declara la guerra a Iván Redondo

RELATED ARTICLES

Últimas Noticias

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar