¿Es un título profesional garantía de éxito?

334
La nueva educación implica un cambio de paradigma. RTVE
La nueva educación implica un cambio de paradigma. RTVE

Muchos años de estudio, la obtención de un título universitario, y en muchos casos la realización de cursos de postgrado, realizado todo ello, por lo general, sobre la base de grandes sacrificios económicos y emocionales de las familias y los estudiantes, en numerosas ocasiones conducen a la frustración de que eso no garantiza un empleo. El autor de este artículo, reputado especialista y educador, analiza este fenómeno y apunta soluciones en este mundo nuevo y cambiante, en el que ya no sirven las fórmulas educativas del pasado.

El doctor Telémaco Talavera Siles
El doctor Telémaco Talavera Siles

LA EDUCACIÓN, LA MEJOR INVERSIÓN DE RECURSOS Y ESFUERZOS

En términos generales la educación es considerada como la mejor inversión para la sociedad, para los países, para la familia y para las personas, porque es a través de ésta que se logra el desarrollo de las personas y el progreso de la sociedad.

La educación ha sido y es considerada como el mejor legado que los padres pueden dejar a sus hijos, indistintamente de las condiciones económicas y el estrato social al que pertenezcan. Por eso muchos padres, y más aún las madres, hacen cualquier tipo de sacrificios y se someten a todo tipo de restricciones para que sus hijos estudien y alcancen un nivel que ellos mismos, en muchos de los casos, no estuvieron ni cerca de alcanzar; y saben que eso no lo van a lograr en días, ni en semanas, ni en meses, ni en un quinquenio, ni en una década, sino en muchos años y pase lo que pase no claudican ni pierden la vista en su objetivo hasta alcanzarlo.


Grandes sacrificios son realizados por millones de familias en el mundo para garantizar que sus hijos estudien una carrera y obtengan un título profesional.


Es así como grandes sacrificios con amor, entrega, abnegación y convicción son realizados por millones de familias en el mundo para garantizar que sus hijos estudien una carrera y obtengan un título profesional, convencidos de que la educación es un legado muy personal, que nadie les puede quitar y con la esperanza que, primero y por sobre todas las cosas, sea una garantía para su éxito personal y profesional.

A esto hay que sumarle la entrega, sacrificios, esperanzas, sueños de los propios jóvenes, quienes, al igual que sus familias, con absoluta seguridad se enfrentaron y tuvieron que superar, antes de culminar una carrera, durante su vida de estudiantes (desde sus primeros años de vida hasta salir de la Universidad), a múltiples y diversos problemas, los que en la vida, se presentan solos y con frecuencia en combinación (combo), ya sean estos económicos, académicos, de salud, físicos, emocionales, etc., pero, aun así ellos, sus familias y la sociedad cumplen la meta para satisfacción y beneficio de todos y todas.

Lamentablemente cada vez con más frecuencia a pesar de haber cumplido la meta, al llegar a ella se producen muchas frustraciones porque el alcanzarla, no es, como era en el pasado, garantía de éxito personal.

El modelo tradicional expendedor de títulos ya no sirve. RTVE
El modelo tradicional expendedor de títulos ya no sirve. RTVE

Por eso muchos jóvenes (aunque también personas adultas), sobre todo al no conseguir un empleo, después del título de grado optan por uno o más postgrados (diplomados, especialidades, maestrías, doctorados, postdoctorados, o los simplemente llamados posgrados) pero aun así muchas veces tampoco obtienen un empleo o forma de vivir en mejores condiciones.

EL GRAN PROBLEMA DEL EMPLEO

Uno de los grandes problemas en el mundo, aun antes de la pandemia de la COVID-19 y gravemente agudizado por efecto de la misma, es el desempleo para personas de todos los niveles de formación y, como parte de ello, para los profesionales.


Aprender a pensar, a aprender, a desaprender para reaprender y emprender, con creatividad, innovación y liderazgo, es imprescindible para tener éxito en el presente y el futuro.


El mundo ha cambiado, en el pasado, el Estado (el sector público) era el gran empleador de los profesionales, pero eso ya no es así.

Algunas de los motivos actuales para el desempleo son los siguientes:

1.- El aumento del número de profesionales

  1. La reducción del tamaño de las instituciones del Estado, muchas veces dando

paso a la privatización parcial o total de los servicios que este brindada antes.

3.- El sector privado no tiene la capacidad de absorber, emplear a los profesionales que no se emplean en el sector público.

4.- Los organismos no gubernamentales, que han proliferado en el mundo, aunque importantes, tienen una capacidad limitada de generar empleo.

5.- La mecanización, tecnificación y automatización (incluyendo la robotización), sustituye a parte de los trabajadores de todos los niveles (desde obreros hasta profesionales).

6.- A todo lo anterior hay que sumar los problemas de calidad y pertinencia de la educación, en grado muy variable y por múltiples y diversas razones, y la no adecuación de la misma a los nuevos retos y desafíos de la sociedad en términos de conocimientos, habilidades, destrezas, capacidades, competencias y valores.

OBTENER UN TÍTULO PARA BUSCAR UN EMPLEO

En el pasado, un joven, aun antes de salir de la Universidad, casi siempre tenía ya asegurado un empleo, y una vez que ya era profesional y si por cualquier razón perdía el empleo que tenía, no era motivo de angustia porque, casi con seguridad, conseguía otro.

La robotización es otra causa de destruccción del empleo tradicional. RTVE
La robotización es otra causa de destruccción del empleo tradicional. RTVE

Los jóvenes estudian una carrera profesional, en la mayoría de los casos, con la ilusión de obtener un empleo que les permita realizarse profesionalmente, tener una vida mejor y aportar a su familia y a la sociedad. Para culminar sus carreras cuentan normalmente con el apoyo de sus familias, además de la inversión que la sociedad hace vía presupuesto en el caso de las instituciones públicas y vía aranceles en el caso de las privadas.

EDUCAR PARA BUSCAR UN EMPLEO

Las instituciones educativas en general han formado a los jóvenes para buscar empleos en el sector público, privado o no gubernamental pero no para desaprender, reaprender y emprender.

CURRÍCULOS CARGADOS DE CONTENIDOS Y MUY POCO O NADA DE LAS COMPETENCIAS LLAMADAS BLANDAS O DEL SIGLO XXI

Muchos currículos siguen cargados de contenidos y la labor de los maestros, concentrada en trasmitirlos más que en facilitar o mediar el aprendizaje y las competencias blandas o del siglo XXI, ausentes o con poco tiempo y énfasis.

LA FRUSTRACIÓN AL FINALIZAR LOS ESTUDIOS

Un joven, al finalizar una carrera, si no consigue empleo y no desarrolla su autoempleo producto del emprendimiento, contrario a poder apoyar a su familia, muchas de ellas en condiciones de pobreza, se vuelve una carga económica y emocional. Económica sobre todo para los estudiantes que son becados durante sus estudios, y que reciben a bien un apoyo económico mensual o alimentación, alojamiento, enseres de aseo básicos, seguro médico y que, al finalizar, si no tienen empleo, tienen que competir por la alimentación con el resto de su familia; y emocional, porque lo que era una esperanza, pasa a ser una persona frustrada que irradia frustración en el ámbito familiar.

Hay que incentivar la producción local frente a la homogeneización de las grandes transnacionales. RTVE
Hay que incentivar la producción local frente a la homogeneización de las grandes transnacionales. RTVE

Un elemento adicional que frustra a destacados estudiantes es que, en muchos países, un criterio central para contratar en los limitados puestos de trabajo que se generan, o para conservar su puesto de trabajo, más que sus competencias profesionales, sus valores y su eficiencia, sea su afiliación política, de unos y otros colores, dependiendo de quién contrata, o de su apellido. Eso desmotiva, atenta contra la calidad profesional y, al final, afecta a la eficiencia y la calidad del trabajo que se realiza, ya sea en el sector público o en el privado.

EL CONSUMISMO Y LAS GRANDES TRASNACIONALES ATENTAN CONTRA EL AUTOEMPLEO Y LAS PEQUEÑAS EMPRESAS

Las empresas familiares, micro, pequeñas y medianas que producen bienes locales se han visto seriamente amenazadas y muchas han desaparecido, por la promoción de un consumismo desenfrenado, irracional y homogeneizante, promovido por las grandes empresas trasnacionales que, por la economía de escala, se vuelve casi imposible competir con ellas.

El consumismo alienante ha hecho que las familias campesinas, por ejemplo, dejen de consumir productos nutritivos que producen con sus manos y en sus tierras, para consumir productos chatarras que no tienen el mismo valor nutritivo y que son empacados en envases no biodegradables que contaminen el ambiente. Y una educación orientada inadecuadamente, que contrario a promover el descubrir, desarrollar y potenciar las culturas y tradiciones, ha hecho sentir vergüenza de esa enorme riqueza cultural y biodiversa.

La pandemia del coronavirus ha hecho volver los ojos a lo que se había despreciado, al campo, y a valorar las empresas familiares, micro, pequeñas y medianas empresas y a valorar los productos locales, y, como parte de ello, las comidas locales, ricas y extraordinariamente diversas.

SOCIEDAD MÁS HUMANA

Además de los conocimientos, habilidades, destrezas y competencias, tiene que promoverse una educación (formal, no formal e informal, presencial, virtual, multimodal, etc.), con sólidos valores y principios, que permita desde cada persona revertir la inaceptable realidad de irrespeto, intolerancia, inequidad, violencia de todo tipo, corrupción, hambre, pobreza, marginación, consumismo, depredación y deterioro ambiental, etc. que prevalece actualmente en el mundo.

BONO O DIVIDENDO DEMOGRÁFICO

Los adolescentes y jóvenes no solo son el futuro sino también el presente de la sociedad.

Para el desarrollo económico, social y humano con justicia, equidad y sostenibilidad, es vital aprovechar el vigor, la energía y la creatividad de los adolescentes y jóvenes en todo el mundo, pero más aún en los países donde estos ocupan un alto porcentaje de la población, a lo que se le llama bono o dividendo demográfico.

Pero, así como son una gran oportunidad, los adolescentes y jóvenes frustrados son el mejor caldo de cultivo para la drogadicción, el narcotráfico, los vicios, los delitos y malos caminos general lo cual, contrario a una válvula de escape, pasa a ser la perdición, la ruina y una catástrofe para sus vidas, las de sus familias y la de la sociedad.

CAMBIO DE PARADIGMA, UN NUEVO RELATO Y NUEVO CONTRATO POR LA EDUCACIÓN

Para contribuir al éxito de las personas, la familia y la sociedad se requiere cambiar el paradigma, el relato, se requiere un nuevo contrato social por la educación: EL TERCER CONTRATO SOCIAL POR LA EDUCACION (El Tercer Contrato Social de la Educación) y con él, democratizar las capacidades del individuo para emprender su vida personal y profesional de manera autónoma, descubriendo su pasión, aprendiendo a lo largo de la vida, cultivando nuevas competencias y habilidades, haciéndose cargo de inventar su trabajo; por tanto el aprender a pensar, a aprender, a desaprender para reaprender y emprender con creatividad, innovación y liderazgo es imprescindible para tener éxito en el presente y sobre todo en un futuro en el que lo más cierto es que todo es incierto.

(Telémaco Talavera es Doctor Ingeniero Agrónomo, Rector Emérito de las Universidades Nacional Agraria y Nacional Autónoma de León (Nicaragua), Doctor Honoris Causa por las Universidades de Ciencias Agrícolas (Suecia) y Dubna International University (Rusia), entre otras, e investigador, escritor y articulista de prestigio internacional).

SOBRE EL AUTOR

Telémaco Talavera, un intelectual de proyección mundial, nuevo colaborador de PROPRONews

OTROS ARTÍCULOS

El Tercer Contrato Social de la Educación y su aplicación práctica a la escuela en 10 pasos

El Tercer Contrato Social de la Educación

Contradicciones y retos de la Humanidad en el tiempo presente

¡Cuidado!, trabajo y empleo no son sinónimos