viernes, 30 septiembre, 2022
spot_img
InicioPlaneta42 años de la gran Cruzada Nacional de Alfabetización de Nicaragua

42 años de la gran Cruzada Nacional de Alfabetización de Nicaragua

La revolución propició la gesta cultural más importante de la historia del país

En marzo se han cumplido 42 años desde que empezó la CRUZADA NACIONAL DE ALFABETIZACIÓN EN NICARAGUA (CNA) que, en justo reconocimiento a los miles de muertos por la liberación de Nicaragua de la dinastía somocista, llevó el nombre de: «Héroes y Mártires por la Liberación de Nicaragua», y que se había iniciado el 23 de marzo de 1980, a menos de un año del triunfo de la Revolución Popular Sandinista el 19 de julio de 1979.

El doctor Telémaco Talavera
El doctor Telémaco Talavera

Uppsala, Suecia.-

“A cualquier edad se puede aprender cuando existe la pasión y las condiciones para hacerlo” (Francisco Telémaco Talavera Siles).

La campaña permitió que la tasa de analfabetismo se redujera en apenas cinco meses de más del 52% (más de la mitad de la población) al 12.9% (convirtiendo la oscuridad en claridad, como dice el himno de la CNA) y en la que, además de la movilización de más de 95.000 jóvenes de todo el país y a todo el país, incluso a los lugares más alejados e inaccesibles, involucró directa o indirectamente a todo el pueblo de Nicaragua.

A esto hay que sumar que el 30 de septiembre de 1980 comenzó la alfabetización en inglés criollo, miskito y sumu o sumo, con el objetivo de alfabetizar a más de 16.500 nicaragüenses en la Costa Caribe de Nicaragua.

En 1981 la acción fue reconocida por la UNESCO (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura) con el otorgamiento de la medalla Nadezhda Krúpskaya a lo que ha sido sin duda alguna la gesta cultural más importante en la historia de Nicaragua.


En cinco meses se pasó en el país del 52% de analfabetismo al 12.9%.


Además de la participación directa de miles de jóvenes y de prácticamente todo el pueblo nicaragüense, muchas personas de diferentes partes del mundo la apoyaron, ya fuera porque llegaron a Nicaragua a alfabetizar o a apoyar la CNA, o porque desde sus países recolectaron dinero o materiales para apoyarla. José María Rodríguez Guzmán (tristemente fallecido en el verano de 2021) un amigo y maestro de Extremadura, España, fue uno de ellos. Los últimos años su valiosa labor fue determinante para hacer posible la creación de la Universidad Abierta en Línea de Nicaragua, el Programa Aprender, Emprender y Prosperar, en unión con el Consejo Nacional de Universidades, el Ministerio de Educación (MINED), el Instituto Tecnológico Nacional (INATEC) y el impulso de las factorías de conocimiento principalmente, en el Norte del país.

María Rosa Terradelas y José Mª Rodríguez Guzmán, dos grandes colaboradores españoles.
María Rosa Terradelas y José Mª Rodríguez Guzmán, dos grandes colaboradores españoles.

EXPERIENCIA INCOMPARABLE

La CNA permitió que cientos de miles de nicaragüenses aprendieran a leer y escribir, pero para quienes fuimos alfabetizadores (as) fue una gran Universidad de la Vida, no de cinco años sino de cinco meses, pero con un aprendizaje irrepetible, indescriptible e incomparable.

La primera persona que aprendió a leer y a escribir de las que yo alfabeticé fue una señora de 82 años y estaba feliz porque ya podía leer la Biblia. Eso indica que se cuándo se quiere aprender, cuando se le pone pasión y amor, a cualquier edad se puede hacer y lograr sus propósitos.


La primera persona que aprendió a leer y a escribir de las que yo alfabeticé fue una señora de 82 años, que estaba feliz porque ya podía leer la Biblia.


De los alfabetizados, unos engrosaron las filas de la contrarrevolución, una parte forzados y otros de forma voluntaria, otros se incorporaron al Ejército Popular Sandinista o al Servicio Militar Patriótico (unos obligados y otros voluntariamente), algunos se quedaron en sus lugares y otros, principalmente de las zonas montañosas y de guerra, se movieron con sus familias a los poblados, ciudades o incluso fuera del país, para evitar los estragos de una guerra dolorosa, que costó la vida de decenas de miles de nicaragüenses de uno y otro lado, además de los severos efectos económicos y sociales causados por la guerra y por el bloqueo impuesto por los Estados Unidos.

DESTACADOS COLABORADORES

En marzo de 2006 comenzó en Nicaragua la Campaña de Alfabetización «Yo sí puedo», que tuvo como objetivo bajar hasta al 5 %, o menos, la tasa de analfabetismo, que había subido al 36,9 % desde la pérdida del poder del FSLN en 1990, hasta 2005.

Se utilizó el método cubano “Yo, Sí Puedo”, creado por la pedagoga cubana Leonela Relys (1947-2015) además del valioso apoyo técnico material de del pueblo y gobierno de Cuba para poderlo implementarlo.

Este programa, o esta nueva Campaña de Alfabetización, estuvo impulsada principalmente por el Asociación de Educación Popular Carlos Fonseca Amador (AEPCFA), con el apoyo de estudiantes de secundaria y universitarios de la Red de Universidades Nicaragüenses y Españolas “Yo Si Puedo”. Es importante destacar a los jóvenes, maestros y autoridades nicaragüenses y el invaluable apoyo de Red de Universidades Españolas encabezado por la Universidad de Girona y con el liderazgo, compromiso, entusiasmo y entrega de la Dra. María Rosa Terradellas (Terri).


La acción fue reconocida por la UNESCO con la medalla Nadezhda Krúpskaya.


En 2006, el éxito del programa «Yo sí puedo» en Nicaragua recibió el premio internacional Mestres 68 de la Universidad de Girona. En 2007, la UNESCO le concedió al programa nicaragüense la distinción Memorias de la Humanidad. Justos y merecidos reconocimientos, que fueron entregados al profesor Miguel de Castilla (q.e.p.d.) y al gran maestro Orlando Pineda.

El profesor Miguel de Castilla desempeñó un papel de gran relevancia en la Cruzada Nacional de Alfabetización (1980) y fue de gran valor su decidido apoyo al Programa de Alfabetización “Yo Sí Puedo” cuando fue ministro de Educación. Él fue un gran maestro, un gran ser humano, y una persona con un elevado compromiso social y humano.

También debo reconocer y mencionar a otro gran ser humano, un gran alfabetizador y un luchador hasta su muerte por más y mejor educación para el pueblo, me refiero a mí siempre recordado y entrañable amigo Luis Amaya (q.e.p.d.). Él fue el director de la Cruzada Nacional de Alfabetización en Jinotega (1980).

También quiero destacar a otro extraordinario ser humano comprometido de por vida con la alfabetización y con la educación, que fuera representante de la UNESCO en Nicaragua, el español nicaragüense Juan Bautista Arrien.

El Maestro Orlando Pineda para mi es el símbolo de la alfabetización en Nicaragua y en el mundo, comprometido en cuerpo y alma, junto a su gran equipo de trabajo de la AECFA, con la alfabetización, la educación y la causa de los más desposeídos y marginados. Una persona ejemplar, a quien la Universidad Nacional Agraria honró haciéndole entrega del Doctorado Honoris Causa.

La caída de la dictadura somocista abrió las puertas a la alfabetización y la cultura.
La caída de la dictadura somocista abrió las puertas a la alfabetización y la cultura.

NO SOLO ERRADICAR EL ANALFABETISMO

En los tiempos actuales además de erradicar el analfabetismo tradicional en el mundo (que las personas sepan leer y escribir), debemos garantizar, como señala una persona a quien admiro y respeto por sus grandes cualidades humanas y profesionales, Francisco Alarcón, Secretario General Adjunto del Consejo Superior Universitario Centroamericano (CSUCA), “la alfabetización básica necesaria en 3 ámbitos críticos de la actividad profesional contemporánea: Alfabetización informacional (capacidad para entender hechos, cifras, estadísticas y datos), alfabetización mediática (capacidad para entender los métodos y fuentes de la información), y alfabetización tecnológica (capacidad para entender las máquinas y equipos que hacen posible la era de la información)”.

Hoy el mundo entero requiere una sólida educación en valores, en la que nadie se quede atrás, centrada en el aprendizaje, no en la enseñanza y donde tengan un énfasis central las competencias esenciales (competencias del Siglo XXI) y para ello hacer realidad un nuevo (Tercer) Contrato Social de la Educación, como pilar para la construcción de una sociedad más humana, justa, equitativa, solidaria, sostenible y menos vulnerable.

La Cruzada Nacional de Alfabetización demostró que, cuando un pueblo se une por una causa justa en beneficio e interés de toda la sociedad, es capaz de obtener resultados increíbles en tiempo récord, y de superar las limitaciones, los temores y las adversidades, más allá de las naturales diferencias sobre aspectos e intereses particulares. En la Cruzada Nacional de Alfabetización, alfabetizadores y alfabetizados tenían una gama amplísima de creencias, visiones, estatus, origen, etc. pero los unía una causa común: reducir el analfabetismo en nuestro país. Y se logró de manera extraordinaria.

(Telémaco Talavera es Doctor Ingeniero Agrónomo, Rector Emérito de las Universidades Nacional Agraria y Nacional Autónoma de León (Nicaragua), Doctor Honoris Causa por las Universidades de Ciencias Agrícolas (Suecia) y Dubna International University (Rusia), entre otras, e investigador, escritor y articulista de prestigio internacional).

SOBRE EL AUTOR

Telémaco Talavera, un intelectual de proyección mundial, nuevo colaborador de PROPRONews

OTRAS INFORMACIONES Y ARTÍCULOS

Guerra Económica Mundial

Intolerables amenazas a Suecia y a Finlandia

La unión de Don Benito y Villanueva, un ejemplo para España y el mundo

La unión de Don Benito y Villanueva de la Serena, un ejemplo para la España que se vacía

Liderazgos que unen: el ejemplo extremeño

No más Haitís

Claves para conseguir tus sueños

La Tierra naufraga víctima de nosotros

Los mejores médicos no son los que curan a sanos

La migración: duras y maduras

Una sola muerte, cada muerte, es la peor tragedia

Por la (verdadera) democracia

2021 o la Nueva Realidad

Época de mascarillas

El hambre, tan letal como el coronavirus

¿Serán necesarios los profesores en el futuro?

La educación en valores, el arma más poderosa contra la violencia

Ni la autoridad más poderosa ni el arma más destructiva pueden nada contra el coronavirus

“Educación 2050”, la guía para implantar la nueva educación que necesita el mundo

¿Es un título profesional garantía de éxito?

El Tercer Contrato Social de la Educación y su aplicación práctica a la escuela en 10 pasos

El Tercer Contrato Social de la Educación

Contradicciones y retos de la Humanidad en el tiempo presente

¡Cuidado!, trabajo y empleo no son sinónimos

RELATED ARTICLES

Últimas Noticias

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar