lunes, 6 febrero, 2023
spot_img
InicioPlanetaJuan Serna, un valiente y comprometido intelectual de izquierdas

Juan Serna, un valiente y comprometido intelectual de izquierdas

A sus 75 años continúa practicando sin descanso una acción social, solidaria, defensora y difusora de los valores básicos de la humanidad y del medio ambiente

Tiene (tenemos) una edad a la que la mayoría de las personas descansa y deja de meterse en líos. Pero él (nosotros) está hecho de otra pasta. Por eso Juan Serna no deja de defender causas justas y de hacer cosas en beneficio de los demás, una tarea que, conociéndole, solo interrumpirá el destino, esa circunstancia ineludible de cada uno. Una de las grandes realizaciones de Juan es el Cuaderno Extremeño para el Debate y la Acción (El último fruto de Juan Serna), una publicación periódica que se ha convertido en un referente imprescindible del nuevo pensamiento en Extremadura y en España, que ha alcanzado ya su meritorio número 10, y que acaba de ser presentado en Madrid, en el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico. Una publicación que se autofinancia sin subvenciones.

Sevilla.-

Cuando encabecé esta aventura de sacar un medio digital independiente, que no admitiese publicidad ni subvenciones de clase alguna y con vocación de universalidad, nadie dio un euro por PROPRONews. Hoy, casi seis años después, nuestro equipo lo forma más de medio centenar de profesionales y técnicos, nuestros lectores anuales se aproximan a los 500.000 -repartidos principalmente por toda España, pero también por más de un centenar de países del mundo- y el número de visitas anuales a nuestra web sobrepasa los tres millones y medio (PROPRONews superó en 2022 la barrera de los 3,5 millones de páginas leídas).


Es de los pocos políticos españoles que renunció a un poderoso y bien remunerado cargo público para no traicionar sus principios.


Igualmente, cuando a finales de 2018 Juan Serna anunció el proyecto de publicar una revista de pensamiento periódica titulada Cuaderno extremeño para el debate y la acción, pocos creyeron que tal empresa saldría adelante. Y hoy, cuatro años después -el Cuaderno es una criatura de la misma generación y con los mismos principios que PROPRONews- no solo continúa esta aventura editorial y social de Juan Serna, sino que se ha consolidado plenamente tanto en su versión digital (Cuaderno extremeño para el debate y la acción) como analógica.

Un momento de la presentación del Cuaderno Extremeño en el Ministerio para la Transición Ecológica. JUNTAEX
Un momento de la presentación del Cuaderno Extremeño en el Ministerio para la Transición Ecológica. JUNTAEX

Lo más meritorio de todo, aparte del alto nivel de los contenidos de los Cuadernos y de la actualidad e importancia de los temas que plantean, es que a lo largo de su todavía breve trayectoria, han ido incrementando su tirada en papel desde los 1.000 ejemplares del comienzo a los 2.500 de hoy, porque se venden todos. Eso prueba la respetable difusión que la publicación -en formato libro- ha alcanzado, en unos tiempos en que las ediciones de la mayoría de los libros en papel no pasan de los 500 o, como mucho, 1.000 ejemplares. Es un mérito que cabe atribuir en buena parte a Juan Serna, artífice y difusor del proyecto, realizado por él de manera totalmente desinteresada y sin ningún tipo de contraprestación personal, de modo que el proyecto se financia solo, con la venta de ejemplares, sin admitir publicidad y sin haber solicitado nunca subvención alguna, igual que hacemos en PROPRONews.

UN INTELECTUAL COMPROMETIDO

Por eso, por las similitudes entre ambos proyectos, por el paralelismo entre ambas trayectorias humanas de independencia y crítica, y por el alcance de lo logrado en uno y otro caso, comprendo tan bien a Juan Serna, un intelectual de cuya evolución y obra soy testigo desde los años 70 del siglo pasado, y del que hoy me plazco en escribir este panegírico, ahora que está vivo, en un país donde solo se acuerdan de los que hacemos cosas cuando nos morimos.


El Premio Nacional de Medio Ambiente que se le otorgó en 2022 pone en evidencia el injusto olvido de la Medalla de Extremadura.


Conocí a Juan Serna cuando empezaba en política, como concejal de izquierdas en el ayuntamiento de Villanueva de la Serena, al comienzo de la Transición. Por su personalidad destacada en materia de activismo ciudadano y claridad de ideas, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, nada más ganar las elecciones autonómicas extremeñas en 1983, le confió una de las principales carteras de su primer gobierno, la de Obras Públicas, Urbanismo y Medio Ambiente. En su actividad como consejero, Juan Serna no se olvidó de la tercera de las tareas encomendadas y enseguida manifestó su posición crítica contra ciertas políticas desarrollistas perjudiciales para Extremadura de los gobiernos de Ibarra y de Felipe González, llegando a enfrentarse seriamente al presidente extremeño y al todopoderoso ministro de Industria y Energía, y después de Economía y Hacienda, Carlos Solchaga. Pero gracias a él, entre otros, y a los movimientos que promovió, Extremadura -una región pobre y multiexcedentaria de una energía cuyo enorme volumen nunca llegará a consumir ella sola- se libró de albergar una segunda central nuclear, la de Valdecaballeros, que estaba terminando de construirse en la cabecera de la cuenca del Guadiana a su paso por la provincia de Badajoz.

Con Vara, Narbona y Ribera en la presentación de Madrid. JUNTAEX
Con Vara, Narbona y Ribera en la presentación de Madrid. JUNTAEX

COHERENCIA Y ACTIVISMO

Juan Serna dejó el gobierno extremeño con la cabeza muy alta, siendo de los poquísimos políticos españoles que han abandonado un cargo poderoso y bien remunerado para no renunciar a sus principios y a su criterio crítico, truncando así una presumible carrera política exitosa. Pero no se doblegó.

A partir de ahí, él, que venía de la agricultura -como aquellos cultos patricios romanos que cultivaban la tierra también- regresó a la actividad privada, convirtiéndose, a pesar de todas las trabas y zancadillas, en un pionero de la agricultura ecológica y continuó siendo, hasta nuestros días, un firme defensor del medio ambiente y de una sociedad igualitaria y justa. Su independencia se mantuvo contra viento y marea, a pesar de las dificultades, y aun tuvo tiempo para formar equipo con destacados intelectuales del ecologismo, y para escribir varios libros que hoy son básicos en la bibliografía medioambiental de España.

La coherencia y el activismo crítico de izquierdas han sido siempre cualidades suyas. Esa es la base de esta independencia que le lleva a seguir defendiendo numerosas causas que cree justas, como la oposición a la fábrica de litio que una compañía minera australiana carente de escrúpulos quiere abrir en la ciudad de Cáceres, y contra la que se ha manifestado repetidas veces, en clara oposición a la tibieza, o aquiescencia, del gobierno autonómico y del ayuntamiento cacereño. Él persiste sin desmayo en la lucha contra ciertos intereses políticos, financieros y mediáticos, aliados para terminar de convertir al país y al mundo en una inescrupulosa plataforma de enriquecimiento de unos pocos a costa de la estabilidad medioambiental del planeta y de la salud y la vida de millones de personas.

Juan Serna, trabajando en su despacho, con su gato Jimy.
Juan Serna, trabajando en su despacho, con su gato Jimy.

PREMIO NACIONAL, ¿Y MEDALLA DE EXTREMADURA?

Su larga trayectoria como defensor del ecologismo le granjeó en 2022 el principal galardón que concede España en la materia, el Premio Nacional de Medio Ambiente (Juan Serna, Premio Nacional de Medio Ambiente: un reconocimiento merecido). Con este galardón se ha adelantado el Gobierno de España al extremeño en el reconocimiento de los méritos innegables de Juan, que no comprendemos cómo la Junta de Extremadura no ha valorado ya. Porque si hay alguien en la región extremeña que merece la Medalla de Extremadura, y con mayor motivo que algunos de los que la han obtenido con anterioridad, ese es Juan Serna. Por eso pedimos desde aquí al presidente de la Junta de Extremadura, sin necesidad de realizar ningún expediente de adhesiones que sin duda sería masivo, que le conceda cuanto antes el galardón a Juan Serna y repare la injusticia de su olvido.

Y ahora, cuando la mayoría de las personas de nuestra edad están justa y plácidamente instaladas en el descanso y en los juegos de mesa, Juan Serna continúa con su activismo cívico y con sus acciones en favor de la sociedad, entre las cuales destacan estos Cuadernos que, aunque se llamen Extremeños -por esa lealtad al vínculo del terruño que él siempre ha profesado- tienen vigencia y validez para el resto del país y para el mundo. Una labor que no solo representa la heroicidad de sacar puntualmente 2.500 ejemplares en papel del libro periódico, sino, además, el trabajo cansado de presentarlo en diferentes lugares de Extremadura y de España, lo que conlleva viajes, molestias y gastos que pocos estarían dispuestos a afrontar, y menos de esta manera tan desinteresada.

Uno de estos actos de presentación acaba de tener lugar en Madrid, en el salón de actos del Ministerio para la Transición y el Reto Demográfico, con la presencia, entre los numerosos asistentes, de la vicepresidenta tercera del Gobierno y titular del departamento, Teresa Ribera, la vicepresidenta primera del Senado y presidenta del PSOE, Cristina Narbona, el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, y dos de los magníficos colaboradores de los Cuadernos, Joaquín Sánchez y José Manuel Naredo.

Para PROPRONews es una satisfacción el éxito de estos hermanos Cuadernos para el Debate y la Acción y desde que tuvimos noticia de su existencia hace cuatro años hemos colaborado, desde nuestras páginas, en su difusión. De la misma manera, es un placer y un honor tener a Juan Serna entre nuestros colaboradores, de cuya presencia en este medio nos enorgullecemos siempre.

(José Mª Pagador es periodista y escritor, y fundador y director de PROPRONews. Sus últimos libros publicados son 74 sonetos (poesía, Fundación Academia Europea de Yuste), Los pecados increíbles (novela, De la Luna Libros), Susana y los hombres (relatos, Editora Regional de Extremadura) y El Viaje del Tiburón (novela, Caligrama Penguin Random House).

SOBRE EL AUTOR

José Mª Pagador y Rosa Puch, casi 100 años de periodismo

José María Pagador Otero

OTRAS INFORMACIONES Y ARTÍCULOS

Numerosas personalidades socialistas se manifiestan ya públicamente contra la política suicida de Pedro Sánchez

Rebelión socialista, la punta del iceberg

Mi pedigrí de 4 generaciones de socialistas y los sanchistas del momento

Xenofobia y racismo preventivos

A la familia (aplaudidora) de Queipo de Llano: ¿dónde está mi tío abuelo que él mandó fusilar?

Tras una exitosa endarterectomía carotídea, vuelvo a estar operativo y con redobladas ganas

No podemos permitir que los dos extremos totalitarios destruyan nuestra democracia

Despellejador de tu madre en público, nueva profesión con futuro

Illa, una arriesgada operación que puede salir bien

Terrorismo doméstico, peor que ETA y que el Holocausto

España no es un Estado fallido sino mal gobernado

Follar, no sé, Pablo, pero joder, jodes divinamente

Supremo escándalo

La (imposible) khasoggización de España

Como Pedro Durán, Pedro Sánchez también desafía a la gravedad

PROPRONews acierta de pleno: Pedro Sánchez, presidente

Adiós, Rajoy, adiós

Politiquitis, la grave enfermedad de España

PPudrir, PPudrición, PPutrefacción, PPudridero, PPodredumbre, PPodridos…

Letizia se rebela contra la hipocresía real

Nauseabunda utilización de las víctimas por el PP

“Una corrida en tu cara”, la chirigota sevillana que confunde humor con zafiedad

Web | + posts
ARTÍCULOS RELACIONADOS

Últimas Noticias

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar