Infinity Torpidum

Cayetano Polo y la minera australiana, otro caso de libro de compra de políticos por las empresas y otra prueba, entre otras muchas, de la torpeza de la compañía en su estrategia para imponer la mina a Cáceres

2247
La compañía minera australiana ha subestimado a los cacereños.
La compañía minera australiana ha subestimado a los cacereños.

El diccionario de la RAE dice que tórpido es lo “que reacciona con dificultad o torpeza”, aplicado por lo general, en medicina, a enfermedades resistentes a la curación. El adjetivo viene bien para aplicarlo tanto a la enfermedad incurable que la mina de litio causaría a Cáceres, como a la dificultad y la torpeza con las que Infinity Lithium programa su estrategia de implantación en Cáceres y en Extremadura, y con las que reacciona erróneamente a la contestación unánime que ha suscitado su nocivo proyecto. De tal torpeza hablan por sí solas, entre otras acciones, la contratación de un político local en ejercicio para que haga lobby local en favor de la compañía, la ingente publicidad engañosa desplegada, los intentos de hacer callar a los periodistas y a los ciudadanos críticos, y las amenazas de acciones legales contra este medio (seguimos esperándolas), para intentar asustarnos e impedir que hagamos nuestro trabajo. Pero no van a lograr ni una cosa ni la otra. Al contrario. A nosotros no nos van a amedrentar ni a comprar con regalías ni publicidad. Y podemos asegurar, desde nuestra experiencia de 52 años de periodismo militante, que la mina no se hará.

Extremadura.-

Las acciones de la compañía minera australiana Infinity Lithium se desplomaron un 65% hace unos días, después de que la Junta de Extremadura denegara los correspondientes permisos (de investigación los llaman) para iniciar los pasos previos a su actividad depredadora del medioambiente cacereño, prueba inequívoca de que la empresa, o sus accionistas, han fiado su evolución bursátil y sus ganancias al resultado de la “operación Cáceres”, una operación que nos atrevemos a pronosticar que no va a prosperar.

Hay dos cosas, sobre todas las demás, que definen la (fallida) estrategia de Infinity Lithium (y de sus socios y empresas interpuestas) para imponer a toda costa, a las autoridades locales y regionales de Extremadura y a la ciudadanía extremeña y cacereña, la nociva mina de litio (y cesio, entre otros minerales), que quieren explotar prácticamente en la misma ciudad de Cáceres, a un paso del perímetro urbano y de su corazón histórico y monumental. Estas dos cosas son la PREPOTENCIA y la TORPEZA.

Vista aérea de Cáceres, con su Montaña sagrada, ambas en grave peligro si la mina siguiera adelante.
Vista aérea de Cáceres, con su Montaña sagrada, ambas en grave peligro si la mina siguiera adelante.

PREPOTENCIA CACIQUIL

De la prepotencia de Infinity Lithium (y de sus socios y empresas pantallas) no vamos a hablar, porque es algo tan palmario y evidente que no necesita mayor explicación. Toda Cáceres siente en sus espaldas la táctica (fallida) de “toma” de la ciudad y de su entorno, desplegada con toda clase de medios, a la manera los antiguos asedios bélicos, en un estilo que los extremeños hemos padecido durante siglos y que podemos identificar a la primera: el caciquismo del señorito que imponía por cojones su santa voluntad.

Hoy, los señoritos que quieren someter Extremadura son las grandes corporaciones sin alma que solo buscan su interés económico y de poder, esquilmando los recursos naturales de una región que, precisamente porque ha sido víctima durante siglos de ese modelo económico, continúa siendo la última de España y de Europa en renta, desarrollo, nivel educativo y conquistas sociales. Y esto pasa aquí y en cualquier territorio del Tercer Mundo donde la pobreza y la ignorancia causan indefensión social e institucional frente a los cantos de sirena de los poderosos sin escrúpulos.

Esas grandes empresas y corporaciones fundadas sobre la especulación bursátil, la avaricia extractiva, la neocolonización de territorios ingenuos o sometidos, y la irresponsabilidad social y medioambiental, son los nuevos caciques que aplastan, en su exclusivo beneficio, a las sociedades que no saben ver lo que se les viene encima, o que no tienen más remedio que admitirlo, o cuyas autoridades transigen con unas imposiciones ruinosas a medio y largo plazo, a cambio de vergonzantes señuelos a corto, que ni siquiera se cumplen en su totalidad, y sin que después se hagan cargo de los daños causados.


Los diez errores que prueban la torpeza de Infinity Lithium en la estrategia desplegada en Cáceres.


A quienes pretenden explotar minas en terrenos protegidos y en ciudades sensibles les guía el mismo espíritu que a quienes arrasan la Amazonía, desprecian la naturaleza del Ártico y de la Antártida que sostienen el equilibrio medioambiental del planeta, o construyen monstruos capaces de colapsar el canal de Suez poniendo en riesgo el fluido económico del mundo.

Es el espíritu que está destruyendo el planeta so pretexto, en este caso, de buscar sistemas limpios de automoción y generación de energía, aun a costa de matar a una ciudad. Pues bien, esta es la prepotencia caciquil que emplea Infinity Lithium, que incluso nosotros mismos hemos experimentado en nuestras propias carnes de periodistas, al haber sido calificado PROPRONews como “pseudo medio” por estos lumbreras de la empresa y la comunicación, y haber sido objeto de furibundas notas descalificatorias y de amenazas de acciones legales, que, pese a su elevado tono, no han llegado a nada y todavía estamos esperando.

Luis Salaya, alcalde de Cáceres, firme opositor a la mina.
Luis Salaya, alcalde de Cáceres, firme opositor a la mina.

TORPEZA INCOMPRENSIBLE

Pero, desde el punto de vista de la estrategia que una empresa debe idear para llevar a cabo sus planes, es casi peor que la prepotencia la torpeza de Infinity Lithium para imponer sus propósitos extractivos depredadores en Extremadura y particularmente en la ciudad de Cáceres; una torpeza inexplicable en una compañía de alcance internacional, a la que se le presume una cierta capacidad de visión y una cierta experiencia en el trato con la sociedad y con los medios, y que, además, ha contratado a dos consultoras, una extremeña (“amantesdementes”, literal) y otra nacional (la sucursal en España de la sueca Kreab), para moverse sobre el terreno, publicitar sus mensajes y hacer lobby en favor de tal desatino. Con tal “asesoramiento” todavía son más (in)explicables los errores que Infinity Lithium viene cometiendo desde el principio y que son los siguientes:

El movimiento anti-mina se ha extendido por toda Extremadura. Aquí, en Mérida, la capital
El movimiento anti-mina se ha extendido por toda Extremadura. Aquí, en Mérida, la capital

1º ERROR.- SUBESTIMAR A EXTREMADURA

La empresa creyó que, con el señuelo de unas modestas inversiones y un puñado de puestos de trabajo para un horizonte a medio plazo, Extremadura, con sus autoridades y ciudadanos, caería rendida a sus pies. Para ello contaba, además, con el apoyo de los dirigentes europeos mentores de las políticas “limpias” y con la bendición del gobierno español, que, a cambio de surtir de materia prima a las fábricas de baterías para los coches eléctricos, no tienen escrúpulo en sacrificar a una ciudad como Cáceres. La realidad no ha podido ser más negativa para la empresa, a la que la Junta de Extremadura ha denegado el permiso de investigación, lo que ha hundido el precio de sus acciones.

Toda la ciudad de Cáceres está involucrada en esta lucha
Toda la ciudad de Cáceres está involucrada en esta lucha

2º ERROR.- SUBESTIMAR A CÁCERES

Si Extremadura iba a ser pan comido en los cálculos de la compañía, tanto más lo sería Cáceres, una pequeña ciudad que, a pesar de soportar problemas seculares de desempleo y baja renta, como todo el territorio extremeño, ha sabido encontrar un camino de desarrollo en el turismo, la cultura y el medioambiente, junto a otras actividades asociadas a la universidad, a la investigación y a la innovación.

Pero en Cáceres ha topado Infinity Lithium con la firme oposición de una ciudadanía unánime contra la mina, y con la negativa de su ayuntamiento, también casi por unanimidad (22 concejales de 25), a autorizar o tolerar una mina como esa en el propio cuerpo de la ciudad. El anuncio del alcalde cacereño, Luis Salaya (PSOE), de que dimitirá si la Junta de Extremadura (Guillermo Fernández Vara, PSOE) autoriza la mina, da idea de la firmeza de esta oposición.

Cayetano Polo, hasta hace poco, líder de Cs en Extremadura.
Cayetano Polo, hasta hace poco, líder de Cs en Extremadura.

3º ERROR.- CONTRATAR A UN POLÍTICO LOCAL

Cayetano Polo ha sido hasta no hace mucho concejal del Ayuntamiento de Cáceres por Ciudadanos (por cierto, el único grupo municipal -solo son tres- favorable a la mina de litio, ¡qué casualidad!) y cuando Infinity Lithium le fichó era el portavoz de dicho partido en la Asamblea de Extremadura. Creer la empresa minera que el señor Polo le allanaría el camino ante sus excompañeros de corporación es una prueba evidente de la torpeza de la compañía. Comprar políticos nunca es una buena decisión. En este caso, se les ve el plumero, a él y a Infinity.

Un post del chat de la vergüenza.
Un post del chat de la vergüenza.

4º ERROR.- PERMITIR UN VERGONZOSO CHAT DE ACCIONISTAS  

Como este periódico ha venido publicando (Presuntos accionistas de Infinity Lithium sugieren comprar votos de los concejales cacereños para que aprueben la mina), un chat de accionistas o presuntos accionistas de Infinity Lithium relacionado con el mercado de valores australiano, sugirió claramente la posibilidad de comprar votos de miembros de la corporación municipal de Cáceres para imponer la mina. En ningún momento la compañía minera, cuyo nombre y marca utilizaba el chat, reprobó tales comentarios ni retiró ni obligó a retirar su nombre del mismo.

Pleno telemático del Ayuntamiento de Cáceres en contra de la mina.
Pleno telemático del Ayuntamiento de Cáceres en contra de la mina.

5º ERROR.- INTENTAR AMEDRENTAR A PROPRONEWS

PROPRONews publicó el 29 de enero pasado nuestra primera información sobre lo que sugerían los accionistas en ese chat. Al día siguiente, 30, Infinity Lithium distribuyó una nota amenazándonos -pero sin nombrarnos, eso sí- con acciones legales y realizando intolerables acusaciones contra nosotros. Dicha nota, distribuida a los medios locales y regionales, también llegó a nuestro periódico, firmada por Conrado Gómez (amantesdementes) y por Daniel Santiago (Kreab), trasladando las acusaciones vertidas por David Valls, el representante de la empresa en Extremadura, y exigiéndonos su publicación, en virtud de un “derecho de réplica” inexistente en el ordenamiento jurídico español. Pero, ni aunque hubiesen invocado el vigente “derecho de rectificación”, nos negamos de plano a publicar dicho escrito difamatorio e injurioso contra nosotros, que nunca hemos publicado. Y todavía estamos esperando las “acciones legales” que nos anunciaron.

6º ERROR.- CALUMNIAR E INJURIAR A PROPRONEWS

El tiro de sus amenazas le salió a Infinity Lithium por la culata, porque fuimos nosotros los que iniciamos los trámites previos a una querella contra la compañía minera, por los términos injuriosos vertidos en su nota contra este medio, de modo que la empresa dio marcha atrás de inmediato en cuanto les llegaron los burofaxes que le enviamos para que se retractasen, como publicamos en su momento: Infinity Lithium da marcha atrás en sus amenazas e injurias a PROPRONews.

David Valls, responsable del proyecto de San José Valdeflórez.
David Valls, responsable del proyecto de San José Valdeflórez.

7º ERROR.- DELEGAR EN UNA COMPAÑÍA DE 3.000 EUROS DE CAPITAL

Aunque en sus notas de prensa figura siempre el nombre de la compañía australiana Infinity Lithium, la sociedad que en realidad opera en su nombre en Extremadura es Tecnología Extremeña del Litio, una S.L.U. (Sociedad Limitada Unipersonal) cuyo capital social inicial (3.000 euros, incrementado después a 6.000), ni siquiera cubriría una mínima parte de las multas y reparaciones por el daño ya causado en el entorno de la Montaña de Cáceres. Inscribir el proyecto de la mina de litio en esta S.L.U. insignificante da idea de la estrategia empresarial de la compañía minera australiana.

8º ERROR.- PROMETER LO QUE NO SE PUEDE CUMPLIR

La empresa ha realizado públicamente una serie de promesas en cuanto al número de puestos de trabajo a crear en Cáceres (más de mil, ha dicho), las industrias a instalar, la salvaguarda del medioambiente de la Montaña y de la ciudad, y la reparación del catastrófico daño que esa mina causaría, que sabe que no puede cumplir.

Un claro ejemplo de la publicidad engañosa de Infinity.
Un claro ejemplo de la publicidad engañosa de Infinity.

9º ERROR.- DIFUNDIR UNA PUBLICIDAD MASIVA Y ENGAÑOSA

Infinity Lithium lleva mucho tiempo machacando a los cacereños y a los extremeños con una publicidad masiva, cansina y engañosa. Masiva y cansina, porque utiliza todos los medios y soportes posibles: grandes vallas, cartelería, buzoneo, inserciones en prensa, radio y TV, publireportajes o reportajes camuflados. Y engañosa, porque en tales vallas y anuncios se elude mencionar llanamente las palabras mina y litio y, en cambio, sobre un idílico fondo verde, se vende la moto de los supuestos puestos de trabajo y solo aparece la leyenda “San José Valdeflórez”, que es el beatífico nombre bajo el que se camufla la nociva explotación a cielo abierto.

La oposición ciudadana es masiva y desmiente las engañosas encuestas de la empresa.
La oposición ciudadana es masiva y desmiente las engañosas encuestas de la empresa.

10º ERROR.- PROMOVER ENCUESTAS TELEDIRIGIDAS Y ENGAÑOSAS

Infinity Lithium ha pagado, además, encuestas con resultados teledirigidos y engañosos, de los que se llega a concluir que solo el 21,4% de los cacereños está en contra de la mina, mientras que el 49,8% apoya el proyecto, condicionado, eso sí, por un 20,6% a la creación de empleo. Naturalmente, una encuesta que paga la empresa minera no puede tener otro resultado que no sea, como mínimo, este, tan evidente en su exageración como torpe y engañoso. Pero una cosa son las encuestas y otra la realidad. Y la realidad es que lo que muestran la corporación municipal cacereña, las masivas concentraciones, ocupaciones y marchas ciudadanas, la ingente actividad contraria en medios y en redes sociales, y tantas acciones y testimonios de la ciudadanía cacereña, son justo lo contrario de lo que dice la encuesta de Infinity. Es más, se puede concluir que la práctica totalidad de la población cacereña, con sus autoridades al frente, está taxativamente en contra de la mina.

No vamos a permitir que se haga esto en la ciudad de Cáceres.
No vamos a permitir que se haga esto en la ciudad de Cáceres.

LA MINA NO SE HARÁ

La mina no se hará. En Extremadura tenemos una dilatada experiencia en ganar batallas medioambientales. Se ganó la dificilísima batalla contra la central nuclear de Valdecaballeros. Se ganó la también difícil batalla contra la fábrica de pasta de celulosa que se pretendió construir en las riberas del Guadiana. Se ganó la batalla contra la refinería de petróleo que se quiso instalar en Tierra de Barros. Se ganó la batalla legal contra la urbanización de la isla de Valdecañas. Y se ganará la de la mina de litio, porque el Ayuntamiento no va a autorizarla; porque la Junta de Extremadura ya ha denegado los permisos previos y no puede autorizarla en contra del sentir de la ciudadanía; porque la oposición de los ciudadanos y las ciudadanas de Cáceres es masiva y unánime; porque abrir una monstruosa explotación minera en el límite de una ciudad tan hermosa y delicada como Cáceres es una aberración; y porque el sentido común dicta que eso no puede ser posible bajo ningún concepto.

El movimiento antimina, con el presidente de la Junta de Extremadura
El movimiento antimina, con el presidente de la Junta de Extremadura

Como periodista llevo 52 años en este oficio, en el que los profesionales, si estamos comprometidos con la sociedad, tenemos que ser también defensores de la ciudadanía y de nuestro patrimonio medioambiental, cultural y monumental. Y desde esta experiencia me atrevo a pronosticar que la mina de litio de Cáceres no se hará nunca. Y menos, con una estrategia tan torpe como la desarrollada por la promotora. Una torpeza infinita. Cuanto antes se den cuenta, mejor para Infinity, que, con tanta encuesta, propaganda y publicidad, está tirando el dinero para nada. Estoy convencido, la mina no se hará.

(José Mª Pagador es periodista y escritor, y fundador y director de PROPRONews. Sus últimos libros publicados son 74 sonetos (poesía, Fundación Academia Europea de Yuste), Los pecados increíbles (novela, De la Luna Libros), Susana y los hombres (relatos, Editora Regional de Extremadura) y El Viaje del Tiburón (novela, Caligrama Penguin Random House).

SOBRE EL AUTOR

José Mª Pagador y Rosa Puch, casi 100 años de periodismo

OTRAS INFORMACIONES

Plataforma Montaña/Vara, una reunión cordial con frutos parciales

Cáceres y la dignidad de un alcalde

La Montaña va a Vara

Mina de litio, no. A cambio de nada

Varapalo judicial a Infinity Lithium

Cáceres contra la mina: éxito de la primera gran batalla física

Rebelión ciudadana contra la mina de litio que amenaza Cáceres

El “chat de la vergüenza” de (p.) accionistas de Infinity Lithium: texto íntegro en español

Infinity Lithium da marcha atrás en sus amenazas e injurias a PROPRONews

27 preguntas que Infinity Lithium y Cayetano Polo se niegan a responder

Requerimiento del periodista José María Pagador previo a querella contra Infinity Lithium

El (p) accionista de Infinity Lithium dice ahora que no hablaba de “sobornos”

El director de PROPRONews deniega la publicación de una injuriosa y calumniosa nota informativa de Infinity Lithium

El infame chat de presuntos accionistas de Infinity Lithium Corporation sobre Cáceres, la mina y España

Presuntos accionistas de Infinity Lithium sugieren comprar votos de los concejales cacereños para que aprueben la mina

La minería a cielo abierto y Cáceres, joya monumental

La política minera del Gobierno y la Junta es nefasta para Extremadura

La destrucción de Cáceres, crónica de una muerte anunciada