jueves, 30 junio, 2022
spot_img
InicioPlanetaGuerra Económica Mundial

Guerra Económica Mundial

El disparado gasto del mundo en armamento condena a la pobreza a cientos de millones de personas

Estamos viviendo una guerra económica mundial, aunque no estamos, y esperamos que ni ahora ni nunca estemos, en la Tercera Guerra Mundial Militar, la cual podría ser apocalíptica para la humanidad entera, por la cantidad y poder de las armas nucleares, sumadas a las armas químicas, biológicas y al poder destructivo de todas las armas existentes en el mundo.

El doctor Francisco Telémaco Talavera Siles
El doctor Francisco Telémaco Talavera Siles

Uppsala, Suecia.-

El Presupuesto en 2022 de los diez ejércitos más grandes del mundo (dentro de ellos, uno de Latinoamérica) es de 1,453 billones, es decir, casi millón y medio de millones de dólares.

El 50% de ese enorme presupuesto, de solo un año, equivaldría a un ingreso de 10 dólares por día para 199 millones de personas (no familias) por un año. Se estima que 1 de cada 2 personas en el mundo vive con menos de USD 5.50 al día.

¿A cuántos presupuestos de los países más pobres equivale? Cuánto podría hacerse en salud, educación, ciencia, tecnología, innovación, proyección social, alimentación, vivienda, para revertir los catastróficos efectos del cambio climático, etc. etc. con solo el 50% de ese monto. ¿Cuánto podría hacerse para la paz y para la vida con tantos recursos destinados para la violencia, la destrucción el sufrimiento y la muerte?

ARMAS NUCLEARES EN EL MUNDO

Rusia 6.255 ojivas nucleares
Estados Unidos 5.550 ojivas nucleares.
China 370 ojivas nucleares.
Francia 290 ojivas nucleares.
Reino Unido 225 ojivas nucleares.
Pakistán: 165 ojivas nucleares.
India 156 armas nucleares.
Israel 90 ojivas nucleares.
Corea del Norte 45-50 armas nucleares.

(Centro de Investigación para la Paz de Estocolmo.)

MÁS PRESUPUESTO PARA ARMAS. ¿Y PARA SALUD, EDUCACIÓN, ALIMENTACIÓN, VIVIENDA? ¿PARA COMBATIR EL CAMBIO CLIMÁTICO? ¿PARA EL CUMPLIMIENTO DE LOS ODS?

A causa de la guerra actual ya muchos países han anunciado que aumentarán el presupuesto para armamento, lo cual generará un doble efecto negativo desde el punto de vista social, porque habrá menos presupuestos para invertir en la gente y en el desarrollo, pero más presupuesto para “la defensa”, la destrucción y la muerte.

El planeta ha alcanzado, por culpa de los hombres, la capacidad de autodestruirse. RTVE
El planeta ha alcanzado, por culpa de los hombres, la capacidad de autodestruirse. RTVE

MÁS PODER Y RIQUEZA PARA POCOS, MENOS GANANCIAS PARA OTROS, PERO MÁS DOLOR, HAMBRE Y POBREZA PARA MUCH@S

A causa de la y las crisis sucesivas (como la pandemia de la COVID 19), y las guerras, unos cuantos acumulan más riquezas y/o poder, mientras cientos de miles ven reducidas sus ganancias y millones aumentan su dolor, desesperanza, pobreza y hambre. Menos posibilidades de obtener empleo, pérdida de empleos para para otr@s y significativa pérdida de la capacidad adquisitiva o disminución del salario real para l@s trabajadores (as) en todo el mundo. Esa es la triste realidad.

La Guerra Económica Mundial actual ya tiene y tendrá efectos devastadores para todo el mundo y causará millones de víctimas, con grados diferentes de afectación. Si antes de la guerra actual ya morían entre 5.000 y 25.000 personas cada día a causa del hambre, miles y miles más de muertes causadas por esta guerra económica mundial se sumarán diariamente.

Ya estábamos viviendo el efecto de la inflación, pero ahora se habla del peligro de la estanflación en muchos países.

La estanflación es la combinación de la inflación, aumento del desempleo y estancamiento económico y la crisis actual es la combinación de los grandes y graves problemas que ya tenía la humanidad antes de la pandemia, más los efectos devastadores de la COVID 19 y de la guerra.

Familias y civiles han sido y siguen siendo las principales víctimas en todas las guerras, dentro de las que podemos mencionar las guerras en el Medio Oriente, en el Golfo Pérsico, en Irak, Libia, Franja de Gaza, Afganistán, Siria, el conflicto de Kivu en la República del Congo, en Yemen, en la guerra contra Boko Harám en Nigeria y otros países de África Occidental, en Waziristán en Pakistán, la guerra entre Etiopía y Eritrea, en Afganistán, los atentados terroristas del 11S de 2001 en EEUU y del 11M de 2004 en España, la guerra del y contra el narcotráfico, etc. y ahora en Ucrania.


Antes de la guerra actual ya morían entre 5.000 y 25.000 personas cada día a causa del hambre, ahora serán más.


Muertos, heridos, mutilados, familias desintegradas y adoloridas, desplazad@s. Con gran destrucción física, parte de la cual puede ser reconstruida generando grandes ganancias para pocos, porque nunca hay reconstrucción total de las casas y entornos de l@s más pobres, pero con daños y destrucción social y emocional profundos e irreparables por lo menos para esta y la siguiente generación.

En el contexto actual, indistintamente las causas e intereses que de uno y otro lado estén de por medio, como producto de la guerra en Ucrania hay millones de personas y familias desplazadas, destruidas económica, social y emocionalmente, eso sumado a que la vida de cada soldado o civil ucraniano o ruso es irreemplazable. Las consecuencias también las está padeciendo y las padecerá el pueblo ruso y todos los pueblos del mundo, indistintamente de si están o no de acuerdo con lo que está sucediendo.

La actual guerra, tarde o temprano, y de una u otra forma finalizará y dejará de ser noticia de primera plana, pero quedará la destrucción, la muerte y el sufrimiento de cientos de miles, de millones de personas y familias (incluyendo las familias de los soldados rusos que mueran y del pueblo ruso en general) y los efectos perversos en todo mundo, que como siempre, recaerán, con mayor énfasis, en los más pobres del mundo y también, como siempre, beneficiarán a unas minorías que viven de la guerra, la pobreza, la “reconstrucción” de los destruido, la explotación de los recursos y de los propios seres humanos, de la razón del poder, no del poder de la razón, etc.

Una vez más es pertinente retomar, textualmente, lo expresado por el Secretario General de la ONU, Antonio Guterres el 21 de septiembre del 2021 en la apertura de la 76 Sesión de la Asamblea General de ese organismo mundial:

“Estoy aquí para dar una señal de alarma: el mundo debe despertar. Estamos al borde de un abismo y avanzamos en la dirección equivocada. Nuestro mundo nunca ha estado más amenazado. O más dividido. Nos enfrentamos a la mayor cascada de crisis de nuestras vidas”.

Si este mensaje era válido antes de la guerra en Ucrania, cuanto más lo es en las actuales circunstancias que vive el mundo.

(Telémaco Talavera es Doctor Ingeniero Agrónomo, Rector Emérito de las Universidades Nacional Agraria y Nacional Autónoma de León (Nicaragua), Doctor Honoris Causa por las Universidades de Ciencias Agrícolas (Suecia) y Dubna International University (Rusia), entre otras, e investigador, escritor y articulista de prestigio internacional).

SOBRE EL AUTOR

Telémaco Talavera, un intelectual de proyección mundial, nuevo colaborador de PROPRONews

OTRAS INFORMACIONES Y ARTÍCULOS

Intolerables amenazas a Suecia y a Finlandia

La unión de Don Benito y Villanueva, un ejemplo para España y el mundo

La unión de Don Benito y Villanueva de la Serena, un ejemplo para la España que se vacía

Liderazgos que unen: el ejemplo extremeño

No más Haitís

Claves para conseguir tus sueños

La Tierra naufraga víctima de nosotros

Los mejores médicos no son los que curan a sanos

La migración: duras y maduras

Una sola muerte, cada muerte, es la peor tragedia

Por la (verdadera) democracia

2021 o la Nueva Realidad

Época de mascarillas

El hambre, tan letal como el coronavirus

¿Serán necesarios los profesores en el futuro?

La educación en valores, el arma más poderosa contra la violencia

Ni la autoridad más poderosa ni el arma más destructiva pueden nada contra el coronavirus

“Educación 2050”, la guía para implantar la nueva educación que necesita el mundo

¿Es un título profesional garantía de éxito?

El Tercer Contrato Social de la Educación y su aplicación práctica a la escuela en 10 pasos

El Tercer Contrato Social de la Educación

Contradicciones y retos de la Humanidad en el tiempo presente

¡Cuidado!, trabajo y empleo no son sinónimos

RELATED ARTICLES

Últimas Noticias

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar